Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Luis del Palacio
La linterna de diógenes
Luis del Palacio
“Todo lo que vemos no es sino un sueño dentro de otro sueño” E.A. Poe
Hace algunas noches soñé que subía con paso corto por un alargado y estrecho escalón, una suerte de cornisa de piedra que se extendía por el muro exterior de un viejo castillo.

Mi objetivo era alcanzar una ventana que había al final de aquel saliente e introducirme en el interior del edificio. La primera parte del sueño, en la que con toda probabilidad estaban sus claves, se había borrado de mi memoria. No sabía por qué estaba allí; sólo que estaba. Quedaba el hecho desnudo, desprovisto de toda justificación, de jugarme el pellejo sin saber el motivo. Y el caso es que debía avanzar, ya que volver sobre mis pasos; es decir, descender por el saliente de piedra equivaldría, casi seguro, a perder el equilibrio y a una muerte segura. Sobre todo teniendo en cuenta que el muro daba a un lago de aguas oscuras del que sobresalían unas formas pétreas, como pequeños arrecifes de rocas. Hacía frio; el paisaje era invernal, nórdico, intemporal. Un impenetrable bosque de hayas se extendía al otro lado del lago. Ni un alma; ni un asomo de brisa. Solo una soledad estática, ajena a mi locura.

Locura, porque ¿de qué otra forma podría calificarse el hecho de haberme encaramado hasta un punto desde que me era imposible el retorno?

Todas estas dudas, cábalas, preguntas, me asaltaban sin emoción. Conservaba la cabeza serena; mi único propósito era alcanzar aquella ventana para ponerme a salvo... Y cuando me hallaba a unos dos metros de ella, me di cuenta de una cosa; de algo terrible: la distancia que separaba la ventana abierta en el muro del final de la cornisa me daría, como mucho, para introducir mi pierna izquierda hasta la altura de la corva. La derecha tendría que servirme de puntal sobre el que apoyarme. Pero... ¿cómo podría impulsarme hacia dentro?

Ni las heterodoxas leyes de la Física que rigen en los sueños me ayudaban a resolverlo.

¿Sería un problema de vectores? Y...¿qué es un vector? ¿Tendría todo esto que ver con ellos y con la fuerza inicial precisa para que funcione el binomio causa-efecto (en este caso, “el efecto deseado”)? No lo sé; todo se había ido haciendo cada vez más complicado, y, como ocurre con frecuencia en los sueños, no se aportaba la solución. No he sabido, y creo que nunca sabré, si lograría encontrar la fuerza suficiente para colarme por aquella ventana salvadora. Tan solo recuerdo vagamente que unas voces de timbre femenino me animaban a hacerlo, con la promesa de que me ayudarían sujetándome fuertemente de la mano. Pero tuve una sensación de duda ¿Y si me dejaban caer por falta de fuerza o tal vez a propósito?

“Todo lo que vemos o se representa a nuestros ojos no es sino un sueño dentro de otro sueño” Quizá Edgar Alan Poe hubiera dado con la clave. Y en esta idea del “sueño dentro de otro sueño”, una serie de círculos concéntricos infinita o la imagen paradójica de dos espejos colocados frente a frente, podría encerrarse la solución, Sí; he dicho”encerrarse” porque ésta nos está vedada, nos resulta indescifrable. Otra paradoja.

Se dice que en los sueños casi todo es simbólico. Los reduccionistas afectados de cientifismo afirman que su origen radica en complicadas reacciones bioquímicas, hormonales, eléctricas, en nuestro cerebro. Puede ser; de hecho, será así. Pero eso no es todo.

Una amiga pintora soñó hace más de veinte años cómo ardían y se derrumbaban dos torres idénticas. Y pintó un cuadro que lo atestigua.

En la parte final de mi sueño, cuando dudo si decidirme o no a dar el salto hacia aquella ventana, veo que de la cumbre del monte que da sombra al castillo se desprende una bola blanca que va haciéndose más y más grande conforme avanza, como a cámara lenta, por la desnuda ladera. Y no lo observo con horror, sino con la certeza de que allí acaba mi dilema.

Al día siguiente, mientras desayunaba, escuché en la radio la noticia de que un hotel situado en los montes Abruzzos había sido sepultado por un alud de nieve. Apenas hubo supervivientes. Y entonces me pregunté si, tal vez, habría sido yo uno de ellos.

Artículos del autor

“Crecer, crear empleo y recaudar” Estos son objetivos para 2017 con los que nuestro inefable presidente del Gobierno ha sorprendido a la grey (antes súbditos y hasta hace no tanto ciudadanos) en las recientes declaraciones pseudo institucionales.
El amanecer del nuevo año es un momento que a muchos nos produce pereza.
A lo largo de 449 páginas, el profesor, historiador y atropólogo jiennense Emilio Lara nos narra las peripecias de la Cofradía de la Buena Muerte.
Mis células grises andan aturulladas porque estos últimos días le doy vueltas y vueltas a una duda con forma de pregunta: ¿Por qué será que los mismos que pretenden que se considere delito el ensalzamiento del franquismo, no han hecho sino alabar la memoria de Fidel Castro?
Alexandra Rickenbacher Nicod es no sólo una estupenda actriz sino una persona para la que el Arte, y en concreto el Teatro y la Música, forma parte esencial de su vida.
Ahora dicen que Donald Trump no se va a comportar como el compendio del macarra yanqui, pagado de sí mismo, racista, faltón, homófono, trasegador de bourbon y budweiser, forofo de los rodeos y cofrade de la Asociación del Rifle.
Una de las indiscutibles ventajas de no ser católico practicante consiste en poder “pasar” de las arbitrariedades del Vaticano.
Ha quedado claro, tras las tediosas intervenciones parlamentarias del tercer intento de investidura en lo que va de año, que a ningún partido político le interesaba la convocatoria de unas terceras elecciones.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris