Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Poema   Reflexión   Muerte  

Cuando un amigo se va

“Cuando un amigo se va, queda un terreno baldío que quiere el tiempo llenar con las piedras del hastío”
César Valdeolmillos
viernes, 5 de abril de 2019, 13:18 h (CET)

Aunque fuiste de todos, nunca tuviste dueño que condicionara su razón de ser. Libre como el viento era el cantor nuestro, y de la Pampa que lo vio nacer.

Tan libre y soñador, que era capaz de conversar con las flores y tutear a las estrellas. Alberto Cortez: palabrero aguerrido capaz de mostrar sus inquietudes alojadas en cada pliegue de su alma.

Confieso la intensa emoción que embargaba mi espíritu cada uno de tus poemas. Aún hoy, cuando te escucho cantar alguno de tus versos, lo hago con la misma emoción. ¡Cómo el primer día! No sabría muy bien decir si eras un poeta de la canción o un músico que en verso expresaba los sentimientos más íntimos de su corazón.

Tú no fuiste un cantante al uso, ni un artista de moda, que en el mejor de los casos, representaras una época. Fuiste mucho más. La tuya, fue la voz amiga que siempre estuvo presente en nuestras vidas. Tu voz fue el entrañable paisaje que nos hablaba de los sentimientos profundos y las personas amadas.

Cada una de tus canciones era como una paloma surcando el viento, llevando en su pico el anuncio de tu apasionada rebeldía contra la tremenda confusión de valores en la que nos encontramos perdidos. Tus versos eran la denuncia lacerante hecha música.

Por las calles de mundo

vaga un niño perdido.

Lleva todas las razas

sobre la piel.

Si se cruza algún día

en tu camino,

pregúntale ¿que busca?

y te dirá.

Miguitas de ternura

yo necesito,

si te sobra un poquito,

dámelo a mí.

Tú y yo, el vecino de enfrente, el ladrón, y la muchacha que lleva todos los pecados del mundo sobre su piel, llevamos ese niño guardado en el fondo de nuestra alma, anhelando siempre unas miguitas de ternura.

Ese niño que la profunda crisis de valores, le esconde, le hace invisible. Un desmoronamiento asfixiante de los principios de nuestra sociedad, que se agiganta a diario y amenaza con devorarnos.

Cada una de tus canciones era un grito al viento, un desesperado intento por restablecer lo que tú llamabas, el equilibrio perdido de los seres y las cosas. Y aunque sabías que era una utopía, gastaste toda tu energía en la maravillosa aventura de ser un loco trovador. Un loco trovador a quien nadie hizo caso, pero al que todo el mundo, con devoción escuchó.

Quizá porque desde muy joven atisbaste la vida y te aferraste a ella, pero nunca te viste en ella, te preguntabas “¿Por qué seremos tan pequeños con nosotros mismos?”.

En nuestra adormecida sociedad, tu canción era el beso transparente que nos traía la frescura infinita del agua del mar. El tiempo que le robabas al silencio de nuestras conciencias, para mostrárnoslas desnudas ante nosotros mismos. Eran
la denuncia del pasado, mirando al futuro.

Como el agua del río, te fuiste a recorrer distancias. Llegó tu hora, la final, la suprema, y en nuestra alma dejaste un espacio vacío. Quedó el tizón encendido que no se puede apagar ni con las aguas de un río. Pero nos dejaste tus canciones. ¡Tú equipaje! El que contiene tus vivencias del alma. Te fuiste, pero te quedaste para escarbar con tus versos el alma. Tu recuerdo será como el de la pesada nave que te trajo al viejo mundo. Esa nave que con su carga de evocaciones y añoranzas, nunca acabó de alejarse, y allá donde estés, desde lo más profundo de mi corazón, te llegará una rosa cada día.

Te fuiste, sí. Y con tu marcha, una estrella se ha perdido. Una estrella que siempre brillará, porque ilumina el lugar, donde nuestro niño está dormido.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

J.J. Tapia, el autor finalista de los International Latino Book Awards

Los premios son otorgados por Latino Literacy Now, una organización sin ánimo de lucro cofundada en 1997 por Edward James Olmos y Kirk Whisler

Cartas a Margarito Primavera

Entrevista a la poeta argentina Camila García Reyna

“Tras conversar con Julio Cortázar comencé a publicar para no volverme loco”

José Muchnik responde “En cuestión: un cuestionario” de Rolando Revagliatti

Capítulo 16: Fue a la Junta de Condominios del edificio. Parte I

Una novela de Aurora Varela

Tengo ganas de ti

Un poema de Esther Videgain
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris