Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Diego Vadillo López
Diego Vadillo López
Habitamos un Barroco de última generación. Pícaros, hidalgos, nuevas aristocracias... cohabitan con geniales fedatarios del panorama
Son muchos los temas de actualidad que podríamos aquí tratar, comentar, denunciar... pero, qué diantres, ya se cansa uno de todo... son siglos de desastre continuo los que nos contemplan.

Si echamos la vista atrás y hacemos siquiera un somero balance del panorama que a nuestras espaldas ha quedado, en lo tocante a España, muy a grandes rasgos, avizoraremos un paisaje triste y un tanto grotesco. Nada nuevo bajo el sol desde que el susodicho no se ponía sobre nuestro imperial pretérito.

De no ser por los “dopajes” consustanciales a la sociedad de consumo (que en nuestro caso advino a partir de los setenta del pasado siglo) y por ciertas convenciones perpetuadas tras ser vaciadas de contenido, la atmósfera de desencanto sería insoportable; no en vano, la gran falacia, perpetrada durante casi medio siglo, se ha sostenido, y se sigue sosteniendo, gracias a los trampantojos que abruman o confunden al que contempla no dejándolo ver el paisaje panorámicamente, con la suficiente perspectiva. Todo se ha sobredimensionado bajo la lógica del “cortoplacismo” y la inmediatez. Todo transcurre en consonancia con una lógica a su vez deudora de una vocación homogeneizadora a nivel planetario, que rinde culto a la más pedestre e injusta estandarización de lo diverso.

No obstante, quedan elementos idiosicrásicos diferenciales entre unas porciones territoriales y otras (esas sobre las que se fueron erigiendo estados durante la Modernidad).

Y entre las características más propias de nuestro país está un temperamento que adquirió su plenitud en pleno Barroco, cuando una España decadente florecía culturalmente a través de una serie de genios en todos los dominios de la creatividad: esa estirpe de talentos que se vienen arriba creando contra la ignominia; siendo aupados por el desencanto y el desafecto en muchos casos.

Dicho tipo de artistas sigue vigente, engrosando obras formidables inspiradas en el marasmo, en lo anodino, en lo intolerable, en lo infame... Pero ocurre que, entre lo que se conoce como industria cultural y las nuevas vías de comunicación, se da una obturación que dificulta el oportuno desbroce para asir lo edificante.

De entre los artistas patrios de larga y contrastada trayectoria me gustaría traer aquí a unos cuantos grandes, de temperamento y estilo abarrocados en sus respectivos dominios: José Luis Alonso de Santos, Miguel Ángel Hernando Trillo (Lichis), Evaristo páramos Pérez, José Carlos Romero Lorente (Kutxi), Ramón Borrajo Domarco (Moncho Borrajo), Javier Gurruchaga Iriarte, Rafael Álvarez (El Brujo), José Miguel Monzón Navarro (Gran Wyoming), Juan Abarca Sanchis, Alejandro de la Iglesia Mendoza (Alex de la Iglesia)... Estos virtuosos que atracan a vuelapluma en mi caletre se me antojan talentosos, inteligentes, locuaces, indómitos y portadores de sendas acusadísimas personalidades. Todos tienen un ágil manejo del lenguaje oral y escrito; un punto pantomímico y provocador. Son críticos, eximios, excesivos, profusos y polifacéticos. Tienen componente burlón, erudito y juglaresco. Nos cuentan historias de manera amena e ingeniosa, escarnecen al poder, zahieren al común a través de la muestra de ciertos vicios colectivos...

Me refiero al sainetesco escepticismo de José Luis Alonso de Santos; a la elevación del más trivial chascarrillo a materia lírica de Lichis; al lirismo bronco de Evaristo Páramos; al abigarrado compendio de tropos que son las letras de Kutxi Romero; al hiperactivo conceptismo de Moncho Borrajo; al temperamento excesivo, polifacético, suntuario y bufo de Javier Gurruchaga; al talento goliardesco del Brujo; al sarcasmo impenitente e impertinente del Gran Wyoming; al ímpetu lúdico en un sentido léxico-semántico y musical de Juan Abarca; al tremendismo desaforado de los filmes de Alex de la Iglesia...

Todos ellos y muchos más (portadores de cierta barroca filiación) conforman un plantel de lujo para gloria de nuestro país.

Hay que valorar en la medida en que lo merecen a este tipo de geniales artistas, máxime en tiempos en los que no ceja de subir la luz (que no las “luces”), evidencia esta que a la vez es una buena excusa para dejarnos iluminar por sus grandes capacidades creativas (provocadoras, ilustradoras y con el germen de la delectación en su seno). Al poblador medio siempre nos ha quedado eso... el purgante abandono a la genialidad (y hoy incluso tal cosa está en peligro).

Artículos del autor

“Duelo de espejos” (Manuscritos, 2017), el último libro del profesor, músico y crítico literario Jorge Ortega Blázquez, ha visto la luz recientemente.
El pasado día 27 de julio de 2017 tuvo lugar en la Embajada de la República de Serbia en Madrid la conmemoración de los hechos acaecidos hace veintidós años en la región de Krajina conocidos como “Operación Tormenta”.
Los equipos (de fútbol) juegan partidos; los partidos (políticos) son conformados por equipos. Los equipos de fútbol y los políticos compiten para conseguir triunfos en sus respectivos ámbitos.
En tiempos tan ensordidecidos como los que sobrevuelan nuestra cotidianeidad, se antoja algo inaudito el hallar a tanta gente, y tan diversa, unida en pos de la consecución de un objetivo común por el que nada van a recibir en un sentido crematístico y sí mucho en otro supramaterial.
El de Cintora es un libro con tesis clara, la cual va quedando dilucidada a través de la exposición de una serie de circunstancias cuyo encadenamiento, una tras otra, ha coadyuvado a la mencionada permanencia de Mariano Rajoy al frente del Gobierno de España.

Menos mal que allende la baja estofa de la mayor parte de la clase política a la que venimos padeciendo en este país, mucho más tiempo del que sería deseable, poseemos un patrimonio cultural ingente; algo inaudito a tenor del escaso y discriminado respaldo institucional que se le suele brindar.
Muchos son y han sido siempre los que escribiendo poco y mal se han arrogado la condición de escritores.
El ya mítico Café Libertad 8, situado en la madrileña calle del mismo nombre, acogió el pasado jueves 6 de abril la presentación del último poemario del escritor Felipe Espílez Murciano, “Huellas de silencio” (Seleer, 2017).
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris