Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
Etiquetas:   Remitido   Juego   Casino  

Hacer trampas en el juego, cada vez más difícil

Con la era digital cada vez es más complicado que esta estrategia salga bien
Redacción Siglo XXI
@DiarioSigloXXI
martes, 8 de enero de 2019, 08:35 h (CET)

Cuando sacamos los juegos de mesa en las reuniones familiares o de amigos, tarde o temprano alguien intenta hacer trampa (y muchas veces lo consigue). Sin embargo, con la era digital cada vez es más complicado que esta estrategia salga bien. Algunos juegos se prestan a ello y surgen, casi automáticamente, aplicaciones de pago que ayudan a llevarlo a cabo. Hace unos años, por ejemplo, el Apalabrados, uno de los éxitos en el Top 10 tanto en iOS como en Android, llevó de la mano la aparición de varias apps para ganar en el clon de Scrabble. Durante décadas, además, hemos buscado los bugs en diferentes videojuegos para conseguir superar los niveles más complicados.


Para juegos como Fortnite, es imposible utilizar la función Split View (pantalla dividida en iPad) porque en las primeras versiones este método era usado para poder hacer trampas y avanzar en la historia. Sin embargo en otros títulos actuales como Marvel Strike Force siguen generándose anomalías e inestabilidades en el juego con toda intención para favorecer la consecución de objetivos y logros. Los responsables del juego de batallas por turnos se están viendo obligados a expulsar a los jugadores tramposos para que la experiencia sea lo más justa posible.


Un sistema muy similar emplean los casinos online fiables. En cuanto detectan un posible usuario fraudulento bloquean su acceso, en estos casos es todavía más delicado porque interviene el factor dinero. Los casinos padecen el intento de fraude de dos maneras diferentes: usuarios que pretenden hacer trampas contra el croupier (conteo de cartas en el blackjack, etc.) o intento de robo a otros jugadores. Sin embargo emplean técnicas muy sofisticadas y consiguen combatirlo. Es imposible contar cartas como en las salas de juegos presenciales, por ejemplo. Lo que sí admiten algunos es que se usen apps complementarias para cálculo en partidas de póker, pero siempre está sometido a una supervisión.


De cualquier manera, siempre se seguirá intentando hacer trampas en los juegos, y por supuesto en los videojuegos, ya sea para obtener vidas infinitas, armas o sencillamente superar la puntuación de otros jugadores online. Es uno de los más grandes retos a los que se enfrentan los desarrolladores, junto con la piratería (las compras integradas, de hecho, son una medida ante esta última cuestión). Está en nuestra naturaleza desafiar los límites. La cuestión es que, ni con un ingenio por encima de la media, es tan sencillo como antes. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rebajas de verano: las compras impulsivas, asignatura pendiente de los españoles

Este año gastaremos una media de 115 euros

Consejos para prepararte el Camino de Santiago

​El Camino de Santiago es un recorrido de alto valor cultural, muy visual y sobretodo con mucha carga emocional

El 40% de los españoles hace más deporte en verano

Dejar de hacer deporte durante el verano es una pésima idea

Islandia en autocaravana, una aventura sin límites

¿Os suena Juego de Tronos? ¿Qué hay más allá del muro? Pues muchas de sus escenas están grabadas en Islandia

El mejor lugar para aprender inglés en Barcelona

SpeakYourMind es una escuela que ha destacado por la forma en la que imparten los conocimientos a sus estudiantes y por enfocarse en que realmente entiendan y aprendan el idioma
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris