Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Diego Vadillo López
Diego Vadillo López
La soberanía popular ha ido siendo transformada en algo deforme y apócrifo

Ahora han sido las elecciones andaluzas, y luego serán otras, y más tarde otras… y… nada nuevo bajo el sol. No. Más de lo mismo y cada vez más deteriorado. El periodista conservador Alfonso Ussía expresaba muy claramente en lo que piensa que se han convertido los procesos electorales: “Las campañas electorales son insultantes. Los políticos creen que la gente es tonta. Puede ser que tengan razón, pero hacen mal en demostrarlo. Ignoro cómo se maneja el tinglado y quiénes diseñan y programan las visitas y desplazamientos de los políticos y asesoran a los partidos en estos períodos tan falsos y gamberros” (1). Ciertamente parece que en eso se ha convertido la política en nuestras democracias: en que unos audaces candidatos se zahieren entre sí y nos instan a acudir a depositar la papeleta de su partido en la urna. Y en estos tiempos tal dinámica viene sobredorada por los usos de unos tiempos de apoteosis de la superfluidad, en los que quien más y quien menos tiene su cuenta en Twitter o Instagram y un narcisismo, vacío de contenido, que proyectar al mundo.


Y entre patinetes y selfies nos la siguen colando.


La renovación política ha venido por ahí: las intenciones de los mandatarios no han cambiado un ápice en el fondo, ahora bien, en la superficie han adecuado la puesta en escena a este tiempo de consignas simples y manoseadas y de “gamificadora” lógica. Todo formaría parte de un juego macabro y trilero. El de siempre.


Es gracioso ver cómo se postulan unos y otros como los defensores de un pueblo que, en el fondo, solo les interesa como cámara de resonancia de sus respectivos egocentrismos, pues si de verdad creyesen en el pueblo, lucharían por devolverle la soberanía que las formulas constitucionales le atribuyen.


Emilio Gentile se refería a las muchas “insidias que tratan de privar al pueblo de su soberanía” (2), las cuales lo habrían acabado por desencantar, no en vano del estruendo de movimientos como el 15-M acostumbran a brotar en todos los flancos del espectro político institucional “mesías de todo a cien” que se acaban creyendo depositarios de la articulación de los intereses de un pueblo al que solo ellos están capacitados para iluminar con su presencia en los ámbitos de decisión. En ese sentido me pareció muy acertado el artículo de Félix Ovejero en el que separaba de una manera muy aclaradora la diferencia entre el activista que, desinteresadamente, se pone al servicio de una causa, de aquel otro que elige el activismo como una forma de vida (de obtener un pasar), llegándose muchas veces incluso a referir el que lo ejerce a sí mismo como “activista” (como quien alude a una profesión): “no era mi idea de activista, aunque había conocido a algunos que, hasta edades impropias y sin que se les conozcan otros oficios, han ejercido como ‘activistas’, incluso recibiendo subvenciones por ello” (3). Y añadía que no es lo mismo ser activista por creer realmente en una causa, con perjuicio para la propia economía incluido, que por entrever un medio de vida. Y, así las cosas, también le chirriaba el fariseísmo de quienes aupados por el activismo se ven incapaces “de mantenerse a la altura de exigencias imposibles” no pudiendo evitar que se vislumbre en sus formas de proceder cierta “duplicidad moral” (4).


Esta lógica de promoción política (así como otras nepóticas) no puede(n) augurar nada edificante, como venimos comprobando. De hecho, para referir la democracia actual si-guen sirviendo las palabras del politólogo inglés Colin Crouch parafraseadas por Gentile: “la democracia liberal que prevalecía en Occidente insistía sobre todo en la participación electoral ‘como actividad política predominante para la masa’, mientras dejaba un amplio espacio para la acción de los potentados económicos para influir decisivamente en la agenda política de los gobernantes: esto producía un cambio sustancial en la democracia como gobierno del pueblo soberano, que se realiza a través de la más amplia y consciente participación de los ciudadanos en la política, y no solo en el momento y en el ámbito de las elecciones” (5). Y continuaba apuntado el hecho de que los gabinetes de comunicación, con fines efectistas, seleccionan las cuestiones a tratar, en tanto que la ciudadanía desempeña un papel del todo pasivo.


Visto lo visto, como no nos convenzamos de que es necesario un cambio sustancial en nuestras democracias, que devuelva al pueblo su soberanía real, y no burdos resquicios de esta, ni otros meros remozamientos cosméticos, no atajaremos el paulatino e irremisible deterioro que las adorna.


Notas

(1) Ussía. A. (24-11-2018): “Sonrisas de campaña”, “La Razón”, p. 64.

(2) Gentile, E. (2018): “La mentira del pueblo soberano en la democracia”, Madrid, Alianza, p. 10.

(3) Ovejero, F. (3-5-2017): “Defensa del activista”, “El País”, p. 13.

(4) Ibid.

(5) Gentile, E. (2018): “Op. cit.”, p. 68.

Artículos del autor

​La democracia anda renqueante. Su impostura cada vez se hace más insostenible a tenor de cómo ha ido evolucionando el mundo.
Lamentablemente, en el mejor de los casos, las naciones y/o las comunidades son manoseadas por Estados a su vez acaparados de manera interesada por partidos que, como su etimología indica, son partes del todo en cuyo interior residen subpartes en perpetua lid por el control de los aparatos (partitocrático y estatal).
​Tuve ocasión nuevamente de disfrutar con otra de las magníficas obras entretejidas por Un Pingüino Producciones sobre la base de intemporales clásicos. En esta ocasión tocó el turno a “La Celestina”, a la que sometieron a un sorprendente proceso actualizador.
​Resulta curioso advertir cómo si analizamos los puntos de vista acerca del modelo de democracia vigente hoy en el entorno occidental de un liberal como es el profesor Dalmacio Negro Pavón, y de un libertario como por su parte es asimismo el profesor Carlos Taibo, podemos evidenciar que ambos coinciden en lo significativo del pronóstico.
​Ayer 7 de noviembre acudí al Centro Cultural La Casona, en Villanueva del Pardillo, con mis alumnos de Primero de ESO a ver la obra “Un Selfie con El Lazarillo”, una función magistralmente interpretada por dos únicos actores: Isabel Di Llobet y David Z.
​El parlamentario autonómico Borja Sémper se desmarcaba el pasado martes 6 de noviembre con un artículo en “El País” enmarcable en uno de esos discursos formulares y vacíos a que nos tienen acostumbrados nuestro apócrifos representantes.
Los Estados, primero, se superpusieron a las naciones para, posteriormente, ir delegando sus competencias en entidades mayores, como la Unión Europea, que se han ido, por su parte, desprendiendo de todo ropaje político para limitarse a quedar al servicio de la economía globalizada de mercado (¿libre?).
​El consenso ha hecho perenne un sistema suave e intensamente injusto que ha avanzado todas estas últimas décadas en España sobre las espaldas de los menesterosos de siempre.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris