Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Jorge Hernández Mollar
Artículo de opinión


Email: hdezmollar@gmail.com
Jorge Hernández Mollar
Últimos textos publicados
El tiempo y la muerte
“Se dice que el tiempo es un gran maestro, lo malo es que va matando a sus discípulos”. Esta acertada reflexión del gran compositor Héctor Berlioz viene como anillo al dedo para describir no ya el desgaste, sino la lenta pero inexorable muerte, de quienes desde el 20 de diciembre del pasado año han malgastado casi nueve meses de su tiempo en vanas e inexplicables actitudes y posturas que les están conduciendo al más absurdo de los suicidios políticos de la historia de este país.

Desde mi modesta pero dilatada experiencia de años dedicados al apasionante oficio de la cosa pública, es muy difícil entender el grado de deterioro que se ha venido produciendo en estos últimos tiempos en el quehacer político de los líderes y dirigentes de las distintas formaciones que componen el arco parlamentario español.

Mantengo la teoría de que los atentados del 11 de marzo del año 2004 marcaron una frontera que produjo una ruptura en el tradicional entendimiento entre los dos grandes partidos de centro derecha y centro izquierda de nuestra nación, a pesar de las obligadas y en ocasiones duras confrontaciones que mantuvieron desde la transición política.

España y su sociedad ha cambiado sustancialmente desde aquella horrible pero muy bien meditada tragedia. Fue significativo el salto revolucionario que supuso el acceso al poder del gobierno de Zapatero deslegitimando todo el período de la transición y reivindicando el fracasado período de la segunda república como pilares de nuestra actual democracia o su pertinaz y destructiva política autonómica al poner en entredicho la definición constitucional de nación y dando carta blanca a un Estatuto de Autonomía de Cataluña que ha sido el inicio de un continuo desafío a las instituciones del Estado con un grave debilitamiento de la unidad de España.

Si a esto le unimos su persistente ataque a los tradicionales valores de una parte de la sociedad española asentados en un Estado aconfesional sobre principios de una ética y moral católica, con el solo objetivo de sustituirlos por una ética y moral civil que impregnara a las instituciones y a la sociedad de un agresivo laicismo y anticatolicismo o su política tercermundista de alianzas internacionales además de su errática y nefasta negativa de aceptar una crisis económica de muy dramáticas consecuencias para la sociedad española, se puede entender el resultado de la esperpéntica situación política que estamos viviendo.

Bien es verdad que las frivolidades y torpezas de ZP, profesor ayudante de derecho constitucional y diputado a términis, hoy Consejero de Estado e ilustre mediador conferenciante, no deben ocultar los errores que han llevado al partido popular y al incombustible Mariano Rajoy a una pérdida relevante de apoyo de sus tradicionales votantes. Su obsesiva pero obligada priorización de su gobierno para afrontar la brutal caída del empleo y la inflexible gestión económica impuesta por la agenda europea le ha llevado a descuidar ostensiblemente otros aspectos no menos importantes de la gestión política que sería irrelevante, por conocidos, enumerar.

Las consecuencias están ahí. Una izquierda que se debate en las procelosas aguas de su indeterminación, dividida y enfrentada por su liderazgo entre un Pedro Sánchez que impresiona y aburre a los españoles por su insultante negatividad y un Pablo Iglesias que, física e intelectualmente desaliñado, ha tardado bien poco en arrastrar a su parroquia civil a los usos y costumbres de su denostada casta: rebeliones internas, corruptelas y contradicciones, oscura financiación, uso de bienes y dinero parlamentario ayer rechazables y hoy disfrutado por sus insignes diputados y senadores.

Con estos precedentes, fracturada y dividida la izquierda española, al espacio de centro derecha liderado hoy por el partido popular, no le queda otra que buscar aliados para recomponer la ansiada gobernabilidad del Estado. El todavía aprendiz Rivera, debe aplicar hoy con inteligencia y pragmatismo, el tiempo que le resta en apoyar con decisión un nuevo proyecto para España. El lenguaje juvenil arrogante y exigente, del que ha hecho gala hasta ahora, no es el apropiado para una negociación sosegada y eficaz. Ciudadanos debe utilizar el tiempo transcurrido como un purgatorio para reflexionar y ahondar en el importante papel que a partir de la próxima legislatura pueden y deben jugar en la vida política española.

El Sanedrín que Rajoy ha convocado mañana para adoptar formalmente una postura ante las primeras peticiones de su nuevo aliado no va a deparar sorpresas. El Partido Popular debe y está obligado a hacer todo lo humanamente posible para sacar a España de este inaudito embrollo. También para Rajoy se le acaba el tiempo. Unas terceras elecciones sin una victoria contundente, que no parece serlo, convertiría la sede de Génova en una morgue política.

Solo el arrojo y la sensatez de los buenos y patriotas socialistas, que haberlos hay, pueden coadyuvar a dar un merecido respiro a los sufridos españoles permitiendo la suma aritmética de un gobierno estable y abierto a nuevas formas de participación y debate en sus decisiones para la buena administración de los intereses y el bien común de nuestro país.

Si por el contrario la insensatez y la obstinación de unos y otros nos obligara a unas nuevas elecciones sería para todos ellos la crónica de una muerte anunciada. Se convertirían en los pésimos discípulos de un gran maestro que como es el tiempo los ha matado.
miércoles, 17 de agosto de 2016.
 
Los nuevos mártires
Quizás el grado de sorpresa en Europa, lo pueda tener el lugar y el momento crucial en el que se produce
El reciente atentado perpetrado por el Daesh en Rouen, al norte de Francia, en el que ha sido asesinado cruelmente el sacerdote Jacques Hamel y herida gravemente una religiosa durante la celebración de la Santa Misa y en presencia de tres fieles más, ha conmocionado de nuevo a Europa con la “sorpresa” añadida de que la ejecución se ha realizado en una Iglesia Católica.

Esta circunstancia que ha extrañado tanto, resulta especialmente significativa cuando el mundo occidental desde ya hace años, no parece querer enfrentarse a una cruda realidad y es que las persecuciones y matanzas a los cristianos en muchos lugares del mundo se han incrementado de una forma alarmante durante el siglo XX y en los primeros albores del siglo XXI.

El degollamiento de un presbítero en una Iglesia de Europa no es de mayor relevancia por su naturaleza que los horribles atentados y crímenes contra iglesias y cristianos que se están produciendo en Siria, Irak, Egipto, Irán, Pakistán o Nigeria. El islamismo extremista es el responsable de las masacres, de los secuestros o de los desplazamientos de cientos de miles de cristianos en estos territorios.

Quizás el grado de sorpresa en Europa, lo pueda tener el lugar y el momento crucial en el que se produce. Un fiel católico nunca podía imaginarse un acto de esta naturaleza, durante la celebración de la Misa y según testigos presenciales, profanando el altar para pronunciar una soflama criminal. Es decir al sadismo asesino le unen la ofensa grave al sentimiento religioso de millones de cristianos.

Junto a la condena general de esta barbarie hay que recordar también que la Santa Sede ha expresado que aquellos países que tengan capacidad suficiente, pueden hacer uso de la fuerza militar para poner fin a esta locura contra los cristianos, los miembros de otras minorías y los musulmanes que no se plieguen a estos fanáticos. Pero la reacción del mundo civilizado occidental y de los propios países árabes que sufren estos atropellos ya estamos comprobando que es lenta, desconcertante y temerosa.

Ni EEUU ni la UE parecen querer aceptar que los cristianos son un objetivo preferente de la estrategia islamista en los propios países árabes y también en Europa. Los occidentales solemos tener una visión totalmente deformada y errónea del mundo árabe, es por eso que parece quedar reducido a las mezquitas, el petróleo o los barbudos que ayer con cinturones de explosivos y hoy con machetes o sables destrozan vidas humanas o monumentos universales.

Las acciones de estos sádicos islamistas son mucho más perversas que todo eso, en la medida que sus ataques van dirigidos para minar y destruir los cimientos de la civilización judeo-cristiana y aunque es cierto que la religión islámica es la preponderante en el mundo árabe, también hay millones de cristianos que viven y son originarios de estos países en Oriente Medio, el continente africano o incluso en el continente americano, procedentes de la emigración.

Un periodista cristiano libanés Hisham Melhem, director de la oficina de Al ArabiyaNews Channel en Washington, señala en un artículo que después de la guerra de Irak, de 65 iglesias de diversas confesiones existentes en Bagdad, unas 40 fueron bombardeadas e incendiadas, mientras que varios obispos han sido asesinados, así como muchos fieles que participaban del culto.

De más de un millón y medio de fieles que residían en Irak, hoy se calcula que su población se reduce a unos 150.000. Hay como un cierto ocultamiento e indiferencia a la situación actual que padecen los cristianos árabes, pakistaníes, iraníes o sudaneses, nuestros mártires actuales, y que día a día son perseguidos y masacrados por el terrorismo yihadista.

“Con frecuencia se olvida que los cristianos son el grupo humano más perseguido del mundo en términos absolutos”, como señaló en mayo del 2006 el cardenal Renato Martino durante la presentación del libro Informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo. El Servicio Secreto Británico M16 publicó en la revista Sunday Express que unos 200 millones de cristianos viven en situación de riesgo en 60 países del mundo.

Los nuevos mártires de nuestra sociedad encarnan valores como la civilidad, el perdón, la fidelidad, la esperanza y el sacrificio hasta la muerte en manos de quienes propugnan el odio, la injusticia o la inhumana crueldad: “¡Oh, creyentes! Sed firmes con los preceptos de Dios, dad testimonio con equidad, y que el rencor no os conduzca a obrar injustamente. Sed justos, porque de esta forma estaréis más cerca de ser piadosos. Y temed a Dios, Dios está bien informado de lo que hacéis” (Corán 5.8)
martes, 2 de agosto de 2016.
 
La Tercera Guerra Mundial
Es una guerra sin uniformes, cobarde, fanática, cruel...
Ya parece inevitable que ante la ola de despiadado terrorismo que invade casi todos los rincones del orbe, algunos líderes y cualificados dirigentes mundiales, como el propio Papa Francisco, no tengan empaque en hablar claramente de que la humanidad está inmersa en una tercera guerra mundial.

No es ciertamente una guerra al uso, como trágicamente la historia ha ido testificando a largo de los siglos: guerra entre Estados; ejércitos regulares; convenciones humanitarias o incluso treguas para oxigenar de alguna manera los crueles enfrentamientos.

Es una guerra sin uniformes, cobarde, fanática, cruel que pretende amedrentar a todas las sociedades civilizadas de una cultura u otra, de una religión u otra, sin más objetivo que dañar lo más profundo que anhela el hombre que es vivir en paz y libertad. Es la expresión más ilustrativa de lo que es el mal y de la depravación moral a la que puede llegar el ser humano cuando desprecia la vida propia o ajena.

Lo cierto y verdad es que la invasión de Irak en la primavera de 2003 desencadenó una espiral infernal como afirmó el patriarca caldeo , Luis Rafael I, a raíz de la reciente publicación del informe Chilcot. Nadie comprendió que se tomara aquella decisión en base a unas inexistentes armas químicas y lo que es peor aún nadie comprendió tampoco, el desastre que originó el día después y la ausencia de autoridad en la que desembocó.

Este grave error junto a otros conflictos como los de Afganistán, Siria, Yemen, Palestina o los que rodean a otros países nos ha llevado a las terribles tragedias que hoy estamos padeciendo casi diariamente en cualquier rincón del globo. El reciente golpe de Estado en Turquía y la consecuente purga estalinista con la que el “demócrata” Erdogan está azotando a su pueblo, agrava aún más la estabilidad de la paz mundial.

Las potencias europeas y los Estados Unidos, yerran permanentemente en su intento de querer exportar la democracia y la libertad a estos países que viven en un contexto cultural y religioso muy diferente al nuestro. Ni los derechos humanos, ni la laicidad del Estado ni la dignidad de la mujer ni el concepto de justicia y libertad tienen el mismo rango e interpretación que le damos en la sociedad occidental de honda raíz judeo-cristiana.

Es cierto que la llamada “primavera árabe” hizo renacer la esperanza de que algo se movía espontáneamente desde el interior de los pueblos, reivindicando en aquellas manifestaciones y concentraciones populares libertad y trabajo.

Pero lo cierto y verdad es que veinticinco millones de jóvenes están ociosos, sin esperanza y no me cabe duda que una buena parte de ellos son víctimas propiciatorias del fanatismo yihadista que se propaga desde algunas mezquitas en manos de una casta de clérigos e imanes que aspiran a la hegemonía mundial del Islam, incitándoles no solo a la persecución criminal contra sus hermanos cristianos sino a la destrucción del patrimonio secular y cultural contrario a su locura expansionista.

Puede que la clave esté en que especialmente los jóvenes superen la crisis identitaria a la que les ha abocado la propia autocracia instalada desde la descolonización en estos países. Es necesario una comunicación más sincera y realista entre Oriente y Occidente y aprovechar la nueva era digital (los usuarios de Internet y de las redes sociales se calculan en todo el mundo árabe en 60 millones) para ir destruyendo los mitos que la Sharia les infunde desde unos perniciosos radicalismos.

En la medida que nuestra civilización se debilite cultural y moralmente en la defensa de sus valores tradicionales irá dejando inexorablemente un mayor espacio en favor de quienes desean construir un paraíso celestial con la sangre de quienes, ayer como hoy, no practican la fidelidad a su dios de la guerra.
viernes, 29 de julio de 2016.
 
 
Dios bendiga España
domingo, 17 de julio de 2016.
 
La salida
no cabe duda que la salida de UK puede beneficiar al avance de la unión bancaria y de la mutualización de la deuda
lunes, 27 de junio de 2016.
 
Un cambio inexplicable
A los católicos nos resulta extraño que se está llegando a la ofensa vil y vulgar de los sentimientos religiosos con la aquiescencia y el aplauso de sus regidores.
sábado, 25 de junio de 2016.
 
El Debate II
Pablo Iglesias, vaquero y blanca camisa cuidadosamente arremangada, se revestía de un álito casi papal al mismo tiempo que utilizaba un verbo dúctil y bondadoso
sábado, 18 de junio de 2016.
 
La reflexión
El gran desafío, sin duda, lo tiene el Partido Popular
lunes, 16 de mayo de 2016.
 
De nuevo a las urnas
Progresar no es destruir el pasado y menos aún el reciente con sus errores, sus aciertos, sus sacrificios, sus éxitos y fracasos
jueves, 5 de mayo de 2016.
 
El debate
Más parecía un reality show que un debate electoral
jueves, 10 de diciembre de 2015.
 
Un nuevo Mundo
jueves, 3 de diciembre de 2015.
 
Paréntesis
He asumido mi nueva responsabilidad como Subdelegado del Gobierno de la Nación en la provincia de Málaga
lunes, 13 de febrero de 2012.
 
Don Manuel
Don Manuel Fraga Iribarne ya ha pasado a formar parte de la historia de España
martes, 17 de enero de 2012.
 
Una nueva Era
martes, 3 de enero de 2012.
 
El final de un ciclo
Discurso del Rey el 24 de diciembre, rostro serio, el paso de los años le moldea una expresión más adusta, entre la preocupación y tristeza, imagen de soledad ante millones de españoles que escudriñan sus gestos
martes, 27 de diciembre de 2011.
 
Navidad
Desde hace más de dos mil años los cristianos rememoramos el hecho histórico más grandioso e inimaginable de la vida del hombre
miércoles, 21 de diciembre de 2011.
 
El Manicomio Nacional
La nueva legislatura se ha iniciado de la forma más pintoresca:
sábado, 17 de diciembre de 2011.
 
La Familia Real
Por si nos faltaban pocos sobresaltos a los españoles, un nuevo capítulo de corrupción, ciertamente desagradable y preocupante, se cierne ahora sobre nuestra Familia Real
jueves, 15 de diciembre de 2011.
 
España y la UE
Lo más grave que le puede ocurrir a un líder europeo es el aislamiento y su falta de credibilidad
lunes, 12 de diciembre de 2011.
 
Al Presidente Bono
Hace ya unos cuantos años ocupé un escaño en el hemiciclo de ese histórico edificio
jueves, 8 de diciembre de 2011.
 
El Caos
¿Existe una “mano negra” que mueve todos los hilos de esta gran crisis internacional?
lunes, 5 de diciembre de 2011.
 
El Régimen
En España y en términos de calle, el vocablo “régimen” se identifica con la dictadura, fruto de los casi cuarenta años de “régimen franquista”
martes, 29 de noviembre de 2011.
 
Carta al Presidente
Los resultados electorales del día 20 son la manifestación nítida y clara de la voluntad de los españoles
martes, 22 de noviembre de 2011.
 
¿Políticos o tecnócratas?
¿Cómo deberían estar formados los gobiernos?
jueves, 17 de noviembre de 2011.
 
Debates
Interesaría hacer una breve reflexión sobre el nivel de atracción que tiene el desarrollo y formato de estos debates
jueves, 10 de noviembre de 2011.
 
Las elecciones
Elegir a nuestros gobernantes mediante el voto libre y secreto es la esencia de la participación en la gobernanza de nuestros intereses particulares y colectivos
lunes, 7 de noviembre de 2011.
 
La crisis
Europa se encuentra en la mayor encrucijada desde la segunda guerra mundial
sábado, 29 de octubre de 2011.
 
Archivo
23/10/2011 El Comunicado de ETA
20/10/2011 Las consecuencias del conflicto
17/10/2011 Islam y Cristianismo
10/10/2011 Rajoy
07/10/2011 Los funcionarios
26/09/2011 Jueces y Fiscales
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris