Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Poesía   Creaciones   Autores  

Saber bien lo que hacemos

Un poema de Aurora Peregrina Varela
Aurora Peregrina Varela Rodriguez
viernes, 16 de agosto de 2019, 23:39 h (CET)
Sabes muy bien ahora, Gregoríh Elixeit,
lo que puedo llegar a sentir en mi
interior de manzanita madura de tres euros.

¿Sabes qué siento mi Gregorio?,
no, es imposible que lo sepas.
Tu orgulloso corazón de hombre
no te lo permite ni te lo comunica.
Tu alma no siente inquietud
como puedo hacerlo yo.
Pobre de mí,
que siempre me enamoré
de lo prohibido, cerca de un río.
Queriendo buscar fácilmente
un buen camino lleno de misericordia,
pisé la grama húmeda
y ella poco a poco
se secó.

Y fue para mi bien...

¿Sabes qué? …
sólo hay amor
entre seres de buen corazón
y cuando son sinceros,
y quieren llegar
juntos a viejos en la misma casita,
aunque desaparezca la belleza
y llegue el dolor.
Lo demás es “amor irreal”
y para un momento,
o por dinero.

Por ello,
viendo las horas pasar
en ese viejo reloj de mi sala
quiero olvidarte para siempre,
cuando sé que aún siento
que no viví todo lo que quería
vivir estando a tu lado en todas partes…
Pero ese algo intenso y puro,
jamás, óyeme bien, será,
nuestro cariño jamás fructificará,
nunca se unirán nuestros cuerpos
ni verán un amanecer juntos.
Y que decir de nuestras almas…
tan distintas, indiscretas
y anticuadas.
Imposible.

Viendo las horas pasar
quiero olvidar lo que sentí por ti
y que tanto daño me produce,
pues en mi futuro
otros árboles frutales debo sembrar.

Viendo el agua de los ríos
que van a dar al amplio mar,
recuerdo una y otra vez,
"agua que no has de beber…
déjala correr".
Contemplando el mar inmenso
me quedo en calma, como distante.
Siento que una ola me abraza
y me lleva agua adentro
y grito fuerte:
Uyuyayyy “Libertad”.

Quiero salir de esta cárcel
en la que me metí contigo
pues tú no eres ni siquiera un gran amigo.

Quiero correr como un tigre
en el bosque de Acuericielle
y ver algo más
que el tiempo se me va sin querer,
y que aún, triste y amargamente
en mi pobre corazón estás presente…
no sé si por miedo
o por pena de las buenas.
Bueno, todo va a pasar,
mejores tiempos vendrán.

Las nubes oscuras del cielo
se van a ocultar tras el monte
Goaivypure.

Bueno,
pronto nos sentiremos mejor,
pronto seré alcaldesa
de la selva Rimbanciwirt Vhurout
y me adentraré en el bosque Guawarín,
muy lejos de todo lo vivido
y prometo…
no regresar jamás.

Para mis amigas de paseos Raquel y Fina.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Inaugurarán biblioteca en Puebla con el nombre de nuestro colaborador Abel Pérez Rojas

La biblioteca Abel Pérez Rojas contará con libros de interés general con especial orientación hacia las artes

Fuego

"Y llamar a los injustos por su nombre". José Miguel Mangas

«Siempre trato de ponerme al servicio de las historias y averiguar las claves para que puedan funcionar»

Entrevista al escritor Íñigo Redondo

Ignorantes

No me rompo ni me apago

Su proceder

Vivo en la sombra
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris