Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Lectores
Lectores
Suso do Madrid, A Coruña

La delicada situación de Navarra requiere iniciativas generosas como ésta. A nadie se le escapa la estrategia del nacionalismo vasco desde la Presidencia de la Comunidad Foral. Uxue Barcos, con el apoyo explícito de Podemos y de EH Bildu, no ha escondido en ningún momento su deseo de favorecer la anexión de Navarra al País Vasco, y ha llevado a cabo una política sectaria, marginando a una mayoría de navarros. Mientras tanto el PSOE prefiere acercarse al frente nacionalista antes que pactar con el centro-derecha constitucionalista.

Con todas las precauciones que han de tomarse, tendría serias posibilidades de obtener un buen resultado electoral en Navarra. Obviamente, eso podría influir positivamente sobre las autonómicas y municipales del 26 de mayo, en las que tanto se juega la Comunidad Foral.

Artículos del autor

Lo conocí en 1992 durante un evento del partido socialista en Mallorca. Era entonces Ministro de Educación y, en mi opinión, la última persona a la que podía acudir. Por entonces, yo era un inmigrante legal con contrato de trabajo por cuenta ajena y dependía de la homologación de mi título de médico especialista para poder ejercer plenamente en España.

Hace unos días se produjo un aspecto especialmente preocupante como es que cierta violencia haya tenido lugar precisamente en la Universidad, el ámbito del diálogo sereno, de la crítica y de la búsqueda compartida de la verdad, ahora un espacio invadido por ideologías sectarias. En Cataluña se palpa la impunidad de determinados grupos políticos que han tejido una red de acoso sistemático a los que no piensan como ellos. Por si fuera poco, los medios cercanos al independentismo tratan de criminalizar a quienes sufrieron el acoso y a quienes combaten cada día por la libertad en un entorno hostil, un verdadero síntoma de envenenamiento social.

Benedicto XVI rompía su silencio para ofrecer un diagnóstico sobre la crisis de los abusos sexuales en la Iglesia. En un artículo que se publicó en Alemania, y del que previamente fue informado el Papa Francisco, Joseph Ratzinger apunta al clima cultural en el que se han producido estos trágicos sucesos. El relativismo moral que propagó el llamado Mayo del 68 se introdujo, a su juicio, dentro de la Iglesia, generando un clima de confusión doctrinal que tendría a la larga consecuencias funestas. Esta es la dimensión en la que ha querido poner el foco Benedicto XVI, un Papa que, en su pontificado, puso en el centro la cercanía a las víctimas de abusos y la necesidad de emprender acciones contundentes para erradicarlos.

En épocas no demasiado lejanas los padres jóvenes solían pedir consejo a sus propios padres acerca de cómo educar a los hijos. Lo hacían porque valoraban un estilo educativo basado en la autoridad y en el desarrollo de valores ligados a ella: disciplina, respeto, esfuerzo, etc. Actualmente, en cambio, es infrecuente esa consulta, debido a que se tacha a la educación tradicional de autoritaria (muchas veces sin razón, por confundir la autoridad moral y educativa con el autoritarismo o estilo autoritario).

Los padres sobreprotectores suelen considerarse muy buenos padres. En una viñeta de Rudy Pali se ve como una mamá le está haciendo los deberes a su hijito, que consisten en escribir en una pizarra 40 veces la frase “debo aprender a hacer las cosas solito”. Cuando llega a la 39 la mamá le entrega la tiza al niño mientras le dice: “¡Toma, la última escríbela tú!”

¿Qué va a quedar de la Jornada Mundial de la Juventud? Una pregunta casi ritual tras la celebración del evento periódico que introdujo en la Iglesia san Juan Pablo II. Las respuestas son múltiples, pero me atrevo a afirmar –con la experiencia de los años- que muchos la recordarán como un hito crucial en su vida: allí se encontraron con la Persona de Jesucristo, tanto dentro de su alma, como en la alegría vital de otros miles de jóvenes.

Los partidos políticos hoy viven casi obsesivamente del marketing y las apariencias. Olvidan que presentar candidatos honrados es la primera decisión acertada: obtener votos es generar confianza ciudadana hacia un candidato.

Lo que comenzó, tal vez, como obligación, se vive hoy como una oportunidad ilusionante para hacer una Iglesia más sinodal y participativa.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris