Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Social   Inmigración   SOLIDARIDAD  

Inmigración, solidaridad y generosidad

La solidaridad no se puede confundir con la generosidad
Fausto Antonio Ramírez
sábado, 16 de junio de 2018, 11:52 h (CET)

La solidaridad es una de esas palabras que todos empleamos a diestro y siniestro, pero sin saber realmente a qué nos estamos refiriendo, o más bien, sabiendo que la estamos empleando para meter todo aquello que no tiene cabida en otra parte. Sin embargo, la solidaridad bien entendida es algo claro y conciso que conviene definir convenientemente, para que nadie se lleve a engaño, ni tampoco se deje acusar de lo que no es o no hace.


La solidaridad salta de nuevo a la palestra con relación a la acogida de los inmigrantes que llegarán el próximo domingo al puerto de Valencia, tras haber sido rechazado el atraque del Aquarius en aguas italianas.


Aparentemente, todo el mundo habla de la solidaridad como un valor indiscutible, a pesar de que las actitudes digan lo contrario. Todavía hay algún partido político, que sin oponerse a la decisión del nuevo gobierno con relación a la llegada de los inmigrantes, desliza sentimientos contrarios como lo del "efecto llamada" o que no "todo es trigo limpio", como en su día se atrevió a declarar el Cardenal Arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, cuando Europa estaba gestionando la llegada de refugiados sirios.


La solidaridad no se puede confundir con la generosidad. Y es que la solidaridad supone un lazo inicial que no existe en la generosidad. Dicho de otra forma, se es solidario hacia aquéllos con los que se comparte, en un principio, ciertos intereses o derechos.


La solidaridad no se puede confundir con la caridad, ya que esta se ejercita hacia aquéllos con los que no se tiene ningún tipo de relación en particular, ni derechos, ni intereses. Así pues, a un Estado, a la ciudadanía le "interesa" ser solidaria. Y muchos dirán entonces que la solidaridad se sitúa por debajo de la generosidad o de la caridad, desde un punto de vista moral, precisamente porque no dejan de ser imprevisibles y fluctuantes, y un Estado no puede funcionar a golpe de impulsos del corazón. Mirando el interés colectivo, la solidaridad garantiza su constancia y perennidad.


Alguno podría preguntarse sobre el "interés" de acoger solidariamente a los inmigrantes que llegan en situación irregular. Y la respuesta es tan simple como la misma pregunta: ayudar a personas desprovistas de derechos que un Estado ostenta. No se trata pues de defender un "interés" colectivo, sino crear un derecho que todavía no existe.


Por lo tanto, no es nombre ni de la compasión, ni de la misericordia, ni de la generosidad, ni de la caridad, ni de los impulsos del corazón que se actúa acogiendo a los inmigrantes, sino en nombre de los lazos que están fundamentados en la justicia. Esta es la auténtica solidaridad.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris