Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Jorge Hernández Mollar
Artículo de opinión
Jorge Hernández Mollar
Parece que se ha convertido ya en un deporte nacional pasear en bus por las calles los graves problemas que cada vez agobian más a la sociedad española
Primero fue el bus naranja de la Asociación Hazte Oír con la intención de denunciar la ideología de género. Tuvo una gran repercusión nacional alimentada por las asociaciones, partidos y medios de comunicación que están impregnados de ella.

Ahora son los nuevos anarquistas y antisistema con representación en el Parlamento y Ayuntamientos quienes, abanderados por el siempre desaliñado Pablo Iglesias, se han subido a un autobús azul para “pasear” los rostros de líderes políticos y sociales que, según ellos, representan la denostada corrupción que nos invade. Su reacción mediática lógicamente ha sido menos virulenta y el debate que ha suscitado parece haberse desinflado con más rapidez que el primero.

Lo preocupante es que tanto uno como otro representan el fracaso de una clase política que desnortada en sus principios y convicciones, indefensa ante su propio descrédito y envuelta en una tela de araña tejida entre la corrupción y su propia supervivencia se muestra incapaz de poder representar los legítimos intereses de la ciudadanía en las instituciones democráticas de las que nos dotamos constitucionalmente en 1978.

La fragilidad de la mayoría parlamentaria, el discurso cirquense de la “nueva izquierda” y el escaso fuste y preparación de muchos de los actuales parlamentarios hacen del Congreso y Senado unas cámaras inútiles para el debate, el diálogo y los consensos necesarios para ocuparse de los intereses generales del Estado. Salir a la calle partidos y asociaciones para hacerse oír, removiendo sentimientos enfrentados de la ciudadanía y sustituyendo así los cauces naturales del sistema democrático, indica el colapso político al que podemos estar abocados con las imprevisibles consecuencias que ello conlleva.

Lamentablemente y en esta ocasión el Partido Popular vuelve a estar en el ojo del huracán de la corrupción. Una vez más alcanza a cualificados dirigentes que han ocupado relevantes cargos de responsabilidad política en instituciones del Estado o empresas públicas. Los votantes y especialmente aquellos que desde hace ya más de treinta años luchamos honestamente contra viento y marea para que, desde nuestros ideales y principios, España se asentara en un modelo social respetuoso con las libertades, la democracia y la justicia, hoy no podemos, cuanto menos, que sentirnos avergonzados de quienes han utilizado el poder y la confianza depositada en ellos, para saciar su desmedida ambición por amasar la fortuna de su deshonor y desvergüenza.

La sociedad no puede ni debe quedar atenazada por el hedor que sale a la superficie desde las cloacas de la corrupción. Tenemos el deber como simples ciudadanos, de exigir que de una vez por todas se ponga fin a este desatino y se adopten con urgencia medidas para reconducir la vida pública a la senda de la honradez, el prestigio y el servicio eficaz de sus actores e instituciones. El silencio y la tibieza ante hechos tan graves solo despiertan desazón y desconfianza.

Si nos miramos en el espejo de las elecciones en Francia, es fácil comprobar cómo el crecimiento de los extremismos de la derecha e izquierda se produce por la debacle de los partidos conservador y socialista. Los binomios Macron-Rivera, Melenchon-Iglesias, Fillon-Rajoy y Hamon-Sánchez dejan de momento y afortunadamente a Marine Le Pen sin pareja de extrema derecha español. Solo la segunda vuelta del sistema electoral francés hará fracasar la indeseada y peligrosa radicalización del gobierno en Francia.

En España no tenemos lamentablemente segunda vuelta y una fractura en el centro derecha español como consecuencia de un debilitamiento del partido popular, por el desánimo de su electorado ante el inmovilismo de sus dirigentes en los casos de corrupción, podría arrastrarnos al mismo arriesgado panorama electoral que en Francia. Sin embargo, la diferencia es que al no tener la opción de una repetición para alcanzar una mayoría de gobierno estable, se regresaría al estancamiento y parálisis que recientemente hemos sufrido.

Los actuales dirigentes del partido popular no pueden ni deben evadirse de la grave responsabilidad que asumen para evitar una depresión política del centro derecha en España. La palabra refundación empieza a sonar en foros y cenáculos, igual que renovación y regeneración. Afortunadamente el partido popular tiene un importante elenco de hombres y mujeres bien formados, profesionalmente capaces y con espíritu y ganas de sentirse protagonistas de una nueva era en la vida del partido. Para que esto suceda creo que puede ser el momento de que algunos dirigentes den un paso atrás y otros un paso adelante.

Si no reaccionamos podríamos terminar haciendo bueno para España el comentario que señalaba Gérard Courtois, cronista político de Le Monde en su libro Parties de Campàgne sobre las elecciones presidenciales de la V República: “Los franceses lo saben, y se dicen: la derecha ha gobernado, la izquierda ha gobernado, ninguno ha encontrado las buenas soluciones, probemos otra cosa.

Artículos del autor

Sesenta años después del Tratado de Roma, los originales propósitos de sus padres fundadores han venido sufriendo el desgaste lógico de los cambios que han sobrevenido como consecuencia de los avances tecnológicos, los intereses de pueblos y naciones y las propias tensiones intergeneracionales del desarrollo político, cultural y social de la sociedad europea y mundial.
Hoy, Domingo de Ramos, iniciamos una semana en la que rememoramos desde hace más de dos mil años, que el Dios hecho hombre fue traicionado, ultrajado, insultado, azotado, maltratado y finalmente crucificado hasta morir despojado de toda su dignidad humana.
“Probablemente Dios no existe. Así que deja de preocuparte y disfruta de la vida”. Con este lema circularon los autobuses de la EMT por Madrid en el año 2009 bajo el mandato del entonces Alcalde del PP Alberto Ruiz Gallardón.
He preferido que se calmara el tsunami de opiniones que en todos los medios de comunicación y en redes sociales se han vertido sobre las elecciones en los EEUU, para sin esa presión y con una aun escasa pero prudente distancia, reflexionar brevemente sobre la conquista de la Casa Blanca a manos de Donald Trump.
Es evidente que si el Congreso de los Diputados no hubiera sido capaz de elegir a Mariano Rajoy Presidente del Gobierno, el corazón infartado de los españoles hubiera provocado al Estado una parálisis orgánica de incalculables consecuencias.
Reconozco que Pilar Rahola no era “santa de mi devoción”. Reconozco también la ductilidad y brillantez de su oratoria como diputada y tertuliana asidua en los medios de comunicación pero quizás su posición marcadamente catalanista en pro de la independencia me producía un rechazo político que no me hacía nada atractiva su personalidad.
Con una cierta perspectiva y después de transcurridos unos días desde el triste espectáculo que se fraguó alrededor de la dramática batalla que estalló públicamente entre los dirigentes del partido socialista, convendría destacar algunos aspectos que analizados con rigor y objetividad, pueden servir para que los actuales líderes de los distintos partidos políticos tomen buena nota y les sirva de reflexión.
Mantengo la teoría de que los atentados del 11 de marzo del año 2004 marcaron una frontera que produjo una ruptura en el tradicional entendimiento entre los dos grandes partidos de centro derecha y centro izquierda de nuestra nación, a pesar de las obligadas y en ocasiones duras confrontaciones que mantuvieron desde la transición política.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris