Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Diego Vadillo López
Diego Vadillo López
Messi genera estupor y desasosiego en el rival como lo hiciera Góngora con sus acrobáticos versos
Escribí no hace mucho un artículo que se llamó “Política futbolera” en el que establecía curiosos paralelismos entre el balompédico deporte y el cada vez más desprestigiado ejercicio de la política. Ciertamente, se daban curiosos parecidos entre ambos dominios… y me acordé precisamente de dicho artículo cuando el otro día, de soslayo, visioné el televisor en el instante en que emitían uno de esos interminables espacios llamados deportivos, que, en puridad, son “mono-deportivos”, dado que solo abordan cuestiones relativas al mentado como “deporte rey”, copando apenas dos equipos los largos minutos de que disponen estos programas; pues bien, en ese preciso instante el delantero del Barcelona Lionel Messi desarrollaba una jugada de gran plasticidad que terminaba en gol. Observando la secuencia panorámica que ofrecía la realización del televisivo espacio me di cuenta de la base sintáctica en que se sustenta el fútbol… Tirando de la madeja pensé que los entrenadores son usuarios de la gramática (en su sentido funcional) que elaboran un discurso con el código de que disponen, haciendo uso de los términos que son los futbolistas (formando con ellos sintagmas y oraciones lo más eficaces posible). Así las cosas, se me antojaba feliz que se aluda a ciertas destrezas de algunos de estos futbolistas como “recursos”, pues recursos estilísticos son los que se me venían a la cabeza viendo progresar a Messi por las líneas del folio que es el rectángulo de juego. Con el balón en los pies desconcertaba a los defensores del equipo contrario. De repente, consideré que se podría aludir al interfecto más como Lionel Tmesis, pues dicha figura retórica es un “hipérbaton que se produce en el interior de una palabra al insertar elementos ajenos entre sus componentes”, como en este ejemplo de Lope de Vega: “¿Por qué me torques bárbara tan mente?” (cfr. en “Las figuras retóricas” de J. L. García Barrientos). Esa partición la realizaba Messi cuando rompía su presumible trayecto y, mediando virguería, regresaba sobre sus andanzas previas al rompimiento de la más presumible estructura y, como que no quiera la cosa, se tornaba “poliptoton”, ya que, de repente, parecía multiplicarse por aquí y por allá; repitiéndose las “distintas formas flexivas” del mismo lexema que es él cuando se desmelena de tal modo.

Messi/Tmesis genera estupor y desasosiego en el rival como lo hiciera Góngora con versos acrobáticos como “De este, pues, formidable de la tierra/ bostezo el melancólico vacío”.

Como la literatura, el fútbol tiene ritmo; sobre todo el fútbol lírico… pues hay fútbol lírico y prosaico (y una amplia pléyade de vías intermedias). En el primero cabe distinguir el ritmo métrico (el que traza el entrenador) del acentual (el que imprime el futbolista). El ritmo acentual de Messi es, ora trocaico, ora dactílico, ora mixto… Messi/Tmesis es polirrítmico. Con Argentina no acaba de cuajar porque hay conceptos y recursos que se adaptan mejor a un tipo u otro de estructuras, y nuestro delantero es la punta de lanza de un conjunto deportivo-textual en el que se ha conjuntado de manera afinada todo un engranaje de temas y remas; de proformas… Andrés Inhiesta es un surtidor de licencias poéticas, por ejemplo.

Tras darle un rato al caletre, recreado en tales líneas de conexión lingüístico-futbolística, me apunté a mí mismo: “Qué fascinante sería que la Literatura fuese una disciplina objeto de la atención de las masas, como el fútbol”. En algo se parecen, no obstante, ambos ámbitos: están dominados por una serie de pocos grandes organigramas, que son los que “parten el bacalao”; son mundillos hoy muy mercantilizados… y si hay afición fuera de tales órbitas, esta es sostenida más por eso que se acostumbra a llamar amor al arte. Desde luego, también es en cierto modo placentero leer obras ajenas al circuito comercial, escribir sin recibir grandes emolumentos, jugar y ver fútbol en pequeñas ligas… Y, en cualquier caso, no podemos negar que es fascinante ver a Messi en su calidad de “Lio Tmesis”.

Artículos del autor

Con estampa “bueroballejizada” en un simpar retrato carcelario adquiriste una gran posteridad...

De no ser por los “dopajes” consustanciales a la sociedad de consumo (que en nuestro caso advino a partir de los setenta del pasado siglo) y por ciertas convenciones perpetuadas tras ser vaciadas de contenido, la atmósfera de desencanto sería insoportable; no en vano, la gran falacia, perpetrada durante casi medio siglo, se ha sostenido, y se sigue sosteniendo, gracias a los trampantojos que abruman o confunden al que contempla no dejándolo ver el paisaje panorámicamente, con la suficiente perspectiva.

“Duelo de espejos” (Manuscritos, 2017), el último libro del profesor, músico y crítico literario Jorge Ortega Blázquez, ha visto la luz recientemente.
El pasado día 27 de julio de 2017 tuvo lugar en la Embajada de la República de Serbia en Madrid la conmemoración de los hechos acaecidos hace veintidós años en la región de Krajina conocidos como “Operación Tormenta”.
Los equipos (de fútbol) juegan partidos; los partidos (políticos) son conformados por equipos. Los equipos de fútbol y los políticos compiten para conseguir triunfos en sus respectivos ámbitos.
En tiempos tan ensordidecidos como los que sobrevuelan nuestra cotidianeidad, se antoja algo inaudito el hallar a tanta gente, y tan diversa, unida en pos de la consecución de un objetivo común por el que nada van a recibir en un sentido crematístico y sí mucho en otro supramaterial.
El de Cintora es un libro con tesis clara, la cual va quedando dilucidada a través de la exposición de una serie de circunstancias cuyo encadenamiento, una tras otra, ha coadyuvado a la mencionada permanencia de Mariano Rajoy al frente del Gobierno de España.

Menos mal que allende la baja estofa de la mayor parte de la clase política a la que venimos padeciendo en este país, mucho más tiempo del que sería deseable, poseemos un patrimonio cultural ingente; algo inaudito a tenor del escaso y discriminado respaldo institucional que se le suele brindar.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris