Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Francisco Rodríguez
Ver, juzgar y actuar
Francisco Rodríguez
¿Podemos dilapidar nuestra vida que es el mayor bien que se nos ha concedido?

Aunque había leído muchas veces el salmo 89, cuando lo volví a leer el otro día quedé tocado. Afirma este salmo: “Aunque uno viva setenta años y el más robusto hasta ochenta, la mayor parte son fatiga inútil, porque pasan aprisa y vuelan”. Sentí el vértigo de esta verdad, sin duda porque ya pasé de los ochenta y lo que me quede por vivir será algo menos de un soplo.


Rumiando el salmo recordé haber leído, hace quizás 40 años, la obrita de Séneca “De la brevedad de la vida”, la encontré entre mis libros y me puse a releerla, vi que subrayé muchas frases que estaban dormidas en mi memoria. Seguramente no me impactaron tanto porque la vejez era algo todavía lejano.


Empieza Séneca diciendo que la mayoría de los mortales piensa que la naturaleza nos hace vivir poco tiempo, que necesitaríamos más para disfrutarla, lo cual no es cierto. No tenemos poco tiempo pero lo perdemos mucho, observación que habrían de tener en cuenta todos los jóvenes y examinar si el tiempo que vivimos lo ganamos o lo perdemos, pues según Séneca la vida es bastante larga para el que sabe emplearla, teniendo en cuenta que la parte más pequeña de nuestra vida es la que vivimos y no la que hemos vivido ni la incierta que nos queda por vivir.


Podemos ser avaros de riquezas o de placeres pero rara vez somos avaros de nuestro tiempo que estamos dispuestos a perder por cualquier tontería pues lo que nos resulta más difícil es permanecer cada cual consigo mismo para revisar si nuestra vida tiene sentido o es un mero transcurrir inútil.


Nos dice Séneca que tratemos de recordar las veces que hemos sido constantes en nuestras resoluciones y los beneficios que hemos sacado de nosotros mismos o si nuestro tiempo, el que vivimos, ha sido saqueado por locas alegrías, ávida codicia, interminables chácharas, sin percatarse de que el tiempo, el valioso tiempo que vivimos estamos gastándolo con prodigalidad y sin provecho.


Nos advierte que para aprender a vivir hace falta toda la vida y toda la vida también se necesita para aprender a morir. Muchas personas cuando llega la muerte se desesperan porque no han vivido sino solamente han durado. La vida se divide en tres épocas: el veloz presente, el incierto futuro y el pasado que utilizamos bien o mal pero es irrecuperable.

Las ideas del pagano Séneca no están lejos de las que predicaba Pablo, quizás por el mismo tiempo a los romanos. Los cristianos debíamos ser las personas que mejor utilizaran los talentos que Dios puso en nuestras manos, sobre todo el tiempo, y de los que nos pedirá cuentas. La parábola de Jesús es clara: lo que hayamos recibido de Dios hay que hacerlo fructificar.


No sé si habré negociado bien mi vida aunque, dada mi edad, pronto saldré de dudas. Espero no presentarme ante el Señor con las manos vacías, pero habré de redoblar mi esfuerzo contando siempre con la ayuda de Dios y la intercesión de María y todos los santos, pues el mayor error que podemos cometer es pensar que nuestra vida es nuestra y podemos hacer con ella lo que se nos antoje porque después de la muerte no hay nada. ¿Es razonable pensar que Dios, que lo ha hecho todo con sabiduría, nos gaste la broma de enviarnos a la nada? 

Artículos del autor

Ya tenemos nuevo jefe de gobierno y nuevos ministros y ministras. Son bastantes cosas las que han llamado la atención en este vertiginoso cambio y una ha sido la eliminación de cualquier símbolo religioso en las tomas de posesión.
​Como imagino a mis lectores, si es que los tengo, ahítos de tanta política, moción de censura y cambio de gobierno, he pensado que ya que estamos en la semana de Corpus en Granada, contarles algo de las tradiciones granadinas, como por ejemplo las Carocas en Bib-Rambla, quintillas normalmente amables ilustradas por pintores locales, que se vienen haciendo hace algunos siglos.
Posiblemente será a causa de la edad, pero muchas de las ideas con las que he vivido parecen hundirse, disolverse en el acontecer de cada día. Hoy me inquieta la justicia.
​El 20 de diciembre de 1993 la Organización de las Naciones Unidas estableció el 15 de mayo de cada año como Día Internacional de la Familia, con el objetivo de aumentar el grado de concienciación acerca de los temas relacionados con la familia como unidad básica de la sociedad.
​Me intranquiliza la proliferación de manifestaciones que se están produciendo ya sea sobre la independencia catalana, el rechazo de una sentencia o la reclamación del aumento de las pensiones.
​El mes de mayo está dedicado a María. Hemos llenado nuestras ciudades, nuestros pueblos, nuestros caminos con imágines de María, la madre de Jesús, la sacamos en procesión y le cantamos, hacemos fiestas y romerías, pero en realidad qué representa María, la Virgen, para cada uno de nosotros, si es que sigue representando algo.
​Hay días que escribir es llorar de pena, de rabia, de impotencia. Empiezo por el niño británico Alfie Evans a quien sus padres no pueden arrancar de las manos de unos doctores empeñados en dejarlo morir y de un juez que se cree por encima del bien y del mal y apoya que los doctores lo decidan, a pesar de que el niño ha seguido respirando sin ayuda mecánica.
Cada vez se emplea más a menudo la palabra “posverdad” que la Real Academia Española incluyó hace poco en el diccionario definiéndola como “distorsión deliberada de una realidad, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las actitudes sociales".
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris