Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Lectores
Lectores
J. Gómez, Madrid

Vivimos o, por mejor decir, casi vegetamos en un mundo que reprime en mayor o menor medidas nuestros placeres.Mundo en que, como denunciaba un escritor inglés, “se es tanto más caballero cuanto de más cosas se avergüenza uno”. De las que más se ruboriza es todavía la de excretar; y eso a pesar de que, como opinaba otro caballero inglés, nada menos que santo Tomás Moro, en un mundo ideal, de “Utopía”, se encontraría gran placer en evacuar, tema que retomaría después Freud.


En esta atormentada España, “país de catedrales y de blasfemias”, todavía ha tenido una ridícula importancia, interviniendo los tribunales, la blasfemia escatológica de un mediocre actor como Willy Toledo. Otro actor de mucha más categoría, José Sacristán, le ha dicho lo obvio para toda persona educada: que hay que respetar a la gente, de toda edad y condición, a la que eso ofende (y, añado, ese ataque confirma en sus ideas). Pero el mismo Sacristán añade que “me cago en dios doce veces por segundo”. Lamento que tenga esa diarrea mental, mucho más grave que la física y no curable con pastillas. Opino que en pleno siglo XXI lo más racional entre los ateos -ya un cuarenta por ciento de la población- es dejar de “joder” al prójimo y de cagarse en ningún mito protohistórico; viviendo en Madrid, le aseguro que nunca se me ha ocurrido hacerlo en Cibeles o Neptuno.

Artículos del autor

​Los cambios que con la ayuda de Podemos ha emprendido el PSOE en RTVE están quedando en una purga con más criterios de afinidad ideológica, incluso afectivos, antes que profesionales.
Visto lo visto, considero imprescindible decir que soy heterosexual, que no me avergüenza tener michelines (la vergüenza se ha de utilizar para no hacer cosas feas…), que no siento envidia, ni me siento insultado al ver tabletas de chocolate en otros.
​Lo de este año no ha sido un caso aislado. Cada verano, en muchas clínicas veterinarias, se repite la misma historia: los animales son abandonados a sus puertas.
​Casado tiene toda la razón al dársela a la ex ministra del PSOE Montón: “No todos somos iguales”.
​De nada sirven los llamamientos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la publicación de las cifras de muertos y las denuncias de desaparecidos.
​El Partido Popular quiere que una Ley de Concordia sustituya a Ley de la Memoria Histórica.
Si algo debería sorprendernos de las palabras del ministro Borrell a la BBC amparando el secesionismo catalán no es su contenido, que se veía venir, sino la insufrible procacidad con que las ha pronunciado y se ha quitado por fin la máscara.
​La Monarquía española está firmemente consolidada. Los ciudadanos son conscientes de lo que la figura del Rey significa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris