Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
José Manuel López García
José Manuel López García
Estamos cambiando a marchas aceleradas con el progreso tecnológico y esto también tiene sus consecuencias en el campo de la política

El reciente libro de Daniel Innerarity, catedrático de Filosofía política en la Universidad del País Vasco, expone numerosas ideas para el desarrollo de unas técnicas de Gobierno a la altura del siglo XXI. Es un libro extenso de más de 400 páginas. La información y el conocimiento son la base de las buenas decisiones políticas.

El caso de Inglaterra es paradigmático, ya que en el caso del imperio británico en el siglo XIX, la gran cantidad de informes que llegaban a la metrópoli dieron lugar a la elaboración de mejores leyes que impulsaron la revolución industrial y potenciaron el crecimiento económico. Y esto es claramente extrapolable a la actualidad.

Innerarity es consciente de la necesidad de nuevos procedimientos políticos que comprendan la complejidad social y también la libertad individual. Por eso escribe que «Unos tienen excesiva confianza en la capacidad del Estado para intervenir desde fuera y otros confían demasiado en los comportamientos individuales y en la capacidad de autocorrección del sistema».

En este sentido, es indudable que la regulación o superación de los desajustes y problemas sociales, laborales y de otros tipos precisa de acciones que tengan en consideración todos los elementos que intervienen en las situaciones sociales.

Complejizar la democracia es lo mejor, porque eso mismo significa estudiar todas las posibilidades en relación con la toma de decisiones políticas en cualquier Estado o sociedad. Existen disfunciones sociales e injusticias.

Las contradicciones son superables también desde una perspectiva social si el poder de un país reacciona adecuadamente buscando el interés general. Las anormalidades que se observan en las sociedades pueden ser corregidas. Se trata de reducirlas lo máximo posible o eliminarlas.

Daniel Innerarity cita a Robert Musil estableciendo una comparación o analogía del individuo con la sociedad: «la diferencia entre una persona normal y una que está loca es que la normal tiene todas las enfermedades mentales, mientras que la loca tiene solo una».

Por tanto, de lo que se trata es de organizar del modo más armonioso posible todas las dimensiones de la convivencia y de la vida social en todos los aspectos esenciales. Los límites y los controles en los Estados, si son racionales y coherentes garantizan la libertad de todos, sin duda. De lo contrario impera la ley de la selva. El saber experto es fundamental para que los gobernantes sepan decidir con el mayor acierto posible. Esto lo mantiene Runciman. Parece indudable que los ciudadanos tienen todo el derecho a disponer de un gobierno competente, por razones obvias o de sentido común. Y la racionalidad o irracionalidad del electorado es algo crítico y a considerar cuando se celebran comicios.

Comparto con el profesor Innerarity la percepción de una falta de confianza en los gobiernos, ya que existen muy serias dudas de que «sean capaces de afrontar los riesgos de la existencia de manera eficaz e igualitaria». Y en estos meses lo estamos observando ante el caos sanitario, social y laboral provocado por la pandemia en España y en el mundo. Es preciso respetar la realidad y los datos y actuar en consecuencia también anticipándose a lo claramente previsible.

No se deben despreciar o desatender los planteamientos políticos matizados y complejos, porque son los que ponen sobre la mesa las soluciones respecto a la desigualdad excesiva y las injusticias sociales. Es indispensable poner barreras infranqueables a la maldad y a los errores. No se trata de ser héroes es cierto.

Los gobiernos técnicos piensan en todos los ciudadanos y son la expresión de sistemas inteligentes que ayudan a todos. De todos modos, Innerarity considera que los Estados no son capaces de controlar sus sociedades. Y ya no es una cuestión de ensayo y error, sino de afinamiento y ampliación de los métodos para regular, del mejor modo imaginable, la actividad social en beneficio de todos los ciudadanos

La reflexividad es clave para que la sociedad digital se diseñe y funcione para la realización de una vida común lograda. Y es cierto que la tecnología ya ha modificado nuestro gobierno del yo. Esto es compatible con un humanismo solidario que aproveche para la vida las ventajas del mundo cibernético en el que ya estamos.

Estamos cambiando a marchas aceleradas con el progreso tecnológico y esto también tiene sus consecuencias en el campo de la política. La digitalización dará nuevos conocimientos e informaciones para la acción política solidaria. Las ingentes cantidades de datos harán más fiables y mejores las decisiones de gobierno en el ámbito de la sociedad. Estamos ante un reto positivo.

Artículos del autor

Parece que el optimismo por la vacuna de Oxford ha disminuido, ya que un investigador de la misma universidad británica dice que los resultados no estarán hasta finales de 2021. Por otra parte, en Israel el Gobierno al subir el número de contagios a 4.000 diarios ha puesto a la población en confinamiento durante tres semanas.

Esta filósofa nació en Hannover en 1906 y falleció en 1975. Se doctoró en Filosofía en Heidelberg en 1928 con la tesis El concepto de amor en San Agustín que se publicó al año siguiente. Imparte conferencias en diversas universidades del mundo.

El libro Qué es el hombre de Ashley Montagu es una obra que muestra la profundidad y amplitud de las reflexiones antropológicas o filosóficas de este pensador británico- estadounidense.

El libro del filósofo esloveno Slavoj Zizek titulado Pandemia expone numerosas interpretaciones sobre las consecuencias de la crisis causada por el coronavirus. Parte de la afirmación de que estremece al mundo por las muertes y el sufrimiento que está produciendo esta nueva peste del siglo XXI. 

Ya van varios días con más de 7.000 contagios diarios en España y parece que no se toma conciencia de la gravedad del aumento exponencial de la transmisión descontrolada del coronavirus.

El libro Cuatro ensayos sobre la mujer del psiquiatra Carlos Castilla del Pino es una obra publicada en su primera edición en 1971 y que ha tenido más ediciones a lo largo de los años. Se entiende la razón de su éxito, ya que trata, de modo profundo, numerosas cuestiones sobre la situación de las mujeres en el mundo occidental. Afloran en sus páginas numerosos problemas que derivan del machismo y de una sociedad patriarcal.

Los valores éticos son una de las bases del humanismo. Contra lo que se pudiera pensar Einstein además de ser un gran científico se interesó, de una manera plena, por las circunstancias de la época que vivió. Fue pacifista y dejó testimonios muy claros de su actitud. Estaba convencido de que «el hombre es, al mismo tiempo, un ser solitario y un ser social». No albergaba ninguna duda acerca de la anarquía económica de la sociedad capitalista de su tiempo. Que era para él la causante de todos los males. Y lo dice claramente.


André Gorz en su libro El hilo conductor de la ecología ofrece muchas claves sobre la realidad laboral y social contemporánea. Es un pensador brillante que destaca por su agudeza ante los conflictos sociales de las últimas décadas en el mundo. Ofrece soluciones realizables y colabora con Sartre.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris