Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Luis del Palacio
La linterna de diógenes
Luis del Palacio compagina el periodismo con el estudio de culturas del oriente africano, la India y Nepal. Es miembro de la Egypt Exploration Society de Londres, y ha organizado cursos y pronunciado numerosas conferencias sobre el Antiguo Egipto. Colabora en prensa escrita y medios digitales y ha participado con frecuencia en programas de radio y televisión (Telemadrid, Telecinco, Canal 23, Onda Madrid, RNE, Cadena SER, Onda Cero, Punto Radio…). Ha publicado entrevistas con personajes del mundo de la cultura y la comunicación, como Cristóbal Halffter, Miguel de la Quadra-Salcedo, Nativel Preciado o Fernando Jiménez del Oso. Es autor del libro "Un paseo por la jungla… y otras extrañas aventuras por Asia y África" (ISBN: 9788492497164).
Luis del Palacio
Últimos textos publicados
Dos vidas unidas por la bondad
Isabel Solá y Teresa de Calcuta
Es difícil en un tiempo tan relativista como el nuestro sostener conceptos absolutos. Existe una tendencia pedestre a aplicar la teoría de Einstein a situaciones comunes de la vida, con lo que cualquier generalización, que es de hecho la única manera de emitir una opinión, queda frustrada ante la consabida frasecita: todo es relativo.

No seré yo desde esta columna quien intenté discutir que en el momento de opinar sobre determinados comportamientos y actitudes convenga aplicar cierta dosis de escepticismo; aquel que nos distancia de ellos y nos hace contemplarlos en su conjunto. Sin embargo, caer en el error de la duda metodica a toda costa (que el mismo Descartes resolvió finalmente con un axioma nada relativo: pienso luego existo) nos impediría avanzar en lo que verdaderamente importa, que es el conocimiento de la realidad.

Hay algunos empeñados en que apliquemos esa “relatividad pedestre” a conceptos tales como los de bondad, belleza o equidad y la naturaleza humana, que es gregaria y poco dada a la verdadera crítica, tiende a aceptar aquello de que “nada es verdad ni es mentira”; de que la verdad y la mentira dependen tan sólo de la actitud del observador. Y nada puede anquilosar más el criterio que someterlo a las variaciones atmosféricas del momento; es decir, al capricho.

Hace pocos días sucedieron dos hechos que me hicieron reflexionar sobre lo que los católicos llaman “la santidad”. Por un lado la canonización en Roma de la Madre Teresa de Calcuta y por otro, el asesinato en Haiti de una monja anónima (y no es que lo fuera, ya que su popularidad era inmensa entre las muchísimas personas que se beneficiaron en Haití y Guinea de su buen hacer, sino que su labor no fue mediática como la de la religiosa búlgara) Me refiero en este segundo caso a la hermana Isabel Solá y Matas.

Dos monjas unidas por su fe y por el hecho de que ambas fueran misioneras. Aparte de eso por poco más... o sí: por su bondad, por la decisión tomada en la juventud de entregar su vida a los más pobres del planeta.

La reciente canonización de Agnes Gouxha Bojaxhiu (conocida para el mundo como “madre Teresa de Calcuta) ha vuelto a levantar los comentarios de aquellos que son incapaces de admitir que pueda haber algo más allá de sus pequeñas miserias y que el altruismo es una superación del propio egoísmo. Un instinto que compartimos con cualquier otra especie animal y que muy pocos están dispuestos a superar. Es como si un daltónico negara la existencia de ciertos colores, simplemente porque es incapaz de distinguirlos, o un lerdo se empeñara en decir que la cara oculta de la luna es una invención porque él no nunca la ha visto. Hay también mucha tesis materialista atragantada, mucho rencor y mucha envidia. Pero sólo basta observar a los que se afanan en fomentar la leyenda negra de tantos seres humanos que han sido positivos para sus semejantes (de Jesucristo a Gandhi) para que comprobemos que sus tesis son como biombos colocados para tapar la bondad y lo positivo de lo que otros hicieron. Hablar de “oscuras motivaciones” está al alcance de cualquiera.

He tenido el empeño de escuchar con atención una pequeña parte de lo malo que se ha podido decir de la Madre Teresa de Calcuta. El lector interesado puede encontrar múltiples entradas de programas de televisión en Youtube y acaso lo más interesante y triste, porque no se sustenta, son los esfuerzos denodados de un famoso periodista angloamericano, Christopher Hitchens, que se empeño durante años en destruir el buen nombre de la monja búlgara y unicamente encontró argumentos tan peregrinos como que esta se encontraba a sus anchas con el establishment político, con los magnates y los ricos, o qué, conociendo de primera mano la necesidad de la India y su problema de superpoblacion, fuera a ultranza una detractora del aborto.

No sé qué es la santidad; no soy católico practicante. He conocido y tratado en mis años pasados Kenia a muchos misioneros; unos buenos y otros malos. Y sé que hay y ha habido muchos santos que nunca serán canonizados. Ni falta que les hace.

Eso que entendemos por coincidencia temporal produjo que las dos misioneras saltaran a los medios. Una, en realidad, no dejó nunca de estar en ellos. De la otra, Isabel Solá, sólo hemos empezado a saber a raíz de su asesinato:Una vida que acabó en Bel Air, uno de los barrios más depauperados de Puerto Príncipe, dedicada en su totalidad a ayudar a los más necesitados. Dieciocho años en Guinea Ecuatorial y casi una década en Haití dan mucho de sí para escribir una biografía y el relato de una existencia, segada por dos tiros en una de las calles de la devastada ciudad caribeña, a los 51 años, más de la mitad de los cuales fueron empleados en ayudar a los auténticos parias de la tierra, en sufrir con ellos y en darles esperanza.

Creo que acaso pueda constituir un motivo de reflexión para los que todo lo relativizan.

( Nota: en programas de televisión de máxima audiencia se airea estos días la historia de amor (¿?) del “ex papa” del Palmar de Troya, alias Gregorio XVIII, con una “monja” de la grotesca congregación. ¿ Por qué será que siempre las verdaderas historias sólo merecen un breve en los medios de comunicación? ¿Quién decide que solo la carnaza satisface al espectador?)
jueves, 15 de septiembre de 2016.
 
La casa sin barrer
El estupor ciudadano ante la paradoja política
Resulta patético, amén de antiestético, comprobar en qué se ha convertido el Parlamento español de algo menos de un año a esta parte. Y no me refiero sólo a la falta de respeto de muchos diputados “progres” que han decidido convercernos a la fuerza de que el desaliño induimentario forma parte de un ideario de izquierdas en el que sobran los gestos y faltan las verdaderas ideas, sino al nivel deplorable de casi todos los que se suben a la tribuna de oradores para lanzarnos su discursito pseudo programático. Muchos son los que citan a los clásicos (a la cabeza, Pablo Iglesias) sin haberlos leído; pero otros, como el ínclito Domenech, simplemente, no saben hablar español... y sospecho que tampoco el catalán, el vascuence o el gallego. No se trata de acento, sino de concepto; de estructuras sintácticas, de pura y simple morfología. Una pena.

El vapuleado ciudadano medio vuelve de las vacaciones de verano y se encuentra “esto”: Una cámara de bronceados inútiles (hay excepciones, desde luego) que viven del erario público y que llevan tomándonos el pelo desde hace nueve meses. Exactamente desde el momento en que los electores decidieron que el momio de aquel bipartidismo (PSOE/PP) corrupto y caduco no iba con ellos y optaron por otras opciones políticas (Ciudadanos y Podemos) sin importarles demasiado que el remedio pudiera ser peor que la enfermedad. En el caso de Podemos y a la vista de su deplorable gestión en ayuntamientos como el de Madrid, Barcelona, Cadiz etc. está muy clara que esa opción fue un error, y así ha quedado de manifiesto en su fiasco electoral del 26 de junio. Ciudadanos, por su parte, parece quedar relegado a un papel de “partido bisagra”; lo que no deja de ser una pena, ya que, de todos los partidos con representación parlamentaria, es el que parece más a la altura de los que existen ,dentro de una derecha moderada, en el resto de la Unión Europea.

Así las cosas, y ante el empecinamiento por “perpetuar su memoria” de los lideres de los aún dos principales partidos, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, vemos que la sesión de investidura no ha hecho otra cosa que cimentar posiciones antagónicas e irreconciliables: Por un lado, un Mariano Rajoy que no se resigna a poner su cargo a disposición de su partido y dar un paso atrás; y por otra a Pedro Sánchez, consciente de que su posición como secretario general del PSOE y por ende candidato a la presidencia del Gobierno, pende de un hilo: ahora o probablemente nunca. Esa mezcla de ambiciones personales y falta de responsabilidad política ha colocado al país en una situación paradójica y peligrosa. España no se puede permitir por más tiempo un Gobierno “en funciones” (osea, provisional) y un Parlamento que no legisla.

La opción de una legislatura necesariamente breve (de acaso unos dos años) sería la menos mala, puesto que, entre otras cosas, permitiría que los votantes tuvieran un tiempo para aclarar sus ideas y ver qué rumbo tomar. Sólo Ciudadanos ha mostrado una responsabilidad política, a sabiendas de que su apoyo a un gobierno presidido por Rajoy puede costarle muchos votos en el futuro.

Sólo un milagro (y no hay que dudar de que los milagros, como las meigas, existen) puede hacer que una cierta cordura penetre en tantas mentes obtusas y egoistas y que no se convoquen las terceras elecciones.
jueves, 1 de septiembre de 2016.
 
"De la misma manera que me cuesta pensar en la bondad de los hombres, me cuesta pensar en la maldad de los libros"
Entrevista a Francisco Narla
Sigue pilotando aviones, y no sólo porque ésta sea su otra vocación, sino porque, como me aclara “Hay que ser humilde en la vida. ¿Cómo pago las facturas si el siguiente libro sale mal? Si acabo vendiendo 5 millones de novelas, como Stephen King, dejaré de hacer vuelos comerciales. Pero seguiré volando, porque me encanta”.

Francisco Narla ha publicado hace poco su cuarta novela, Donde aúllan las colinas, un libro de narrativa histórica cuyo protagonista es un lobo. Nuestra conversación se centra en ella; si bien, resulta casi imposible no referirse a otros temas que le apasionan, como la gastronomía. Al final, no me he resistido a incluir la receta que le pedí al terminar la entrevista. Espero que el lector disfrute con ella.

¿Qué representa en tu producción literaria, la nueva novela que acabas de publicar, Donde aúllan las colinas?

3006168

Un autor que no cuenta con una larga producción, como es mi caso, suele mostrarse más satisfecho con lo último que ha hecho. Es como el fruto de aquel que se empeña y trabaja duro; conforme escribe más, lee más y se esfuerza más. Por lo tanto, está claro que, de momento, esta es la obra con la que me encuentro más contento. Donde aúllan las colinas permite a mi lector de siempre descubrir algunos hechos históricos poco conocidos, como la presencia de Julio César en España o el final de la guerra civil con Pompeyo, y no sentirse defraudado en ese aspecto; pero también le permitirá descubrir una novela mucho más corta e intensa, que he concebido como un regalo. Y explico el porqué: No se trata de presunción, sino de pagar una deuda a los lectores; a aquellos que llamaron a su cachorro “Furco”, porque es el lobo de Assur y a los que me han hecho ver con expresiones de afecto, que lo leyeron y lo disfrutaron. También, por ejemplo, por las menciones que mereció Rónin en Japón o por cuando me concedieron la Trucha de Oro en mi pueblo, lo que demuestra que he conseguido algo tan difícil como ser profeta en mi tierra. Me sentía en deuda con todos ellos y Donde aúllan las colinas es un fragmento sincero y honesto de lo que hay dentro de mí.

El protagonista es un lobo; lo cual es bastante infrecuente, aunque no sea el único ejemplo literario
Así es. Si lo tuviera que comparar, quizá exista alguna referencia a aquella maravillosa película de Anaud, ya que, aunque sí ha habido libros y películas contadas desde el punto de vista de los animales, todo lo que yo cuento sobre el lobo es desde un punto de vista etológico, fisiológico e incluso ideológico totalmente verdadero; no lo presento como una entidad antropomorfa y evito humanizarlo. Deseaba presentar al señor del bosque tal como es. Eso confiere originalidad al libro; aunque no la buscara en sí, sino porque creía que esa era la historia que necesariamente debía contar.

La novela está llena de artimañas de escritor: Como el lobo no puede tener diálogos, el viento se convierte en otro protagonista, casi como si establecieran un diálogo. El viento descubre los rastros etc. Tuve que tejer muchas tramas, desde el punto de vista literario, para que la novela funcionara y mantuviera siempre una intensidad narrativa. La historia que yo quería contar era la del lobo que de manera mitológica, casi mágica, se convierte en leyenda y queda en el imaginario porque ha hecho algo increíble. Y todo ello nace a raíz de la historia que me contó un alimañero que se ganaba la vida en la posguerra civil matando lobos. Me habló de un lobo que les persiguió durante días, sin dejarlos hasta que ellos decidieron abandonar el pellejo de la loba que habían matado en el pueblo. A lo largo de los años he leído estudios sobre etología y comportamiento animal y, desde luego, es complicado aplicar términos que utilizamos para el comportamiento humano al comportamiento animal; pero esa “venganza”, esa “empatía”, esa “piedad” se dan entre los animales. Aparte de las leyendas que me contaban de pequeño, tenemos casos documentados. Por una parte existía una leyenda que me contaron durante una partida de dominó y unos tiros de aguardiente y que me impresionó profundamente: Que de un hombre de noventa años que ha vivido la guerra, que ha conocido el hambre de verdad, puedas percibir el miedo recordando aquellas noches de su juventud en las que apenas pudo dormir porque merodeando la alquería se percibían los pasos y se oían los aullidos del gran lobo que habían dejado él y sus hombres sin matar, era algo que sobrecogía. Y que, por otra parte, haya evidencias científicas que apoyan ese comportamiento… En fin, todo aquello hizo que empezara a preguntarme cómo podría contar esa historia; cómo podría enfrentar al lobo y al hombre. Y encontré la respuesta: El lobo tenía que enfrentarse a los “hijos de la loba”, a Roma.

Está claro que en todo ello interviene un fuerte simbolismo…
Por supuesto. Es evidente que la novela no puede funcionar sin él. El Principito puede leerlo un niño de diez años y no enterarse de mucho; sólo pasárselo fantásticamente. Pero quizá, cuando vuelva a leerlo treinta años después, descubrirá la lección sobre la amistad y la vida que contiene. Las novelas han de ser entretenidas. Existe, pues, un simbolismo; pero la novela funciona también sin él. A la hora de pergeñarla es algo que tuve muy en cuenta. Después ha de enfrentarse a la loba, a los “hijos de la loba”; cuyo simbolismo va mucho más allá porque llega hasta nosotros, que somos hijos de Roma. Y cuando decido que el lobo tiene que enfrentarse a Roma… ha de hacerlo contra el mayor de todos sus hijos: Julio César, el gran tirano. Es entonces cuando aparecieron el dónde, el cómo y el porqué. El hecho no muy conocido de que Julio César estuvo en España unos meses, tras la victoria en la guerra civil, me permitió juntar los mimbres de la historia. La novela como tal tiene muchas capas y otras tantas lecturas.

La novela no es larga, pero imagino que te habrá llevado bastante tiempo documentarla y, sobre todo, poder meterte en la piel de un lobo para escribirla.
Es hasta ahora mi novela más corta, pero la que más trabajo me ha costado. En Planeta siempre aprecian que escribo rápido y es cierto que dedico muchas horas a la escritura. También es verdad que el libro está muy bien documentado, tanto en la parte histórica como en lo referente a la biología y etología animal, minería, orografía etc. Soy muy maniático; me gusta que todo tenga sentido hasta en las cosas más pequeñas. Digo, por ejemplo, que el lobo se pasa la lengua por la trufa (el hocico) y eso es algo que hacen constantemente para mantenerla húmeda y así captar bien los olores. La novela tiene que ser una especie de menú que guste a cuanta más gente mejor; sin convertirse en un batiburrillo estúpido y sin sentido. En cuanto a la extensión, creo que es la propia historia la que te debe indicar, casi susurrar, el número de páginas que debe tener. A El viejo y el mar no se le puede añadir una página más y al Quijote no puede quitársele un solo párrafo. Son así; están bien como están. No te diría lo mismo del Ulises, de Joyce; pero ése sería un tema arduo de debatir (risas)

Si hubiera alargado Donde aúllan las colinas, el tempo se había ralentizado, restando notoriedad a las escenas fundamentales. Y si la hubiera acortado, me habría obligado a prescindir de ciertos recursos y técnicas que eran necesarias para que la novela resultara más comprensible y “sonara bien”.

¿Crees que la figura totémica del lobo ha superado su mala fama como representante de lo oscuro, lo salvaje y peligroso?
Depende del entorno social al que nos refiramos. En una ciudad es probable que nadie encuentre algo malo en el lobo; pero donde yo vivo, en las montañas gallegas, un lugar donde existe la segunda mayor población de lobos de Galicia, si hablamos con un vecino al que el lobo le ha matado a un ternero la víspera, echará pestes de él, y acaso sea partidario de volver a poner estricnina en el monte. No soy quién para juzgar. Creo que podemos intervenir en la Naturaleza, pero sin destruirla ni perjudicarla. La percepción que se tiene sobre el lobo ha cambiado en Europa y EEUU (desconozco los datos en otras partes del mundo); aunque en el medio rural, por lo menos en España, esa mala opinión no haya cambiado del todo.

El lobo, el oso, el venado, el jabalí son nuestros grandes animales totémicos; como el león, el elefante o el cocodrilo puedan serlo en África. Son los grandes animales del bosque, que, de alguna manera, incluso en un mundo tan tecnificado como el nuestro, conservan una enorme carga simbólica. Ver a los lobos, como yo los veo a veces deambulando al amanecer desde la ladera frente a mi casa, tiene algo mágico, único. Yo escuchaba de pequeño, pegado al fuego de la lareira, el aullido del lobo; y ahora, tantos años después, vuelvo a escucharlo. Para mi es una bendición… para mi vecino, quizá una condena..

“Lareira”, preciosa palabra que recuerdo de otra entrevista que hicimos. Tus libros tienen mucho de ese fuego de las casas, de esa bruma gallega.
Así es. Y es en parte porque pienso que todo escritor debe esforzarse en escribir sobre aquello que conoce (aunque, en realidad, nunca sepas mucho de nada) Hay que ser honestos. Me molesta, por ejemplo, que alguien describa una escena de tiro con arco y detectes meteduras de pata; como lector me siento defraudado. Por otra parte, creo que hay que rendir tributo a aquello que te quiere y a lo que quieres. Stephen King escribe sobre Maine muy a menudo y a nadie le extraña. En todas mis novelas aparece Galicia, como también los bonsáis o la pesca con mosca, mucha naturaleza y mucho de la leyenda y el acervo cultural que he heredado. Me siento deudor de todo ello. En el caso concreto de Donde aúllan las colinas, no sólo está presente Galicia en sus historias y leyendas, sino que sentí la necesidad de poner una parte de mí. He puesto en ella todo el corazón del mundo y sólo espero haberlo hecho bien.

¿Existe, quizá, un exceso de producción de novela histórica que contribuye a que sea difícil encontrar obras de verdadera calidad?
Lo mismo podría preguntarse sobre la novela negra o la novela erótica. Pero de la misma manera que me cuesta pensar en la bondad de los hombres, me cuesta pensar en la maldad de los libros. Hasta en el libro más flojo puede encontrarse algo positivo; aunque quizá peque de idealista… Si una novela histórica de poco calado logra que alguien se acerque otra vez a una librería a comprar un nuevo libro y con el tiempo, quizá, acercarse a los grandes (si es joven, no sé, a Jack London o a leer Las aventuras de Jeremías Johnson, libro que me apasionó de adolescente) entonces, bienvenida sea. Habrá cumplido una función positiva, aunque literariamente valga poco. Sin embargo, y debido a la piratería, me parece que el mercado editorial ha bajado algo y acaso la producción se concentre en menos géneros. Además, el público español es quizá menos receptivo a determinados géneros; se me ocurre, por ejemplo, el de terror, cuya producción en lengua española es muy escasa. Quizá obedezca a razones culturales.

Sin olvidar que haya algunos ejemplos de novela gótica “a la española”, como El Clavo, de Pedro Antonio de Alarcón, y algunos relatos de Bécquer.
En efecto. Pero se trata de un tipo de terror distinto. Y, de hecho, incluso esas obras tan buenas no lograron crear una tradición. Es como si nos costara aceptar ciertos géneros viniendo de autores de aquí

3006169

¿A qué puede deberse el hecho de que los autores españoles no sean demasiado conocidos – con excepciones como Ruiz Zafón, Pérez-Reverte y unos cuantos más- dentro del mercado editorial dominante, el anglosajón?
El mercado anglosajón tiene mucha potencia sobre nosotros; sobre todo el que viene de EEUU. Son muy proteccionistas y en Norteamérica traducir es muy complicado; incluso en el cine vemos que prefieren hacer una nueva versión de una película, antes que doblarla. El coste de traducir es siempre enorme. En mi caso, con Caja Negra y Donde aúllan las colinas se están abriendo muchas puertas; pero con Assur y Rónin –novelas bastante extensas- no ha sucedido lo mismo. Los elevados costes de traducir representan el mayor problema. Existe, por otra parte, una “idiosincrasia de mercado”. Me explico: El mercado anglosajón tiene un número de lectores suficientemente grande como para funcionar sin ningún problema. Cuando se produce un “best seller” en EEUU, abarca un número potencial de 200 millones de lectores. En España, por ejemplo, un gran éxito editorial sería vender 100.000 copias, lo que no resulta comparable frente al millón de ventas que puede alcanzar un “best seller” en el mundo anglosajón. Por otro lado nos falta el empuje que tienen el cine o la música. Sin olvidar que los grandes grupos editoriales (Harper Collins, Penguin etc.) provienen de países angloparlantes y no les resulta difícil distribuir a nivel mundial cualquier libro de éxito. Aquí tenemos un gigante, Planeta, pero las magnitudes de las que hablamos no son comparables. Hay muchos factores que afectan a todo ello; pero yo siempre reivindicaré a Blasco Ibáñez, que fue quizá el primer autor español que logró introducirse con gran éxito en el mundo editorial de habla inglesa.

Y ahora, por favor, la receta
CARRILLERAS “NARLA”

Se eligen carrilleras de cerdo limpias y de la mejor calidad. Para 800 gr. (una ración para dos personas aprox.) 250 ml. de mosto tinto. Lo congelamos. Y en la bolsa de vacío añadimos 50 gr. de azúcar moreno. Unos 3 gr. de haba tonka y otros 3 o 4 gr. de macis (cáscara de nuez moscada) Lo sellamos al vacío y lo metemos en el roner a 65º durante 24 horas. Pasado ese tiempo lo extraemos, lo colamos y reducimos la salsa al máximo, ligándola con algo de mantequilla. Finalmente, las laqueamos.

“Homo homini lupus?” O quizá al revés? Descúbranlo Vds. en este libro.
jueves, 30 de junio de 2016.
 
 
“El populismo es una forma perversa de la búsqueda de consuelo, cuando éste ya no existe”
Entrevista al filósofo y escritor Gabriel Albiac
viernes, 17 de junio de 2016.
 
Enanos y pitufos
Los debates políticos con niños, ejemplo de manipulación mediática
jueves, 9 de junio de 2016.
 
La convulsión
Una novela intemporal de Madín Rodriguez Viñes
lunes, 30 de mayo de 2016.
 
Tengo mi alma en un árbol
En recuerdo a Miguel de la Quadra-Salcedo
miércoles, 25 de mayo de 2016.
 
¿Se equivoca Julio Anguita?
Un comentario sobre su adhesión a Podemos
jueves, 19 de mayo de 2016.
 
Una vuelta a los clásicos
El acierto de Sánchez en la elección de nombres para las listas electorales
viernes, 13 de mayo de 2016.
 
Exilios interiores
La Cultura brilla con luz propia y no de la prestada por las ideologías
viernes, 6 de mayo de 2016.
 
Lola Herrera, la cresta y la ola
En la entrega de la XIX edición de los Premios Max
jueves, 28 de abril de 2016.
 
El ridículo y lo ridículo
En España existe una curiosa “uniformidad ideológica” con respecto a ese prurito epatante
jueves, 21 de abril de 2016.
 
De Panamá a para qué
Existen 57 paraísos fiscales repartidos por el mundo, y en ellos se acumula el 30% de la riqueza total del Planeta.
jueves, 14 de abril de 2016.
 
Debilidad europea ante la yihad
Europa no está a la altura de las circunstancias
viernes, 1 de abril de 2016.
 
“Hay leyenda, sí, pero también hechos en absoluto explicados”
Entrevista a Iván Mourin, ganador del I Premio Enigmas
miércoles, 16 de marzo de 2016.
 
Ciudadanos, ciudadanas y otras especies
Lo “políticamente correcto” versus la RAE
sábado, 12 de marzo de 2016.
 
España, en funciones
Habrá que esperar su momento; que llegará
viernes, 4 de marzo de 2016.
 
La izquierda y la ley del embudo
Para gobernar no basta con ser guay y de izquierdas
viernes, 12 de febrero de 2016.
 
Parábola de la morera y los gusanos
jueves, 21 de enero de 2016.
 
Los casos Noos y Madrid Arena ante la Ley de Murphy
viernes, 15 de enero de 2016.
 
“La figura del Duque de Lerma tuvo muchas sombras, pero también algunas luces”
Entrevista a Teo Palacios
viernes, 8 de enero de 2016.
 
Sonrisas y debates
jueves, 10 de diciembre de 2015.
 
La patraña del 'Debate decisivo'
sábado, 5 de diciembre de 2015.
 
“La ansiedad es el origen de muchos de los trastornos mentales más frecuentes”
Entrevista a Pilar Enjamio, Psicóloga
sábado, 28 de noviembre de 2015.
 
"El conflicto de Cataluña va a producir dividendos sociales a Rajoy y a Sánchez”
Entrevista a Julio Anguita
sábado, 21 de noviembre de 2015.
 
“Me fascina la relatividad del color”
Entrevista a la pintora Verónica Bustamante
sábado, 31 de octubre de 2015.
 
No olvidaré los tambores
A Ana Diosdado, a través del espejo
jueves, 8 de octubre de 2015.
 
Archivo
22/09/2015 “La peor pesadilla en un avión es que el piloto sea un asesino”
14/09/2015 “Mas es un destructor social y un destructor político”
03/09/2015 Desenredar el aire
11/06/2015 Líderes de opinión y manipulación
04/06/2015 Don Gramático y el maestro Ciruela
29/05/2015 Es tiempo de componendas
20/05/2015 Varias preguntas al aire
30/04/2015 Nepal, recuerdo y esperanza
22/04/2015 Graciosos
16/04/2015 Extraños oficios
25/03/2015 Morir en las alturas
20/03/2015 Los huesos del talento
14/03/2015 Un Jubileo faraónico
27/02/2015 Usos y costumbres
20/02/2015 Humor y política
06/02/2015 El baúl de los disfraces
30/01/2015 Podemos y nuestro río revuelto
16/01/2015 Tras la resaca
08/01/2015 Renovados versos satánicos
19/12/2014 “Aquellos almorávides no eran otra cosa que la Al Qaeda o el Estado Islámico de entonces”
28/11/2014 La silla califal
14/11/2014 Sentir y pensar
07/11/2014 El fraude político
30/10/2014 El precio
23/10/2014 El aprendiz de brujo
17/10/2014 Un búmeran letal
10/10/2014 El Gobierno debe asumir responsabilidades por la propagación del ébola
26/09/2014 No es gallardo, es Gallardón
18/09/2014 Escocia La Brava
11/09/2014 Requiem por una iglesia
04/09/2014 Voces y silencios
04/07/2014 Leonore Von Skerst, testigo de una época
26/06/2014 Pintores, poetas y traductores robot
17/06/2014 Cosas de Palacio
12/06/2014 La batuta que "suena"
04/06/2014 Consigna: Acabar con la Monarquía
28/05/2014 La "verdad" del sofista
19/05/2014 "El que no haya estudiado, trabajado o hecho algo en la vida no tiene razón de estar en puestos de responsabilidad"
30/04/2014 La letra invisible
23/04/2014 “Las teorías conspirativas son un magnífico recurso para la ficción”
10/04/2014 Mentidero de la Villa
03/04/2014 Pompa y circunstancia
27/03/2014 La estrategia de la agitación
20/03/2014 “Entre todos”
14/03/2014 De las amables “verdades” a las incómodas dudas
04/03/2014 Se levanta una condena del telediario
26/02/2014 Operación Évole
20/02/2014 Un misterio egipcio
05/02/2014 Los riesgos del periodismo libre
30/01/2014 El PP y la cultura
23/01/2014 La caja de resonancia
07/12/2013 El último concierto de Fernando Argenta
28/11/2013 Julio Anguita: “Hay que sustituir el grito por la reflexión”
21/11/2013 Más sombras que luces
14/11/2013 Contra la ceguera
07/11/2013 Cementerios y música
29/10/2013 La razón de la sinrazón
17/10/2013 “Me interesa crear ilusión a través de lo que hago”
02/10/2013 Medios y ética
24/09/2013 Nairobi y Peshawar
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris