Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Luis del Palacio
La linterna de diógenes
Luis del Palacio
Un grupo de profesionales denuncia las coacciones del partido de Iglesias
No ha habido durante la malhadada Historia del Siglo XX un régimen bolchevique en el que haya existido la libertad de prensa, que es un correlato de la libertad de expresión y esta, a su vez, de la LIBERTAD sin más.

Se puede argüir que se trata de una característica común a todos los regímenes totalitarios, no sólo de los comunistas, y ello, que es en principo verdad, admite algunos matices: Durante la dictadura de Franco, por ejemplo, se ejerció un control férreo sobre la prensa, sobre todo en las primeras dos décadas, pero éste se fue relajando especialmente a raíz de que se aprobara la llamada “ley de prensa de Fraga”, en 1964. Publicaciones muy críticas con los modos de hacer de aquella etapa, como la revista Triunfo, Cuadernos para el Diálogo o el propio Diario Madrid, convivieron con un régimen al que criticaban o sutilmente (como es el caso de La Codorníz) satirizaban. Existía la censura y los directores temían “más que a un nublao” que por criticar a un ministro o hablar bien de alguien “no adepto” pudieran secuestrar la edición. Esto, sin embargo, ocurría pocas veces.

El poder de la prensa (ahora hablamos de “los medios”, porque de la prensa impresa –que es casi una tautología- va quedando poco) es un factor al que siempre han mirado con recelo los políticos. Estar a bien con los “chicos –y chicas, no se me alarmen- de la prensa” ha sido lo que todos han intentado, con mayor o menor tino. Pero cuando se dieron cuenta de que no bastaba con invitarlos a un cóctel o de reirles las gracias, optaron por lo más lógico: comprar el chiringuito desde el que aquellas desagradables moscas cojoneras se afanaban en hacerles la vida imposible. De ahí que se formaran grupos o consorcios editoriales afines a tal o cual partido. La “prensa libre” (otro mito a medias) se resintió y algunas cabeceras doblaron la cerviz. Un caso clásico fue el de El País, que, a la par que incluyó aquel acento en la “i” que durante años brilló por su ausencia, tuvo a bien retirar lo de “diario independiente de la mañana”, acaso por vergüenza torera. Aunque eso también convenga dudarlo...

Así las cosas, en nuestra profesión siempre ha habido personas dispuestas a entregarse a buscar la verdad y no a hacerle el caldo gordo a la clase política. Estos independientes, que muchas veces aúnan el oficio de plumilla con el de “private eye” (o sea, detective privado) son los que más mortifican a los que nos gobiernan o aspiran a hacerlo. No renuncian a contar lo que ven o lo que averiguan, y eso tiene un coste que, por supuesto, es económico; ya que el que no se doblega ante la “línea editorial” del grupo, “ahí tiene la puerta”. Pero por otra parte, como hemos venido comprobando en los últimos años, acarrea también un peaje moral, puramente anímico.

Cuando alguien te señala por la calle o se dirige a ti por haber expresado una opinión en algún medio de comunicación, pueden ocurrir dos cosas: Que a la persona que te interpela le haya gustado lo que has dicho o que no (también se admiten los matices, dentro de la primera opción) Y hasta ahí, todo resulta aceptable.

No obstante, cuando alguien desde una televisión, una radio, twiter etc. te señala, te moteja, te vitupera, está alentando a que una masa incierta y amorfa pase a la acción. El individuo –el periodista- se siente solo, inerme, blanco de miradas anónimas y potencialmente agresivas. De blanco puedes convertirte en diana. Y de esto se deriva tanto el lamentable fenómeno del “escrache”, como cualquier otro método destinado a callar la boca de los que tienen la misión de informar... sin “posverdades”.

Podemos, que no en vano es un partido amigo de regímenes totalitarios y por lo tanto antidemocrático, ha reaccionado como cabría de esperar ante la denuncia de acoso presentada por un grupo de profesionales en la Asociación de la Prensa de Madrid: Negándolo todo y poniendo en entredicho el papel de la prensa libre, que es precisamente la que osa criticarlos y sacar a la luz sus trapos sucios. Hacen exactamente como Trump o Putin (por cierto, hace once años del asesinato de la periodista Anna Politkovskaya, que criticó abiertamente la política de mano dura del presidente ruso en Chechenia) y todo porque les aterra la libertad de información.

En este caso lo de menos es que los demandantes no hayan querido que sus nombres se hagan públicos. Todos conocemos algunos. Lo que importa es que, por fin, se señale a los que señalan para que la gente vea qué alto precio se paga por contar la verdad, o simplemente por disentir.

Bravo, Victoria Prego, presidenta de la APM, por representarlos. Por representarnos.

Artículos del autor

Un imponente autobús pintado de un llamativo color naranja ha recorrido algunas calles de Madrid antes de que la autoridad decidiera pararlo y enviarlo a cocheras esperando a que un juez dictaminara si lo que rezaba como eslogan en los laterales,
Me resulta extraña la idea de no volver a encontrarme a José Luis Pérez de Arteaga por alguna de las amplias antesalas del Auditorio Nacional o tomando un refresco en el Club de Tenis, frente al Palacio de la Magdalena.
Hace algunas noches soñé que subía con paso corto por un alargado y estrecho escalón, una suerte de cornisa de piedra que se extendía por el muro exterior de un viejo castillo.
“Crecer, crear empleo y recaudar” Estos son objetivos para 2017 con los que nuestro inefable presidente del Gobierno ha sorprendido a la grey (antes súbditos y hasta hace no tanto ciudadanos) en las recientes declaraciones pseudo institucionales.
El amanecer del nuevo año es un momento que a muchos nos produce pereza.
A lo largo de 449 páginas, el profesor, historiador y atropólogo jiennense Emilio Lara nos narra las peripecias de la Cofradía de la Buena Muerte.
Mis células grises andan aturulladas porque estos últimos días le doy vueltas y vueltas a una duda con forma de pregunta: ¿Por qué será que los mismos que pretenden que se considere delito el ensalzamiento del franquismo, no han hecho sino alabar la memoria de Fidel Castro?
Alexandra Rickenbacher Nicod es no sólo una estupenda actriz sino una persona para la que el Arte, y en concreto el Teatro y la Música, forma parte esencial de su vida.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris