Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Conflictos y dilemas   -   Sección:   Opinión

Mercosur, un largo camino

Francisco Montesano
Francisco Montesano
viernes, 26 de mayo de 2006, 21:43 h (CET)
La construcción de toda sociedad conlleva sus tiempos de elaboración e imaginación. Es frecuente que en el transcurso se den opiniones encontradas, fuertes diferendos algunas veces y esencialmente la necesidad de coordinar políticas afines para lograr una integración duradera y beneficiosa para la partes.

Los acuerdos que sirven a un solo sector son precisamente lo contrario, una imposición limitada por el tiempo del convenio pactado.

Si un ejemplo de lo antedicho se ajusta a la realidad actual del incipiente Mercosur es observar el largo proceso de composición de la Comunidad Económica Europea, que en este momento comparte, no tan solo políticas análogas, sino una moneda común como el Euro.

La Comunidad Económica Europea (CEE) es una organización internacional creada por uno de los dos Tratados de Roma, el de 1957, con la finalidad de crear un mercado común europeo. Los estados signatarios fueron Francia, Italia, la República Federal Alemana, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo. El tratado establecía un mercado y aranceles externos comunes, una política conjunta para la agricultura, políticas comunes para el movimiento de la mano de obra y los transportes, y fundaba instituciones comunes para el desarrollo económico. Después del Tratado de Maastricht se le cambió el nombre a Comunidad Europea (CE).

Este acuerdo supuso un paso decisivo e irreversible hacia la unión política. Se construyó la Europa de los ciudadanos. Su primer artículo dice: “El presente tratado constituye una nueva etapa en el proceso creador de una unión cada vez más estrecha entre los pueblos de Europa, en la cual las decisiones serán tomadas en la forma más próxima posible a los ciudadanos”.

Luego de 45 años de vigencia y habiendo convenido y acordado múltiples cuestiones de índole económica, casi toda Europa se convierte en una sola Nación. En 2002 España asume la presidencia del CUE y el 1 de enero de 2002 entran en circulación los billetes y monedas euro en los doce países miembros de la zona: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal.

Desde su comienzo, aquí el Mercosur ha tenido una serie de problemas por las diferencias entre sus dos socios mayores, Argentina y Brasil, la falta de coordinación de políticas mácroeconómicas, donde deben competir los productores e industriales de los países del bloque. Esto ante todo se manifiesta claramente en la gran volatilidad existente en el tipo de cambio bilateral entre ambos paises.

Uno de los objetivos básicos buscados con la creación del Mercosur fue el de ampliar el tamaño del mercado más allá de las fronteras de los cuatro países que lo integran. Este objetivo implicó la eliminación de barreras arancelarias para que empresas y productores compitieran libremente por un mercado de más de 200 millones de habitantes. En el campo de las empresas industriales la competencia ha avanzado claramente, pero en el terreno de la producción agropecuaria es donde se han producido las mayores resistencias.

Las bruscas modificaciones cambiarias o los subsidios deforman el libre comercio, transformándolo en una competencia desleal, agravado por las dificultades en adaptarse debido al peso que tienen en sus estructuras de costos, la productividad de la tierra o los factores climáticos. Por eso es necesario un período de transición para que los productores se adapten al nuevo marco competitivo.

Son importantes los nuevos vínculos entre Argentina y Brasil que constituyen el 90% del territorio, la población y la actividad económica de la sub-región. Ya en la última década la aproximación de ambos refleja las nuevas tendencias en el orden internacional. Éstos deberían ser completados con nuevas decisiones estratégicas que lleven a la formación de políticas comunitarias en cuestiones clave como el desarrollo industrial y tecnológico. La afirmación de la identidad del Mercosur lo requiere.

Si bien aún existen diferencias importantes entre los países integrantes o adherentes, como ser el caso de Bolivia, quien con su resolución de nacionalizar el petróleo y de incrementar el precio del gas que exporta a los otros miembros ha creado toda una suerte de disgusto entre los miembros del mercado comun, los cuales se sintieron seriamente afectados.
Durante la cumbre de Puerto Iguazú, el presidente Lula le recriminó a su par boliviano este accionar, se discutió la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia y la situación de Petrobrás en el país del altiplano.

Se menciono en la reunion el accionar del presidente venezolano en la región, y se puso como ejemplo la presencia en Bolivia de funcionarios de la estatal petrolera venezolana PDVSA en momentos en que el presidente Morales decidía la nacionalización de los hidrocarburos. Es evidente que Evo Morales adopto como modelo a Chávez, a quien él trata de escuchar y atender. Esta razón está jugando un papel determinante en la percepción y la búsqueda de soluciones que ejercita Evo dentro de Bolivia, y con mucha interferencia de Hugo Chávez.

Existe, otro gran problema real para una cumbre de todos los presidentes del MERCOSUR: Kirchner y Tabaré Vázquez no podrían reunirse en las actuales circunstancias, el presidente argentino decidió llevar el problema de las papeleras contaminantes al tribunal internacional de La Haya.

Hay en Montevideo, entonces, una generalizada sensación de hartazgo con el gobierno argentino, se desconfía de la voluntad de Kirchner para levantar los cortes de los puentes si éstos se llegaran a producir luego de un eventual informe binacional sobre los efectos medioambientales de las papeleras.

Sin la paralización de las obras, Kirchner, como dejó claro en declaraciones hechas en Brasil, no firmará el borrador de acuerdo con Uruguay, que ya está escrito y terminado. Necesita la imagen de un triunfo o de un empate, que Uruguay se la niega. La relación entre la Argentina y Uruguay entraría, así las cosas, en un largo período de tensión.

El mandatario uruguayo también advirtió de que, de no lograrse mayores equilibrios en el bloque sudamericano, podría quedar 'aislado' y, en consecuencia, 'sin destino'.

Vázquez consideró que una forma de lograr mayores equilibrios dentro del bloque es abrirlo a la participación de otras naciones como México, país para el que pidió su ingreso como miembro asociado (rango que tienen Chile, Bolivia y Perú).

En tanto, el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, aseguró que Kirchner, Lula y Chávez 'coincidieron en invitar a Bolivia a la construcción del gasoducto', cuyo tendido está previsto desde Venezuela hasta la Argentina.

La integración regional es una tarea difícil y esforzada. América Latina tiene un pasado, un presente común y, por lo tanto, debe tener un futuro común para construir juntos esa gran América del Sur que tanto anhelamos y parece estar dormida.

Dentro el Mercosur queda por resolver de manera equitativa el conflicto de las papeleras, la relación de Argentina con Brasil, los reclamos de Paraguay y Uruguay en torno a su papel dentro del bloque, y el tan controvertido precio del gas boliviano.

Debemos lograr acuerdos estables, equitativos y permanentes para conformar la unidad dentro de la región, aprendiendo del ejemplo de otros países.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris