Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cambio climático   -   Sección:  

Transporte, energía, cambio climático y medio ambiente I

A. Cristian Farizano
Redacción
lunes, 5 de febrero de 2007, 21:58 h (CET)
La Resultante Climática y el Criterio de verdad
“Al cierre de esta Tésis el 22 de agosto de 2001, el Protocolo de Kyoto está firmado entre otros, por los principales emisores de GEI excepto EE.UU., quién prometió que en la próxima reunión a realizarse en Marruecos en noviembre de 2001, presentaría soluciones alternativas basadas en altas tecnologías existentes y aplicables, que hagan innecesarios los recortes y controles que surgen de la aplicación del Protocolo de Kyoto. El mundo entero estará pendiente de esas soluciones, que pueden llegar a cambiar totalmente el curso de los acontecimientos, o confirmar la implementación del Protocolo de Kyoto al cual tarde o temprano, tendrían que adherirse los EE.UU.” Esto decía textualmente el párrafo final de la Tésis que presenté en aquel momento para obtener el título de Magíster en Transporte. Pasaron más de 5 años desde entonces, y los EE.UU. no lograron hasta el momento convencer al mundo sobre su postura.

Y yo aún sigo pidiendo que el IPCC de la ONU publique un breve y escueto artículo de 2 o 3 páginas explicando la Resultante Climática para saber donde estamos parados en el devenir normal del cambio climático alterado por el ser humano, con la autoridad derivada de provenir del máximo organismo mundial que entiende en el tema. Ellos ni deben estar enterados de mi larga espera y si lo estuvieran, probablemente les cause risa la pretensión de este investigador desconocido que avanza contramano por la autopista del cambio climático y escribe estas cosas desde el llano.

Como creo que es muy poco probable que esto cambie repito el procedimiento empleado para entregar la Tesis es decir, tomo como Criterio de Verdad “la posibilidad más peligrosa” lo que significa aceptar sin evidencia que la aceleración del Efecto Invernadero Natural por la Actividad Humana sea de tal magnitud que pueda conducir el planeta a un cataclismo irreversible y de grandes proporciones.

Un análisis muy general del tema
Voy a intentar diseñar en varios artículos, lo que en mi opinión deben ser los lineamientos básicos del Transporte y Energía del futuro próximo para minimizar o eliminar el impacto humano sobre el medio ambiente y el clima, lo que seguramente ya habrá sido realizado por otros tal vez con mayor claridad, visión, capacidad y suerte. Pero bueno, esto es lo que yo saco en limpio después de mucho bucear en el tema. Tratare de escribirlo como un cuento breve, como para que lo entienda la “abuelita” como dijo Einstein o “doña Rosa” como dijo Neustadt.

La necesidad del transporte en la vida de todos los días es un axioma, o sea una verdad tan clara y evidente que no necesita ser demostrada. Está presente en cada acto de nuestras vidas. Su elección no depende del capricho sino de las posibilidades de cada país y del costo, habida cuenta que transporte y energía son componentes importantes en el precio de bienes y servicios en el mercado y lógicamente, influyen decisivamente en la competitividad de empresas, naciones, grupo de naciones, etcétera.

A la par de resolvernos infinidad de problemas a cada instante, el Transporte y la Energía empleados tienen efectos externos no deseados llamados “externalidades” que impactan en el Medio Ambiente. Todo lo que se dice sobre esto es rigurosamente cierto, salvo lo que respecta a la aceleración catastrófica del recalentamiento del planeta, aspecto sobre el que no tengo fundamentos para creer y sí sobrados motivos para no creer. Somos la tan temida especie humana, auto - acusada de ser la más depredadora que ha pisado Gaia, Gea o simplemente la Tierra. Debemos hacernos cargo de esto y pensar en como eliminar, minimizar o reducir el impacto negativo que causamos con Transporte y Energía a la Diosa Gea y a la par de mejorar sustancialmente las condiciones de nuestro “nido”, sacarnos de encima de una vez por todas esa mala fama que realmente nos merecemos.

Transporte, Fuentes de energía, Medio Ambiente y Cambio Climático como queda demostrado, están indisolublemente unidos por lo que deben ser tratados en conjunto.

Fuentes de Energía
Con la progresiva futura desaparición de los hidrocarburos, las fuentes de energía nuclear, hidroeléctrica y del hidrógeno, están llamadas a ser las energías básicas de todo el sistema mundial de energía del futuro, con las tecnologías hasta el momento alcanzadas. Todas las demás fuentes de energía, cada una de ellas muy importante sin duda, deben ser consideradas como complementarias y subsidiarias de estas energías que llamaremos centrales. Dentro de éstas energías complementarias o subsidiarias incluimos la solar, eólica, geotérmica, mareomotriz, biomasa, baterías recargables, gas natural comprimido, híbridos, esquistos bituminosos, arenas alquitranadas, gases hidratados, fuerzas de la naturaleza aún no utilizadas económicamente como el rayo, las corrientes oceánicas, las tempestades (huracanes, tornados y otros) y tantas otras que primero van apareciendo y luego mejorando para ir conformando el parque energético del futuro, sucedáneo de los combustibles fósiles próximos a su agotamiento como combustibles baratos y fáciles de obtener.

Las energías básicas deben ser el reaseguro de todo el sistema, y emplearse en las cuestiones más importantes tales como la industria, la atención de las necesidades de los centros urbanos en caso necesario y el movimiento de los grande medios de transporte masivos como pueden ser los ferrocarriles sobre y bajo tierra.

Los sistemas energéticos deben ser mixtos, haciendo un uso intensivo de las energías renovables, complementarias y subsidiarias en primera instancia, para dar lugar al empleo de las básicas en caso de ausencia de las primeras. La solar debe ser la energía básica para los áreas edificadas, en edificios, casas, alumbrado público, etcétera. Para las áreas rurales o poblaciones aisladas debe complementarse con la eólica u otra que abunde en la zona considerada, debiendo tener en cuenta que la mayor eficiencia energética está indisolublemente ligada a la zona geográfica considerada, con sus características únicas e irrepetibles, quedando como válido que “ a cada consumidor hay que diseñarle un paquete energético y de transporte a medida, como los trajes de antaño”.

Transportes
En materia Transporte, la ecuación consistiría básicamente en lograr motores de máxima economía, mínimo de contaminación, que puedan transportar la mayor cantidad de carga y pasajeros al menor precio posible. ¿Difícil, no?. Pero nada es imposible. El matemático y físico escocés William Thomson Kelvin (1824-1907) dijo: “Las máquinas voladoras más pesadas que el aire son imposibles”. Hoy vemos surcar el espacio dentro y fuera de la atmósfera terrestre a enormes y pesados aparatos sin siquiera darnos cuenta.

Para el transporte, también deben regir las mismas consideraciones que para la Energía, pues el objetivo permanente es utilizar al máximo la energía natural primero y economizar al máximo la proveniente de fuentes no renovables. La casi siempre presente energía del sol, el viento, el poder del mar, la diferencia de salinidad y de gradiente térmico de mar, el aprendizaje de utilización eficiente de la energía del rayo, las tempestades, la fuerza de las corrientes oceánicas mundiales, la energía iónica, etcétera, son pilares fundamentales para el desarrollo sustentable del futuro.

Los sistemas de transporte de cargas y personas, deben ser fundamentalmente masivos, complementados por los transportes individuales. Cabe aclarar aquí que el transporte ferroviario y por barco mueven grandes masas, en forma económica y con la contaminación más baja, pero carecen de la flexibilidad del automotor, porque los primeros están atados a vías férreas y navegables y los últimos van puerta a puerta y avanzan incluso a campo traviesa. Su empleo debe estar dosificado y complementado de tal forma de alcanzar la ecuación mencionada de la mejor manera posible. Con estas consideraciones, se debe volcar el centro de gravedad del transporte al barco y al ferrocarril que son los más baratos y menos contaminantes y en el transporte automotor de pasajeros a los autobuses y de carga en los camiones de tipo Road – Train (un tractor y varios acoplados). El transporte aéreo también debe volcar sus pasajeros y cargas en los aviones de gran porte, especializándose en viajes de muy larga distancia, dejando los de larga y media distancia al ferrocarril de alta velocidad y al autobús. Pero es fundamental el concepto de complementación de medios y modos de transporte, utilizando combinaciones diversas para emplear lo mejor de cada uno, para lograr una mejor ecuación (ferroutage, piggy back, railroad, etcétera).

Todo ello hará que gradualmente la humanidad se vaya alejando de los combustibles fósiles y el transporte individual, proceso difícil y de larga duración, para eliminar sus excesivas externalidades, mientras se van acercando los sucedáneos que con el avance de la tecnología y el empleo masivo, se irán convirtiendo en competitivos e irán ocupando el centro de la escena energética mundial del futuro. Además no debemos olvidar que hay que preservar los combustibles fósiles para su empleo en la industria petroquímica.

Esto es un esbozo muy incompleto del problema y su probable solución, cuyo desarrollo llevaría bibliotecas enteras, pero estimo que cumple con el requisito auto – impuesto de brevedad y espero que también con el de claridad. Si este planteo además le resultara bueno al lector, cumpliría con aquello de que “lo bueno, si breve, dos veces bueno”, calificación harto difícil de obtener y que ni en sueños espero lograr.

Volviendo al inicio de este cuento, creo que finalmente los EE.UU. por obra y gracia de la presión internacional, la gota que orada la piedra y machaca día a día desde las grandes cadenas de noticias, el aislamiento internacional, el repudio constante, la baja de los niveles de popularidad, un cambio de gobierno o lo que sea, convencidos o no, van a terminar ratificando el Protocolo de Kyoto con el Criterio de Verdad de la opinión de la mayoría, pero no la Científica sino de otros Estados que ya lo ratificaron con lo que ese instrumento legal internacional se va a volver imparable y tal vez insoportable. Pero ese es otro tema que trataré oportunamente.

Anoche escuchaba el excelente programa de radio del periodista Argentino Esteban Mirol, quien en un momento recordó aquella frase de la Madre Teresa de Calcuta que decía “solo el 3% de la humanidad está despierta, el 97% permanece dormida”. ¿Está Ud. despierto?, ¿Estoy yo despierto?, ¿Somos los que dudamos o los que no dudan los despiertos?. Es para pensarlo, ¿no?. Yo lo pienso casi todo el tiempo.

Noticias relacionadas

Los hoteles ibis de Valencia ofrecen a sus clientes la posibilidad de decidir el precio a pagar por su estancia

Del 2 al 6 de marzo lanzan la promoción “Nosotros ponemos la calidad, el precio lo pones tú”

La hostelería, como el vino, mejora con el tiempo

Después de la mejor temporada turística de la historia el sector sigue mejorando su competitividad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris