Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Rafa Esteve-Casanova
Contar por no callar
Rafa Esteve-Casanova
El PP, jueces y fiscales contra el derecho a decidir
Todo lo que estamos viviendo estos últimos días nació hace once años cuando el Partido Popular con Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre al frente se lanzaron a recorrer España mendigando firmas contra Catalunya y su Estatut, un texto legal aprobado por ambos Parlamentos, el de España y el de Catalunya, y que fue refrendando en referéndum por el pueblo catalán. Ya en aquellos momentos la muchachada de la gaviota continuaba anclada, como hoy, en aquellos tiempos de sus padres y abuelos de la “España, una, grande y libre”. Durante la llamada Transición del 78, realmente fue una sarta de concesiones de la izquierda para que los franquistas continuaran mandando y muchos de ellos, con las manos manchadas de sangre, continuaran en sus puestos en la milicia, la judicatura y la policía, ante las demandas de País Vasco, Galicia y Catalunya, <b>Adolfo Suárez</b> inventó el estado de las autonomías y abrió la puerta al “café para todos”, fue lo de o todos o ninguno, y así aguar las aspiraciones de catalanes y vascos especialmente.

Cuando aquello comenzó a funcionar algunos políticos vieron que el tema se les podía escapar de las manos y aprovechando el fallido golpe de estado de Tejero, todavía no sabemos quién actuaba como director de aquella pantomima zarzuelera llena de tricornios y gorras teresianas, se aprobó la LOAPA para recortar en todo lo posible los derechos de las CC.AA. Y, mientras, en el País Vasco seguía la lucha armada de ETA y en Catalunya el descontentó iba tejiendo un nuevo Estatut que, finalmente y con el “tripartito” en el Govern fue aprobado el año 2006.

El PP recurrió ante el Tribunal Constitucional aquel texto, y también, de manera indirecta, lo hizo el PSOE ya que el entonces Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ex diputado socialista y militante distinguido del partido de la rosa marchita, también presentó recurso contra el texto del Estatut catalán. Cuatro años tardó el Tribunal Constitucional en laminar el texto recurrido y cuando en el verano del 2010 se supo que se lo habían “cepillado”, en palabras textuales de Alfonso Guerra, fiel representante del jacobinismo militante del socialismo español, miles de catalanes salieron a la calle para mostrar su repulsa ante un tribunal partidista y al servicio del poder político. Y a partir de ahí comenzó la bola de nieve de las reivindicaciones catalanas, masivas Diadas y las votaciones del 9- N, que ahora llevan a centenares de miles de ciudadanos catalanes a las urnas o a enfrentarse con la autoridad incompetente. Y todo por el empecinamiento de Rajoy, los palmeros de su Gobierno y una parte de la prensa editada en Madrid que han preferido el viejo “sostenella y no enmendalla” de los hidalgos castellanos a atender las demandas catalanas, durante años, antes Mas y ahora Puigdemont, han intentado sin éxito dialogar con Rajoy, pero el registrador de la propiedad devenido Presidente de España no quiere más que un monologo donde él sea el protagonista.

La semana pasada en el Parlament de Catalunya se vivieron escenas tan esperpénticas como tener que escuchar a los que nunca quisieron hablar sobre el tema, PSC, C’s, PP y una parte de Catalunya Si Que Es Pot, denunciar que les cerraban la boca en la tribuna del Parlament. Ante las continuas intervenciones del Tribunal Constitucional eliminando leyes, algunas como la de “pobreza energética” con la excusa que se hacía discriminación entre los pobres catalanes y los del resto del Estado, los partidos soberanistas, con mayoría, modificaron el Reglamento para aprobar las leyes mediante lectura única. Y lo que se admite en el Parlamento español, así se modificó en tiempos de Zapatero la Constitución para agradar a Merkel y así se procedió en el cambio de Jefe de Estado< para no dejar a Juan Carlos I desnudo de inmunidad y privilegios.

Repito, lo que se admite en las Cortes y en otras 14 CC.AA. es ilegal en Catalunya según el TC. Y así todo, cualquier recurso presentado por el Gobierno ante el TC hace que éste suspenda cautelarmente el acuerdo, luego puede pasar un tiempo precioso antes de dictar sentencia, cuando ya no sea necesaria.

Sus señorías opositoras dieron la semana pasada lecciones del filibusterismo más burdo, paralizando en todo momento el debate político y dedicándose a alargar el tiempo de discusión para ver si el TC llegaba a tiempo para suspender las sesiones. Pero el TC no actúa hasta que Rajoy enciende la luz verde, en España Montesquieu ha sido asesinado por el PP y ya no existe separación entre los poderes judicial, legislativo y ejecutivo. El ejecutivo y el judicial van al unísono, perfectamente afinados. A la “Brunete Mediática”, ahora con El País y El Periódico también entre sus filas, le vino de maravillas todo el guirigay parlamentario para dar a entender que el Parlament catalán se había convertido en una cueva donde los malos soberanistas no dejaban hablar a los buenos españolistas. El caso es seguir sembrando odio contra quienes, en legitimo derecho, quieren acudir a votar para decidir su futuro, votar es democracia y si los que votan NO son más que los del SI no pasa nada, se convocan nuevas elecciones autonómicas y quien gane que forme un gobierno. Así de fácil, se trata de saber si, como dice la prensa leal a Rajoy, los que quieren ser independientes son cuatro gatos.

Yo creo que son bastantes más, ya que el partido más corrupto de Europa anda muy preocupado y sacando a relucir toda su artillería, además de la prensa leal ahora ha lanzado a la palestra a la “Brigada Aranzadi” con el TC al frente y con la ayuda del Fiscal General del Estado, reprobado por el Parlamento, por sus malas artes en la ejecución de su trabajo. Y por si fuera poco ya tienen 4.000 policías y guardias civiles para presentarse en Catalunya el 1-O y dedicarse a detener urnas y papeletas. Por cierto hoy un contingente del Ejercito está de maniobras por la Val d’Aràn, qué casualidad tan extraña. Este Fiscal General reprobado ha indicado a las fuerzas del orden que detengan a todos los alcaldes que colaboren con el 1-O y que no acudan a las citaciones de la justicia. Van a tener trabajo para detener a los 712 alcaldes que, de momento, ya han dicho que cooperaran para que los ciudadanos puedan realizar un acto tan democrático como el de acudir a votar. Por si acaso ya hay un servicio con más de cien abogados preparado para defender a quienes detengan o no les dejen ejercer sus derechos. España, con este Gobierno tan poco democrático, se parece más a la Turquía de Erdogan que a la Inglaterra de May, y es que los tics antidemocráticos están en los genes de un partido cuyo fundador no dudó en firmar penas de muerte, se llamaba Manuel Fraga Iribarne.

Hoy es Catalunya la que sufre los desvaríos antidemocráticos de Rajoy y su gobierno, con esta actitud está ganando votos en España y mañana serán los ciudadanos españoles los que verán mermados sus derechos. Ir contra Catalunya es un buen granero de votos, especialmente entre la España profunda y muchas veces, por desgracia, desinformada por una TVE al servicio del PP.

Por eso, Pedro Sánchez des del PSOE apoya en todo este aquelarre contra el estado de derecho a Rajoy, él también quiere una parte del pastel, sin darse cuenta que, una vez más, el que se llevará el gato al agua con la utilización del anti catalanismo será el PP, en el País Valencià ya les pasó, el miedo al PP les llevó a ir dando bandazos durante más de veinte años alejados del poder. La derecha quiere volver y puede hacerlo.

Artículos del autor

Faltan pocas semanas para el 1-O, la fecha señalada para que los ciudadanos de Catalunya puedan expresar libremente cómo quieren que sea su futuro.
El pasado domingo Raimon dijo adiós a los escenarios desde un lugar por donde a lo largo de su carrera musical ha pasado en diversas ocasiones.
Ahora Pedro Sánchez tendrá que recoser un partido que algunos rompieron el pasado 1 de Octubre, tendrá que preparar muy bien el congreso socialista de dentro de unas semanas para evitar que los “barones” intenten jugar sucio.
Los cuarenta años en los que Francisco Franco “reinó” en España, por la gracia de Dios decían las monedas con su careto en el anverso.
Montesquieu ha muerto, y aprovechando que los tres poderes están en las mismas manos y que todo lo que sea atacar a Catalunya produce un buen caladero de votos el PP apunta y la justicia dispara.
Federico Trillo, según sus palabras, nunca desmentidas por el PP, no ha dimitido ni se ha marchado de la política por la puerta de atrás.
La ciudadanía española sigue en manos de unos desalmados que, apoltronados en la comodidad y en los votos muñidos, siguen dando bandazos.
Después de casi un año de vacaciones, en funciones le han llamado ellos, Mariano Rajoy ha vuelto a asentar sus reales posaderas en el banco azul del Congreso de los Diputados y en los mullidos y blancos sillones de Moncloa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris