Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

Jóvenes que triunfan divulgando ciencia en Youtube: “Aún nos toman a pitorreo”

Agencias
@DiarioSigloXXI
domingo, 13 de octubre de 2019, 13:19 h (CET)

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)


Entre la maraña de vídeos de gatos y ‘fake news’ que circulan por Internet, un grupo de jóvenes triunfa en la red con la ciencia. Tienen millones de seguidores y abordan desde cómo funciona el cerebro hasta la nanotecnología, y tienen muy claro que la divulgación científica debe evolucionar: “Hay que ir donde va la gente”.


El periódico más leído en España tiene un millón de lectores diarios. El vídeo más visto de ‘Quantum Fracture’, alias del joven físico José Luis Crespo (25 años), tiene más de seis millones de visitas en Youtube y habla sobre mecánica cuántica. “Aún hay mucha gente que nos toma a pitorreo; piensan que somos unos niños que apretamos una cámara y nos grabamos sin más”, afea este ‘youtuber’ en una entrevista con Servimedia.


Él y otros tantos ‘youtubers’ se reunieron el viernes en la Casa Encendida de Madrid con motivo de ‘Cultube’, una jornada organizada por el Instituto de Física Teórica del CSIC que congrega por segunda vez a chavales que, más allá de sus amplísimos currículums plagados de posgrados, doctorados y becas de investigación, dedican buena parte de su tiempo a Youtube y a divulgar la ciencia en la era de los ‘influencers’ y los filtros de Instagram.


“Mi madre me dice que no diga que soy ‘youtuber’, que mejor diga que soy nanotecnóloga”, comenta Anna Morales, autora del canal ‘Size Matters’ (el tamaño importa, en inglés) e investigadora en Suiza. Desde allí sube vídeos de divulgación que ameniza con ‘memes’ de Pokemon; y es que “hay que hacer referencias frikis para que atraiga a la gente”.


En sus vídeos de Youtube, esta joven da a conocer el funcionamiento de los semiconductores, la teoría de bandas o los orbitales átomicos y sus aplicaciones prácticas. 'Quantum Fracture', por su parte, triunfa en uno de sus vídeos explicando cómo mandar un mensaje secreto con física cuántica mediante un sofisticado sistema de encriptación, todo ello con gráficas y en un tono distendido.


Así es como democratizan la ciencia y la hacen llegar a un público que, de otra manera, es posible que nunca accediera a este tipo de contenidos. “Tienes que rebajar mucho la carga técnica y sintetizarlo para que alguien que no se dedica a la ciencia lo comprenda; hay que ir donde va la gente”, explica Anna Morales.


En cuanto a su público, tiene claro que “a quien le gusta la ciencia, ya la consume y yo no necesito convencerles de nada; pero si alguien en Internet encuentra un canal de Youtube que es dicharachero o divertido y luego se engancha a la ciencia, me interesa más”.


‘FAKE NEWS’


Una de las losas con las que cargan estos científicos ‘influencers’ es la de la desinformación y las ‘fake news’, tanto que uno de los vídeos más vistos de ‘Quantum Fracture’ es uno que desmonta con la física las mentiras de los terraplanistas, un movimiento cada vez más amplio que sostiene que la tierra es plana y que difunde sus teorías conspiranoicas a través de las redes. “Youtube tiene que ser responsable y marcar estos vídeos como lo que son: mentiras”, explica este físico.


De hecho, una de las demandas que hicieron estos científicos y divulgadores en ‘Cultube’, que cuenta con el apoyo de Youtube, es que la plataforma de vídeos marque o identifique aquellos vídeos que propagan noticias falsas o carentes de evidencias científicas para luchar contra las ‘fake news’.


Sabrina Tortora y Antonio Planchart son dos jóvenes periodistas y divulgadores venezolanos que en su canal ‘Preguntas Incómodas’, con cerca de 400.000 seguidores, tratan asuntos espinosos relacionados con la ciencia, la cultura, la religión e, incluso, la política: “Nuestra intención es combatir lo que llamamos bulos, tratamos de desmontar mitos y esas ideas que no están del todo probadas”.


Ellos empezaron en noviembre de 2015 con su canal y se conocieron en la universidad. Ambos tienen posgrados en comunicación digital y están especializados en divulgación. “Procuramos ser bastante rigurosos en la investigación, siempre citamos las fuentes”, aseguran.


EL DINERO Y EL ALGORITMO DE YOUTUBE


Uno de los temas que suscitan más interés entre el gran público es cómo muchos ‘youtubers’ consiguen no sólo mantenerse económicamente, sino sacar grandes beneficios con sus vídeos. En el caso de estos divulgadores, a partir de los cien mil seguidores consiguen monetizar sus creaciones, aunque en su mayoría tienen profesiones en sus diferentes campos.


Un canal como el de ‘Quantum Fracture’, con millones de visitas, sí permite monetizar el producto gracias a la publicidad que inserta Youtube. Sin embargo, otros divulgadores dependen de la, en ocasiones, imperfección de la plataforma a la hora de determinar qué contenidos son susceptibles de monetización por publicidad y cuáles no.


Pedro Pérez, autor del canal ‘El Cubil de Peter’, es un profesor de Geografía e Historia que usa la plataforma principalmente para divulgar asuntos históricos. “Youtube desmonetiza muchos de mis vídeos”, se queja. Esto se debe a que el algoritmo que emplea la plataforma para insertar publicidad rastrea palabras clave que, a juicio de su inteligencia artificial, pueden hacer que un vídeo sea polémico y, por tanto, desaconsejable para introducir anunciantes.


Esto provoca que muchos de sus vídeos sobre la II Guerra Mundial, donde aparecen referencias a los nazis, al fascismo o al comunismo, como es lógico, se queden sin publicidad y, por tanto, sin monetizar pese a sus más de 80.000 seguidores. “No puedo vivir de esto”, asegura. Este algoritmo es el que hace que un vídeo de gatos estampándose contra cristales sí produzca beneficios con sus decenas de miles de visitas, pero no uno divulgativo con palabras clave que, a juicio de la inteligencia artificial, son polémicas.


Una de las mayores reivindicaciones de estos divulgadores es que se corrija este desajuste, aunque aseguran que su paso por Youtube va mucho más allá de la monetización, sino que, como sostiene Crespo, “es una cosa divertida para contar cosas complejas de forma sencilla”, un ejercicio que, asegura, no deja de ser un “juego”.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris