Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Lectores
Lectores
G. Hernández, Vizcaya

Los más vejetes vivimos nuestra infancia enredados dentro de una complicada madeja adoctrinadora. En el extremo opuesto, un sector actual de la gente joven, confío que escaso, ha crecido más bien virgen de referentes, que aunque fueran en su día asfixiantes por momentos, su carencia resulta para el individuo y su sociedad mucho más dañina. Es de adultos cuando hemos tenido la opción de aceptar y seguir o no lo que nos dijeron los mayores, y cambiar de opinión y guía en su caso. Y sabemos lo difícil que resulta en muchos casos sin la ayuda adecuada, pero no es excusa. Pues estos referenetes nos han servido para no perdernos en edades aún tiernas, y su falta y la falta de respeto a la que conducen hacen muy difícil, si no imposible, el encaje del individuo luego en su sociedad.


Hay que decir aquí también, alto y claro, que no habrá cambio que se precie sin respeto ni buenos referentes (y qué tristeza lo de Trump y su falta de contestación social) que siempre han de ser revisados, por supuesto, tanto individualmente, lo primero, como socialmente, después. 

Artículos del autor

​Algunos catalogan este tipo de películas, “Red de Libertad”, como “cine católico”, con cierto aire peyorativo.
​La gente no se percataba de la dramática escena que se estaba produciendo. Hacía frío, llovía. Los árboles lloraban. Las hierbas gemían. Los caracoles se lamentaban. Un mar de paraguas caminaban indiferentes por las aceras.
​Inocente, me alegré al enterarme que iban a poner una multa de cien mil euros por el tema de un árbol caído. Pero no es que se multara a TVE por empezar su telediario con un árbol caído sin consecuencias en Holanda, relegando a quinta y breve noticia la confesión de la corrupción del PP valenciano.
El papa Francisco ha condenado el separatismo catalán, basado como esta en un nacionalismo egocéntrico, esencialmente discriminador y totalitario, que ha llevado en menos de un siglo a la guerra y la ruina a Italia, Alemania e incluso a la España de Franco, la de los carlistas, etcétera.
​Como suele suceder en los documentos pontificios, sobre todo sin breves, lo mejor es acudir al texto original.
La poligamia es una de las propiedades del matrimonio islámico. El Corán (4, 3) autoriza al varón a casarse con cuatro mujeres siempre que pueda mantenerlas a todas y que sea equitativo con ellas. De lo contrario, aconseja que el varón sea monógamo.
Estamos en las manos de Dios, menos mal, que se hizo hombre para asumir todo lo humano. Las palabras del génesis de que Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza nos deben animar.
TVE ha empezado su gran telediario con la caída de un árbol en Holanda, sin más culpable que el viento, ni más víctimas que algunas ramas.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris