Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Ignacio de Cossío
La lidia
Ignacio de Cossío y Pérez de Mendoza nació en 1973 en Sevilla y forma parte de una familia estrechamente ligada al mundo del toro. Es sobrino del académico José María de Cossío y del rejoneador Josechu Pérez de Mendoza. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Gales-Ceade de la misma ciudad, ejerce como escritor, periodista y crítico taurino. Comenzó sus colaboraciones en RNE y posteriormente como redactor taurino en la Agencia Colpisa, Diario Ya, Diario de Sevilla, La Gaceta de Salamanca, Vía Digital, Antena 3 y Sevilla TV, así como en varios medios digitales. Actualmente dirige el programa 'Los toros en la onda' de Onda Cero Andalucía, colabora con Onda Melodía y Diario Metro, y escribe en Siglo XXI y El Semanal Digital. Destacan sus libros 'Cossío y los toros', 'Grandes faenas del siglo XX', 'Flamenco', 'Tauromaquia' y 'El Maestro Cañabate'. Ha participado como conferenciante en numerosos foros y posee diversos galardones y reconocimientos.

Blog/Web: http://www.elcossio.com
Ignacio de Cossío
Últimos textos publicados
Ortega y Gasset y los toros
Es muy fácil ir a la moda, lo difícil es usurpar la personalidad
El maestro D. José Ortega y Gasset, fue una de las inteligencias más penetrantes de todos los tiempos, y no sólo en España, pero asimismo, que fue el filósofo más popular. Su obra tiene un peso que rebasa los límites de la retórica y conquista las multitudes. Maestro lleno de discípulos e imitadores que junto a otros de su generación ayudaron a traer a nuestro país, aires de fuera.

Es muy fácil ir a la moda, lo difícil es usurpar la personalidad. El secreto de la elegancia no está en imitar, sino en ser distinto a los demás, aunque nos vista el mismo sastre.

Su obra imperecedera y genial surge no sólo en el sentido de su tiempo, sino la eficacia de su retórica, para penetrar en un mundo de ideas que abarca la historia, las costumbres, los secretos del paisaje, el arte, la poesía, la política, la metafísica y como no podía ser de otra forma…también los toros.

Su máxima aportación a la tauromaquia fue la idea de la publicación del “Tratado Técnico e Histórico Los Toros”, más conocido popularmente como ELCOSSIO. Ortega con el mismo acierto de un buen apoderado taurino ficha a Cossío, para emprender la más ambiciosa aventura editorial del mundo de los toros. Así le hace saber a Cossío mediante su pariente José María de Corral, catedrático de Medicina de su interés porque sea él y no otra persona, quien emprenda esta publicación.

“No hay razón, decía el propio Ortega con la pluma de Corral y transcribo literalmente la carta de Corral a Cossío que se conserva en la actualidad en la Casona de Tudanca fechada en Madrid el 8 de noviembre de 1934, para desdeñar un arte milenario tan nuestro y que creo era el momento de hacer una cosa en serio y dirigida por un literato de nombre como el excelente taurófilo y taurólogo ; como literato e investigador que se auna en José María de Cossío, para hacer un Diccionario Taurino” Durante la entrevista entre Ortega y Cossío en la navidades del 35. El primero las resumió diciendo: “ Hay llegado el momento reflexivo de la fiesta. Desde el apogeo con Joselito y Belmonte, esta en el momento de madurez que puede convertirse en éxodo y putrefacción. Es más interesante reaccionar sobre la fiesta que espolearla, quien sabe que metas…ese mundo popular de los toros que ha sabido llevarla hasta la perfección en que la contemplamos es el llamado a hacerla continuar. Nuestros consejos y nuestra opinión puede ser perturbadores en cambio puede ser fecundo cuando ilustre sobre lo que la fiesta ha sido y sobre todo lo que puede significar.”

En 1925 comenzaron las colaboraciones de José María en la Revista Occidente, que dirigía Ortega, con artículos sobre el Siglo de Oro, junto a la preocupación por la literatura catalana y portuguesa. En 1931 publica Cossío su primer tratado taurino, estudio y antología: “Los toros en la poesía castellana”, obra que por otra parte obtendría seis años más tarde el prestigioso Premio de la Real Academia Española Fastenrath.

En enero de 1935, justo a los cuatro años de la publicación de la mencionada obra y por indicación de Ortega, por entonces Asesor Literario de Espasa, Cossío empresa a escribir ELCOSSIO, un trabajo intenso que le llevó casi una década para ver publicada dos de los cuatro voluminosos tomos con más de 4000 paginas en total. Años más tarde con la publicación del IV y último tomo realizado por Cossío, llego a afirmar el propio autor que había mantenido al corriente a Ortega de la marcha del trabajo desde su inicio con la elaboración del título hasta la última página. Del resultado Ortega llegó a decir que era a todas luces la obra más importante realizada sobre una actividad española concreta. Han transcurrido casi un siglo después y sigue siendo la más completa.

Decía Cossío en la muerte de Ortega: “Su idea era recoger en un libro los aspectos de la fiesta que pueden interesar a un aficionado y los históricos que pudieran interesarle, aun rara vez le interesen. Así mismo debieran tener cabida un panorama de la influencia en el arte, en la vida social y en cuantas actividades españolas han sufrido el influjo de la fiesta taurina….la piedra había ido por donde Dios quiso, pero fue su mano la que la había lanzado.

Los nuevos ensayos de Ortega descubiertos recientemente por la fundación que lleva su nombre, a través de uno de sus biógrafos como Felipe González Alcázar nos acerca desde la Revista de Estudios Ortegianos, a los testimonios más íntimos y poco conocidos como el texto inacabado de “Paquiro o de las corridas de toros”; sus años de infancia junto a su padre José Ortega Munilla, apoderado, aficionado de lustre y crítico taurino de la revista “El Chiclanero”, que sin lugar a dudas sirvió para establecer la primera aproximación a la fiesta para con el tiempo saberla defender. Sus primeras tardes en la plaza viendo torear a Lagartijo, sus tardes en el campo participando en herraderos, tentaderos y estableciendo una buena amistad con toreros como Juan Belmonte y especialmente Domingo Ortega son claros ejemplos de la afinidad que sentía por la fiesta y sus protagonistas. A éste último diestro le dedicó incluso un anejo bajo el título “Retrato del Primer Toro” que sirvió para prologar más tarde el texto de la conferencia pronunciada por el diestro toledano en 1950 en el Ateneo de Madrid. Pero quizás el libro “La Caza y los toros” puede contener las frases más definitorias de toros que el ilustre pensador madrileño nos inmortalizó acerca de las corridas toros, personalmente rescato para esta ocasión dos de ellas:

“No se puede comprender bien la historia de España, desde 1650 hasta hoy, quien no se haya construido con rigurosa construcción la historia de las corridas de toros en el sentido estricto del término.”

“La historia de las corridas de toros revela alguno de los secretos más recónditos de la vida nacional española durante tres siglos. Y no se trata de vagas apreciaciones, sino que otro modo no pueden definir con precisión la peculiar estructura social de nuestro pueblo, durante esos siglos, estructura social que es, en muy importantes órdenes, estrictamente inversa de la normal en las otras grandes naciones de Europa”

Recordaba Cossío que fue Ortega quien encontró un grabado localizado en Augsburgo de un antepasado del toro “Uro” precisamente en una carta Leibnitz fechada en el siglo XVIII.

De todas las anécdotas de Ortega con la fiesta tan solo destacar la acaecida en un restaurante en Madrid. En dicho almuerzo Ortega pidió a Cossío que le presentara a Rafael El Gallo y este al despedirse Ortega, comentó que quien era la persona que les había acompañado en tal feliz velada. A lo que Cossío respondió se llama Ortega y Gasset y es el mayor filósofo de España, a lo que el torero respondió: “Hay gente pa tó!”

Estoy convencido que su formación académica en Alemania debió hacer mella en Ortega a la hora de generar la idea del diccionario taurino, pues en tierras germánicas es bien sabido la larga tradición y numerosas referencias que cuentan en cuestión de tratados y diccionarios realizados por estudiosos e investigadores que alcanzan a abordar casi todas las materias existentes desde la medicina, la historia o el derecho entre otras muchas. Llego a la conclusión que Ortega que no fue una aficionado de un profundo compromiso diario pero si que se sirvió de la fiesta como excusa, pretexto, salto y cimiento para poder asentar sus reflexiones y con ellas su visión especial de la vida, elevándola a la categoría cultural y artística que hoy conserva intacta. Por todo ello aún resuenan sus palabras sinceras más que nunca:

“No soy un aficionado a los toros. Después de mi adolescencia son contadísimas las corridas de toros a las que he asistido; las estrictamente necesarias para poder hacerme cargo de cómo iban las cosas. En cambio he hecho con los toros, lo que no se había hecho: prestar mi atención con intelectual generosidad al hecho sorprendente, que son las corridas de toros, espectáculo que no tiene similitud con ningún otro, que ha resonado en todo el mundo y que, dentro de las dimensiones de la historia española en los dos últimos siglos significa una realidad de primer orden”.

Estoy de acuerdo con el profesor Alberto González Troyano, Ortega nos abre puertas a establecer nuevos estudios sobre la fiesta que parecen ocultos tras la filosofía de la corrida y diría más entre los públicos de sus plazas, los protagonistas e incluso el toro.

La exposición de Las Ventas no podría llegar en momento más apropiado e invito a sus organizadores a que cojan el guante de José Varela Ortega y Gasset, nieto del gran Ortega y que tengan el valor y la determinación de llevarla a San Sebastián y a Barcelona para seguir espoleando a los últimos taurinos que por allí siguen atrincherados.
martes, 2 de junio de 2015.
 
¡Vivan los toros! ¡Viva Miura!
Dávila Miura volvió a vestirse de luces tras casi una década
La Feria de Sevilla ha resultado ser un éxito de público y toros, que no de toreros, en esta temporada 2015. No podría estar más de acuerdo con los Premios de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, por primera vez y sin que sirva de precedente salieron todos los que voté. En líneas generales destacaría la emocionante despedida de Espartaco, las embestidas de grandes toros de Fuente Ymbro, la corrida completísima de Nuñez del Cuvillo y las grandes corridas de Victorino y Miura. Faena para el recuerdo sin lugar a dudas ha sido sobre todas, la de Antonio Ferrera que lamentablemente malgastó con la espada lo que a buen seguro sería de dos orejas a ley a un toro bravísimo y de clase excepcional. Nunca en mi vida le he visto tan bien, tan templado, tan inspirado y me temo que no vuelva a verle así. Los ganaderos salmantinos este año fracasaron junto con la ganadería de Torrestrella, algo insólito en esta plaza a tenor de los últimos años vividos en su compañía. Los toreros emergentes nada digo, pues prácticamente no aportaron cosa alguna en un serial que de nuevo le ponían en bandeja una gran oportunidad de revindicarse. Por cierto los toreros que creíamos eran el relevo de las figuras resultaron ser una vez más pasto de las eras. Las únicas excepciones por lo responsable y maduras de sus actuaciones fueron Pepe Moral y el incipiente Borja Jiménez, del resto estuvieron siempre por debajo de sus toros o en el mejor de los casos no tuvieron suerte con el lote, digámoslo así mejor. Por tanto el futuro de los toreros no es nada halagador, cuando echamos siempre la vista atrás. La cosa cambiará cuando le de la real gana al Sr. Daniel Luque, entre otros.

El gran triunfador de la feria ha sido la empresa, que quitando los primeros festejos tras el Domingo de Resurrección y a pesar de ser ésta un ciclo televisado por el Plus ha logrado obtener dos tardes de no hay billetes y cuatro de casi lleno. Cuidado con que ahora sean ellos, los empresarios de la Maestranza, con el respaldo en las urnas de un nuevo público quienes no quieran negociar, y con más razón que un santo empresarialmente hablando, con los toreros ausentes en este ciclo en la próxima campaña. No quiero pensar en el dineral que se han ahorrado y que esto pudiera servir, espero equivocarme, para no volver a ver a estos grandes toreros en otros tantos años más. ¡Ojo a navegantes y acerquen posiciones! Como se diría en política ahora: ¡¡¡Ciutadans o Ciudadanos en Andalucía son una realidad, Sra. Doña Rosa Díez, lo quiera o no lo quiera usted!!!.

Por cierto bien merecido esta el monumento a D. Diodoro, aunque se me antoja que la maqueta presentada podría ser evitable el burladero al completo ya que esto se me hace desproporcionado de tamaño en proporción a la escultura del magnífico empresario ,dicho sea de paso.

Por último destacar a Diego Ventura que salió por décima vez por la Puerta del Príncipe pero debería reflexionar como cabeza del escalafón si las corridas de rejones deberían abrirse a otros encastes para dignificar un espectáculo en donde parece que siempre tiene las de ganar el caballero y nunca el toro. Rescato también al valiente Valdenebro auque sin rematar con el rejón de muerte, estuvo muy bien.

Dávila Miura volvió a vestirse de luces tras casi una década retirado para la corrida del 75 aniversario de Miura para demostrar que sigue estando más digno y pasándoselos mucho más cerca que muchos en activo. Felicidades a Miura por su gran corrida reitero, por llevar a cuesta sus casi dos siglos de leyenda y cerca de la mitad lidiando consecutivamente en en Sevilla.

Esta claro que a vosotros no os hacen falta ni títulos ni medallas que os reconozcan porque vosotros sois la propia Fiesta en sí , el sentimiento de veros lidiar es el mismo que sentimos los taurinos al vernos pisar la plaza cada temporada recordándonos que seguimos vivos, intactos en nuestra afición generación tras generación, ese por tanto es vuestro mayor éxito como el nuestro. ¡VIVAN LOS TOROS! ¡ VIVA MIURA!
martes, 28 de abril de 2015.
 
El toro como obra de arte
Mis recuerdos en el campo castellano y andaluz fraguaron como a muchos mi amor desde muy joven a esta fiesta
Qué alegría saber al fin, que a un gran ganadero se le honra con la Medalla de Bellas Artes de España. El primero tuvo que ser Victorino al que desde luego debe seguir Miura y tantos otros con igual derecho. El torero es el artista por excelencia, como así se le reconoce el respetable en cada tarde con los trofeos, sus silencios y las broncas. Pero no es de menor arte quien hace posible que todo ello recobre vida, ese no es otro que más el toro. La cría de reses bravas es mucho más difícil que pintar un cuadro o esculpir una escultura, decía el maestro Manolo Vázquez, aquí no hay posibilidad de rectificación en ningún momento de la Lidia. Los políticos han recapacitado con acierto, pero ha pasado demasiado tiempo, en donde han tenido que devolver medallas, premiar a más de una docena para enterarse del secreto, del misterio y el significado que es el arte de criar toros bravos.

Nunca me casé de cantar la dehesa mediterránea como paraíso indisoluble de nuestro paisaje español, salvado in extremis de especulaciones urbanísticas en muchos casos y con él plantas y animales en peligro de extinción extrema. No hablemos de la riqueza económica que genera la dehesa, ni de su extensión a nivel nacional e internacional que cubre con su manto verde el campo bravo, sino que contemplemos su herencia genética como única aportación española de altura a la zoología universal, como muchos lo cantaron antes que yo. Pienso y me asombro al saber la responsabilidad transmitida en muchos casos de padres a hijos, de amigos a hermanos, agolpada en esos libros de vacas y sementales en donde tanta riqueza lingüística para envidia de la Academia Española. Conozco casos que solo una familia arruinada al completo heredó un hierro colgado de una chimenea, y poco a poco compraron la finca y un puñado de cabezas; levantando años más tarde, tras décadas de alegrías y desalientos, la memoria inmortal y el triunfo en las plazas de una gran familia en esta difícil disciplina. Que mérito, que dedicación, que entrega, que ejemplo para las generaciones venideras fueron, son y serán los señores ganaderos. En el campo siempre existió la casa ganadero y una casa externa donde vivían los toreros que venían a torear o a echar un capote entre tanto tendadero, herradero y saneamiento, que también habita en este curioso espacio natural.

Mis recuerdos en el campo castellano y andaluz, fraguaron como a muchos mi amor desde muy joven a esta fiesta, pues el campo es el origen y la respuesta de todo este mundo genial y sorprendente. El por qué el torero torea con esa técnica, el por qué los caballos andan de frente de ésta o aquella manera, el por qué la música suena así desde lo alto de la grada, el por qué de las plazas y sus arcos abiertos de par en par al viento, el por qué del silencio de todos cuando rompe la tarde el galope de una toro salido de las entrañas del coso.

He de reconocer que casi nadie va a ver los toros y si a los toreros, estos que se hacen llamar aficionados preguntan por si el cartel de toreros para ver su remate y poco o nada se reparan en el toro a lidiarse, en la ganadería, y sobre todo en el ganadero. Álvaro Domecq solo hablaba de ellos, de cómo había transformado o variado ese encaste con ese último cruce, como bautizaba sus toros, cual era el denominador común de la nueva camada si es que hubiera o hubiese mayoral que descifrara cada uno de sus hijos nada más salir de chiqueros…

Victorino, el maravilloso catedrático de Galapagar, es el portavoz de muchas voces de mayorales, de vaqueros, de caballistas que dieron su vida y aún la dan generosamente por mantener, no ya la tradición ni la cultura de un pueblo sino su personalidad, lo que nos hace únicos y diferentes frente al resto. Cuantos inviernos de encinas carbonizadas en la chimenea, cantando hazañas y vergüenzas pasó Victorino en “Las Tiesas de Santa María” o en “Monteviejo” hasta alcanzar la gloria, cuantas primaveras ilusionantes llenas de tentaderos a campo abierto disfrutó hasta hoy, cuantos nacimientos milagrosos sobre la hierba húmeda vio forjarse al animal más bello de la tierra , cuantos le copiaron, le amaron, le envidiaron y le odiaron para siempre por tener ese don de saber criar toros bravos, de conocer sus toros mejor que muchos para llevarlos hecho carne a toda una obra de arte.

Por fin se hace justicia con la Fiesta desde el campo, aunque no son muchos los tramoyistas que también deberían ser recompensados algún día, nos acordamos de los banderilleros, los picadores o los músicos que también tendrían derecho y lugar de primer orden entre los muchos reconocimientos que la Fiesta les debe a su esplendor y plenitud entre las bellas artes.
domingo, 12 de abril de 2015.
 
 
Relevo a puñetazos
Es obligado reflexionar sobre el relevo de los toreros jóvenes
jueves, 9 de abril de 2015.
 
La fragua del Temple
Al maestro Tito de San Bernardo
sábado, 27 de septiembre de 2014.
 
El David de Miguel Ángel
Nunca vi a Perera tan completo, tan poderoso
miércoles, 4 de junio de 2014.
 
“De tripas, corazón”
Análisis de carteles de la Feria de Abril 2014
sábado, 29 de marzo de 2014.
 
Nobleza obliga
Que inmenso error están cometiendo todos los protagonistas en Sevilla
jueves, 23 de enero de 2014.
 
Un pequeño deseo
Los aficionados tienden peligrosamente en la actualidad a la extinción
jueves, 28 de noviembre de 2013.
 
La fuente del Toreo
Adiós a corridas tan señeras como en su día lo fueron las del Corpus, Virgen de los Reyes o Hispanidad
lunes, 30 de septiembre de 2013.
 
Pepe Luis, la gracia hecha carne
A Pepe Luis y a tio José María, sin duda en el cielo hablando de toros
lunes, 27 de mayo de 2013.
 
"Guasón" se lleva el permio a mejor toro de farolillos "Onda Cero-Alcuza" 2013
De la ganadería de Juan Pedro Domecq
lunes, 20 de mayo de 2013.
 
¡Adios, Pepe Luis Bienvenida!
El buen gusto por hacer las cosas despacio
viernes, 21 de septiembre de 2012.
 
Después de esto, me voy
A Simón Casas, máximo culpable
viernes, 21 de septiembre de 2012.
 
Muerte a los pesimistas
lunes, 23 de julio de 2012.
 
Crónica de una muerte anunciada
Se acabó la Feria de Abril y lo dicho en febrero, si no es la peor si es cierto que ha resultado ser una de las peores que se recuerdan
viernes, 4 de mayo de 2012.
 
Sevilla, la peor Feria de la historia
Despierto por fin de mi invernal letargo, harto de aguantar los ataques, la indeferencia, el abuso, el mal gusto, la falta de originalidad y el desinterés general existente en todas las partes intervinientes de la Fiesta.
viernes, 24 de febrero de 2012.
 
Sevilla, la temporada del indulto
Solo un maestro le hace sombra en lo que vengo llamar la nueva estética moderna del toreo
miércoles, 26 de octubre de 2011.
 
De la Merced a San Miguel
Cuarenta naturales iluminaron la plaza por última vez
viernes, 30 de septiembre de 2011.
 
Compañeros del alma
La magia de la radio es tan seductora, tan ciega y tan real que nada alcanza mayor fuerza y belleza
viernes, 16 de septiembre de 2011.
 
Los Toros en la Onda nominado a los Premios Nacionales de Radio
jueves, 15 de septiembre de 2011.
 
El temple de Fernando Adrián volvió loca la Maestranza
Directito de la escuela taurina de El Juli se vino Fernando para Sevilla
lunes, 27 de junio de 2011.
 
Jiménez Fortes, entra con paso firme en la Real Maestranza
Una verónica cruje sola en medio de la plaza
lunes, 20 de junio de 2011.
 
Diego Silveti se acordará del novillo toda su vida
Cuatro generaciones de matadores
lunes, 6 de junio de 2011.
 
Entre la izquieda y la derecha
Los toreros también tienen signo político
lunes, 23 de mayo de 2011.
 
Manifiesto en defensa de la fiesta
Ignacio de Cossío
martes, 19 de abril de 2011.
 
¡Sevilla ha llegado!
Ignacio de Cossío
lunes, 18 de abril de 2011.
 
Archivo
04/03/2011 Pepín, entre la gracia y el poder
22/02/2011 Rafeal Moneo, arquitecto del toreo
12/12/2010 Menos misterio y más torería, Sr. Sicilia
18/11/2010 Hasta siempre Feria Mundial del Toro
26/10/2010 Conclusiones y fundamentos para renovar la fiesta
25/10/2010 Mora dueño y señor del otoño
21/04/2010 Nadie conoce a nadie
20/04/2010 Viajes Cayetano
19/04/2010 Lo siento señor Teja, pero hoy yo vengo a triunfar
13/04/2010 Oliva Soto: Atardecer en la Maestranza
05/04/2010 El milagro de un quite
25/03/2010 Los carteles de la Feria de Sevilla, uno a uno
16/03/2010 Barcelona excomulga el toreo
13/11/2009 Chamaco: Un estoque mirando al cielo
30/10/2009 La inmortalidad para los hermanos Peralta
13/10/2009 Un pinar en la Maestranza
28/09/2009 San Miguel I y II: Una lágrima en la Maestranza
13/06/2009 La inquebrantable moral de Cortés
09/06/2009 Con la lección bien aprendida
27/05/2009 Daniel Luque, el zorro de gerena
23/05/2009 El pasmo de De la Puebla
30/04/2009 Daniel Luque, tiembla Sevilla
28/04/2009 Sin toros en La Maestranza
28/04/2009 Manzanares, la escultura de una hoguera
27/04/2009 La esencia de la Puebla
26/04/2009 Ni tanto ni tan calvo
25/04/2009 Sálvese quien pueda
24/04/2009 Miau, miau
22/04/2009 La gran siesta
20/04/2009 La suerte del campeón
18/04/2009 Coplas y toros, pregón de Herrera
18/04/2009 Toros en el norte. Toros en el sur
18/04/2009 La noria del toreo
18/04/2009 La opinión de Cossío sobre la Feria de Abril de Sevilla
18/04/2009 Cuatro tauromaquias del mundo
18/04/2009 Chicuelo: La verdad de Sevilla
18/04/2009 Sevilla son sus pueblos
18/04/2009 La economía y la ecología en los toros
18/04/2009 Sevilla: La temporada que se llevó el agua
18/04/2009 Manolo, 25 años despidiéndote
18/04/2009 Habemus Papam
18/04/2009 La catedral del mar
18/04/2009 Los toros de la cal y arena
18/04/2009 Moral y Nazaré, esperanza de Sevilla
18/04/2009 Antonio Ordóñez, el milagro del toreo
22/10/2008 La historia del Corpus en La Maestranza
22/10/2008 Novillada con picadores en la Real Maestranza: Novillada macabra
22/10/2008 Corrida del Corpus Christi en Sevilla: Doña María ha vuelto para quedarse
22/10/2008 Más toros y menos jamón
22/10/2008 Manzanares, tenemos torero
22/10/2008 Morante, entre la gloria y el infierno
03/09/2008 Cossío y el mundo taurino
03/09/2008 Semblanza en el adiós de un torero, Jesulín de Ubrique
03/09/2008 Feria de Sevilla 2008, toda una montaña de emociones
17/03/2008 Sevilla 2007, sencillamente inolvidable
17/03/2008 Los clarines de la aurora
17/03/2008 Las rebajas de otoño
02/02/2008 Sevilla, puerto de mar
02/02/2008 El Corpus de Sevilla está muerto
27/11/2007 Padilla, el último rockero
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris