Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Tecnología   Futuro   Google  

El Método Sislena

¿Alguno de vosotr@s se ha descargado sus datos de la cuenta de Google?
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
domingo, 15 de septiembre de 2019, 09:22 h (CET)

No se me da bien echar fotos con el móvil, lo reconozco. No sé si porqué me pongo nervioso, o simplemente no sé cómo poner filtros porque nunca me ha interesado, o tal vez solo se trate de pereza sin más. Total, que ahí me vi un sábado por la mañana robando la página de papel de un periódico de toda la vida del bar, con mucha discreción, porque me quedé sin batería. Y eso que un señor mayor que estaba casi a mi lado, de esos que tienen el mismo palillo de dientes durante todo el día, me miró y le miré… pero no nos dijimos nada, pagué el café y me fui.


¿Alguno de vosotr@s se ha descargado sus datos de la cuenta de Google? Probad, vais a flipar. Hay gente que sabía antes que tú que ibas a escribir a esa persona que echas de menos.


Me lo contaba un amigo hace unos días, yo no me lo creía pero sí, sorpresa… cuando aceptas los términos y condiciones de todas las aplicaciones que la gente acepta con mucha alegría, estás dando permiso a todo, absolutamente a todo. Y lo he comprobado. Os invito a hacerlo.


Hace poco contactó conmigo Helena, una ex novia, y pensé… no habrá dado tiempo. Pues está por todas partes en el archivo que me he descargado. Salen hasta las fotos que me mandó con su hijo, los mails que nos hemos enviado y la única conversación telefónica que mantuvimos.


Recuerdo, allá por los años 90, cuando decíamos… en el futuro nos implantarán un chip. La gente se pensaba que de verdad se lo iba a poner debajo de la piel, y algunos tipos con muy pocas luces se lo implantaron de verdad, solo para poder pagar las copas de un bar de Barcelona sin tener que sacar la cartera.


El chip es el móvil. Ayer mismo, desde que crucé el trayecto del supermercado hasta mi casa me tropecé con cinco chicas por separado, no exagero, que iban mirando el móvil como si no hubiera un mañana. Les daba igual lo que tuvieran delante, tenías que esquivarlas para no entrar en un conflicto… que por otra parte pienso, para los aguilillas es un nuevo mercado para ligar.


  • Ups, disculpa… no te había visto.
  • Perdona tú, iba despistada mirando el móvil.
  • ¿Estudias o trabajas?

Y ahí es cuando ves a esa chica moderna cómo se le dilatan sus pupilas, y con el móvil en su mano hace uno de los gestos más extraños y a la par humillantes para mi género: levanta el teléfono, lo pone a la altura de tu cara y mueve el dedo pulgar de izquierda a derecha como si estuviera en un capítulo de Black Mirror, para hacerte desaparecer. Tú no desapareces, pero te tienes que ir por dignidad.


Y al final te vas. Pero claro, tú te quedas con cara de tonto durante unos segundos. Los justos para que venga el típico lugareño indocumentado de Barcelona para ofrecerse a robarte tu cartera, mientras estás mirando cómo Ada Colau exhibe sus lazos y sus cosas de alcaldesa de esa ciudad para unos, mientras otros siguen observando y esperan.

Quiero terminar la columna guardando un minuto de silencio por Xavier X. Yo no lo conocía pero leí que falleció en un accidente laboral… le dio el clásico infarto mientras tenía relaciones sexuales con una mujer que no era la que le esperaba en su casa. Y suerte tuvo ella, la que se quedó esperando en casa, porque que va a cobrar una pensión por la infidelidad de su marido. Qué cosas tiene la vida; resulta que como este pájaro murió en territorio francés y ahí lo consideran un accidente laboral, tiene derecho a una pensión y su gracia que el último polvo infiel lo cobre su mujer de y para toda la vida.


Yo no sé mucho de mujeres, no me pregunten. Quizás es que soy muy exigente, pero sí sé que me baso en un método muy simple a la hora de escoger a una, no es nada complicado; El Método Sislena. No la conoce casi nadie ya, aunque supongo que habrá crecido un poco, pero el método en sí solo consiste en poner el vídeo que voy a dejarles a continuación; a la mujer que te gusta, o al hombre, que suele ser un público más difícil pero impredecible en estos casos… que conste que he visto derramar lágrimas a hombres con esta canción.


Yo quiero recordar a esa Sislena Caparrosa, que luchó contra viento y marea y con sus apenas 15 años y consiguió ganar no solo el concurso, sino además un éxito que rompió fronteras internacionales, además del aplauso de un tal Risto Mejide.


Quiero dar las gracias a Sislena Caparrosa, porque aunque no tengo ni idea de qué es su vida, otras personas y yo nos acordaremos para siempre.


Os dejo el vídeo; disfrutad de lo mejor de esta columna:




Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Múltiples los beneficios de mi experimentación con la respiración y el frío

“Portamos cuerpos increíblemente sofisticados y maravillosos”

Lecturas que dan luz

Alguien me dijo una vez que podemos proyectar luz a nuestras dificultades en dos libros: El Quijote o el Nuevo Testamento

Altsasu significa dignidad

“La libertad es un bien común y cuando no participen todos de ella, no serán libres los que se crean tales” (Unamuno)

Trump debe dejar de atacar a la prensa

​“Todo en orden. Nadie fue herido. No hay nadie desaparecido. Está todo muy bien”. Recep Tayyip Erdogan

Lo correcto, la indiferencia

​¿El enemigo número uno del pueblo? Pues mire, el enemigo número uno del pueblo, “políticamente correcto”, es el escarabajo de la patata.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris