Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
    

El 69% de los pacientes crónicos sufrió la cancelación de las consultas programadas por la pandemia

Agencias
@DiarioSigloXXI
viernes, 20 de noviembre de 2020, 17:56 h (CET)

MADRID, 20 (SERVIMEDIA)


El 69% de los pacientes crónicos sufrió la cancelación de las consultas que tenían programadas y el 41,4% la suspensión o aplazamiento de su rehabilitación, según una encuesta realizada por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) sobre la atención recibida durante la primera oleada de la pandemia del Covid-19.


Son las conclusiones de un estudio dado a conocer en el 'Encuentro Pacientes ante la Pandemia', celebrado en el marco de los Encuentros Sedisa de Gestión Sanitaria en tiempos de pandemia, impulsados por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) con la colaboración de Janssen.


En la actualidad, se estima que el 19% de la población infantil hasta los 14 años tiene diagnosticada alguna enfermedad crónica al igual que el 64% de las mujeres a partir de 15 años frente al 60% de los hombres. Además, el 89,5% de las personas mayores de 65 años tiene alguna patología o problema de salud y una media de 2,8 problemas o enfermedades crónicas.


Si antes de la pandemia, la atención a la cronicidad contaba con numerosos e importantes retos que gestionar, hoy día, solucionarlo es más importante que nunca y supone un sobresfuerzo mayor. En palabras de Julio Zarco Rodríguez, presidente de la Fundación Humans, “la pandemia ha supuesto una revolución organizativa y en la gestión, así como en las emociones y los sentimientos, con el sobresfuerzo de la obligada incorporación de nuevas tecnologías y su combinación con lo humano”.


Según la encuesta realizada por la POP entre pacientes crónicos, el 69% sufrió la cancelación de las consultas que tenía programadas y el 41,4% la suspensión o aplazamiento de su rehabilitación, con las consiguientes consecuencias en su estado de salud.


En este sentido, la presidenta de la POP, Carina Escobar, destacó que “además, el 80% tuvo problemas para acceder al tratamiento y el 22,8% tenía problemas y síntomas asociados a su enfermedad y no acudió a su médico. Si de forma previa a la pandemia se hubiera contado con un análisis pormenorizado de la cronicidad y pacientes crónicos más vulnerables y una atención sanitaria orientada a ésta, los efectos de la pandemia sobre estos pacientes hubieran sido menores”.


IMPACTO DEL COVID-19


En este sentido, según Julio Zarco, “en las próximas décadas, el impacto del Covid-19 tendrá grandes repercusiones en la morbi-mortalidad de las enfermedades crónicas”.


Escobar insistió en que “necesitamos un modelo sanitario coordinado y participativo que ponga el foco en mejorar la continuidad asistencial, innove en procesos, multidisciplinar, incorporando los cuidados en salud, información y formación a pacientes y familiares y que diferencie los procesos agudos de los crónicos". "Con tecnología que sea transferible de unas comunidades autónomas a otras, que nos permita trabajar en red. Un modelo centrado en el paciente, preventivo y cooperativo”.


REORGANIZACIÓN DE LA ATENCIÓN


Las cifras de infección diagnosticada en esta segunda oleada están siendo, en general, más altas que durante la primera oleada de la pandemia, “si bien, en la actualidad, está habiendo menos hospitalizaciones”, afirma Santiago Moreno Guillén, jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Ramón y Cajal, quien explicó que en su Hospital “mientras en la primera oleada todos los recursos fueron destinados al coronavirus, en la actualidad, una cuarta parte de camas de hospitalización del centro están destinados a la pandemia y tres cuartas partes a la atención de pacientes no Covid”.


Según este experto, “en los meses de marzo y abril asistimos al desbordamiento de los hospitales (urgencias, hospitalización y UCI), con todos los recursos dirigidos al Covid-19 y, con frecuencia, con recursos insuficientes, como ocurrió con las Unidades de Críticos. Este desbordamiento ocasionó, además, problemas relacionados con el aislamiento y alteraciones psiquiátricas en los pacientes, sobre todo depresión, y dificultades para el seguimiento post coronavirus”.


Ello supuso y está suponiendo un gran esfuerzo organizativo, “para garantizar evitar los contagios durante la estancia en los centros sanitarios (crear circuitos asistenciales, cribado de pacientes y personal), prevenir el deterioro funcional, cognitivo y afectivo e impulsar la continuidad asistencial, junto a potenciar la telemedicina y la coordinación con Atención Primaria”.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris