Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Octavi Pereña
Momento de reflexión
Octavi Pereña
¿Pueden la mujeres por si mismas conseguir reformar a la Iglesia católica?

Metchthild Heil, presidenta de la poderosa comunidad de mujeres católicas alemanas, pide que las mujeres tengan más peso a la hora de tomar decisiones en la Iglesia. La periodista Ana Carbajosa le pregunta: ¿Qué temas quieren llevar a los diálogos reformistas? La respuesta que da la presidenta es: “El acceso de la mujer a cualquier posición, la moral sexual, los anticonceptivos, el reconocimiento de los divorciados, la homosexualidad”. La periodista que entrevista a Metchthild Heil, dice: “La presidenta de la poderosa comunidad de mujeres alemanas católicas en pie de guerra para exigir igualdad en la Iglesia y el acceso a todos los puestos reservados hasta ahora solo para los hombres”.

En el siglo XVI, un alemán, el fraile agustiniano Martín Lutero, se levantó solo para enfrentarse al poderoso papa de Roma para reformar la Santa Sede y a las instituciones católicas para limpiarlas de la corrupción que las enfangaba. Pero Lutero no estaba solo. Emprendió la dura tarea de reformar a la Iglesia haciendo sociedad con Jesús el Señor de la Iglesia. A su lado tenía al Señor más poderoso. Lutero, por el hecho de estar unido a Cristo se convirtió en el hombre fuerte que hizo que se tambalease el papado. A pesar de todo el poder terrenal que poseía no consiguió deshacerse del maldito Lutero. La reforma que emprendió Lutero se ha convertido en la Reforma. Hace poco se celebró el 500 aniversario de su existencia y que ha conseguido que la iglesia vuelva a edificarse sobre la Roca que es Jesús. Tradujo la Biblia al alemán, lo cual puso al alcance del pueblo la herramienta básica que dio el comienzo de una iglesia en estado permanente de reforma. Cada generación tiene que regresar a la fuente de la fe cristiana. Esta reforma constante se consigue cuando la Biblia se convierte en el libro de lectura y de meditación diaria. Por medio de la Biblia y del Espíritu Santo que ayuda a entenderla, Dios habla y cuando lo hace deberíamos seguir el consejo que el sacerdote Elí dio al adolescente Samuel cuando Dios le hablaba y el joven no sabía que fuese Él: “Habla, Señor, porque tu siervo escucha” (1 Samuel 3:9).

¿Cómo pretende Metchthild Heil, la presidente de la poderosa comunidad de mujeres católicas alemana emprender la reforma de la Iglesia a la que pertenece? En la entrevista que se le hace no menciona para nada ni a Dios ni a Jesucristo. Expone, sí, los deseos de las mujeres católicas de tener paridad con los hombres a la hora de tomar decisiones. Veladamente expone el antagonismo existente entre hombres y mujeres en la vida civil. La lucha por la igualdad del hombre y de la mujer se traslada al ámbito eclesial. Lutero empezó la dura lucha para reformar a la Iglesia católica con el poder del Señor. Metchthild Heil lo hace confiando en el poder que le concede ser la presidenta de la poderosa comunidad de mujeres católicas alemana. Ante tan escaso poder, la lucha reformista que emprende está abocada al fracaso.

Por medio del profeta Malaquías el Señor habla al pueblo de Israel y le dice: “Desde los días de vuestros padres os habéis aparatado de mis leyes, y no las guardasteis. Volveos a mí y yo me volveré a vosotros, ha dicho el Señor de los ejércitos. Mas no volvisteis. ¿En qué hemos de volvernos?” (3:7).

La Iglesia católica como las otras iglesias cristianas pasa por una fuerte crisis de identidad. Por el hecho de haber abandonado a Jesús, a pesar de que tienen a flor de labios su Nombre, los llamados cristianos se han convertido en ovejas que no tienen pastor. Caminan extraviados. Como en los días del profeta Malaquías que avisa a Israel a que se vuelva al Señor que había abandonado para seguir a otros dioses, también hoy los cristianos necesitamos pastores que tengan el corazón de Dios que nos avisen que tenemos que regresar al redil del Señor para que Él, como buen Pastor que es, nos conduzca a pacer en verdes prados y a beber en arroyos de cristalinas aguas. Que nos digan que tenemos que arrepentirnos del pensamiento que nos hace creer que nunca hemos roto un plato, Diremos como los israelitas ¿”en qué hemos de volvernos? De la rebeldía contra Dios. El Señor sigue sentado en su trono juzgando y castigando a los rebeldes.

El humanismo cristiano, tan en boga en nuestros días, es un barniz que intenta esconder la rebeldía contra Dios con la utopía de que estamos capacitados para arreglar los estragos que ocasiona el orgullo que nos hace creer que nos las podemos arreglar sin Dios.

Desde hace 500 años se intenta combatir la Reforma con la Contrarreforma católica. El resultado ha sido el humanismo cristiano causante de los graves problemas éticos y morales que hace que la barca de Pedro haga aguas. Cuánta más agua se achique más se multiplica el riesgo de que se hunda. Hoy, la Iglesia católica se encuentra con el agua hasta el cuello.

La reforma eclesial que pretende llevar a cabo la presidenta de la poderosa comunidad de mujeres católicas alemana fracasará, de la misma mera que han fracasado todos los intentos de reformar a la Iglesia sin tener en cuenta las enseñanzas de Jesús que es el Señor de la Iglesia que ha dado su sangre para limpiar todos los pecados.

Artículos del autor

El periodista Eusebio Val pregunta a la filósofa Carlota Casiraghi: ¿Qué pasión negativa le inquieta más? He aquí la respuesta: “El dio. El discurso del odio se infiltra por todas partes. Empieza por pequeñas frases, burlas, estigmatizaciones. Es lo que me inquieta más, excluir de la humanidad a una parte de las personas.

Los viñateros acostumbran a ser muy punzantes a la hora tratar situaciones de actualidad. No debe extrañarnos que sean el objeto de airadas censuras de parte de quienes se dan por aludidos por la crítica humorista. Lo mismo ocurre con las parábolas de Jesús.

El periodista Eusebio Val le pregunta al filósofo Robert Maggiori: Los líderes políticos ¿tendrían que leer más filosofía? ¿Más poesía y más literatura? La respuesta no debe extrañarnos ya que algunos de ellos poseen un bagaje cultural muy bajo.

El apóstol Juan escribe a las siete iglesias de Asia, actual Turquía. A la de Laodicea le dice: “Yo conozco tus obras, que no eres frio ni caliente. ¡Ojalá fueses frio o caliente! Pero por cuando eres tibio, y no frio ni caliente, te vomitaré de mi boca” (Apocalipsis 3: 15,16).

¿Por qué odia el ser humano? ¿Se le puede combatir con leyes anti odio? NO. Las leyes anti odio tienen el efecto de amordazar a la disidencia sea en el campo que sea, ya que son censura a la libertad de pensamiento, libertad que es esencial en una sociedad democrática. Sin libertad de pensamiento las naciones se convierten en sociedades de borregos porque paraliza el pensamiento constructivo. El pensamiento único es nefasto.

Félix Riera en su escrito Soportar la verdad afirma que el cardenal Richelieu encontró la clave para dar sentido moral a la máxima política el fin justifica los medios estableciendo la razón de Estado que continua guiando buena parte de las decisiones políticas…los partidarios de la tazón de Estado han esgrimido que los ciudadanos no podrán soportar la verdad. Nadie aprobaría actos ilegales sin los cuales la sociedad no podría defenderse de quienes quieren acabar con ella”.

“El nivel más alto de la cultura moral es aquel en que las personas que forman una nación reconocen y protegen inviolabilidad de la vida humana inocente…Las grandes naciones desaparecerán cuando dejen de vivir según los grandes principios que les dan la visión y la fuerza de superar la tiranía y la degradación humana…

La autoridad moral que ha de guiar a los pueblos, ¿dónde se encuentra? Según Josep Borrell: “El juicio moral de alcance comunitario, que es el que prevalece en todo pacto social de convivencia y el que fundamenta las leyes y las normas que se derivan, las impulsa el poder, sin subterfugios, ahora y siempre”.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris