Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Francisco Rodríguez
Ver, juzgar y actuar
Francisco Rodríguez
Hemos pasado en cuarenta años de una hermosa esperanza a una angustiosa desazón

Todos los medios de comunicación han publicado con grandes titulares la caída de la natalidad en el primer semestre y el aumento de las defunciones lo que implica un descenso de la población, pero esta situación no se ha producido de la noche a la mañana y de forma imprevisible.


Hace bastante tiempo que comenzó la caída de la natalidad en España al mismo tiempo que también caía la tasa de nupcialidad, pero los informes del Instituto de Política Familiar o los del Instituto Nacional de Estadística no merecieron la atención de los medios de difusión.


No sé si para tranquilizar a la población o siguiendo instrucciones de “más altos y severos organismos” se han apresurado a publicar que este déficit poblacional está compensado con el aumento de la emigración, es decir: no se preocupen si los españoles estamos en proceso de extinción pues ya vendrán de África a poblar nuestra península. ¿Creen que exagero? Tiempo al tiempo, aunque yo no estaré ya aquí para comprobarlo.


He leído en algún lado que la ley de eutanasia que prepara el gobierno quizás sea innecesaria ya que España se está suicidando sin ayuda.


Hay quien me recuerda que los españoles también fuimos emigrantes en Alemania durante muchos años pero pienso que la situación es distinta. Alemania salió de la guerra con un déficit de población mientras que mantenía casi intactas sus fábricas. Por el contrario España salió de la guerra sin industrias que pudieran absorber el excedente campesino que se veía necesitado de acudir a Alemania o a la vendimia francesa. Aquello fue una emigración de ida y vuelta, bastante regulada. Nada que ver con la invasión de pateras que padecemos.


Pero volviendo a nuestra situación de envejecimiento de la población puedo comprobar cada día que en mi barrio somos muchos viejos, pocos niños, muchas mascotas y cada vez más musulmanes que van ocupando bloques enteros de las viviendas baratas que se construyeron en los tiempos de la Obra Sindical del Hogar (que no forma parte de la memoria histórica que se enseña en los colegios).


La emigración americana, de la que se habla poco, ha encontrado ocupación en las empresas de limpieza y en el acompañamiento de las personas mayores que no pueden valerse por sí mismas. Los africanos o bien tienen medios para montar sus propios negocios de todo a 100 o malviven vendiendo baratijas de forma ambulante y algunos manteros. Cuando hace algunos años tuvimos la burbuja inmobiliaria muchos encontraron trabajo como peones de la construcción:

Se nos van acumulando los problemas, unos viejos como el separatismo y la corrupción y otros como la educación convertida en adoctrinamiento, la manipulación de la historia con el engendro de Ley de Memoria Histórica, la ley sobre violencia de género que criminaliza al hombre por ser hombre y la situación de una clase media de médicos, maestros, profesores y hasta jueces que salen a la calle a reclamar sus derechos, pues han pasado de ser clases respetadas a ser agredidos de diversas formas o la “inseguridad social” que no sabe si podrá garantizar las pensiones y un largo etcétera.

Hace cuarenta años vivimos una hermosa esperanza, hoy una inquietante desazón. Habrá que rezar por nuestros políticos para que sean capaces de preocuparse menos por su partido y más por el bien común.

Artículos del autor

​Esta semana comenzó con las elecciones andaluzas y su resultados, alejados de las encuestas, enfadaron a unos y otros, especialmente a la extrema izquierda que se ha lanzado a la acostumbrada siembra de odio en calles y plazas.
​Se habla mucho de sexualidad, se quiere incluso incluirla en la educación infantil a cargo del estado, pero se silencia la palabra castidad como obsoleta y descatalogada.
​En la zarzuela La verbena de la Paloma, se decía aquello de hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad y sin duda era tan cierto entonces como hoy el adelanto de la ciencia, aunque habría que reflexionar sobre las ventajas de los adelantos.
​Acabo de recibir la Tarjeta censal para las elecciones al Parlamento de Andalucía 2018 y según los sondeos electorales que andan publicándose estos días el Partido Socialista (no sé si sigue siendo Obrero y Español) volverá a ganar, como viene haciéndolo desde 1982.
​Antes la coleta la llevaban los toreros, ahora el maestro (o doctor) no la lleva pero la luce airoso un diputado que va no sé si de sobresaliente de espadas o banderillero y ambos están dispuestos a torearnos a todos y no sé si andan perfilándose para darnos una estocada en cuanto nos descuidemos.
​Hace un par de semanas escribía sobre las dos dimensiones que nos constituyen como personas: la razón y la libertad y que, si no utilizamos, no tendremos derecho a quejarnos de lo que se nos imponga.
​Hay cosas que no entiendo, no sé si es porque soy viejo y tonto o es que sigo viviendo en un mundo que cada vez me va siendo más ajeno. No sé si la gente de mi quinta, como se decía antes, tendrá mis mismas perplejidades.
​Sobre la política de los políticos hay muchas personas que escriben, sobre la política de los ciudadanos, la de todos aquellos que no se encuadran en algún partido y cuya actuación política se reduce a meter una papeleta en una urna cada cierto tiempo, se habla menos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris