Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Nacional
    

Podemos minimiza la polémica con el PSOE y porfiará en su afán de prohibir los desahucios

Agencias
@DiarioSigloXXI
domingo, 22 de noviembre de 2020, 11:07 h (CET)

MADRID, 22 (SERVIMEDIA)


La dirección de Podemos ha vivido con “normalidad y tranquilidad” la polémica que se suscitó esta semana con el PSOE por la enmienda que registró su grupo parlamentario con ERC y EH Bildu para prohibir los desahucios de familias vulnerables, y avanza que, ante todo, seguirá intentando convencer a su socio de Gobierno de la necesidad urgente de impedir que se eche de su casa en pleno estado de alarma a quien no tiene otra alternativa.


Así lo indicaron a Servimedia desde Unidas Podemos, restando importancia a las protestas que desde algunos sectores del PSOE, dentro y fuera del Ejecutivo, han venido expresando o filtrando por la enmienda conjunta al proyecto de Presupuestos que Unidas Podemos, ERC y EH Bildu registraron el martes cuando estaba a punto de concluir el plazo para presentarlas.


La enmienda en realidad son dos, las numeradas como 3.788 y 3.789, y, en caso de ser aprobadas en el trámite parlamentario, incorporarían sendas disposiciones finales a los Presupuestos. La primera modificaría la Ley de 2013 de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social.


El artículo 1 de esa norma establecería que "hasta transcurridos 11 años desde la entrada en vigor de esta ley no procederá el lanzamiento cuando en un proceso judicial o extrajudicial de ejecución hipotecaria se hubiera adjudicado al acreedor, o a cualquier otra persona física o jurídica, la vivienda habitual de personas que no tengan alternativa habitacional". La motivación de la enmienda ratifica esa extensión de la prohibición "hasta el 15 de mayo de 2024".


La otra enmienda modificaría el decreto del 31 de marzo pasado, de medidas urgentes complementarias en el ámbito económico y social para hacer frente al Covid-19, el que prohibió inicialmente los desahucios y cortes de suministros. Lo modifica para prolongar “hasta el 31 de marzo de 2022” la suspensión de “cualquier resolución judicial firme del procedimiento del desahucio” si es por impago de renta o el inquilino no tiene alternativa habitacional, y la garantía de suministro de energía eléctrica, productos derivados del petróleo, gas natural y agua”.


COMPRENSIÓN DE SÁNCHEZ


En Unidas Podemos mantienen que el mismo martes por la mañana el portavoz del grupo parlamentario, Pablo Echenique, le había comunicado esta iniciativa por Whatsapp a su homóloga socialista, Adriana Lastra, y le invitó a sumarse a ella; y que incluso el viernes anterior el propio Iglesias informó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y no puso objeción más allá de comentar que para abordar la cuestión de los desahucios haría falta una reunión con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.


En el círculo de Iglesias, de hecho, se muestran ante todo confiados de que la polémica de esta semana no tendrá trascendencia porque las relaciones del vicepresidente con Sánchez, que son las más importantes, están “perfectamente bien”. Es más, elogian de Sánchez la “inteligencia política” y el “pragmatismo” con que está comprendiendo la naturaleza del Gobierno de coalición y la relación con Podemos, frente a otros ministros o dirigentes socialistas.


El miércoles, distintas fuentes del PSOE se quejaron de la supuesta “deslealtad” de Unidas Podemos al presentar la enmienda contra el proyecto de Presupuestos que ambos partidos habían elaborado juntos. “O se está en el Gobierno o se está en la oposición”, fue la queja más repetida entre los dirigentes socialistas que consideraron oportuno expresar su descontento a los periodistas.


Desde Podemos quisieron poner en valor que nadie del partido contestó a esas acusaciones de deslealtad y sin entrar en el fondo de la cuestión, la gravedad de los desahucios, cuando el PSOE también presentó sin avisar enmiendas parciales con el Partido Regionalista de Cantabria y otras veces ha escatimado claramente información a su socio en temas considerados de Estado. Sólo rompió la tendencia el jueves por la tarde la secretaria de Estado para la Agenda 2030 y miembro de la Ejecutiva del partido de Iglesias, Ione Belarra, en respuesta a unas manifestaciones también públicas de la ministra de Defensa, Margarita Robles.


"Algunos miembros del Gobierno se olvidan de que, como Gobierno, tenemos que gobernar para todos los españoles y no sólo para aquellos que nos han podido apoyar con sus votos", había criticado la ministra por la célebre enmienda, a lo que Belarra, tomándole la palabra pero en sentido distinto, publicó en Twitter: "Efectivamente tenemos que gobernar para todos, no sólo para los rentistas, la banca o los fondos de inversión. Por eso es urgente prohibir los desahucios, porque cuando te desahucian no te preguntan a quién has votado".


TODO CONTRA LOS DESAHUCIOS


Sea como fuere, en Unidas Podemos dicen dar por buena la controversia si ello sirve para convencer o presionar al PSOE para que prohíba los desahucios y cortes de suministros a familias vulnerables, objetivo esencial de este espacio político. La formación liderada por Iglesias lleva desde el inicio de la epidemia luchando por asistir a los sectores más vulnerables de la crisis socioeconómica, con las medidas genéricamente catalogadas bajo el membrete de “escudo social”.


Ésta se considera la razón de ser de Podemos, su sello distintivo respecto a la forma en que se afrontó desde el Gobierno la crisis de 2008, y el partido es consciente de que eso es precisamente lo que le piden sus potenciales votantes: arrastrar al PSOE a poner en práctica unos niveles de protección social a los que no llegaría si gobernara en solitario o con otro partido coaligado.


De ahí que Podemos advierta de que seguirá haciendo lo posible por convencer a su socio de Gobierno de la urgencia de paralizar los desahucios, una lucha en la que ya ha plantado varios jalones. Por ejemplo, la víspera de la aprobación del proyecto de Presupuestos en Consejo de Ministros, cuando exigió, como condición para firmarlos, el compromiso de que la ley de vivienda donde se abordarán temas como la regulación del precio del alquiler se llevara al Congreso en un plazo máximo de cuatro meses.


Otros episodios de este afán han sido la firma de manifiestos que contenían estas mismas demandas del Sindicato de Inquilinos y de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, junto a otros grupos parlamentarios como los propios ERC y EH Bildu, aunque ello suponga irritar a otros socios de investidura como el PNV. En este sentido, en Podemos se resta también importancia al llamamiento que hizo el presidente de este último partido, Andoni Ortuzar, a que Sánchez diera “un golpe sobre la mesa” del Consejo de Ministros para exhortar a su socio de Gobierno a dejar de ir por libre.


La formación de Iglesias estima que el cabreo del PNV se explica únicamente por el hecho de que su rival electoral, EH Bildu, se marcara el punto de firmar la enmienda conjunta contra los desahucios y los cortes de suministros. Desde la formación abertzale, por su parte, indicaron que el PNV no puede pretender patrimonializar la negociación en Madrid de medidas beneficiosas para los ciudadanos vascos.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris