Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Luis del Palacio
La linterna de diógenes
Luis del Palacio
El futuro del PSOE se decide este domingo
Dentro de dos días sabremos cuál de las tres candidaturas (bueno, dos, porque una de ellas es evidente que no prosperará) a la Secretaría General del PSOE se lleva el gato al agua. Qué pena. La falta de nivel de los aspirantes quedó de manifiesto el pasado lunes en ese “debate a tres”, aburrido, consabido, lleno de reproches mutuos y en el que las ideas brillaron por su ausencia.

De los tres contrincantes el menos malo (que no equivale a decir “el mejor”, ya que malos son los tres) fue Patxi López, que hizo de “pepito grillo” de la reunión, sabedor de que sus posibilidades frente a Susana Díaz y Pedro Sánchez son nulas. Y es ese empeño de que “decidan las bases” el culpable de que tres ceros a la izquierda hayan llegado a las puertas del cargo máximo de la ejecutiva del Partido Socialista, que lleva implícita la candidatura a la presidencia del Gobierno. Qué pena, penita, pena.

Es como si se hubieran empeñado en servir en bandeja al PP una renuncia a ser la única alternativa al poder que resulta plausible, ya que la perspectiva de que Podemos se convierta en la segunda fuerza política del país nos produce pavor a muchos. Equivaldría, en tesitura de izquierda radical, a que Marine Le Pen y su partido se hubieran alzado como “partido de rescate nacional” en Francia: una auténtica debacle social de consecuencias imprevisibles.

Y esto, que puede sonar catastrofista, es una realidad en ciernes mucho más próxima de lo que sospechamos.

Si los casos de corrupción del PP, sacados a la luz de manera conveniente para los intereses de algunas eminencias grises (y no tan grises) del partido Popular, produjeran a la postre una moción de censura a Mariano Rajoy, el país se tornaría poco menos que ingobernable: Podemos quedaría encaramada al puesto que hasta ahora le correspondió al PSOE y es muy dudoso que los Populares, aun ganado las elecciones, pudieran gobernar en precario con el apoyo de Ciudadanos como lo han venido haciendo desde hace unos meses. En el Parlamento habría dos fuerzas irreconciliables; y lo que es peor: una de ellas estaría dispuesta a todo para desestabilizar el Estado constitucional.

La irresponsabilidad de los dos líderes del PSOE, que por una cuestión de oportunismo y ego personal ponen en peligro la única alternancia política que hoy por hoy garantizaría el Estado democrático, es manifiesta: Pedro Sánchez no se resignó a haber perdido su puesto de Secretario General, tras el lamentable Congreso de octubre del año pasado, e inició una demagógica campaña para atraer votos de descontentos y radicales; lo cual parece que a estas alturas ha producido sus réditos... sobre todo entre el maltrecho electorado catalán. No tiene ni idea de lo que es una nación (como quedó patente en el debate ante la pregunta capciosa que le hiciera Patxi López) pero no le duelen prendas a la hora de hacer veladas promesas a los independentistas catalanes. En esto, oh paradoja, tuvo de maestro a uno de sus peores enemigos, José Luis Rodríguez Zapatero, aunque en este caso las consecuencias, a la larga, puedan tener mayor trascendencia. Susana Díaz, por su parte, cree, y en esto coincide con su oponente, que “ahora o nunca”. O César o nada. A las mediocridades no suelen presentárseles segundas oportunidades y ella lo sabe.

El futuro, al menos el futuro a corto y medio plazo del PSOE, se decide este domingo. Me temo que ganará el peor de todos, Pedro Sánchez, y muchos incautos votantes de la izquierda, hasta ahora moderada, creerán que una aliaza con Podemos les devolverá el vigor perdido, sin caer en la cuenta de que Podemos sólo concibe el asalto al Poder. Sin concesiones.

Artículos del autor

Es una triste gracia que los que criticaron con más saña la peregrina, aunque legítima, iniciativa de unos padres que reclamaban su derecho a que la mente de sus retoños no fuera manipulada con falacias tales como que “existen niños con vagina y niñas con pene”.
Parafraseando a Gabriel Albiac en una entrevista que tuve con él hace menos de un año: ”Nuestra generación nunca sabrá realmente qué ocurrió”. El filósofo se refería al atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid, pero, en realidad, podría aplicarse a casi cualquier ataque terrorista de los que han sucedido en Europa desde hace menos de dos décadas.
No ha habido durante la malhadada Historia del Siglo XX un régimen bolchevique en el que haya existido la libertad de prensa, que es un correlato de la libertad de expresión y esta, a su vez, de la LIBERTAD sin más.
Un imponente autobús pintado de un llamativo color naranja ha recorrido algunas calles de Madrid antes de que la autoridad decidiera pararlo y enviarlo a cocheras esperando a que un juez dictaminara si lo que rezaba como eslogan en los laterales,
Me resulta extraña la idea de no volver a encontrarme a José Luis Pérez de Arteaga por alguna de las amplias antesalas del Auditorio Nacional o tomando un refresco en el Club de Tenis, frente al Palacio de la Magdalena.
Hace algunas noches soñé que subía con paso corto por un alargado y estrecho escalón, una suerte de cornisa de piedra que se extendía por el muro exterior de un viejo castillo.
“Crecer, crear empleo y recaudar” Estos son objetivos para 2017 con los que nuestro inefable presidente del Gobierno ha sorprendido a la grey (antes súbditos y hasta hace no tanto ciudadanos) en las recientes declaraciones pseudo institucionales.
El amanecer del nuevo año es un momento que a muchos nos produce pereza.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris