Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'El nuevo mundo', de Terrence Malick

Marcos Méndez
Marcos Méndez
miércoles, 19 de abril de 2006, 22:29 h (CET)
La nueva película de Terrence Malick, El Nuevo Mundo, no puede más que sorprender. Se apagan las luces y se escucha el murmullo del mar, el crujir de la madera de los barcos prestos a fondear, los movimientos -casi inaudibles- de los indígenas que les reciben. Entonces afinamos el oído y lo sospechado hace presencia: John Smith (Colin Farrell), antes de vivir en la morada de Pocahontas (Q'Orianka Kilcher), empieza su narración épica de los hechos sin omisiones, comunicándose de un modo tan intangible como certero, comenzando una crónica que los demás completan a lo largo de este sugestivo viaje, más malickiano que nunca, al corazón de la Norteamérica de principios del siglo XVII.

El romance que propone esta vez el director de la excelente La delgada línea roja se concibe en una selva virgen, entre una tribu indígena que se prepara para el incordio europeo que viene del mar. Ella es una princesa y él un explorador indisciplinado que nos recuerda a cada paso todas las miserias morales que el desarrollo civilizador ha perpetuado en nuestros corazones: el miedo a la pérdida, el apego a la materia, las ansias de expansión… la supuesta superioridad, en fin, que Europa todavía cree poseer con respecto a cualquier sociedad diferente se hace visible en un británico que comparte con Pocahontas los cinco sentidos, cuestión esta última vital para la supervivencia poética de su affaire pero nunca para eternizarlo.

Ambos están profundamente enamorados, tanto de ellos mismos como del entorno matriarcal que les envuelve con la calidez de un mundo vivo, sano, fuerte, mítico, de naturaleza original y trascendencia abismal. Y lo que experimentan sólo lo comprenderán aquellos que guarden alguna conexión con la primera condición del hombre, salvaje en el sentido más rousseauniano de la palabra. Como el soldado Witt en su paraíso soñado de la Melanesia, el hombre moderno trata de contactar con individuos que ya no le son afines más que en lo anatómico.

Lo que Malick nos permite es bucear entre estrofas que encuentran la rima en su conjunto mientras saboreamos el interlineado de cada frase recurrente con una atención palpitante hacia la condición de estos monólogos que sustituyen casi siempre al tan malgastado diálogo, educándonos desde la pureza de las imágenes y el aprovechamiento de los sentidos. Son voces que comunican lo insondable, lo primero.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris