Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Jorge Hernández Mollar
Artículo de opinión
Jorge Hernández Mollar
Se hace inevitable una serena reflexión

En momentos como estos no se debe añadir ni un gramo más de pesadumbre de la que ya padecemos cientos de miles de votantes, militantes y cargos públicos que en su día representamos y representan hoy al Partido Popular en las instituciones nacionales o internacionales.


Sin embargo desde mi punto de vista, se hace inevitable una serena reflexión sobre algunas de las causas que han dado origen a tan duras condenas después de un largo proceso judicial.


La convulsión que sufre la sociedad española desde hace años con el grave problema de la corrupción tiene en la sentencia del “caso Gürtel” la expresión más realista y descarnada de una época en la que el poder y el dinero se retroalimentaron hasta sobrepasar los límites de la sensatez, la ética y la moral.


Porque insensato es creer que organizar tu vida sobre un lodazal de ilegalidades, corrupciones y atesoramiento ilícito de dinero o bienes puede pasar desapercibido a una sociedad que dispone de medios públicos o privados para descubrir y castigar el quebrantamiento de las leyes.


Por otra parte lo ético no se compadece con la avaricia, la soberbia o el desprecio hacia una conducta normal que solo persiga el servicio público compensado lógicamente por un sueldo o salario justo y equitativo.


Finalmente actuar con arreglo a unas reglas o normas morales se corresponde con unas conciencias rectas y formadas que distingan el bien y el mal. No hace falta ahondar demasiado para darnos cuenta de que muchos de los males que hoy padece nuestra sociedad y no solo en algunos integrantes de nuestra clase política, es por haber

enterrado el arma más firme y necesaria que tiene el hombre para defenderse de sus propios y naturales defectos y vicios que es la conciencia personal.


El filósofo Blaise Pascal decía que “la conciencia es el mejor libro de moral que tenemos. Y el que se debe consultar con frecuencia. La moral es la ciencia por excelencia : el arte de vivir bien y ser dichoso,”


No se resolverá el problema de la corrupción solo con condenas judiciales o reformas legislativas que solo servirán para la caída de algunos dioses o diablos. Solo, como decía Pascal, hay un camino para evitarla : consultar con frecuencia el mejor libro de moral que tenemos, que es la conciencia. Algunos hoy, después de conocer la sentencia, se estarán arrepintiendo de no haberlo hecho.


Sería absurdo, además, no reconocer que después de cuarenta años de democracia, los dos grandes partidos que han protagonizado en distintas etapas y desde el poder más absoluto, el trayecto más largo y exitoso de nuestro desarrollo político y social, hoy sufren las consecuencias de su falta de valentía y determinación en apostar por la transparencia en su financiación, origen de las irregularidades y desmanes que han protagonizado algunos de sus líderes y dirigentes.


Es por eso que someter al Partido Popular a una condena colectiva y manchar el buen nombre de miles de militantes y cargos públicos que se han dedicado y se dedican con honradez y honestidad a servir y trabajar por España y por una sociedad más próspera, es inadmisible además de injusto. Humildad personal y colectiva la que sea necesaria, pero ni debemos ni podemos aceptar un maltrato de quienes o tienen mucho que callar o mucho aun que demostrar.

Artículos del autor

​Con este pronunciamiento, Joaquín Torra, declaró su voluntad de aceptar el mandato como presidente de la Generalitat en calidad de servil intermediario del fugado Puigdemont.
Con estas palabras el ínclito Pablo Echenique sentenció el 26 de febrero lo que hoy es ya una realidad: que las calles están siendo “tomadas” por el movimiento gramsciano que dirige la nueva generación podemita que irrumpió en el panorama social y político de España a raíz del 15M.
​Dentro de unas horas, si Dios no lo remedia y todo me indica que no lo va a hacer, se producirá el encuentro político-deportivo entre el Club que Vd. preside y el Sevilla Fútbol Club para disputar la tradicional “Copa del Rey”.
Todavía existen en España, un país europeo avanzado democrática y socialmente, diferencias importantes en materia de salarios u ocupación de puestos directivos en empresas públicas o privadas. Lo corroboran los datos que facilita Eurostat.
​«Cuando los nervios fallan no hay otra solución que decir: “No puedo más” y matarse, Tenía el deber de suicidarse». Estas palabras se las dedicó Adolf Hitler al mariscal de campo Friedrich Von Paulus. Palabras que él mismo asumió ante el gran fracaso de su vida y de su criminal trayectoria.
No hay historiador que no reconozca que una de las principales degeneraciones del poder en las antiguas Grecia y Roma, vinieron motivadas por la pérdida de principios o valores éticos y morales.
En esta ocasión, aprovechando la tradicional cabalgata de los Reyes Magos en Vallecas, se les ha ocurrido participar con una carroza de tres reinas magas del orgullo gay.
Analizar y opinar sobre unos acontecimientos de la envergadura y complejidad como los que se están produciendo estos meses en Cataluña, requiere una gran dosis de serenidad, ecuanimidad y realismo.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris