Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Diego Vadillo López
Diego Vadillo López
Finaliza la muestra de la genial e irreverente artista británica en La Casa Encendida


Bobby baker 02 nt


Por pura casualidad llegué a tiempo de disfrutar la muestra de la artista inglesa Bobby Baker, una cuasi-heptagenaria activista, performer, pintora, dibujante… que ha sabido hacer del desencanto y la frustración puro jolgorio.


A diferencia del artista Tetsuya Ishida (de quien tratábamos hace poco), con quien nuestra artista parece compartir la capacidad de hacer brotar geniales guiños artísticos tomando la inmundicia y/o el tedio como materias primas en bruto, Baker es capaz de suscitar sorprendentes e hilarantes obras, matéricas, digitales o procesuales, dando la vuelta a la burla que nos hace el destino en aras de enfrentarlo consigo mismo. Y de tal choque saltan sugestivas chispas de deliciosa parodia. A diferencia de Ishida, el humorismo de Baker es reparador, reconstituyente, estimulante. Como Ishida, enuncia y denuncia pero al hacerlo usa la pértiga de un temperamento en última instancia redentor y risueño.


El poder purgante del arte quizá sea lo que hace que Baker se siga restituyendo, ya en edad provecta, a sí, el ímpetu transgresor, genialmente gamberro. Pronto supo que los cauces habituales de la creación plástica no eran para ella. La pintura y la escultura no se le antojaban sus vías hacia la plasmación de la creatividad y sí, verbigracia, las tartas: “Mis solicitudes de ingreso al Royal College of Art fueron rechazadas reiteradamente; las tartas y las performances no eran aceptables como forma artística. Así que seguí trabajando en mis obras como mejor pude, intentando llegar a una audiencia lo más amplia posible”, apuntaba nuestra creadora.


Con sus dibujos realizados a contrarreloj, la artista lejos de lamentarse busca una poética distinta a través de la muestra de la imposibilidad de perpetrar una obra minuciosa cuando la plástica afición se ha de armonizar con tantas otras obligaciones cotidianas. Lo anticlimático, por rudimentario o ramplón, es asido por Baker, quien le otorga muy otra categoría. Lejos de lamentarse ante los muros que el estado cotidiano de las cosas sitúa ante nosotros, ella dibuja en este un irónico grafiti que se recrea en mostrar impensados flancos de plasticidad residenciados en los más inimaginados, por “a priori” insustanciales, recovecos del anodino vivir. La aparente ausencia de épica de la vida diaria otorga inusitados mimbres creativos a Bobby Baker.


La clave parece estar en su capacidad de sorpresa ante lo aparentemente nimio, o la búsqueda del envés burlesco de lo trágico.


Baker se erige en redescubridora-creacionista y al hacerlo nos reporta un ostensible deleite.


***

(*) La exposición “Bobby Baker. Tarros de chutney”, comisariada por Clara Zarza García-Arenal, ha tenido lugar en la Sala A de La Casa Encendida (Madrid) del 22 de febrero al 21 de abril de 2019.


Wwwww

Artículos del autor

En el Palacio de Velázquez he tenido la ocasión de asistir a una de las más conmovedoras exposiciones pictóricas que he presenciado en los últimos años: la del malogrado artista japonés Tetsuya Ishida (1973-2005).

Tuve el placer de presentar ante los alumnos de 3º de ESO del IES Sapere Aude al célebre escritor valenciano Vicente Muñoz Puelles, quien tuvo a bien acudir al aludido centro de Enseñanza Secundaria, enclavado en el municipio de Villanueva del Pardillo, a dar una charla sobre su novela “El despertar de Cervantes” (Anaya, 2016), lectura obligatoria en la tercera evaluación a instancia del Departamento de Lengua Castellana y Literatura.

El pasado viernes 29 de marzo de 2019 tuvo lugar el recital “Léxico-semántica ludopatía”, nombre que es asimismo el título del último poemario de Diego Vadillo López, por lo que el mencionado recital serviría como marco para la presentación de dicho libro.


Acudía en el autobús a mi trabajo entreteniendo el trayecto con un libro de Octavio Paz (“Vislumbres de la India”) al tiempo que acababa de amanecer. En un momento dado sentí una honda emoción producto de la lectura del pasaje que me ocupaba en ese preciso instante.

​Se cumple el centésimo noveno aniversario del fallecimiento del gran intelectual Joaquín Costa, hombre hecho a sí mismo, no en vano paradigma del genio autodidacta, cuyo legado es producto de su poliédrico temperamento humanístico.
​José María González Castrillo, Chumy Chúmez, quedará en la historia de las artes en España como uno de sus más peculiares creadores. Pintor, dibujante, cineasta, escritor, humorista gráfico… en todas sus facetas mostró una similar impronta, genialmente lúgubre, quizá fruto de la Guerra Civil.
​A través de una de las singulares y deliciosas ediciones bibliográfica, la editorial Pepitas de Calabaza publicó la compilación de textos del anarquista francés Alexandre Marius Jacob “Por qué he robado y otros escritos”.
Vian da un paso más en su dominio del absurdo, anegando este en las arenas movedizas de lo surreal, generando embriagadoras corrientes de desconcertante poesía; soplos de plástico embeleso y de estupefaciente turbación.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris