Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Amy Goodman
Democracy Now
Amy Goodman
“El ambiente en la secundaria y en el campo de refugiados es muy desafiante"

Ismail Ajjawi, un estudiante palestino de 17 años que creció en un campo de refugiados en el Líbano, logró algo destacable: ser admitido en la Universidad de Harvard con una beca completa. Podemos imaginar sus sensaciones al aterrizar en Estados Unidos el pasado 23 de agosto, en el Aeropuerto Internacional Logan de Boston. Pero no pudo llegar muy lejos; fue detenido por oficiales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos y después, según describió, lo interrogaron sobre sus creencias y prácticas religiosas. Lo forzaron a someter a revisión su teléfono y su computadora, tras lo cual un oficial le gritó enfurecido porque habían encontrado publicaciones en las redes sociales que criticaban a Estados Unidos…no de él, sino de algunos de sus amigos. Ante eso, la visa de Ismail fue anulada y fue deportado de regreso al Líbano.


En un video producido por la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina, Ismail contó acerca de su vida: “Me llamo Ismail Ajjawi y tengo 17 años. Obtuve las mayores calificaciones de la región sur en biología, en el Bachillerato oficial libanés, y el octavo lugar en todo el Líbano. También obtuve las mayores calificaciones en el examen de Brevet de la región sur y recibí una beca para estudiar biofísica en la Universidad de Harvard. Mi objetivo es hacer una doble especialización y estudiar medicina en el futuro”, La Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas dirige más de 700 escuelas para más de 500.000 estudiantes en los territorios palestinos y en los campos de refugiados palestinos en el Líbano, Jordania y Siria. La agencia brinda atención médica en numerosas clínicas y servicios sociales adicionales para la población de refugiados palestinos.


El relato de Ismael Ajjawi continúa: “El ambiente en la secundaria y en el campo de refugiados es muy desafiante. Hay un gran problema de superpoblación allí, las casas están muy cerca entre sí. En este ambiente no hay privacidad para que los estudiantes palestinos estudiemos. Cada año, estas limitadas oportunidades se van reduciendo. Esta es mi institución, la secundaria masculina Der Yassin, de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos. Aquí he vivido momentos tanto agotadores como divertidos. Les digo a mis compañeros que se esfuercen mucho en sus estudios y que trabajen duro para que puedan cumplir sus sueños como yo”.


El tratamiento que recibió Ismail en el aeropuerto de Boston y su deportación sumaria provocaron indignación en sus compañeros y compañeras estudiantes de Harvard y también en el presidente de la universidad y otras organizaciones internacionales. Summer Lopez, de la organización PEN America, que trabaja en defensa de la libertad de expresión, escribió: “La idea de que debe evitarse que Ajjawi ocupe su lugar en Harvard debido a su discurso político sería alarmante. Que se le niegue esta oportunidad en base al discurso de otros es completamente ilegal”.


Una diversa coalición de estudiantes y grupos comunitarios organizó una campaña para exigir que Ismail sea admitido en Estados Unidos; la petición fue firmada por miles de personas. Uno de los nuevos compañeros de clase de Ismail es David Hogg, quien el año pasado sobrevivió a la masacre escolar de Parkland, Florida, y se convirtió en un destacado defensor del control de armas de fuego. Hogg tuiteó: “Lloré cuando leí la noticia. Hoy le robaron la alegría y la emoción de mudarse a Harvard a mi compañero de clase Ismail B. Ajjawi”.


Ismail recibió apoyo para llevar adelante sus estudios de la organización educativa sin fines de lucro AMIDEAST con sede en Estados Unidos. Theodore Kattouf, presidente y CEO de AMIDEAST y exembajador de Estados Unidos en Emiratos Árabes Unidos y Siria, manifestó en una entrevista para Democracy Now!: “El propio Ismail se benefició de lo que se conoce como “programas de oportunidades educativas”. Esto es, fue a Beirut, a un club universitario competitivo que lo capacitó sobre cómo hacer para postularse a una universidad estadounidense, cómo presentar su perfil. Él es una persona con mucha capacidad, pero tuvimos que enseñarle cómo hacer que Harvard y otras universidades se enteraran de sus capacidades. Y tenemos a otros 53 palestinos que actualmente están cursando estudios de grado en Estados Unidos, que han pasado por programas similares. De hecho, tenemos un joven en Gaza, del campo de refugiados conocido como “Campamento de la playa”, que irá a Stanford este año. Tenemos a otra joven de Gaza que asistirá a la Universidad Smith en Massachusetts. Y podría seguir con otros casos”. Irónicamente, Ismail fue seleccionado para participar de un programa de becas del gobierno de Estados Unidos, que financió algunas de sus actividades de preparación para la universidad.


Hace poco más de un año, el gobierno de Trump anunció que iba a cancelar los aportes estadounidenses a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos, que ascienden a 360 millones del presupuesto anual de 1.200 millones de dólares de esta agencia de ayuda. Mientras que un consorcio de 42 naciones y organizaciones trabajaba para llenar el vacío, Matthias Schmale, director de operaciones de la agencia, declaró para Democracy Now! desde la ciudad de Gaza: “Aún sufrimos el golpe de la pérdida de nuestro mayor donante”. Sobre la situación de Ismail, contó: “En esta situación se encuentra la mayoría de los niños refugiados de Palestina. La situación es similar a la de Ismail en cuanto a que tienen el beneficio de recibir educación a través de Naciones Unidas, a través de las escuelas de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, pero, lamentablemente, las oportunidades son pocas y distantes entre sí en cuanto a poder salir de donde están”.


Ted Kattouf, presidente de AMIDEAST, reconoció el trabajo de Harvard y la Embajada de Estados Unidos en Beirut para restaurar rápidamente la visa de Ismail, lo que le permitió regresar a Massachusetts justo a tiempo para comenzar las clases en la universidad.


Si bien Ismail finalmente pudo comenzar sus estudios universitarios, la situación de los palestinos sigue empeorando. El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu prometió, en caso de ser reelecto la semana próxima, anexar al menos un tercio de Cisjordania, lo que socavaría aún más las esperanzas de lograr un Estado palestino viable. En la Franja de Gaza, durante la Gran Marcha del Retorno que se lleva a cabo todos los viernes desde marzo de 2018, más de 7.400 manifestantes pacíficos resultaron heridos y al menos 210 palestinos han muerto, entre ellos, niños y personal médico, a causa de disparos de francotiradores del ejército israelí.


El asedio de Gaza debe terminar. Los estudiantes de la Franja, de Cisjordania y de los campos de refugiados de las áreas vecinas deben tener libertad para estudiar, en casa o en el extranjero. La injusticia que sufrió Ismail Ajjawi a manos de los agentes federales del aeropuerto de Logan debe investigarse a fondo y se debe evitar que vuelva a suceder.

Artículos del autor

Después de que Gran Bretaña eliminara la trata de esclavos en 1807, muchos de los que escaparon de la esclavitud en Estados Unidos, así como los indígenas seminolas que huían del Ejército estadounidense en Florida, hallaron refugio en las Bahamas.El doctor Christian Campbell, poeta, académico y ensayista bahameño nacido en Gran Bahama, declaró el martes a “Democracy Now!”: “Las Bahamas, como el resto del Caribe, es un país extremadamente vulnerable por el legado aún vigente del colonialismo, el legado de la esclavitud y la servidumbre por contrato, que se manifiesta también en la explotación global sistémica y la corrupción local”.Las tareas de rescate en las Bahamas se ven severamente obstaculizadas por el nivel de destrucción.

Como indica un video que se volvió viral, Omar es ciudadana estadounidense desde hace más tiempo que la tercera esposa de Trump, la primera dama Melania Trump, nativa de Eslovenia.Los tuits racistas de Trump unieron al fracturado Partido Demócrata y activaron rápidamente una demostración de apoyo hacia las cuatro flamantes congresistas, ahora llamadas colectivamente “el escuadrón”.Para el martes, se estaba debatiendo en la Cámara de Representantes la resolución número 489, caratulada “En condena a los comentarios racistas del presidente Trump dirigidos a miembros del Congreso”.

También dejan latas de frijoles para brindarles las calorías y sales necesarias para la subsistencia, que las personas van perdiendo a medida que se adentran en el abrasador calor del desierto.Mientras observaba el trabajo de sus colegas, Warren expresó: “Estoy notando la energía de este momento y creo que es, tal vez, porque todos nosotros estamos aquí, y por escuchar a mis amigas describir los mensajes que están escribiendo en las botellas.

Apenas una semana después, el presidente Donald Trump aprovechó los asesinatos en masa en El Paso, Texas y Dayton, Ohio, para exigir no una prohibición de las armas de asalto, sino más ejecuciones: “Hoy también voy a ordenarle al Departamento de Justicia que proponga legislación que asegure que aquellos que cometan crímenes de odio y asesinatos en masa enfrenten la pena de muerte, y que este castigo sea aplicado de forma rápida, decisiva y sin años de retraso innecesario”.

A diferencia del asesino de El Paso, el agresor de Dayton no dejó ningún “manifiesto” para explicar su motivación para el tiroteo, pero en el pasado había manifestado fantasías violentas, así como una obsesión con los tiroteos en masa, y sus compañeros de clase declararon que tenía una lista de personas para violar y matar cuando estaba en secundaria.

Nacido en Puerto Rico pero criado en Nueva York, González describió la historia del grupo: “Las condiciones en los guetos de East Harlem, el sur del Bronx y el centro de Brooklyn fue lo que nos hizo ponernos en acción. Abordábamos constantemente los problemas directos que enfrenta la comunidad a diario, ya sea temas de basura, atención médica o la falta de enseñanza de las historias de Puerto Rico y afroestadounidenses en las escuelas”.Los Young Lords instalaron barricadas en las calles hasta que la ciudad acordó mejorar los servicios de limpieza y saneamiento.

Como indica un video que se volvió viral, Omar es ciudadana estadounidense desde hace más tiempo que la tercera esposa de Trump, la primera dama Melania Trump, nativa de Eslovenia.Los tuits racistas de Trump unieron al fracturado Partido Demócrata y activaron rápidamente una demostración de apoyo hacia las cuatro flamantes congresistas, ahora llamadas colectivamente “el escuadrón”.Para el martes, se estaba debatiendo en la Cámara de Representantes la resolución número 489, caratulada “En condena a los comentarios racistas del presidente Trump dirigidos a miembros del Congreso”.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris