Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Francisco Rodríguez
Ver, juzgar y actuar
Francisco Rodríguez
Vivir como si Dios no existiera resulta cómodo, demasiado cómodo

Dice el Libro de los Proverbios que el principio de la sabiduría es el temor del Señor. No es extraño que, si hemos hecho desaparecer al Señor de nuestro horizonte, la sabiduría brille por su ausencia.

Podemos saber muchas cosas, seremos eruditos pero no sabios. La pregunta fundamental está formulada en el evangelio: ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?

Pero el alma también es algo que ha desaparecido de nuestra vida diaria. La eliminación en nuestras vidas de Dios y de nuestra alma creo que es lo más funesto que nos ha ocurrido.

Seguramente nos sentimos cómodos, atentos solo a complacer a nuestro ego que busca el disfrute de todo lo que el mundo le ofrece: fama, comodidad, dinero, placeres. Pensar en la muerte es de mal gusto. Pensar que existe un Ser supremo que te pedirá cuenta de lo que hiciste en tu vida, ¡bah! Son antiguallas sin fundamento. ¡Si incluso se dice que Dios no condena a nadie, que el infierno está vacío…! ¡Comamos y bebamos que mañana moriremos y no dejemos de gozar de todo lo que apetezcamos!

Pero esta vida sin Dios y sin alma nos lleva a usar y abusar de nuestros semejantes. ¿Qué es eso del temor de Dios? No es miedo ni recelo sino la actitud prudente del que sabe lo suficiente para distinguir que no se hizo a sí mismo, que hay Alguien más arriba, que existe el bien y el mal, lo verdadero y lo falso. Para muchos no hay más bien ni más mal que lo que me agrada o desagrada y a esa actitud subordinamos toda nuestra vida.

Si alguien nos recuerda que debemos amar al prójimo, o no le hacemos caso o nos justificamos con nuestras contribuciones a cualquier ONG pero dar de comer al hambriento, vestir al desnudo, alojar a los que no tienen casa, decimos muy serios que eso es cosa del estado, que para eso pagamos nuestros impuestos, aunque no sepamos muy bien cómo los administran las autoridades.

Si uno contempla pasivamente las emisiones de televisión en las que hay un desfile interminable de personajes que dicen saber de todo, ya sea del calentamiento del planeta, del futuro de la economía, de los probables resultados de las próximas elecciones, si es que llegan a convocarse… Seguro que alguien me dirá que no hay duda de que se convocarán a su tiempo. ¡Pues ya veremos!

Si los políticos tuvieran el santo temor del Señor, seguro que se esforzarían con denuedo en servir al bien común, antes que a asegurar sus sueldos y prebendas, a cumplir sus promesas electorales, a respetar las leyes sin excusas ni pretextos, a llevar una vida ejemplar.

En cambio oigo que van a terminar con la religión en los colegios, que van a facilitar el aborto de las adolescentes, que van a apoyar la ideología de género, que desde niños pueden optar por el sexo que se les antoje, que hay varios tipos de familia, más líquidas y gaseosas que sólidas y permanentes. ¿A dónde llegaremos?

El problema de una España envejecida con extensas zonas vacías ¿cómo lo van a arreglar? Pues parece que impulsando el “derecho” a la eutanasia.

Sin temor de Dios no hay manera de llegar a la sabiduría para vivir, para convivir, para gobernar.

Artículos del autor

La palabras progreso, progresismo y progresista se está imponiendo en todos los medios. Si no eres progresista estás excluido de la sociedad actual. El progreso se presenta como una especie de religión laica con un dogma inapelable: todo el pasado es oscuridad y la luz y la verdad están en el progreso, en el futuro que estamos construyendo.

Me dispongo a escribir mi articulillo semanal cuando un año está a punto de morir y otro a punto de nacer y deseamos a nuestros amigos que sea un año feliz.

Ayer fue el sorteo de la lotería de Navidad y desde bien temprano comenzaron al unísono todas las cadenas televisivas a mostrarnos a los afortunados que habían conseguido premio, las administraciones que vendieron los décimos, los niños que cantaron los números y los premios y toda la parafernalia que se monta cada 22 de diciembre en el teatro real de Madrid.

La eliminación de lo religioso de la vida de la mayor parte de los españoles se ha ido imponiendo lentamente. Los restos que pueden quedar seguramente se deben a la publicidad turística, como por ejemplo la Semana Santa que sirve de lucimiento a imágenes y cofrades con capirote y vara alta.

No está nada claro que en esta democracia podamos defender con libertad nuestras opiniones, valores y creencias

No es esto, ¡no es esto!, el sistema democrático de libertades que creía vigente compruebo cada día que no existe, que ha sido sustituido por otra cosa.

Creo que el sueño de cualquier detentador del poder, persona u organización, ha sido y es establecer el pensamiento único, una colección de dogmas en los que todos crean a pié juntillas, sin discusión, pues poner en duda cualquiera de ellos puede ser severamente castigado y el atrevido que lo intente arrojado a las tinieblas.

Cada uno de nosotros somos el resultado de la historia. La prehistoria se queda para los que se dicen científicos.

El abrazo entre los dos políticos del momento, Sánchez e Iglesias, me ha hecho recordar otro célebre abrazo, el de Vergara, entre el general isabelino Espartero y el general carlista Maroto en agosto de 1839, que puso fin a la primera guerra carlista.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris