Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Octavi Pereña
Momento de reflexión
Octavi Pereña
La incredulidad es la llave que cierra la puerta a la esperanza
Oghosa Ovienriola adicta a la pornografía desde la adolescencia asegura “que puedo ayudar a otros que estén enganchados. Hablar de sus problemas es su primer paso. La adicción al sexo por internet es una forma de adicción sexual y es importante tener a una persona con quien poder hablar de tus sentimientos”. Para poder hablar de los problemas se debe ser consciente de que existen y de que realmente uno se quiera liberar de ellos.

En un contexto diferente al de la pornografía pero que sirve, Jesús dirigiéndose a un paralítico que le habían llevado para que le curase, le dice. “Ten confianza, hijo, tus pecados te son perdonados” (Mateo 9:2). Estas palabras sentaron muy mal a los escribas que las oyeron porque las consideraron blasfemas. Jesús que leyó sus pensamientos les dijo: “¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? Porque, ¿qué es más fácil decir: los pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda. Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra de perdonar pecados, dice entonces al paralítico: Levántate, toma tu camilla, y vete a tu casa” (vv.4-6).

Una de las características de que Jesús es el Hijo de Dios es poder hacer curaciones tangibles e intangibles. Inmediatamente después de esta curación encuentra a “Mateo sentado en el banco de los tributos, y le dijo: “Sígueme. Y le siguió” (v.9). En agradecimiento por haberle llamado, Mateo invitó a Jesús y a sus discípulos a comer en su casa. “Y aconteció que estando Él sentado a la mesa en la casa, he aquí que muchos cobradores de impuestos y pecadores, que habían venido, se sentaron juntamente a la mesa con Jesús y sus discípulos. Cuando vieron esto los fariseos dijeron a los discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los cobradores de impuestos y los pecadores? Al oír esto Jesús les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar justos, sino pecadores al arrepentimiento” (vv.10-13).

Se le podría aplicar perfectamente a Mateo, el cobrador de impuestos que es el autor del evangelio que lleva su nombre, lo que le sucedió a Zaqueo, perteneciente también al gremio de los cobradores de impuestos. En este caso Jesús se auto invita. Los fariseos como de costumbre murmuran diciendo que “había entrado a posar en casa de un hombre pecador. Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres, y si algo he defraudado a alguien, se lo devuelvo cuadruplicado. Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa, por cuanto él también es hijo de Abraham (verdadero hijo de Dios). Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19: 1-10). Tanto a Mateo como a Zaqueo Jesús los salvó del amor al dinero que es una droga que también mata

A Raúl EguíaJesús lo ha salvado de la adicción a la pornografía. He aquí lo que nos dice: “Desde los cinco años tuve acceso a la pornografía…Piensas que la pornografía es inocua y quedas atrapado. La ciencia hoy reconoce la adicción sexual como una de las peores. En mi caso de cara a fuera todo iba bien, una carrera brillante, pero era presa de un gran sufrimiento. Era un esclavo, no podía controlarme y cada vez necesitaba cosas más fuertes. Hasta que llegué a plantearme seriamente el suicidio” Raúl dice que estaba casado “pero era mi secreto, vivía en la mentira…Yo era un ateo combativo, y sentía un odio visceral contra las religiones y contra la vida…Las adicciones crean una ansiedad fuertísima y yo me encontraba en plena crisis. Una noche a punto del suicidio, grité: Si quieres quítame ahora…Sí, borré todo contacto y se lo conté todo a mi mujer. Entonces vinieron los remordimientos de todo el mal que había hecho, entonces tuve la experiencia del amor de Dios, fue como si me quitasen una losa…Desde entonces ayudo a familiares y a personas con adicciones y depresiones. Así empecé a ver milagro tras milagro. Personas que experimentan el amor de Dios y curan de raíz como ocurrió en el Evangelio de Mateo 8, cuando el leproso se acerca a Jesús y le dice:”¡Quiero. Curado!” Lo mismo me ocurrió a mí pero en Nueva York en el siglo XXI”

Jesús resucitado vive. No un Jesús que se le recuerda muerto durante Semana Santa. Un Jesús muerto no tiene poder para curar. Jesús resucitado tiene poder para curar la lepra del corazón que hace que personas como Raúl y Oghosa curen de la adicción a la pornografía. Jesús está a la puerta de tu corazón y llama para que la abras. Si atiendes a la llamada y haces caso, Jesús entrará en tu corazón y curará tu adicción.

“Dios”, dice Raúl “acude siempre y te toca, pero la gente no se deja tocar porque tenemos problemas de rencor, de perdón. Te tienes que entregar. El corazón es una puerta que se abre desde dentro. Todo se resume en que todo el mundo necesita ser amado, reconocido y cuando esto no se da las personas sufren una y otra vez. La experiencia de Dios es dejarse amar por Él, así de sencillo. Tenemos una coraza tan grande que nos impide que se nos ame gratuitamente, y esto es lo que hace Jesús, se acerca y te toca, es una experiencia tangible, y tú no tienes que hacer nada, solamente dejarte amar, y sentir que alguien te escucha”.

Lector, ¿estás enganchado en alguna adicción? Jesús llama a la puerta de tu corazón. Ábrela. Déjale entrar y serás limpio de la opresión de la adicción. La fe es la llave que abre la puerta. Si no tienes fe clama con fuerza: “Señor ayuda mi incredulidad” (Marcos 9: 24). Al instante te sentirás liberado y aliviado de la angustia de la adicción. La puerta a la esperanza se ha abierto.

Artículos del autor

​“La verdad os hará libres” es el lema del mensaje que el papa Francisco propuso para la 52 Jornada Mundial de las comunicaciones sociales que se celebró el domingo 13 de mayo de 2018.
El fraude de la idolatría lo es por partida doble. Por un lado la idolatría es un engaño porque quienes la promueven engatusan a la gente a adorar a alguien que ha fallecido. El culto a los muertos la Escritura lo prohíbe radicalmente.
La poesía de Aurora Marco ”La ley es la ley” que es una crítica de los gobiernos obsesionados por la ley, entre otras cosas dice: “Se proclaman guardias de la ley del pueblo/ pero he aquí que el Maestro nos enseñó/ que la ley fue hecha para gozo del hombre/ que no ha de ser el hombre su esclavo”.
José A. Pérez Ledo en su escrito ¿Convendría una asignatura de pensamiento crítico?, dice que fue invitado por un amigo suyo al colegio en donde trabaja para que explicase a un grupo de chicos y chica de entre 16 y 18 años, como se hace un programa de televisión.
​La ministra de defensa María Dolores de Cospedal ha anunciado que en todas las instalaciones militares la bandera ondeará a media asta desde las catorce horas del jueves santo hasta las 00,01horas del domingo de resurrección.
El hecho de que el buque de Open Arms se encuentre inmovilizado cautelarmente en el puerto siciliano de Pozallo debido a una investigación abierta en su contra por la Fiscalía de Catania, tiene que ver con la recogida de 218 migrantes en alta mar. Tiene que ver con la pobreza en los países de origen de los migrantes.
El asesinato de Gabriel el niño de ocho años ha hecho que Cayetano González en su escrito El mal existe se haya hecho estas preguntas que muchas personas se habrán hecho.
La periodista Ima Sanchís le pregunta a Rob Riemen, teólogo y ensayista: ¿Qué es la vida? La respuesta que recibe: “Complejidad, pero vivimos en una época que no pretendo que la vida sea fácil, diversa, sexi y formidable. Hemos olvidado que la vida es una búsqueda de sentido”.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris