Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Diego Vadillo López
Diego Vadillo López
La Sourbrette vuelve a encandilar a su público con una nueva y magnífica pieza operística

El pasado 23 de noviembre acudí a la representación llevada a cabo por la compañía “La Soubrette”, “Orient Ópera Express”, y salí encandilado tras haber asistido a las interpretaciones de las dos grandes damas del bel canto que la conforman (Sara B. Viñas y Mª José Carrasco), dueto acompañado al piano por el excelente intérprete Carlos Martínez de Ibarreta.

Los tres mentados componentes del grupo artístico dieron buena cuenta de que, a fuer de ser sendos fantásticos intérpretes musicales, no quedan exentos de sobrada gracia interpretativa cuando de enmarcar las musicales interpretaciones se trataba, no en vano la opereta “Orient Ópera Express” intercala algunos parlamentos, que a la sazón ejercen de acotaciones tras de las que son insertadas las sugerentes piezas que conforman el conjunto: “Adieux de l’hotesse árabe”, de Bizet; “Plenivshis’ rozoy, solovey”, de Korsakov; “Troppo oltraggi la mia fede”, de Handel; “Signore escolta”, de Puccini; “Dueto les fleurs”, de Delibes; “Canzonetta sull’aria”, de Mozart; “Ombra mai fu”, de Handel y “Tu che di gel sei cinta”, de Puccini.

La obra transcurre en un plano bidimensional, en el que un eje medial separa las circunstancias y cuitas de dos mujeres (personajes-metáfora ambas) que hacen asimétrico el planteamiento escénico toda vez que las intérpretes, partiendo de vicisitudes muy parejas, encarnan rasgos culturales, cromáticos y emocionales harto disparejos, ya que, azotadas por la lógica de la clásica tragedia, comparten su viaje (o huida hacia adelante) en una armonía que se fragua tras confluir en un vagón de tren, cuyo trayecto discurre, como sus vidas, por inciertos y exuberantes parajes harto emparentados con los respectivos parajes interiores de ambas. El ritmo del tren ejercía en ocasiones de bajo continuo, armonizado en un conjunto ya de por sí dulcérrimamente bien empastado.

El acogedor entorno teatral, de escasas dimensiones, que acogía esta representación (la Sala Mayko/Artycular) acabó siendo sobredimensionado merced a las cotas de magnificencia obradas por las intérpretes y por el musical acompañamiento; todos, a su vez, obraron una escenografía deslumbrante desde la absoluta sencillez: con pocos elementos, pero muy afinadamente elegidos; en definitiva, suficientes para generar la atmósfera en que los allí presentes quedamos envueltos. Fue como si un sinestésico tul nos arropara sin remisión, al ser espolvoreado a discreción desde las gargantas de las divas un azúcar glaseado de irresistibles texturas fónicas.

El encuentro entre civilizaciones inserto en vaporosas insinuaciones de grande exotismo y poder sugeridor ejerce en esta obra de contrabasa para la ubicación de las tan irrebatiblemente fascinadoras piezas con las que Sara B. Viñas, magnífica escritora por otra parte, confeccionó el guión.

Asimismo la obra fue de gran amenidad, toda vez que María José Carrasco (el Agua) y Sara B. Viñas (la Arena) rompían la cuarta pared e interaccionaban en algunos momentos con el público, generando, de este modo, una conexión si cabe aun mayor a la ya de por sí propiciada por las escasas dimensiones del recinto, dentro del que todos, embelesados, asistíamos al cromático espectáculo de las voces de las cantantes, por su parte embarcadas, además de en un tren decimonónico, en la ejecución de afinadísimos crescendos y diminuendos, ora dulces, ora vigorosos, si bien imperando los primeros.

Cabe felicitar al festival “Lírica al Margen” y a la sala Mayko por propiciar tan encantadores espectáculos, y, por supuesto, a la compañía “La Sourbrette” por elaborar y compartirnos tan delicioso libreto.

Artículos del autor

Di Llobet y Z Vaquero lo han vuelto a hacer, han remozado un clásico, de esos “a priori” alejados de los gustos del público más joven, y, al llevar a cabo tal empresa, le han añadido una serie de ingredientes de lo más fascinadores.

A continuación traemos la entrevista que generosamente nos concedió la cantante lírica y profesora de Música Sara B. Viñas, toda vez que en estos momentos se encuentra embarcada en un interesante proyecto “operístico” en el marco del II Festival “Lírica al Margen”. Sara B. Viñas es una polifacética mujer que desde muy temprana edad ha compaginado trabajos y actividades de lo más variopintos.

Si hay un heterodoxo patrio de las artes que nunca ha dejado de estar de actualidad ese es Ramón María del Valle-Inclán.

Claudio Rodríguez es uno de nuestros poetas más significados allende corrientes, tendencias y estilos, y lo es porque estableció una honda conversación con el entorno, una conversación sin palabras de cuyas resoluciones levantaría unas actas las, a la sazón, plasmadas en alucinados poemarios para gloria de nuestras letras.

Escribí allá por 2016 un artículo cuando apareció por vez primera “Torres sobre la arena”, un “sensacional” libro de relatos del profesor Raúl Galache García. En dicho artículo escribí cosas como las que aquí atraigo: “Tras la lectura de ‘Torres sobre la arena’, magnífico libro de relatos concebido por el escritor, profesor de Lengua Castellana y Literatura y crítico literario Raúl Galache García, me sobrevinieron diversas sensaciones, matiz que me autoriza a catalogar, por tanto, la obra como ‘sensacional’.

Una tarde algo ventosa de primavera, la del pasado 28 de mayo, se fusionaba con el principio de una lírica y paulatina degradación lumínica anunciadora de que algo jugoso estaba a punto de gestarse por emplazamientos tan céntricamente matritenses.

El pasado viernes día 24 de mayo de 2019 tuve el privilegio de cumplir un sueño, presentar un ensayo (que tenía tiempo ha pendiente sacar a la luz) sobre mi escritor de cabecera, el inefable Francisco Umbral, “Francisco Umbral y la desquiciada eufonía” (Manuscritos, 2019), circunstancia que tuvo lugar en la Biblioteca Municipal de Villanueva del Pardillo, la Biblioteca Luis Parra, popularmente conocida como “La Casona”.

El profesor y escritor Jorge de Barnola ha publicado recientemente una novela de gran enjundia y profundidad pese a ser encuadrable bajo el marchamo de literatura juvenil: “Walden Pond. En tierra de ángeles” (Onyx Editorial, 2019). Con objeto de tal aparición libresca departimos un rato con él tras la presentación de la obra en cuestión, que tuvo lugar el pasado día 11 de mayo.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris