Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Javier Úbeda
Tribuna de opinión
Javier Úbeda Ibáñez nació en un pueblecito de la provincia de Teruel y reside en Zaragoza. Es escritor y ha publicado numerosos artículos de opinión tanto en prensa de papel como Heraldo de Aragón, Diario de Teruel o Diario del Alto Aragón, como en diarios digitales como SIGLO XXI, Diario Liberal, Forum Libertas y Aragón Liberal, entre otros, y en páginas web como Nuevo Encuentro (Centro de Estudios Políticos y Sociales "Santo Tomás Moro", Argentina), Análisis Digital (De la Fundación García-Morente), Yo Influyo (México), etc.
Javier Úbeda
Últimos textos publicados
Canadá, de Richard Ford
El narrador es el ya sexagenario Dell pero al principio nos contará su historia con la frescura del adolescente que un día fue
La novela arranca con un comienzo espectacular y arriesgado que nos deja ya boquiabiertos desde las dos primeras líneas, contándonos un hecho tan llamativo, significativo y melodramático que marcará todos los sucesos posteriores. Y que es éste: “Primero contaré lo del atraco que cometieron mis padres. Y luego lo de los asesinatos, que vinieron después”. A partir de ahí, el lector no hará otra cosa que ir atando cabos como pueda, uno tras otro, al ritmo que le marque Ford, quien tan sabiamente le irá guiando y dejando aquí y allá pequeñas anticipaciones que actuarán como anzuelos que irán adelantado algo de esta fascinante historia, pero no es su totalidad, ya que la trama, que está perfectamente urdida, nos mantendrá en vilo hasta el final.

2206161

El narrador es el ya sexagenario Dell pero al principio nos contará su historia con la frescura del adolescente que un día fue cuando sucedió lo del atraco que llevaron a cabo sus padres, su posterior huida para refugiarse en Canadá, atendiendo al deseo expreso de su madre que decide enviarlo a él y a su hermana Berner, aunque a esta última no lo consiga, con su amiga Mildred, con el fin de que no cayeran en manos de los Servicios Sociales que probablemente los hubieran llevado a un orfanato.

Estas 512 páginas, escritas desde el desasosiego, tratan diferentes temas: cómo sobrevivir a un hecho que parece que va a marcar y condicionar toda nuestra existencia y cómo salir fortalecidos en el intento, la desestructuración familiar, la manera en que poco a poco se va forjando nuestra personalidad a través de lo vivido. De hecho podríamos catalogar este libro como una gran novela de trama psicológica en la que el adolescente Dell no para de madurar y de crecer a través de los acontecimientos que le van sucediendo y nosotros con él.

Y, para armar la historia, para que fructifiquen con éxito todos estos planteamientos el lugar elegido por Ford ha sido Canadá. Y es que Canadá, en particular, y todos los paisajes, en general, que aparecerán son también protagonistas indiscutibles por la belleza inconmensurable y pormenorizada con la que aparecen descritos. El escritor confiesa haber optado por este entorno árido por la sensación que causa en él este país de libertad, de tolerancia… Un lugar tosco, ideal, además, para reencontrarse con uno mismo, una tierra, que aún conserva algo hoy en día de rural y salvaje, donde todo es posible y aún pueden darse la esperanza, la regeneración y la creencia en un futuro mejor y las segundas oportunidades.

El estilo de Ford es sobrio, impecable, elegante, frío, y a la vez, desnudo, sin demasiados artificios como los paisajes naturales que describe, por ejemplo, el desolado pueblo de Great Falls en Montana o Fort Royal ya en Canadá. Y emplea un lenguaje directo con un ritmo más moderado en su primera parte, más ágil en su segundo bloque, y de nuevo más pausado en su último tramo, que invita a la reflexión, de esta intensa novela, en el que hay un antes y un después tras el suceso crucial y decisivo que supone el atraco a un banco perpetrado por los padres del protagonista, una manera de escribir pausadamente que nos deslumbra y nos sobrecoge a la vez, quizá como Ford reconoce haya influido en este contar desde la pausa y la serenidad el que es disléxico y por eso necesita más tiempo para leer y escribir, lo que le hace fijarse y concentrarse en cada detalle.

Y es que Richard Ford (Jackson, 1944) es un autor de referencia, que nos deja anonadados con su indiscutible maestría, resulta que no leyó casi libros hasta los 18 años por el problema de dislexia que arrastraba. Y que su destino parecía en un principio ser otro bien distinto al de ser escritor, ya que, primero, ingresó en la Universidad de Michigan para estudiar administración hotelera, luego en Saint Louis llegó a iniciar la carrera de Derecho que más tarde abandonaría y terminaría realizando un máster de Escritura Creativa en la Universidad de California (Irvine) en 1970. Y actualmente es profesor de Humanidades en la Universidad de Columbia. Una trayectoria arrítmica que demuestra que un escritor puede forjarse a sí mismo casi desde la nada y llegar hasta lo más alto de la Literatura, de hecho, en estos momentos acaba de alzarse con el premio Princesa de Asturias de las Letras 2016.

Su éxito como escritor comienza con la conocida trilogía dedicada al personaje, Frank Bascombe, que se inicia con el libro El periodista deportivo (1986), considerada por el Times como una de las mejores cien novelas de 1986, y finalista, además, de los premios Faulkner, le sigue Día de la Independencia (1995), que obtuvo dos premios como son el Pulitzer y el Faulkner, y acabó finalmente la saga con Acción de Gracias (2006). En cuanto a Canadá (2012), es una obra que le ha costado escribir cerca de veinte años y con la que está claro que alcanza su cenit como novelista, y de momento le ha valido dos reconocimientos, la Medalla Andrew Carnegie (2013) y el Premio Femina Extranjero también en el 2013 aparte de cosechar, una tras otra, excelentes críticas. Otras novelas también destacables son: La última oportunidad (1981), Incendios (1990), Francamente, Frank (2014). Y, además, es autor de varios libros de narraciones cortas como Rock Springs (1987), De mujeres con hombres (1997), Pecados sin cuento (2002), Cuentos imprescindibles (1998) y también del ensayo Flores en las grietas. Autobiografía y literatura (2012).

Y es que Ford es sin duda un escritor laborioso, que imprime una gran profundidad narrativa, originalidad y realismo a todo lo que narra. Y al que le gusta hablarnos de las dificultades como hace en Canadá, cuando Dell parecía condenado por unas circunstancias adversas que le arrancan del seno familiar y le empujan a llevar una vida difícil, de desarraigo, Dell se sobrepone y se reinventa. Un libro que nos habla entonces claramente de la esperanza, de la fe en uno mismo y de nuestra capacidad para luchar, adaptarnos, y salir casi siempre victoriosos en el intento.

Su estructura consta de tres partes bastante diferenciadas, la primera con un ritmo más rápido nos cuenta cómo era su vida antes de ese hecho crucial y todo lo referente al robo de sus padres. La segunda con un ritmo más pausado e íntimo nos describe la vida de Dell, el adolescente de quince años, cuando llega a Canadá e inicia allí una nueva etapa. Y en la tercera y última aparecen ya todas las conclusiones finales acerca de su vida, que hará un Dell ya maduro y reflexivo, que ahora es profesor de lengua y de literatura inglesas.

Los personajes están perfectamente caracterizados y son todos muy peculiares, con unas vidas extrañas, apasionantes, que están al límite de todo, es el caso de Dell, el protagonista o el de su hermana melliza Berner o el del enigmático Arthur Relinger, que es la persona que se hará responsable de Dell por extrañas razones que ya iremos conociendo poco a poco.

Un comienzo provocador, una estructura circular, ya que al final se vuelve al principio para acabar de poner el punto y final son algunas de las claves de esta impresionante novela que es de principio a fin una proeza técnica y una de esas pocas obras que te dejan sin aliento y que llegan para quedarse, y es que estamos plenamente de acuerdo con que Ford es uno, por no decir el mejor, de los escritores norteamericanos actuales.
miércoles, 22 de junio de 2016.
 
El abrazo de la luna cenicienta, de Enric C. Pedrón
Una novela más que recomendable que nos abrazará con su luz cenicienta en todo momento
Enric C. Pedrón nace en Palma de Mallorca en 1963. Tiene, por lo tanto, en estos momentos 52 años de edad. No obstante, su trayectoria literaria empezará mucho antes. De hecho, su afición por la escritura, como la de tantos otros escritores, podemos decir que le ha acompañado toda su vida. Y, en su caso, además, ha tenido que convivir con otras pasiones en un hombre polivalente como es él. Por ejemplo, podemos definirlo como un buen amante de la música, ya que estudió en el Conservatorio de Les Illes Balears. Y también como un científico enamorado de la Astronomía, ya que es miembro, desde 1993, del Observatorio Astronómico de Mallorca llegando a ser presidente de la Sociedad de Observaciones de Meteoros y Cometas de España, además en este campo, junto a Miquel Antoni Villalonga, ha sido responsable de la revista Meteors y de Astroplai i Natura.

2305164

Y, a este respecto, le debemos también numerosos artículos de divulgación científica en prensa local, principalmente en el Diari de Balears, o en publicaciones como Cosmos y Tribuna de Astronomía, las dos, lamentablemente, hoy ya desaparecidas. Y, además, actualmente, colabora en diferentes tipos de investigaciones junto a otros profesionales como geólogos y paleontólogos. Y, por último, este Ingeniero Técnico Informático, que trabaja, en la actualidad, como funcionario público de la Agencia Tributaria aún tiene otros dos hobbies más, por si faltara poco, la fotografía y la agricultura ecológica, demostrando que es un hombre de mente muy inquieta.

Está claro que fruto de esa pasión por la Astronomía nacería el título de esta novela: El abrazo de la luna cenicienta. Inspirador o sugerente concepto el de “luna cenicienta” que nos viene explicado en la página 146 del libro, en la que se establece un hermoso y triste paralelismo. Y es que la luz cenicienta es la luz de la Tierra reflejada sobre la Luna. Y, doña Úrsula, la protagonista nos dirá: “Yo también brillé con una luz cenicienta, con la luz reflejada del comandante”. Con lo que nos queda claro que ella ha vivido y vivirá siempre a la sombra de su padre, el comandante.

En cuanto a la producción literaria del autor, ésta comienza en el año 2010 con la edición de su primer libro de relatos: Amor en paro y 59 historias más (Isla Varia, 2010). Después vendría la novela, El heredero de Aldara (Atlantis, 2011) y luego estaría también su participación en la antología colectiva de relatos, Golpe a la corrupción (Atlantis, 2013).

El abrazo de la luna cenicienta arranca con una maravillosa comparación en la que se establecen similitudes entre la vida del comandante y la vida útil de un reloj, y los dos acaban por estar desincronizados (en el caso del comandante, el padre de la protagonista, debido al Alzheimer) y pararse a un mismo tiempo. Un excelente símbolo de cómo en un momento dado todo se puede trastocar.

Respecto al punto de vista, Úrsula la hija del comandante, que va a cumplir ya 100 años y está haciendo en estos momentos balance de su vida, nos narra la historia en primera persona y a las pocas páginas ya sabemos que se trata de todo un drama familiar que paulatinamente se irá desgranando hasta alcanzar su clímax en las últimas páginas del libro.

No obstante, aunque la cruda verdad, casi inimaginable, por lo espeluznante, no se desvele hasta el final de la novela, en realidad, no pasará nada porque la obra está impregnada de una majestuosa atmósfera de angustia irrespirable que nos mantendrá totalmente atrapados hasta que alcance su impactante final. Y, por otra parte, nos identificaremos plenamente con el ambiente de corrupción generalizada que se nos presenta y que afecta a todos los órdenes (política, economía…) o también con el despliegue que hace de los diferentes estratos o clases sociales desde los círculos más poderosos y altos del poder hasta los más bajos fondos. Otro aspecto que nos llamará la atención sobremanera en El abrazo de la luna cenicienta, es que los personajes, que son muchos y pertenecientes a diferentes esferas sociales, como ya hemos visto, estarán siempre perfectamente retratados tanto en su caracterización física como psicológica y funcionarán a la manera de una sinfonía perfecta que acompañará a la protagonista, que, por supuesto, será la melodía principal en todo momento, aunque nos narre más la historia de su padre que la de ella misma.

El lenguaje será sin duda otro de los logros indiscutibles de esta amena novela, la narración nos llegará a través de un estilo coloquial, fresco, vivo… Y lo hará a través de frases ágiles que nos llevarán de aquí para allá, ya que manejará de manera primorosa tres tiempos a la vez: el pasado (infancia y juventud de la protagonista); el presente (cuando la protagonista, o sea doña Úrsula, ya es muy mayor, de hecho, va a cumplir 100 años) y el futuro (con pequeñas anticipaciones de lo que terminará por pasarle a ella o al comandante, cuyas dos historias van trágicamente unidas hasta el final), llegándonos la información fragmentada y de una forma parecida a cómo lo hacen las novelas policiacas, con datos e información que se irá completando como si se tratara de un puzzle en el que todas las piezas encajan al final.

Una novela más que recomendable que nos abrazará con su luz cenicienta en todo momento. La vida de una parricida contada en primera persona, doña Úrsula, que no podremos dejar de leer para conocer el drama que vivió y que compartió con tantos otros seres desgraciados que tuvieron un destino similar al suyo. Ya que su caso como nos hará más tarde ver la Historia reciente no es único, de hecho, muchos de los sucesos o hechos que aquí se nos presentan siguen hoy de plena actualidad.

Autor: Enric C. Pedrón
Editorial: Ediciones Atlantis
Aranjuez (Madrid), 2014
ISBN: 978-84-943356-7-9
Páginas: 157
lunes, 23 de mayo de 2016.
 
También esto pasará
Una obra de Milena Busquets
Esta segunda novela de Milena Busquets aborda el tema de la pérdida. Arranca la historia en el cementerio de Port Lligat en Cadaqués cuando Blanca, una mujer de unos cuarenta años, está enterrando a su madre, la que sin duda fue toda una mujer y una buena representante de la Gauche Divine (burguesía catalana), en el sentido de que supo vivir su vida con total libertad. Más tarde la protagonista se trasladará a la casa que su madre poseía (y ahora es suya) en Cadaqués, un pueblo de la Costa Brava, junto a todo un coro de personajes (sus dos hijos, sus dos ex maridos, su actual amante y dos de sus actuales mejores amigas) que sabrán acompañarla en la superación de su peculiar duelo. Y, dado que el libro mantiene una estructura circular, la historia volverá a finalizar en el mismo cementerio.

Como decíamos, la novela está ambientada en un pueblo de la Costa Brava en el que la protagonista había pasado muchos veranos de su infancia y, por lo tanto, se trata, para ella, de un sitio cargado de recuerdos.

210416

Los personajes principales serán dos, uno presente, Blanca, y otro ausente, la madre de Blanca, y el resto funcionará como una minicolmena de voces, escogidas en su mayoría por Blanca, para poder realizar con éxito su recorrido existencial (pero que sobrepasará la esfera simplemente individual para convertirse en todo un diagnóstico generacional) y que cumplirán con la labor de ayudarnos a entender mejor a la protagonista, unos quizás por contraposición y otros por identificación. No obstante, pese a la cantidad de personajes secundarios el ritmo de la novela será en todo momento, pausado, tranquilo, detallista, lento, empujándonos a la reflexión. De hecho, el lenguaje es íntimo, desenfadado, coloquial y el tono claramente meditativo, pero ameno, en lo que parece ser un diálogo constante consigo misma y con su madre muerta, es como si le enviara al final de su relación una larguísima carta de reconciliación a su madre, en la que le demostrara el gran amor que le profesaba, ya que la relación en su última etapa, debido a haber padecido su madre una larga enfermedad, no estuvo exenta de sombras. Pero, ese amor queda siempre más que patente, por ejemplo, en la página 70 podemos leer: “En parte consciente, supongo, de que el amor de mi vida eras tú y de que ningún otro amor huracanado podría con el tuyo”.

El tema principal es claramente cómo saber gestionar ese dolor que nos embarga tras la pérdida de un ser querido, pero junto a esta emoción también aparecerán otras como la esperanza, y por qué no también la alegría y el humor, que para Blanca en más de una ocasión vendrá de la mano del sexo como ella misma nos dirá, por ejemplo, en la página 15 del capítulo II: “Que yo sepa, lo único que no da resaca y que disipa momentáneamente la muerte —también la vida— es el sexo”. Está claro que a la hora de escribir esta novela, Milena Busquets se ha basado en su propia vida y en lo que ella misma sintió tras el fallecimiento de su madre, ocurrida en el 2012, ya que la autora de este libro es hija de la conocida y famosa editora, Esther Tusquets, que estuvo al frente del sello Lumen. Por eso, quizá la historia se muestre siempre tan viva y verosímil, y gracias a ello, logre conmovernos hasta la médula, debido en buena parte a la multitud de elementos autobiográficos que contiene.

Se trata de un libro muy logrado, que ha sido comparado con Buenos días, tristeza, de Françoise Sagan, porque al igual que aquel nos retrata a la perfección ese ambiente burgués, de nivel cultural alto (de escritores como Ana María Moix, Terenci Moix, Rosa Regàs o Gil de Biedma y de diseñadores y arquitectos como Óscar Tusquets o Ricardo Bofill) con ideas avanzadas de izquierdas y fuertes preocupaciones sociales, y que, sobre todo, supieron vivir sus vidas con pasión, humor, elegancia y libertad durante los años 60-70 en Barcelona, formando todo un movimiento al que más tarde el periodista Joan de Sagarra acuñaría con las palabras, Gauche Divine. Esa es la época en la que vivió la madre de Milena Busquets, y que marcaría después a la futuras generaciones como la de Blanca en la ficción y de Milena Busquets en la vida real.

En cuanto a la acogida de este libro, hay que decir que se ha convertido en todo un fenómeno editorial, ya que arrasó en la Feria de Fráncfort, donde fue sin duda uno de los libros más buscados, y que enseguida fue editado en catalán por la editorial Ara Llibres y sus derechos fueron vendidos a más de 30 países, de hecho, editoriales prestigiosas de la talla de Gallimard, Suhrkamp, Rizzoli, Harvill Secker, Hogarth Press o Companhia das Letras se han encargado de editarla en sus respectivos países. Por otra parte, la Oficina Burman en Buenos Aires ya ha anunciado que llevará esta historia al cine. Concretamente, en España ya lleva más de seis ediciones y 50.000 ejemplares vendidos en un solo año y en nuestro país vecino, Francia, también está funcionando como un auténtico best seller.

Y es que la autora desde estas páginas, sinceras y confesionales, ha sabido llegar a un amplio público, puesto que logra describir a la perfección un ambiente bohemio, ligero, incluso algo frívolo, aunque sin llegar a lo banal, y lo hace siempre desde la profundidad, ya que necesitamos vivir con una cierta dosis de pasión, desdramatización y libertad para no desfallecer en el intento, y la autora lo sabe bien y lo transmite aún mejor. Es necesaria la alegría, el humor, el no tomarse las cosas demasiado en serio y como dice Blanca en un momento significativo de su novela: “Conseguir no pesar y que nada pese” para sentirnos bien con nosotros mismos y con el resto de la sociedad, quizá radique aquí en parte la clave del gran éxito de esta novela.

Un libro excelente que logrará conectar con nosotros y removernos más de un sentimiento por dentro (dolor, tristeza, alegría…). Una delicia de lectura que nos traspasará y que nos atrapará desde su primera página. Y que, pese a todos y cada uno de los pesares y traspiés, nos enseñará a vivir, apoyándonos en nuestros recuerdos y en nuestra fuerza interior, aportando de esta manera Milena Busquets su granito de arena para que todos, empezando por supuesto por ella misma, vivamos una vida más plena.

Autor: Milena Busquets
Editorial: Anagrama
Barcelona, 2015
I.S.B.N.: 978-84-339-9788-3
Páginas: 172
jueves, 21 de abril de 2016.
 
 
La luz que no puedes ver
viernes, 8 de abril de 2016.
 
La isla
Una novela de Giani Stuparich
jueves, 30 de abril de 2015.
 
El abrazo de la luna cenicienta, de Enric C. Pedrón
martes, 24 de marzo de 2015.
 
El anarquista que se llamaba como yo
Lenguaje directo y confidencial en la obra de Pablo Martín Sánchez
jueves, 22 de agosto de 2013.
 
Zapatos italianos
La novela negra de Henning Mankell
martes, 23 de abril de 2013.
 
Consecuencias del divorcio sobre los hijos
Las consecuencias del divorcio sobre el niño son profundas, numerosas y duraderas
domingo, 1 de enero de 2012.
 
Aumenta la violencia en la sociedad
La violencia no puede ser una filosofía de la vida
viernes, 30 de diciembre de 2011.
 
El desprecio hacia la vida humana
Se lucha contra la vida en todos sus estadios
jueves, 29 de diciembre de 2011.
 
Reflexiones sobre la democracia
Una democracia que niegue la ley moral natural, se convierte, de hecho, en un verdadero sistema de totalitarismo
miércoles, 28 de diciembre de 2011.
 
El sentimiento de solidaridad
Una virtud enteramente indispensable para la vida social
viernes, 24 de junio de 2011.
 
La vigencia actual del derecho natural
El valor real de las ideas no depende de las determinaciones cronológicas de la vida del hombre
jueves, 23 de junio de 2011.
 
Derecho natural y positivismo jurídico
Conjunto de derechos y deberes derivados de la naturaleza de la persona humana
martes, 21 de junio de 2011.
 
El concepto de justicia y la noción de naturaleza humana
La naturaleza humana, presupuesto y raíz de todos los derechos naturales
lunes, 20 de junio de 2011.
 
La elegancia del erizo
(L´Élégance du hérisson)
La historia de unos personajes solitarios
lunes, 13 de junio de 2011.
 
La historia de unos personajes solitarios
"La elegancia del erizo", de Muriel Barbery
sábado, 11 de junio de 2011.
 
Memorias de África
La gran historia de amor
viernes, 10 de junio de 2011.
 
"El lector"
Javier Úbeda Ibáñez
domingo, 27 de febrero de 2011.
 
Como el río que fluye
Javier Úbeda
viernes, 14 de enero de 2011.
 
El camino
Javier Úbeda
miércoles, 12 de enero de 2011.
 
Tres tópicos reiterados
Javier Úbeda
martes, 11 de enero de 2011.
 
Bartleby, el escribiente
Javier Úbeda Ibáñez
sábado, 8 de enero de 2011.
 
Un día cualquiera
Javier Úbeda Ibáñez
jueves, 4 de noviembre de 2010.
 
La última novela de Ramón Mur nos dejará huella, juzguen si no ustedes mismos
Javier Úbeda Ibáñez
sábado, 23 de octubre de 2010.
 
La dictadura silenciosa
Javier Úbeda Ibáñez
lunes, 18 de octubre de 2010.
 
Archivo
10/09/2010 La violencia es difícilmente controlable
10/09/2010 La ley natural es la que posibilita la democracia
03/09/2010 Reflexiones sobre la libertad
06/07/2010 Libertad y responsabilidad en la información
05/06/2010 El bien común
02/06/2010 La clonación humana se opone a la dignidad de la familia
30/05/2010 Pluralismo social
14/05/2010 Reflexiones sobre la libertad de enseñanza
12/05/2010 Gramsci y el marxismo
30/04/2010 El científico, ¿ángel o diablo?
27/04/2010 La eutanasia en el actual contexto cultural
22/04/2010 Gratuidad escolar discriminatoria
19/04/2010 La valoración del conformismo ambiental
12/04/2010 Paternidad responsable y responsabilidad educativa
09/04/2010 La función educativa del Estado
07/04/2010 Reflexiones sobre la democracia
18/10/2009 Los padres, los protagonistas naturales más inmediatos en la tarea educativa
01/09/2009 La paradoja del socialismo liberal
21/07/2009 La iniciativa privada
15/09/2008 Perdidos en la red
26/04/2008 El dilema antropológico
24/03/2008 Escuela estatal y escuela privada
06/01/2008 La educación: significado y objetivos
20/11/2007 Suicidio asistido
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris