Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Herme Cerezo
Crítica literaria
Herme Cerezo
El método de la historia comparada es particularmente útil en las nuevas historiografías militares

Que la Guerra Civil Española resulta un tema apasionante es una verdad tan grande que se cae por su propio peso y no hace falta insistir en ella. Ahora bien, desde que concluyó el 1 de abril de 1939 han sido legión los historiadores, extranjeros y españoles, que le han dedicado trabajos monográficos, tanto con historias generales como fragmentarias.  A medida que avanzan los años, se escribe más sobre ella y es seguro que seguirá escribiéndose durante mucho tiempo. Desde el que podemos considerar primer gran clásico del tema, The Spanish Civil War, publicada por Hugh Thomas en 1961 y revisada en varias ocasiones, hasta hoy, los historiadores se han centrado en un conflicto enormemente atractivo para el investigador, el estudioso y el lector en general. Las nuevas aportaciones documentales, descubiertas en archivos civiles y militares, a medida que ha sido posible acceder a ellos con mayor libertad, y en algunos también los testimonios orales- o escritos – de los pocos supervivientes que puedan quedar a fecha de hoy, han constituido los pilares básicos que han posibilitado la proliferación de estas publicaciones.


Guerrasdivilesmarklawrence

Ahora y dentro de esta proliferación, el profesor de Historia de la Universidad de Kent, Mark Lawrence (Worcester, Reino Unido, 1978), acaba de publicar en Alianza editorial un volumen de largo título: ‘Las Guerras Civiles Españolas. Una historia comparada de la Primera Guerra Carlista y el conflicto de 1936-1939’. Precisamente, en el subtítulo de la obra radica qué la diferencia de otros textos preexistentes sobre este mismo asunto. Sí, porque el profesor Lawrence apuesta por la llamada historia comparada para analizar las dos guerras, las más cruentas en la historia de España según su trabajo. El padre de la historia comparada, «por derecho propio» en palabras del británico, fue Marc Bloch, fundador junto con Lucien Febvre de la francesa École des Annales, que murió asesinado por la Gestapo en 1944.


Mark Lawrence afirma que el método de la historia comparada es particularmente útil en las nuevas historiografías militares y sobre todo en el análisis de las guerras civiles. En este sentido, la Primera Guerra Carlista y la Guerra Civil Española presentan similitudes importes en lo referente a militancias, políticas, religiones, ideologías y contexto internacional, incluso señala que los centros de insurrección derechista fueron los mismos en 1833 y en 1936. Los vencedores de ambas contiendas, Espartero y Franco, procedían de las guerras coloniales, en territorio americano y africano, respectivamente. Así mismo, la intervención militar internacional en ambos episodios resultó decisiva. Los voluntarios extranjeros lucharon por motivos similares y bajo estandartes propagandísticos comparables, aunque los resultados producidos al final de cada conflicto fueron opuestos. Es importante resaltar que el modelo carlista de insurgencia de 1833 fue ensalzado como el modelo nacional para defender a Dios, el Rey y la Tradición. Los requetés navarros, que se alzaron cien años después, repitieron esta mezcla de penitencia, celebración y sobre todo memoria del alzamiento de sus predecesores e incluso lo vieron «como una “tercera guerra carlista”. Cabe señalar que ambos conflictos estuvieron precedidos por algunos enfrentamientos, que sirvieron de «ensayo general» para las largas luchas posteriores. En la Primera Guerra Carlista sirva como ejemplo el levantamiento de los malcontents en Catalunya (1827-1828) y en la Guerra Civil el alzamiento de Asturias en 1934.


A la hora de utilizar como herramienta de análisis el método comparativo, hay que tener en cuenta la existencia de un desequilibrio notable referido a las fuentes documentales disponibles, ya que mientras que de la Guerra Civil Española existe una pléyade de publicaciones, muchas de las cuales, tal vez las mejores, se escribieron en el extranjero hasta la consolidación de la democracia española a comienzos de los años ochenta, de la Primera Guerra Carlista únicamente conocemos estudios de historiadores españoles y el testimonio de algunas memorias y libros de viajes.


Dentro del capítulo de conclusiones hay al menos dos que han de ser resaltadas. Y ambas son diferencias, no similitudes. Una consiste en que el conflicto carlista permitió que España, por primera vez en su historia, desarrollara un sistema democrático moderno a partir de una monarquía absolutista. Esta situación perduraría durante cien años, justo hasta el momento en que el triunfo de las tropas franquistas condujo a la supresión y sustitución de un gobierno democrático, el de la República, por una dictadura. La segunda diferencia atañe a la Iglesia. El triunfo de los nacionales en 1939 permitió que la Iglesia española regresase a unos niveles de poder y privilegios que no disfrutaba desde las vísperas de la Primera Guerra Carlista. Sin embargo, según Lawrence, «los intentos del régimen de “recristianizar” a los españoles fracasaron, sobre todo por lo que respecta a las clases obreras anticlericales». Y fundamenta este aserto manifestando que, al convertirse la Iglesia en un aliado tan estrecho del bando vencedor, olvidó por completo su labor pastoral con los vencidos, lo que condujo a unas cifras cada vez más bajas de católicos practicantes.


Como final, cabe señalar que Mark Lawrence ha estructurado ‘Las guerras civiles españolas’ en dos partes: la vertiente nacional y la internacional de ambas contiendas. La primera de ellas, es decir, la nacional, a su vez, se subdivide en ‘Frentes de batalla’, ‘Frentes internos’ y ‘Legado y memoria de los hechos’. La internacional, por su parte, comprende los apartados ‘Orígenes imperialistas de las guerras civiles españolas’, ‘Guerras mundiales en miniatura’ y ‘Ay de los vencidos’. El libro concluye con los apartados de ‘Conclusiones’, ‘Glosario’, ‘Fuentes’ y ‘Bibliografía’, así como con un ‘Índice onomástico’.

Artículos del autor

Afirma Luz Gabás que ‘Palmeras en la nieve’ y su nueva entrega, ‘El latido de la tierra’, son sus dos novelas más sentidas y personales.

El día 3 de octubre, entre los actos de celebración de su 25 aniversario, la Sala Carme Teatre estrenará la obra Barracó 62 de Joan Alfons Gil Albors, escrita en 1963 y Premio Joan Senent de Teatro ese mismo año. Nacido en Alcoi en 1927, Gil Albors es autor de reconocido prestigio a nivel nacional.

El escritor Francisco Aguilera (Santiago de Chile, 1974) acaba de publicar su nuevo libro titulado ‘La Moneda, 11 de septiembre’, editado por Dràcena, una suma de testimonios de cuatro personajes de la calle, un camarero, un policía, un recluta y un bombero, que recuerdan sus vivencias el día 11 de septiembre de 1973, cuando se produjo el golpe de estado que terminó con el mandato constitucional del presidente Salvador Allende.

La sala que cumple 25 años de programación estable en València, presentará durante todo el mes de septiembre su III Cicle Escèniques LGTBI.

Una mesa, ligeramente apartada, en la cafetería del Hotel Meliá Plaza, sirve como territorio neutral para la entrevista con César Gavela (Ponferrada, León, 1953), que tiene nuevo libro en el mercado, ‘Los astros’, editado por Olélibros, una colección de relatos y microrrelatos de amor, pasión, muerte, placer, melancolía y memoria.

Con su novela 'Los Austrias. El dueño del mundo' José Luis Corral cierra su trilogía sobre el Emperador Carlos I.

Antonio Tojeira se siente afortunado: lleva un año en Alicante como inspector de policía y disfruta del sol, de la modernidad que trae el turismo en la España convulsa de 1980, la de la Transición, y de una incipiente relación con Cruz, una echadora de cartas con quien se acuesta ocasionalmente. La muerte accidental de un joven en una estación de tren y el traslado de Tojeira a una comisaría norteña van a alterar profundamente este panorama.

Va ser a la tardor de 1705, que a Altea desembarca Batista Basset, com a general de l’exèrcit de Carles el d’Austria…» Así dice el ‘Romanç de cec’ contenido en el álbum ‘Quan el mal ve d’Almansa’, la genial cantata compuesta por el grupo valenciano Al Tall en el año 1979, a cuya presentación tuve la fortuna de asistir en el Teatro Principal de València.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris