Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Jorge Hernández Mollar
Artículo de opinión
Jorge Hernández Mollar
La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante

“Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos.”


El Art.6 de la Constitución explicita así el papel que tienen que desempeñar los partidos políticos en la vida política española y cuál debe ser también el carácter democrático de sus estructuras y funcionamiento de cara a la participación de sus militantes en los debates y decisiones que conciernen al proyecto político y a las personas que lo defienden y representan en las diversas instituciones del Estado.


Pasados ya más de cuarenta de años de la ratificación de la Constitución, uno de los aspectos que ha venido sufriendo un deterioro progresivo ha sido precisamente el desarrollo de este artículo en cuanto al funcionamiento interno de los partidos políticos, el férreo control desde las cúpulas de su organización central y la pobreza del debate político en sus órganos de gobierno, especialmente en todo lo referente a los criterios y preferencias en la elección de sus candidatos a las diferentes elecciones a las que concurren.


En este aspecto nada han aportado los partidos que al socaire de la crisis y la perniciosa corrupción, aparecieron abanderando una “nueva forma” de hacer política frente a los que llamaban la casta que venían alternándose el gobierno durante la transición como lo fueron el PSOE y el PP. Al cabo de sus escasos años de vida, Podemos y Ciudadanos, lejos de esa novedosa aportación a la regeneración política, han impuesto el cesarismo en la elección de sus candidatos, haciendo sus líderes gala de un férreo control de sus formaciones. VOX no parece aportar tampoco nada original en este aspecto.


Ante el escenario inmediato de las múltiples elecciones que se avecinan a muy corto plazo, el mercado de fichajes se ha abierto frenéticamente y todos los partidos se han empeñado en una carrera endiablada para presentar a la sociedad española sus “estrellas” procedentes de sectores tan alejados teóricamente del día a día de los partidos como son el de la justicia, el ejército o el periodismo por poner algunos ejemplos, naturalmente adornados por su patena de “independientes” para no mancharse en el futuro con su vinculación comprometida al partido que dicen defender y representar. De todos ellos tengo que resaltar que la aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante.


Esta forma de actuar no es más que una demostración de la desconfianza y desconocimiento de sus líderes hacia las bases militantes de sus partidos con el consiguiente desprecio hacia los órganos colegiados que tienen conferida la misión de designar los candidatos y que en teoría deberían debatir y discutir la idoneidad de las personas elegibles. Al final lo que está funcionando sin pudor alguno es el “dedazo” en detrimento de la democracia interna, por cierto muy deteriorada ya en los últimos tiempos.


Al margen de estas imposiciones generalizadas en todos los partidos, producto de batallas congresuales o personales internas, lo que vienen a confirmar es la debilidad de las estructuras de las formaciones políticas, además de la seria y preocupante distorsión del funcionamiento de los partidos, en detrimento del sistema democrático que garantiza la Constitución. No encontrar en el seno de los partidos personas capaces, formadas y atraídas vocacionalmente para el oficio de la política pone en entredicho la sostenibilidad del sistema.


Con este estilo autoritario de dirigismo político tan diferente de los primeros años de nuestra democracia donde los debates internos de los partidos eran de un nivel e intensidad acorde con la personalidad y altura de los liderazgos que los protagonizaban, la estabilidad que garantiza nuestro sistema democrático no parece muy garantizada. “El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene; y de explicar por qué fue que ocurrió lo que el predijo” Esta célebre fase de Winston Churchill me obligaría a explicar lo que no es mi deseo que ocurra en un futuro más o menos próximo.

Artículos del autor

En el día de hoy, toda la comunidad mundial y especialmente, nosotros los españoles estamos obligados a reconocer y agradecer a nuestras mujeres el gran bien que han proporcionado y seguirán proporcionando a España y a toda la humanidad; sin ellas el mundo no podría existir…para eso las creo Dios.La mujer es la única en toda la creación, capaz de ofrecer la vida al hombre desde su nacimiento y acompañarle en su largo viaje…hasta el final.

Es bastante evidente que hay determinados medios que ponen especial énfasis en centrar su atención en los abusos a menores en el ámbito de la Iglesia católica cuando lamentablemente se han producido y se producen también casos similares en otras organizaciones o instituciones civiles como han sido los casos de los cascos azules de la ONU que abusaron de niñas en la República Centroafricana en el 2016 o la de algunas ONG como Oxam que fueron “cazados” por una investigación de The Times en el 2011 o casos lacerantes también de agresiones sexuales en el ejército de los EEUU o incluso en el mundo del deporte o los más recientes de las estrellas del cine o de la televisión.No se trata pues de un problema específico de la Iglesia aunque la ausencia de estudios comparativos no nos permite conocer si el nivel de gravedad es inferior, igual o superior a otros ámbitos .

Quizás el ruido y la algarabía de las fiestas navideñas, no nos permite detenernos con un poco de sosiego para preguntarnos qué es lo que verdaderamente ocurrió para que año tras año, los cristianos de toda la tierra celebremos con tanta alegría el tiempo litúrgico dedicado a la Navidad.
​No resulta muy difícil imaginar al “emperador” Quim Torra, tocando la lira mientras contempla el incendio de Cataluña al igual que algunos de los relatores del histórico incendio de Roma atribuyeron al emperador Nerón.
Una vez más los andaluces estamos llamados a las urnas el próximo domingo para pronunciarnos sobre quien o quienes deseamos que gestionen nuestros asuntos durante los próximos cuatro años.
​El 2 de Diciembre los andaluces volveremos a pronunciarnos sobre la mejor opción de gobierno que deseamos para gestionar los asuntos de nuestra comunidad.
​"La libertad, en todos sus aspectos, debe de estar basada en la verdad. Deseo repetir aquí las palabras de Jesús: "Y la verdad os hará libres” (Jn 8:32). Es, pues, mi deseo que vuestro sentido de la libertad pueda siempre ir de la mano con un profundo sentido de verdad y honestidad acerca de vosotros mismos y de las realidades de vuestra sociedad".
Un 13 de mayo de 1844, Francisco Javier Girón y Ezpeleta, II duque de Ahumada, fundó nuestra querida Guardia Civil. Un Instituto de naturaleza militar que con una admirable disciplina ha sabido y sabe, desde hace ya ciento setenta y cuatro años, adaptarse a la historia y al servicio de una España moderna, democrática y desarrollada.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris