Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Diego Vadillo López
Diego Vadillo López
Se cumplen noventa años del nacimiento del gran artista Friedrich Hundertwasser

Se cumplen noventa años del nacimiento del singular artista Friedrich Hundertwasser, un intempestivo visionario que aportó interesantes ideas tanto al arte como a la ecología y a la arquitectura, ya que su honda visión de la realidad se sustentaba en una poética que aunaba todos los citados elementos (y alguno más), los cuales se encargó de promover a través de un edificante y edificador activismo.


Muy recto en la promoción de lo irregular, apostaba por dotar con una animada y colorista impronta a todos los ámbitos en que incursionó.


La conciencia ecológica fue determinante en la evolución personal y artística de Hundertwasser. Pronto se percataría de que la Naturaleza es la fuente de todo; la Gran Creadora; de hecho él, contemplativo por demás, no hizo otra cosa que inspirarse en la susodicha Naturaleza, extrayendo de ella ingentes lecciones que trasvasaría a las realidades en que intervino a lo largo de sus años de enfebrecido activismo. Pocos como él han merecido y merecen el neologístico apelativo de “artivista”.


Waldo Rey, entre otros calificativos, lo aludió en un artículo como “hacedor de paraísos irracionales” (1). Aunque, en puridad, lo que el espíritu engendrador de Hundertwasser concebía, brotaba de una lógica muy por encima de la mera racionalidad, ya que una fluyente brisa de lirismo recorría todos y cada uno de sus planteamientos de la índole que fueren.


Más que un iconoclasta, nuestro creador era un refundidor-refundador, pues, merced a su espíritu sincrético, amalgamó los más dispares elementos de las culturas y credos que fuese y los armonizó bajo el sugerente hálito de su estela.


Hundertwasser es la encarnación del tipo genial para cuyo ingenio no se han ideado enseñanzas regladas. Tan indómito talento se escapa siempre por la tangente dejando el irrepetible vestigio del vuelo de una mariposa. Así se refería Ramiro Villapadiana a su arte: “Hundertwasser diseñaba edificios como tubérculos protuberantes, con formas infladas, orgánicas, granulentas, en abierto desafío a las formalidades de la arquitectura y al gusto de algunos, pero en segura sintonía con la querencia zoológica de Joan Miró y los mosaicos de Gaudí. Sus llamativas casas, desordenadas a la buena de Dios, pretendían reconciliar al ladrillo con el árbol como en un juego” (2).


Son muchas las enseñanzas legadas por Hundertwasser, y más en estos tiempos de culto a la homogeneidad; de monolíticas medianías apuntaladas por los irreflexivos “likes” de una población mundial embebida en abyectas naderías.


Notas

(1) Rey, W. (6-6-1979): “Hundertwasser y su espiral vitalista”, “ABC”, p. 15.

(2) Villapadierna, R. (22-2-2000): “Muere Hundertwasser, el arquitecto ecologista”, “ABC”, p. 50.

Artículos del autor

​Hay afecciones del alma (individual y colectiva) que tienen difícil remedio y que, como mucho, podríamos aspirar a paliar, si bien no sin realizar algunos cambios “a priori” complejos si no media voluntad (que evidentemente no media).
​Ahora han sido las elecciones andaluzas, y luego serán otras, y más tarde otras… y… nada nuevo bajo el sol. No. Más de lo mismo y cada vez más deteriorado.
​La democracia anda renqueante. Su impostura cada vez se hace más insostenible a tenor de cómo ha ido evolucionando el mundo.
Lamentablemente, en el mejor de los casos, las naciones y/o las comunidades son manoseadas por Estados a su vez acaparados de manera interesada por partidos que, como su etimología indica, son partes del todo en cuyo interior residen subpartes en perpetua lid por el control de los aparatos (partitocrático y estatal).
​Tuve ocasión nuevamente de disfrutar con otra de las magníficas obras entretejidas por Un Pingüino Producciones sobre la base de intemporales clásicos. En esta ocasión tocó el turno a “La Celestina”, a la que sometieron a un sorprendente proceso actualizador.
​Resulta curioso advertir cómo si analizamos los puntos de vista acerca del modelo de democracia vigente hoy en el entorno occidental de un liberal como es el profesor Dalmacio Negro Pavón, y de un libertario como por su parte es asimismo el profesor Carlos Taibo, podemos evidenciar que ambos coinciden en lo significativo del pronóstico.
​Ayer 7 de noviembre acudí al Centro Cultural La Casona, en Villanueva del Pardillo, con mis alumnos de Primero de ESO a ver la obra “Un Selfie con El Lazarillo”, una función magistralmente interpretada por dos únicos actores: Isabel Di Llobet y David Z.
​El parlamentario autonómico Borja Sémper se desmarcaba el pasado martes 6 de noviembre con un artículo en “El País” enmarcable en uno de esos discursos formulares y vacíos a que nos tienen acostumbrados nuestro apócrifos representantes.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris