Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La Cosa Pública   -   Sección:   Opinión

Desfachados

Ekain Rico
Álvaro Peña
lunes, 16 de enero de 2006, 01:26 h (CET)
...y en este clima de tensión que la derecha más reaccionaria de toda Europa está pretendiendo instaurar ―ni me molestaré en especificar lo obvio de a quién me refiero―, don Mariano nos regala una de esas maravillosas frases que podrían ser enmarcadas y expuestas entre los espejos del callejón del gato.

Dice Rajoy que la actitud de Zapatero es un «acto de cobardía sin límites» y un gesto de «humillación» además de una «desfachatez», amén de sintetizar negándole al Presidente «autoridad moral» para imponer la ley.

¿Por dónde empezar? Pues iniciemos recordándole a Rajoy y a los suyos unas lecciones básicas de Teoría del Estado.

Habla don Mariano de autoridad moral y resulta curioso que alguien como él ―licenciado en Derecho― haya querido olvidar la diferencia entre «autoritas» y «potestas». Lo que está fuera de toda duda, es que el presidente Zapatero tiene la absoluta potestad para hacer cumplir las leyes, como jefe del ejecutivo que es. Ahora bien ¿de dónde sale esa pretendida autoridad moral que el señor Rajoy se arroga? ¿Algún ciudadano ha sido convocado a consulta electoral acerca de este extremo? Que yo sepa, Rajoy sólo se presentó a Presidente del Gobierno y, claro está, perdió. Y, a no ser que las cosas hayan cambiado, quien pierde las elecciones y queda en segundo lugar es, a lo sumo, líder de la oposición y no referente espiritual o moral alguno ―a no ser que la Conferencia Episcopal le quiera nombrar algo―.

Debe ser que al señor Rajoy y a los suyos, Toledo ―ciudad donde están reunidos en cónclave― les trae recuerdos de otras épocas en las que, Isabel y Fernando, pretendían abrazar poder político y espiritual al mismo tiempo. Y ya lo dijo Machín «¿Cómo se puede amar a dos mujeres a la vez y no estar loco?».

Pero sigue ―prosigue― esta nueva autoridad moral patria, hablando de desfachateces. Pues, si a mi me preguntaran, preferiría ser calificado de desfachado, que de facha. Y no se ruboricen, señores y señoras del PP, que no digo otra cosa que la que la Real Academia de la Lengua explicita como acepción tercera de la palabra: «de ideología política reaccionaria». Aunque ―no lo descarto―, cada vez más, el señor Rajoy se corona como merecedor de otra de sus acepciones: «hombre no merecedor de respeto».

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris