Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Diego Vadillo López
Diego Vadillo López
Hoy estamos asumiendo un tiempo del todo irreal

Un espíritu vivaz como el de Calderón supo entrever en una época tumultuosa como la suya ciertos rasgos susceptibles de ser emparentados con lo onírico, y sobre tales cosas, sobre si estamos adormecidos cuando creemos vivir y asuntos así, teorizó, al cabo, en su intemporal obra.

Hoy estamos asumiendo un tiempo del todo irreal: confinados y asediados por informaciones en tropel desde los muy diversos flancos en que se pueden generar, las cuales nos obnubilan más incluso de lo que ya estamos, motivo por el cual cuando nos topamos por casualidad con obras como las de los pintores Jeff Christensen o Pawel Kuczynski, que nos muestran la realidad en carne viva y escarnecida en instantáneas portadoras de todo el surrealismo consustancial a nuestra existencia, nos sorprendemos y sentimos esa fruición vasodilatadora que produce lo creativamente audaz.

Surrealismo crítico o sarcástico llaman algunos a la pictórica tendencia en que se desenvuelven ambos artistas. En cualquier caso, uno y otro consiguen plasmar ciertas esencias de las dinámicas en que nos movemos casi sin darnos cuentas. Al machihembrar/descoyuntar lo objetual, lo animal y lo humano, no hacen sino poner ante nuestros ojos, de una manera plásticamente incandescente, la lógica, tantas veces atroz, que nos adorna; lo avasallador de tantas prácticas que consentimos y a las que contribuimos pese a su letalidad…

Asimismo son tales pinturas un recurso didáctico de primer orden a poco que se las mire con cierta atención.

Por ejemplo, se nos muestra a las claras la fatuidad de las nuevas tecnologías, que son empleadas para distraernos de más edificantes prácticas y entretenimientos que andar jugando “on line” o entrando al trapo de arteras invectivas, contribuyendo a engrosar la bola de una existencia devenida simulacro (como apuntase Baudrillard).

Si atendemos a las pinturas de estos creadores y las ponemos en relación con el tiempo presente, comprobaremos cómo un modo onírico y profiláctico (de falsaria fraternidad) se está imponiendo mientras los antes sentados en la mesa y los hábiles que, como siempre, se aúpan en situaciones de río revuelto, van a maximizar el sufrimiento colectivo.

Es curioso observar cómo dos artistas tan “a priori” alejados geográficamente comparten poética hasta el punto de poderles ser adjudicadas a uno las obras del otro, salvando las distancias, pues el occidental se maneja en tonalidades más vivamente rotundas y remarcadas y el oriental lo hace en otras más suaves y difuminadas. Pero en las esencias plasmadas existe, qué duda cabe, una palpable comunión. También es Jeff Christensen acreedor de un cierto expresionismo que no acostumbra a ser patrimonio del estilo de Kuczynski, que hace que la crítica de fondo se vierta con suavidad, menos estruendosamente.

En cualquier caso, obras como las de estos grandes artistas contribuyen a fomentar el espíritu crítico en la sociedad en unos tiempos en los que todo se antoja confuso y cervantino por demás.

Artículos del autor

En plena debacle pandémico-económica siguen empecinados los proliferantes “comentarólogos de todo” en seguir desplegando sus malos augurios económico-financieros; olvidando por un momento que hay una crisis sanitaria que a todo se impone, para la que también piden medidas.

En tiempos agrestes, la lectura abriga. Releyendo el ensayo de Ortega y Gasset “El espectador” (Salvat, 1970), me detuve en el siguiente pasaje: “Cuando no hay alegría el alma se retira a un rincón de nuestro cuerpo y hace de él su cubil”.

Ángel Antonio Herrera es un poeta introspectivo y discursivamente intrincado, para lo que se vale de una sintaxis dispuesta a la manera de los nudos marineros: hermosamente embrollada, lo que da lugar, al fin, a poemas que vienen a ser un bello y complejo epítome versal.


Ya nos diría Lefebvre que las sociedades producto del capitalismo avanzado generaban una falsa sensación de libertad y de tiempo de ocio que no era sino un modo más de alienación. Lipovetsky, corrido el tiempo, certificaba el aupado de un capitalismo de consumo que ha venido a relevar al productivo. Un capitalismo que solo vive el presente, hedonista, buscador meramente de diversión, una diversión que ejerce como velo que trata de ocultar todo asomo de sufrimiento o tornarlo show.

Nos asolan tiempos extraños en los que asistimos a la traslación de ciertos roles que contribuyen a dislocar un poco más la ya de por sí dislocada existencia que llevábamos a cabo en los tiempos pre-pandemia: los ciudadanos se han tornado policías.

Tuve el gusto de presentar y moderar el pasado 10-E el primer coloquio que el prolijo novelista Alfredo Gómez Cerdá ha llevado a cabo sobre su galardonada novela “Ninfa rota” (Anaya, 2019), dicho encuentro discurriría en el IES Sapere Aude de Villanueva del Pardillo, donde los alumnos de la ESO recibieron de buen grado y de primera mano los apuntes y consideraciones del autor acerca de la mencionada obra, objeto, al cabo, del encuentro.

No podía comenzar mejor el año en la Casa de Vacas, centro expositivo sito en el Parque del Retiro de Madrid, ya que lo ha hecho albergando la exposición “Fastos” (3 de enero-2 de febrero de 2020), que comprende obras del duplo artístico conformado por la pintora Rocío Guerrero y el escultor Javier de Benito, dos creadores susceptibles de ser ubicados a mi parecer en la catalogación de artistas propiamente dichos, no en vano, personalmente, considero que el artista plástico ha de dominar determinadas técnicas y sobre dichas vías de plasmación habrán de insertar tal o cual idea, poética o lo que se quiera que, portando intelectual enjundia, pase a constituir un todo edificante y fascinador.

El pasado 12 de diciembre tuvo lugar en la Librería La Lumbre el encuentro-coloquio “Los Paraísos Artificiales. Tertulia abierta en torno a Francisco Umbral”, evento coordinado y promovido por Raúl Gómez (AFICHE) a la que acudieron representantes de la Fundación Francisco Umbral, incluida la viuda del autor homenajeado.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris