Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Francisco Rodríguez
Ver, juzgar y actuar
Francisco Rodríguez
Se puede mandar para servir o mandar para avasallar. Sentido común, por favor

Como me ocurre a menudo debo de estar equivocado. Creía que lo de ser de derechas o izquierdas estaba superado, pero ahora resulta más presente que nunca. Todos hablan y propalan acerca de la superioridad moral de la izquierda y de lo malo que es ser de derechas y ambas cosas me parecen falsas y trasnochadas, pasadas de moda, ¿qué es hoy ser de derechas? ¿qué es hoy ser de izquierdas?

Las dos doctrinas que han jugado y juegan un papel importante en la historia son el capitalismo y el socialismo, aunque a ambas se le añadan hoy unos complementos para despistar. El capitalismo dice ser liberal y el socialismo social-demócrata pero no sé ni lo que ello significa ni lo que sea cierto. Tanto unos como otros se consideran demócratas porque apelan al voto de los ciudadanos, no para servirlos sino para alcanzar el poder y disfrutar de la jugosa tarta de los impuestos que todos pagamos.

He leído en algún sitio que el capitalismo es un sistema en el que el veinte por ciento de la población se lleva el ochenta por ciento de las ganancias y deja el otro veinte para la clase trabajadora. Si ello es así, la injusticia es patente más aún cuando lo que recibe ese 80% de la población está gravado por dos impuestos: uno sobre los ingresos, (IRPF) y otro sobre el consumo (IVA)

Con los impuestos que pagamos la clase media, el gobierno trata de financiar los gastos de mantenimiento de una enorme y creciente administración y unos servicios sociales que pueden ser recortados en cualquier momento aunque se siga subvencionando el desarrollo de ideas “progresistas” aborto, ideología de género, violencia de género, feminismo, orgullo gay etc. Lo único que no se recorta jamás son los sueldos y complementos de los políticos que se los aumentan en cada legislatura por unanimidad.

La social-democracia hace exactamente igual que el capitalismo liberal aunque parezca que son opuestos, es lo mismo que ser aficionado del Real Madrid o del Barcelona y apalearse en las calles.

Naturalmente resulta más soportable un socialismo social-demócrata que un socialismo comunista. El capitalismo, siendo injusto, come y deja comer, el comunismo, en cambio, busca la total dependencia de todos los ciudadanos de las consignas del partido, una minoría poderosa e inflexible, criminal y controladora como establecieron Lenin, Stalin, Fidel Castro, Pol-pot, Mao, el Che Guevara o Nicolás Maduro. La lista de dirigentes comunistas antiguos y actuales es interminable.

Aquí y ahora todos se ponen estupendos, negocian o no negocian, firman o no firman y el tiempo pasa y seguimos sin gobierno en España y en algunas autonomías. Ojalá se hubiera establecido que los políticos solo cobraran su sueldo cuando comenzaran a gobernar y así quizás se dieran más prisa, aunque leo que las previsiones de la Unión Europea sobre España han aumentado al 2,3 del PIB, lo que me hace barruntar que las cosas pueden ir bien sin políticos ni gobernantes. ¡Mira que si los que sobran son todos ellos!

No me queda más que rezar para que las cosas no vayan a peor, que se piense en los demás, que dejen sus ridículas luchas y sus gestos altaneros y se pongan a la tarea de defender la unidad de España y el bien común de todos los españoles.

Artículos del autor

Los que consideramos que España es una realidad sagrada nos parece muy bien ponerla bajo la mirada y el amparo del Sagrado Corazón, pero esta consagración no es ningún elemento mágico que va a convertir a todos los españoles o va a conseguir que gane la derecha, ni entonces ocurrió ni ahora tampoco.

Con sospechosa unanimidad todas las cadenas de televisión dicen las mismas cosas, denigran a las mismas personas o partidos, repiten hasta la saciedad cada asesinato de una mujer y la condena al machismo en cada noticiario y machacan con insistencia a cualquiera que no participe del credo “progre”: feminismo, ideología de género, orgullo gay, derecho al aborto, memoria histórica, etc.

Me apena ver esta España envejecida y menguante, con regiones que ya no se sienten españolas. Me apena ver que cada vez se respetan menos los juramentos o las promesas.

¿Qué elegimos? ¿A Dios Padre todo poderoso que hizo el cielo y la tierra o a unos ídolos que no pueden salvarnos?

Los romanos tenían una multitud de dioses y diosas, encargados cada uno de algún aspecto de la vida diaria y a ellos le dedicaban fiestas, saraos y mojigangas con profusión. Muchos de sus escritores le dedicaron gruesos libros de los que San Agustín se burló a conciencia en su obra La Ciudad de Dios.

Tengo un serio empacho de pactos y componendas entre los partidos. Observo que hay una absoluta falta de lealtad entre ellos. No noto que se trate de españoles que piensan distinto sino de españoles que se odian, o mejor dicho, los dirigentes de los distintos partidos se odian entre ellos.

Creo que la vieja división entre derechas e izquierdas quizás haya dejado de existir y ha dejado su lugar a los que aceptan y aprueban las nuevas ideas que se van difundiendo sin obstáculo en la sociedad, mientras que aquellos que se atrevan a discutirlas serán condenados al ostracismo y a ser combatidos sin piedad por todos los medios de comunicación, que no ahorrarán ningún vituperio contra ellos.

El caso del francés Vincent Lambert y la dramática decisión de dejarlo morir de sed o seguir hidratándolo ha puesto una vez más de manifiesto la cuestión de la eutanasia, a la que se quieren aplicar nuestros políticos “progres” en la próxima legislatura.

Ya estamos otra vez en vísperas electorales: europeas y municipales en mi caso y he de confesar que no tengo ni idea de a quién votar, ni si mi voto servirá para algo e incluso si resultará correctamente contabilizado.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris