Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Francisco Rodríguez
Ver, juzgar y actuar
Francisco Rodríguez
Si el estado de bienestar era el que nos cuidaría desde la cuna a la tumba parece claro que ha fracasado, pero aun no se han enterado


Cada vez son más los mayores que ven con preocupación su vejez pues al ir alargándose la esperanza de vida van llegando a edades en las que necesitan cuidados y atenciones, es ser dependientes de otros para poder seguir viviendo.


En otros tiempos los viejos eran cuidados por sus familias, pero en la actualidad no siempre es posible, pues o no tuvieron hijos o los pocos que tengan están a menudo lejos, sin posibilidad de prestarles la atención que necesitan.


Las residencias de ancianos suelen costar bastante más de la pensión que cobran, salvo las pocas que dependen de los servicios sociales, insuficientes para cubrir la demanda de plazas tanto de válidos como de asistidos, aunque con el tiempo todos necesitan ayuda para levantarse, para el aseo personal, para vestirse y para comer, por ello las residencias privadas resultan tan caras.


La prolongación de la esperanza de vida que estimamos como positiva tiene el reverso de que tal prolongación significa a menudo soledad, enfermedades y problemas.


Las ayudas a la dependencia, si llegan a conseguirse, no resuelven la soledad de los ancianos, ni su necesidad de cariño y comprensión, si sus hijos no pueden o quieren dedicarles el tiempo que necesitan, están lejos o simplemente no existen.


Es un auténtico drama cuando fallece uno de los cónyuges y el otro se queda solo, a menudo con menos ingresos, que le dificultarán mantener el hogar en el que vivieron. Cualquier cambio produce en los ancianos una gran inquietud pues comprenden que le va a resultar difícil la adaptación a una residencia, o a ir rotando de hijo en hijo, si los tienen, y acuerdan acogerlo determinado número de meses al año.


Quizás el amor al prójimo, al próximo, debería ser prioritario el que dediquemos a nuestros mayores en su difícil etapa de ancianidad y hacerlo extensivo a amigos y vecinos que estén en esta situación.


Los políticos pueden seguir discutiendo el problema de las pensiones y si sigue siendo válido el sistema actual, aunque lo más seguro es que decidan subir los impuestos y se pierdan en índices de crecimiento, PIB o PIN, para seguir parcheando la situación de los mayores con la mirada puesta en los votos que puedan conseguir para alcanzar el poder o mantenerse en él.


Lo cierto es que se ha producido un cambio social que no sabemos gestionar pues la pirámide de población se ha invertido, la natalidad va cayendo cada vez más y la familia ha dejado de considerarse la institución básica de la sociedad y no se le apoya ni promociona. El nuevo orden mundial parece preferir a individuos sin arraigo, sin historia ni creencias, convencidos de sus libertades, pero que consuman, voten y paguen impuestos para seguir manteniendo unas administraciones monstruosas.


Debemos estar locos los que pensamos que el único pacto necesario es el que decidiera revisar la utilidad de tanta administración, de tanto organismo, de tanto parlamento, de tantos políticos, consejeros y asesores que viven bastante bien a costa de los ciudadanos.


Sería pedir un milagro, pues sigamos pidiéndolo y dejemos de confiar en que la Unión Europea va a resolver nuestros problemas.

Artículos del autor

Hemos tenido en las calles las manifestaciones del día de la mujer, ¿feminismo contra quién? Quizás feminismo contra machismo, donde el feminismo es algo bueno mientras el machismo ya ha sido condenado sin remisión.
No hace falta tener una imaginación calenturienta para observar que las decisiones de los gobiernos de occidente se producen con sospechosa unanimidad y con idéntica técnica de aplicación, ya sea la liberación sexual, el aborto, la ideología de género, el divorcio y ahora la eutanasia.
​Comienzo por confesar mi pesimismo respecto a la marcha de nuestra democracia que comenzamos con grandes ilusiones, pero nos está llenando hoy de graves desazones, pues da la impresión de que, al faltar una meta común, un programa ilusionante de futuro, una historia compartida, ha llegado el momento de desmembrar, de hacer pedazos esta vieja nación a la que tanto amo.
Un año más ha empezado la Cuaresma. Seguramente habrá más gente interesada por el Carnaval ya que noticias del mismo en cada lugar nos llegan por todos los medios.
Una niña de 11 años da a luz, fue embarazada por un hermano de 13 o 14. Otro pequeño ha sido violado, sodomizado, por otros niños, al parecer en el colegio en hora de recreo.
La innecesaria ley de la memoria histórica, aprobada en tiempos de Rodríguez Zapatero, parece que están empeñados en empeorarla nuestros actuales diputados, cuando lo procedente sería derogarla de una vez.
Cada año el Boletín Oficial del Estado publica más de 15.000 disposiciones de carácter general a las que hay que añadir las que aprueban cada una de las comunidades autónomas, las diputaciones provinciales, los ayuntamientos y cualquier ente que esté dotado de facultades para obligar a los españoles a cumplir normas y más normas.
Hace pocos días fue hallado el cadáver de un recién nacido en una bolsa de basura, en la planta de residuos en una localidad cercana a Granada.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris