Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

Científicos españoles descubren que la inhibición de una proteína ayuda contra la aterosclerosis

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 15 de octubre de 2013, 00:01 h (CET)
MADRID, 15 (SERVIMEDIA)



Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) han descubierto cómo la inhibición de la proteína Rcan1 reduce la carga de la aterosclerosis, una de las enfermedades cardiovasculares más frecuentes en el mundo occidental.

Publicado en la revista 'EMBO Molecular', este trabajo realizado en ratones sugiere que Rcan1 podría convertirse en una diana terapéutica para futuros fármacos contra esta patología. El mismo equipo de científicos ha iniciado ya contactos con la industria para desarrollar moléculas que inhiban la proteína en humanos

Según Nerea Méndez, primera firmante del estudio, en su investigación se han analizado los mecanismos moleculares implicados en la formación y progresión de las placas de aterosclerosis en ratones alimentados con una dieta rica en grasas y colesterol.

“Ya se sabía que este tipo de alimentación aumenta el riesgo de aterosclerosis”, pero “el nuevo trabajo demuestra que lo hace elevando la expresión de la proteína Rcan1”, indicó.

Además, prosiguió, “no solo hemos visto que la expresión de esta proteína es mucho más elevada en arterias aterosclerósticas, sino que su ausencia reprime notablemente el desarrollo de la enfermedad”.

La aterosclerosis es una patología muy común en todo el mundo y está ligada al estilo de vida que prevalece en la actualidad, dieta inadecuada y sedentarismo.

Se produce cuando en el interior de las arterias se depositan placas de colesterol LDL y otras grasas, lo que provoca la activación de un tipo de glóbulos blancos que se transforman en macrófagos y ’engullen’ las partículas del colesterol LDL (también conocido como colesterol malo).

El resultado es la acumulación de más colesterol y células inflamatorias y con el tiempo, calcio, que obstruye los conductos.

Según el CSIC, esto puede generar una ruptura de las placas (y las consiguientes hemorragias internas) o la formación de coágulos, que podrían derivar en un infarto de miocardio o cerebral.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris