Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Nacional
    

Batet volverá a presidir el Congreso mientras sigue la duda de la entrada de Vox en la Mesa

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 2 de diciembre de 2019, 20:33 h (CET)

MADRID, 02 (SERVIMEDIA)


La socialista Meritxell Batet volverá a contar con la confianza necesaria para ser elegida presidenta del Congreso de los Diputados en la sesión constitutiva de este martes, en la que la gran incógnita es si Vox entrará a formar parte de la Mesa de la Cámara.


El PSOE no introducirá cambios en las personas que quiere que integren la Mesa del Congreso y, por ello, apostará de nuevo por Batet para este cargo. Alfonso Rodríguez Gómez de Celis será propuesto para una Vicepresidencia y Sofía Hernanz para una Secretaría.


El Partido Popular sigue confiando en Ana Pastor y en Adolfo Suárez Illana para representarle en el órgano rector de la Cámara Baja. Espera que la primera ocupe una Vicepresidencia y una Secretaría el segundo, según explicaron a Servimedia fuentes populares.


La formación de Pablo Casado pretende ser “generosa” en el reparto de los cargos y quiere conseguir dos puestos en la Mesa y que Vox y Ciudadanos obtengan otro cada uno. En última instancia todo depende de la voluntad de los de Santiago Abascal para que así sea. Si no prospera esta primera propuesta, en el PP dicen que lucharán por un tercer puesto.


En Ciudadanos, que se desplomó de los 57 a los 10 escaños en las últimas elecciones, ven con buenos ojos la propuesta del PP aunque estiman que Vox es reticente a permitir este reparto de asientos en el órgano de decisión del Congreso. En todo caso, propondrán a José María Espejo, que ya fue miembro de la Mesa del Parlamento de Cataluña, según avanzaron fuentes de Cs a Servimedia.


Sin embargo, desde el partido de Abascal siguen reclamando dos sillones en la Mesa, los que dicen que les corresponden en función de sus 52 escaños, y no aclaran si estarían dispuestos a ceder para que Cs entre.


Según las fuentes consultadas por esta agencia, la intención de Vox es que Ignacio Gil Lázaro se integre en el máximo órgano de decisión de la Cámara Baja. Precisamente, este partido es sobre el que pende la mayor incertidumbre en la votación de mañana, con la duda de si entrará o los partidos de izquierdas y los nacionalistas coordinarán sus votos para tejer un cordón sanitario.


Por el momento, tras las conversaciones mantenidas en la tarde del lunes con el partido de Abascal, fuentes del PP y Cs confirmaron a esta agencia que ahora mismo Vox se niega a colaborar para que Cs tenga un puesto en la Mesa.


“Tras conocer la propuesta del PP, Cs ha mantenido una reunión con Vox esta tarde para valorar la disposición de este partido con respecto a la propuesta. Sin embargo, parece difícil que esta opción pueda salir adelante ya que Vox ha confirmado en esa conversación que no está dispuesto a colaborar para que Cs obtenga un puesto en la Mesa”, trasladaron desde esta fuerza política.


PSOE y Unidas Podemos deseaban excluir a Vox de la Mesa de la Cámara Baja, aunque el PP se negó a ser partícipe de este cordón sanitario. Los partidos de izquierdas tienen asegurada la mayoría en la Mesa con los tres miembros del PSOE y dos para el partido de Pablo Iglesias. Desde el grupo parlamentario de Unidas Podemos ni siquiera confirman quiénes serán sus dos candidatos, en su intento de preservar la estrategia que podría dejar a Vox fuera de la Mesa.


En principio, parece que tiene asegurada su continuidad la hasta ahora vicepresidenta primera del Congreso, Gloria Elizo, a quien acompañaría un representante de En Comú Podem.


Así las cosas, en la sesión constitutiva de la Cámara, en la que habrá que elegir a los miembros de la Mesa, se espera una delicada votación en un hemiciclo muy fragmentado en el que los pactos entre unos y otros pueden arrojar resultados muy dispares.


En el Congreso la sesión empezará a las 10 horas, como marca la convocatoria contenida en el decreto de disolución de las Cortes Generales y de convocatoria de las elecciones. Según establece el Reglamento, será presidida por el diputado electo de mayor edad y le asistirán en calidad de secretarios los dos más jóvenes, que se encargarán de leer los nombres de los electos y, en su caso, los recursos contencioso-electorales interpuestos.


A continuación se eligen, en votación secreta y con papeleta en urna, a los miembros de la nueva Mesa del Congreso: un presidente, cuatro vicepresidentes y cuatro secretarios. En una primera votación se elige al presidente. Para ello, los electos son llamados por orden alfabético para introducir en la urna una papeleta que solo puede contener un nombre. Resulta elegido quien obtiene la mayoría absoluta de los votos, es decir, 176. En caso de no obtenerla ningún candidato, se repite la votación entre los dos más votados, y resulta elegido el que más votos obtenga.


En una segunda votación se elige a los vicepresidentes. Igual que en el caso anterior, los electos solo pueden escribir un nombre en la papeleta, y resultan elegidos los cuatro más votados por el mismo orden que resulta de ordenar sus votos de mayor a menor. El procedimiento se repite de forma exacta en una tercera votación para elegir a los cuatro secretarios.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris