Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La Cosa Pública   -   Sección:   Opinión

Un año desde Anoeta

Ekain Rico
Álvaro Peña
jueves, 17 de noviembre de 2005, 00:53 h (CET)
Se cumple un año desde la declaración de Anoeta, por la que la izquierda abertzale daba un giro indudable en sus postulados.

Todos, bueno ya se sabe que el Partido Popular nunca es parte de un todo, asumieron ese paso como importante y necesario para el fin de ETA. Toca hoy hacer balance.

A lo largo de todo este año se han venido dando un vaivén de declaraciones, comunicados y posicionamientos que, a buen entendedor pocas palabras bastan, demuestran el inicio de un clima de distensión básico para acometer pasos más relevantes.

Hace tan solo cosa de dos años, en pleno apogeo de la mayoría absoluta del Partido Popular, todo lo que sonaba a vasco estaba bajo sospecha y, claro está, la situación era insostenible.

Con el gobierno de Zapatero las cosas volvieron a su cauce natural, es decir, a la normalización de las relaciones institucionales entre Moncloa y Ajuriaenea que, por más de cuatro años, habían quedado rotas por una lucha más que absurda.

Y es que, nacionalismo vasco y español se enfrentaron en una lucha sin cuartel que, como siempre, los ciudadanos acabamos pagando.

El clima es, sin duda, mejor. La ciudadanía vasca y española vuelve a estar reconciliadas y, como no, con ello ganamos todos. Y, sin que quepa la menor duda, éste es uno de los haberes de la gestión de Zapatero que, con la inestimable ayuda del Partido Socialista de Euskadi y de su líder Patxi López, han sabido devolver la serenidad y cordura a un asunto que nos afecta a todos.

Queda sin embargo el mayor paso o, si se quiere, el paso. Nadie duda que se dan las condiciones para que pueda darse, de verdad, un proceso de paz, pero a quien toca iniciar el camino es a la propia ETA.

Los ciudadanos vascos lo tenemos claro y nuestra exigencia es manifiesta. Tras Anoeta sólo queda pasar del dicho al hecho.

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris