Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Herme Cerezo
Crítica literaria
Herme Cerezo
Entrevista al escritor Julián Granado


Pocas personas de mi generación no conocerán una película de siete minutos de duración, más o menos, en la que se puede observar la reconstrucción del asesinato de José Canalejas, presidente del consejo de ministros de España en 1912. Canalejas fue tiroteado en la Puerta del Sol de Madrid, al mediodía del 12 de noviembre, mientras observaba el escaparate de una librería. El asesino respondía al nombre de Manuel Pardiñas, un hombre de filiación anarquista. Sin embargo, con la perspectiva del tiempo transcurrido, se vio que aquel fue un caso de magnicidio cerrado en falso, archivado muy prematuramente. Sobraban personajes interesados de pelajes muy diversos, incluso contradictorios, en la desaparición, física y política, del prometedor dirigente liberal ferrolano, llamado a pilotar el viraje al que se veía abocada España tras el desastre de 1898. Bajo este planteamiento, el escritor onubense afincado en Sevilla, Julián Granado, ha construido un thriller histórico, ‘El complot Canalejas’, en el que valiéndose del inspector de policía Eduardo Borrego intenta reconstruir todo lo ocurrido y esclarecer los verdaderos entresijos del asesinato. Desde nuestros respectivos enclaustramientos, el de Julián Granado en Sevilla, y el mío, en València, a través del teléfono hilvanamos una conversación sobre la novela, que la grabadora registró con su fidelidad acostumbrada.

Julián, ¿cómo lleva el coronavirus?


En casa, confinado como todos. Intento combatirlo leyendo, abstrayéndome del clima de pánico generalizado que producen los informativos, aunque ellos pretendan justamente lo contrario. Hay que tener vida, aunque sea en reclusión.

Enhorabuena por el Premio de Novela Ciudad de Salamanca, ¿qué supone para Vd. haberlo ganado?


Muchas gracias. Teniendo en cuenta la altura del galardón, yo diría que es el más prestigioso que he ganado hasta este momento. Me produjo una gran emoción y satisfacción cuando fui a recogerlo y vi como el Ayuntamiento de Salamanca y la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes cuidan y miman de un modo muy especial este premio.

Usted es médico de profesión, ¿se llevan bien la medicina y la escritura?


Se llevan muy bien porque la medicina, por lo que tiene de trato humano, aporta muchas experiencias, que luego rinden beneficios a la hora de sentarse a escribir. Por otro lado, mis pacientes saben de mi vocación literaria y a veces me permiten que me pierda por las tardes para dedicarme a la escritura [risas].

Y ¿qué significa o qué es para Vd. la escritura?


Para mí, escribir es una forma de conocer e interpretar el mundo y de intentar saber de dónde viene y a dónde va. Por eso, las circunstancias que estamos viviendo ahora, seguramente tendrán su influencia en literatura, estoy seguro de ello.

Vd. se ha especializado en la novela histórica, ¿qué le atrae de este género?


Siempre digo que no me gusta ficcionar en el vacío. Me gusta aprovechar las experiencias y las realidades que han tenido lugar históricamente y aprovecharlas, como si de un hilo de funambulismo se tratara. Así que me deslizo por la historia y me permito incursiones en el terreno de la ficción, o permito que la ficción hurgue en determinadas lagunas históricas que no están suficientemente bien aclaradas. Desde ese punto de vista, creo que el literato puede suplir la imaginación que les falta a los historiadores, entre otras cosas porque su misión no es ésa, sino la de certificar realidades históricas e investigarlas.

Toda novela histórica incluye dos procesos: el de documentación y el de escritura, ¿en cuál de los dos disfruta Vd. más?


Pues, yo diría que cuando más disfruto es en ese momento de transición de un proceso al otro, porque documentarse exhaustivamente es imprescindible si se quiere acudir al vivero de la Historia, pero igualmente en el oficio de escribir hay que olvidar esa exhaustividad documental adquirida, del mismo modo que, cuando la historia transcurre, no estás pendiente de ella. La novela hay que escribirla como le sale a cada uno de su vocación creativa, aprovechando todo el material documental acumulado.

¿De dónde arranca su interés por Canalejas?


Tengo debilidad por los personajes históricos que han intentado modificar o modernizar su tiempo. En mis novelas empecé ocupándome de Mendizábal que, se diga lo que se diga, fue un personaje definitivo en las finanzas del siglo XIX español. De esa misma forma, Canalejas también es un personaje definitivo como político liberal que intentó desasirse, romper ataduras con el casticismo liberal del siglo XIX para entrar en el liberalismo del siglo XX y desarrollar una forma de actuar que resultase mínimamente acorde con la política, que comenzaba a ponerse en práctica en Europa o, incluso, en Estados Unidos.

Dicen que un escritor escribe una novela para responderse alguna pregunta, la pregunta que ha guiado la escritura de ‘El complot Canalejas’ es ¿quién asesinó a Canalejas?


Sí, efectivamente, porque el número de candidatos era considerable y puede que incluso se ayudaran unos a otros, de manera que la pregunta estaba servida en bandeja: ¿quién pudo matar a Canalejas? Si el objetivo era asesinar a un político de renombre, seguramente había otros que podían estar en la lista por encima de Canalejas, pero le tocó a él.

Hace muchos años, en Televisión Española emitían un programa titulado ‘España Siglo XX’, en uno de cuyos capítulos aparecía el asesinato de Canalejas, rodado como si el cameraman hubiera estado presente en el atentado en plena Puerta del Sol. Parecía un documento gráfico absolutamente real. Su novela arranca por ahí…


Sí, es verdad. Fue una película rodada a posteriori, que contiene una parte creativa y en la que, a continuación, se incluyeron imágenes reales de su sepelio.




Canalejas suprimió la pena de muerte, prohibió el trabajo nocturno de las mujeres, instituyó el descanso dominical, llevaba en mente un proyecto de expropiación de tierras, pretendía reglamentar las órdenes religiosas, ilegalizó a la CNT… ¿su asesinato fue algo más que la obra de un pistolero a sueldo?


Por supuesto que sí. Ese es el planteamiento del que parte ‘El complot Canalejas’. Ni Pardiñas era un pistolero, que estuviera fuera de sus cabales, ni a mi entender era únicamente un sicario a sueldo del internacionalismo anarquista. Detrás de todo eso había algo más.

Usted retrata a Manuel Pardiñas Serrano como un hombre dubitativo, que no tenía muy claro eso de asesinar al presidente del Consejo de Ministros…


Pardiñas era un pusilánime, que tenía una serie de caracteres definitorios. Era un idealista, entre comillas «bien intencionado». Quería hacer la revolución para salvar a los más débiles, pero, como digo, también era un pusilánime al que le temblaba la mano cuando tenía que empuñar un arma de fuego. No en vano la novela juega con una cierta enfermedad neurológica que le provocaba temblores, que eran algo más que físicos o psicosomáticos, eran también temblores morales.

A la muerte de Canalejas, ¿sus sucesores Manuel García Prieto, primero, y el Conde de Romanones, después, continuaron sus reformas o le pusieron freno?


No, no, no las continuaron en absoluto, porque la obra de Canalejas iba a ser algo muy personal y no coincidía para nada con las expectativas ni con los intereses del Conde de Romanones, entre otras cosas porque él no albergaba otras expectativas que no tuvieran que ver con sus intereses. Romanones era un político muy interesado.

Aunque el pretexto es Canalejas, en realidad el protagonista de la novela es Eduardo Borrego, un inspector de policía, que bebe bastante y vive un pelín amargado, ¿‘El complot Canalejas’ tiene algo de thriller?


Eduardo Borrego es un personaje del que en la historia real solo existe su nombre. Era uno de los guardaespaldas que estuvo presente en el asesinato y que falló estrepitosamente, ya que fue incapaz de proteger la vida de Canalejas. Yo necesitaba un hilo conductor y mi Borrego es un antiguo militar, que en la desgraciada Guerra de Cuba sufrió todo lo que sufrieron los militares españoles. En una visita que Canalejas giró a la isla, hipotéticamente le habría conocido, y el político se interesaría mucho por aquel pundonoroso soldado, después reducido a una sombra de sí mismo a causa del alcohol y de una herida de guerra.

El hecho de que Eduardo Borrego sea policía le ofrece a Vd. la oportunidad de construir un thriller histórico.


Ese es otro hilo conductor por el que tengo cierta debilidad. Me interesan los policías sentimentales [risas] y me gusta elegir historias para contarlas a través de un protagonista que, al mismo tiempo, es duro y emotivo.

En la novela tropezamos con buenos personajes secundarios, como Pepe Francos Rodríguez, director del periódico El Heraldo, un personaje muy ambicioso.


Sí, sobre todo al final de la novela alcanza más relevancia y vemos que tiene más importancia de lo que parecía al principio. Pepe Francos es un personaje histórico, un periodista que dio el salto a la política, un hombre víctima y esclavo de sus propias ambiciones. Al menos así lo retrato yo en la novela. Era muy amigo de Canalejas y puedo suponer que algunas grandes amistades encierran también grandes traiciones.

Ha encontrado un hueco para el humor en ‘El complot Canalejas’, especialmente en los diálogos.


El humor es muy importante en una novela de este estilo. Si no hay humor, una novela negra puede convertirse en una novela triste y hay una gran diferencia entre ambos términos. Todos los buenos thrillers son sarcásticos y a mí me gusta utilizar una cierta dosis de este ingrediente en mis libros. Creo que para que el lector se divierta con los diálogos, los primeros que deben divertirse son los propios protagonistas.

Estamos terminando. La penúltima pregunta la reservo para el Julián Granado médico: ¿vamos a salir bien librados del coronavirus?


Creo que moralmente saldremos bien parados. Vamos a aprender el valor de una serie de cosas y despreciaremos todo aquello que no lo tenga. Ya veremos si la realidad me da la razón, pero espero que tengamos suerte y me la dé.

Y la última por hoy: ¿lleva ya algún nuevo proyecto literario en ciernes?


En algo hay que emplear el confinamiento y precisamente me pilla hoy en eso. Estoy trabajando en una nueva novela, también de inspiración histórica, que le debo a mi tierra. Yo procedo de la cuenca minera de Río Tinto, que fue lugar de intensa conflictividad laboral a comienzos del siglo XX y donde el problema del colonialismo industrial inglés se planteó de forma muy sangrante y trágica. Sobre esto se han escrito ya algunas novelas. Yo ahora estoy con la mía.

Artículos del autor

Premiado en Suecia como Mejor Libro del Año y considerado mejor debut por la Academia Sueca de Novela Negra en 2017, ‘1793’ de Niklas Natt och Dag (Estocolmo, 1979), publicado en España por Salamandra (castellano) y por Proa (catalán), es un intrigante thriller histórico, que viene arrasando en las listas de libros más vendidos de un buen puñado de países europeos.

Últimamente, pocos libros han despertado la expectación desatada por la novela ‘Todo esto existe’ de Íñigo Redondo, un escritor bilbaíno, arquitecto de profesión, afincado en Madrid. Editado por Penguin Random House, pocos libros han concitado la unanimidad sobre su calidad e interés y menos aún han llevado a los críticos a orillar su contenido, a través de un pacto tácito para no desvelar un final que anuncian apabullante. «Las trampas y los efectos están extraordinariamente bien dispuestos y me dejaron estupefacto», escribe Nadal Suau en El Cultural del 31 de enero de este año.

‘Todo arde’ es el título de la nueva novela de Nuria Barrios (Madrid, 1962). Editada por Alfaguara, ‘Todo arde’ es la historia de dos hermanos, Lolo y Lena. Lena, veinticinco años, está enganchada al crack y la heroína. Lolo, dieciséis años, es muy joven.

El viernes 31 de enero, sábado 1 y domingo 2 de febrero podremos disfruta de dos espectáculos de prestidigitación oral. Espectáculos basados en el juego con la palabra, que no son ni teatro ni poesía ni música, pero que, a la vez, son cualquiera de estos tres géneros. 

Las lluvias, muy pertinaces, que azotaron la ciudad de València y la Comunidad Valenciana la pasada semana impidieron la entrevista cara a cara con Ricardo Menéndez Salmón que, como buen escritor de paso, se dejó caer por esta villa, que no corte, para presentar su nueva entrega ‘No entres dócilmente en esa noche quieta’, editada por Seix Barral.

Con casi dos decenas de libros, ficción y no ficción, publicados, Marta Robles presenta ahora ‘La chica a la que no supiste amar’, editada por Espasa, la tercera entrega de la serie policial protagonizada por el detective Tony Roures, donde aborda el tema de la prostitución, de la trata de blancas y de los efectos del vudú en las personas. La acción se ubica en escenarios reales de Madrid, Castellón y Benicàssim, lugar en el que se recrea para dar a conocer este atractivo rincón de la costa mediterránea, mediante pinceladas ágiles y precisas como toda su prosa.

Última semana de diciembre. Faltan pocos días para que concluya 2019, un año interesante desde el punto de vista literario.

Faltan pocos días para que aterrice la Navidad, aunque el frío parece haber olvidado las fechas que vivimos. Apenas hace un mes que César Pérez Gellida ha regresado a las librerías con la segunda, y última, parte de su bilogía formada por ‘Todo lo mejor’ y ‘Todo lo peor’, su nueva entrega, publicada por Suma de Letras, también ambientada en el Berlín de los años ochenta, el del muro, el de la división Este-Oeste. 

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris