Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La Cosa Pública   -   Sección:   Opinión

Inadmisible

Ekain Rico
Álvaro Peña
lunes, 9 de enero de 2006, 04:42 h (CET)
En efecto, la situación creada a partir del discurso del teniente general Mena en la celebración de la Pascua Militar es, claramente, inadmisible.

En primer lugar, que un mando militar se erija en intérprete de la Constitución es algo que, como mínimo, me pone los pelos de punta. Menos mal que, acto seguido, ha sido el propio ejército, en boca del Jefe del Estado Mayor de la Defensa, el que ha querido desautorizar las palabras de quien, sin legitimidad alguna, ha pretendido ser portavoz del ejército español.

Que sea el mismo ejército al que el teniente general Mena decía representar quien recomiende su cese fulminante, nos demuestra la plena integración del ejército español en la normalidad constitucional. Una normalidad que, en ningún caso, admite pronunciamientos paternalistas de quienes, simple y llanamente, han de seguir la dirección marcada desde el Gobierno democráticamente elegido ─art. 97 Constitución española─.

Sin embargo, han sido otros los que, una vez más, han querido posicionarse dentro de la gravedad de lo ilegítimo. ¿Qué le pasa al Partido Popular?

El señor Elorriaga, a la sazón Secretario de Comunicación del PP, en vez de censurar la gravedad de las palabras del militar Mena ha preferido regalarnos una serie de consideraciones que, para no dejar de ser fino, diré que rebasan en mucho lo que la paciencia aconseja pasar por alto.

Dice Elorriaga que él considera «inevitable que se produzcan pronunciamientos de todo tipo», en el contexto de las negociaciones del proyecto del Estatuto para Cataluña. ¿Pero quién se cree este señor? ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar la ultraderecha española con tal de crispar? ¿A qué tipo de pronunciamientos se refiere?

No todo vale, señores del PP ─no me cansaré de repetirlo─. Jugar con las palabras y los contextos, es inadmisible. Cuando el señor Elorriaga habla de «pronunciamientos de todo tipo» en este contexto militar, subyace una medida intención de generar el discurso preguerracivilista en el que el PP pretende sumirnos.

¡Inadmisible! Inadmisible por el juego de intenciones; inadmisible por querer arrastrar en su espiral de crispación a instituciones que, a diferencia de ellos mismos, sí han sabido instaurarse en la normalidad democrática.

Si me permiten, el PP podría aprender una valiosa lección de todo esto. Así como el ejército ha pedido el cese del teniente general Mena, podrían ellos instar la destitución fulminante de quien ha demostrado, con sus declaraciones, una ínfima convicción democrática. Y es que, a menos que alguien me demuestre lo contrario, en democracia los únicos pronunciamientos válidos son los de la ciudadanía.

¡Basta ya, señores del PP! ¡Basta ya!

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris