Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
José Luis Heras Celemín
José Luis Heras Celemín
​Grietas en el Gobierno de Coalición

Hace tiempo que la relación PSOE-PNV es útil para ambos. Como muestras, sus andanzas en el País Vasco con favores mutuos no siempre conocidos, y el ascenso de Maria Chivite a la presidencia del Gobierno de Navarra. Hoy nos ocupamos de otro ejemplo, el último: El apoyo del PNV a un Gobierno de Coalición PSOE-PODEMOS con algunas grietas; una de ellas es tan importante que, en función de lo que se haga, el apoyo puede convertirse en favor del PNV al PSOE, o granujada.

Grietas en el Gobierno de Coalición. Se han aireado estos días. Pero las descubiertas, que parecen importantes y tienen su origen en las biografías de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, solo han puesto de manifiesto la credibilidad de ambos. Sin embargo, hay una grieta más importante que las que puedan tener su origen en las mentiras con las que Sánchez e Iglesias engañaron en el pasado o puedan engañar en el futuro: La GRIETA mayúscula, la económica, la que con una cuña en ella puede acabar con la menudencia de unas carreras políticas personales o, más trascendente, con el Gobierno de España de la coalición PSOE-UP.

Advirtamos que la cuña es una herramienta sencilla que, metida entre dos elementos o en una grieta entre ellos, sirve para dar firmeza; o para, hendiéndola, dividirlos o romperlos. Hasta ahora, en las grietas entre PSOE y UP, las cuñas conocidas son las trolas de Iglesias y Sánchez, sus principios mutantes, y los apaños entre ellos con acaso más voluntad de sacar beneficios personales y de partido que de procurar el interés nacional o el bien de todos.

La cosa, digo, iba así, pero apareció el PNV cambiando votos por favores y metió la cuña económica en la grieta. Con efectos más graves que los insomnios que usaba Sánchez para no coaligarse con UP, que el enfado de UP por sentirse vigilado desde las que llamaban Cloacas del Estado, que los protocolos de coalición para mitigar desconfianzas, o que la imposición-transigencia en la Fiscalía del Estado.

Hasta ahora, las imposiciones, que llaman pactos, podían tener motivo y se justificaban en una doma del PSOE a UP, o en la tolerancia beneficiosa para un UP amansado. Pero con la impuesta por el PNV no caben motivos, ni justificaciones. Puede ser un favor al PSOE, o una granujada con la UP y lo que representa saltarán por los aires. En añicos. Componiendo, de paso, una jugada de táctica política magistral que produce un ridículo en UP tan colosal y humillante que merece: Consideración por maquiavélico. Aplauso por inteligente. Respeto por la forma de plantearlo. Y admiración por eficaz.

Antes de adentrarnos en la cuña y en la GRIETA, admiremos la forma de encajar la cuña: Sin estridencias. Como un pacto menor apoyando un gobierno de coalición, que, de sopetón, se convierte en destructor de la esencia de UP.

Veamos la cuña. UP proclamaba como principio, en favor de la clase proletaria, la necesidad de un banco público para impedir las imposiciones del mercado y procurar la tutela de los desfavorecidos. Había señalado para eso a Bankia, de titularidad pública y saneada por el FROB. Pero ha llegado el PNV, con raíces en los clanes del Neguri vasco, y ofrece-acuerda con el PSOE la píldora para administrar (y si se deja ridiculizar) a UP: La unión de Bankia con BBVA. O, lo que es lo mismo, inyectar los fondos públicos que citaba UP en un banco comercial. Con la presidencia del resultante para José Ignacio Goirigolzarri, el gran Goiri, que sustituyó a Rodrigo Rato en Bankia y que ahora en BBVA-BANKIA continuará el trabajo de su antiguo jefe Francisco González.

Aunque se intuya como motivo principal controlar la que se convierte en primera entidad bancaria nacional y se consiga, como objetivo secundario, difuminar el paso de Pedro Sánchez por Caja Madrid, origen de Bankia, es lo cierto que hay otros: Manejar desde la legalidad la situación bancaria como convenga. Imponer autoridad y vigilar desde el Banco de España y Comisiones Nacionales del Mercado Valores (CNMV) y de los Mercados y la Competencia (CNMC). Controlar desde dentro la actividad del nuevo banco. Y, amansado y desprestigiado, colocar a UP donde convenga.

Eso puede ser así, y parece que se ha pactado así. Pero la jugada no es definitiva y admite réplicas políticas y las propias de las actividades bancaria y económica. Si se logra, estaremos ante un favor del PNV al PSOE, o ante una granujada. Si no se consiguiera y se hubiera previsto así, sería grave, porque la granujada sería canallada, podría tomarse como un ataque contra España y merecería otra atención.

Sin embargo, sin rizar rizos y por pura coherencia, también el favor y la granujada pueden no ser unidireccionales, ni siquiera bidireccionales, sino pluridireccionales con actores y propósitos varios. Con ello, además del PSOE y PNV, habría que tener en cuenta a todos los que están en liza. Ellos pueden diseñar, hacer, y parar éste y otros favores; y ésta u otras granujadas. 

Artículos del autor

Comienzo del año político en Nueva Economía Fórum con el alcalde de Madrid José Luis Martínez-Almeida, presentado por Pablo Casado. En la sala, opiniones sobre: Llegada al Gobierno de la pareja Iglesias-Montero y el novio de la Presidenta del Congreso.

167 votos a favor, 165 votos en contra. Con este resultado, Sánchez ha sido investido Presidente de gobierno. Por un voto, porque si uno de los síes hubiera sido un no habría sido imposible la investidura y se debería seguir con otra rueda de consultas, propuesta de candidato, tentativa de otra investidura, o repetición de elecciones.

O, por mejor decir, la familia Urdangarin Borbón, de Iñaki Urdangarin y su mujer, la infanta Cristina de Borbón, con sus hijos Juan, Pablo, Miguel e Irene. Por una vez sin vírgulas ni tildes, auténticos y no átonos. Una familia que es noticia y está dando titulares por algo tan humano como mostrarse en público y estar unida en Navidad tras un tiempo de desasoiego en el que han soportado más de un acento, alguno propio y merecido y otros ajenos, extraños o no, con una gratuidad acaso no merecida e insultante

Sesión de Constitución del Congreso de los Diputados. Entre empujones de electos antes de empezar, Grupos Parlamentarios sin definir postura. Mira-techos y atisba-suelos contentos de haberse conocido, cada uno a lo suyo. Fórmulas que acatan la Constitución sin acatarla. Búsqueda de puestos en La Mesa y cabildeos para impedir accesos a ella.

Se acaba de conocer la sentencia sobre los ERE en Andalucía. Ha explotado contra el PSOE. Rotunda. Pero unida a quienes, tergiversando lo enjuiciado, tratan de suavizar condenas sin ver que con ello dificultan la actividad de la parte sana de la izquierda (socialista y no socialista) que está libre de sospechas.

En España, tras las elecciones 10-N son posibles dos gobiernos: I.R.A., de la Izquierda Rampante Acomplejada. O Tecnócrata, para hacer lo necesario. En esa dicotomía estamos. Pero, para ver qué pasa y prever resultado y consecuencias, conviene elegir una de las opciones y ver lo que supone. Por lo declarado por los actores políticos, conviene ver el Gobierno I.R.A. y lo que le rodea.

Contados los votos del 10-N, es momento de ver resultados y, en función de ellos, primero, exigir responsabilidades en los partidos políticos que han ofrecido sus propuestas y, después, sacar consecuencias con vistas a un interés nacional que no puede quedar al capricho de nadie, y que, tras un escrutinio en el que aparece VOX con algo más que entidad, sólo admite dos formas de Gobierno.

El adoquín de Rivera. La idea era ver qué es un adoquín y corregir a quien, ante España y como candidato a presidente de gobierno, confunde un trozo de baldosa hidráulica industrial con el artesanal adoquín, a veces hecho por obreros que trabajaban la piedra y ahora también fabricado con otros materiales.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris