Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Jorge Hernández Mollar
Artículo de opinión
Jorge Hernández Mollar
Lo verdaderamente importante es que el 10N no se le de a Sánchez la oportunidad ni siquiera de optar a formar un gobierno que sería letal para España, como desgraciadamente ocurrió hace seis meses

No suelo expresar mis opiniones en “caliente” sobre hechos o cuestiones que tienen una importante repercusión publica, como ha sido el reciente debate electoral que han mantenido en la televisión los cinco contrincantes de los partidos políticos más relevantes para las próximas elecciones del 10N.

A excepción de lo novedoso que representaba en la contienda la presencia de un nuevo partido político liderado por Santiago Abascal, el resto ya eran bien conocidos por los sufridos espectadores que hemos tenido la paciencia de contemplar en el mismo escenario casi idénticos gestos, soniquetes y latiguillos (con la novedad del “ladrillo” de Albert Rivera), que utilizaron en el último debate de las elecciones del mes de Mayo.

En el “Segundo round” que publiqué el 24 de abril decía “ que el gran perdedor fue el hiperbólico Sánchez, que con un gesto tosco y mal encarado se encontró en muchas ocasiones acorralado por sus tres contrincantes que una y otra vez, le asaeteaban con las contradicciones y falsedades en las que incurrió en el breve período de su mandato gubernamental…”

En esta ocasión han sido cuatro y no tres los que han sacado a relucir el desdén, la insoportable soberbia y la desorientación que la propia incapacidad de Sánchez ha reflejado en sus posturas, en su huidiza mirada y su indisimulada tensión. Este debate también lo ha perdido pero esto no es lo relevante como se vió hace seis meses, lo verdaderamente importante es que el 10N no se le de la oportunidad ni siquiera de optar a formar un gobierno que sería letal para España, como desgraciadamente ocurrió hace seis meses.

A estas alturas del desgobierno que padecemos, nada sabemos de cómo se va afrontar la crisis económica y social que nos acecha de nuevo y que nos deja ya en la tasa de paro más elevada desde el año 2012 con 3.177.659 personas desocupadas; qué medidas se van a adoptar para hacer frente a lo que ya es una situación de quiebra insostenible del sistema de la Seguridad Social con más de 16.000 millones de euros de déficit; de la ola de violencia y amenaza permanente contra la Constitución y la unidad de España en Cataluña o de las desigualdades que se producen entre los ciudadanos en al acceso a servicios públicos como la sanidad, la educación o la justicia, consecuencia de los diferentes niveles de insatisfacción en el campo de la fiscalidad, la financiación y la gestión en las 17 Comunidades Autónomas.

Estas y otras muchas cuestiones no han sido lamentablemente el centro de las preocupaciones que deberían haber sido objeto de confrontación en un debate serio y riguroso entre los aspirantes a administrar nuestros intereses en el ámbito nacional o internacional. Por otra parte la apelación al diálogo por parte de quienes se miran con desconfianza, acritud o insolencia como hemos podido comprobar en este último round televisivo no augura desde luego, un futuro halagüeño para el día después de las elecciones del próximo domingo


Por otra parte estos comicios deben desarrollarse bajo las máximas condiciones de seguridad y libertad en Cataluña y en el resto de España para no verse deslegitimada nuestra democracia por la actuación de los violentos independentistas azuzados por los traidores Torra y Puigdemont. La “operación judas” está dejando al descubierto los propósitos desestabilizadores de quienes presuntamente pretenden amenazar la unidad, la democracia y la paz de los españoles desde la propia Generalidad; la historia se repite desde de la proclamación de la República Catalana en 1931 por Francesc Maciá aunque solo durara tres días su intento de secesión…

El centro derecha no ha tenido la inteligencia de sumar sus votos en una plataforma electoral que hubiera garantizado una mayoría suficiente, pero aún está a tiempo de reaccionar para acudir masivamente a los colegios electorales y no desperdiciar la ocasión de impedir que los españoles nos veamos abocados a un indeseado y dramático enfrentamiento que provocaría la ineptitud y el rencor de Pedro Sánchez hacia la España que demuestra no conocer y ni siquiera entender conceptual e históricamente.

Quedan tres días para reflexionar un voto que debería suponer, por una parte, la recuperación de la mayoría absoluta en el Senado para el partido popular, fácil de conseguir si se concentraran los votos en su candidatura por el amplio espectro del centro derecha y por otra no refugiarse los votantes en la inútil abstención del cansancio, del hartazgo o de la desorientación que produce el fraccionamiento de las opciones para el Congreso de los Diputados de los tres partidos que hoy gobiernan con eficacia en Andalucía y en otras regiones de España.

Solo existe una certeza, que si el candidato Pedro Sánchez obtiene más escaños que Pablo Casado, sería el llamado por el Rey a intentar formar gobierno con el incierto y sombrío panorama que una vez más se abriría para España y en caso contrarío se abriría una puerta de esperanza para recuperar el sosiego, la estabilidad y la atención que requieren los graves asuntos que hoy nos preocupan a los españoles, sumando a posteriori a aquellos que desean avanzar en el progreso de la España del siglo XXI desde la concordia, la ley y el orden constitucional.

“Debemos aceptar la decepción finita, pero nunca perder la esperanza infinita” decía Martin Luther King. Es evidente que hoy planea sobre la mayoría de los que somos llamados a las urnas una indisimulada decepción, frustración y tristeza por lo que hoy ocurre en nuestra nación, pero los que siempre hemos creído en la fortaleza y la dignidad de los españoles, tenemos la esperanza infinita de que el próximo domingo nuestro voto irá acompañado de un deseo para recomenzar un nuevo capítulo de nuestra brillante trayectoria en la historia de los pueblos. Será nuestro último intento.

Artículos del autor

Ayudamos a modernizar España con nuestro esfuerzo profesional y político y los que tuvimos el privilegio de hacerlo además desde las instituciones nacionales o internacionales disfrutamos del prestigio de una Nación que supo “transitar” pacifica y ordenadamente desde una dictadura a una democracia, enterrando viejos odios y enfrentamientos que Vd , lamentablemente, con su tenaz y tozuda irresponsabilidad ha resucitado a costa de la exhumación berlanguiana de los restos de Franco y de la humillación innecesaria de sus familiares, despertando así en el pueblo español sentimientos encontrados que estaban tan enterrados como los del propio dictador.La paz y la convivencia que con tanto esfuerzo y generosidad conseguimos las generaciones de la transición española están muy bien reflejadas en las palabras escritas con letras de oro en el diario de sesiones del Congreso de los Diputados, durante el debate de la Ley de Amnistía el 14 de Octubre de 1977 y que pronunció el diputado comunista Marcelino Camacho, un represaliado y encarcelado del régimen franquista, que vivió y murió con la dignidad de un hombre consecuente con sus trayectoria e ideas: “Nosotros considerábamos que la pieza capital de esta política de reconciliación nacional tenía que ser la amnistía.

“Puigdemont y sus voceros, al igual que Hitler en París, ya ha dado la orden de incendiar Cataluña si el poder del Estado les impide consumar el referéndum el 1 de Octubre como paso previo a la desconexión de España.

Al PP y Cs no los quiere por ser condescendientes con su cansina cantinela de entendimiento con la ultraderecha de VOX y a Podemos porque le tiene “miedo” y es de suponer que a Mas País, que era su frustrada tabla de salvación, también se lo tendrá cuando destape el tarro de sus esencias radicales y ultraprogresistas, ya que Iglesias y Errejón son dos “caras” de la misma moneda.Con el rostro serio y tenso que advertía una incómoda tensión y una vaciedad intelectual alarmante, se aferraba una y otra vez a su virtual mayoría de votos resultante de las encuestas, para demandar el apoyo a su investidura por el simple hecho de desbloquear gratuitamente las posibilidades de acceder a su gobierno progresista y estable, enrocándose en su estrategia simplista y absurda de sumar los votos y abstenciones de donde vengan para seguir disfrutando de sus días de vino y rosas en la Moncloa por la borrachera de poder que le consume.La traca final estalló con la abracadabrante exhumación de Franco que según su sesuda y persistente obsesión revisionista traería la instauración real de la democracia en España y cerraría la inacabada transición como si de la sinfonía incompleta de Schubert se tratara.

Sr. Pablo Casado (presidente PP)

Sr. Albert Rivera (residente Cs)

Sr. Santiago Abascal (presidente de VOX)

El método educativo de muchas generaciones que fuimos formados en colegios y universidades durante casi cincuenta años se fundamentó en el estudio, el pensamiento, la lectura y escritura, el procesamiento del saber y el examen de los conocimientos adquiridos.

Si de algo se puede y se debe calificar el torneo del US OPEN 2019 del pasado domingo entre Rafa Nadal y el ruso Daniil Medvedev es el de “lucha de titanes”. El moscovita de mirada ausente, gélida e impertérrita y de figura casi quijotesca se enfrentó al cíclope Nadal fraguado en agotadoras batallas épicas que tanta gloria y honores ha venido conquistando para honra y orgullo de su patria mallorquina e hispana.

Aún resuena aquella insistente cantinela de Julio Anguita, coordinador de Izquierda Unida y uno de los políticos comunistas más relevantes y apreciados durante la transición, que consiguió aunar alrededor de su programa político a más de dos millones de ciudadanos en la legislatura de los años 1993 a 1996, lo que le supuso obtener una importante representación en el Congreso de 21 diputados.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris