Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

2017 se despide como el peor año de la década en grandes incendios forestales en España

Agencias
@DiarioSigloXXI
sábado, 23 de diciembre de 2017, 12:34 h (CET)
MADRID, 23 (SERVIMEDIA)



Este año se despide como el peor de la última década en grandes incendios forestales en España, es decir, cuando la superficie calcinada supera las 500 hectáreas, y la cantidad quemada por las llamas duplica la media del decenio.



Según los datos provisionales de incendios forestales proporcionados por las comunidades autónomas al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a los que tuvo acceso Servimedia, entre enero y noviembre de 2017 se han declarado 53 grandes incendios forestales, cuando la media de la última década es de 19. Por detrás están 2012 (41), 2009 (35), 2011 (24) y 2016 (22).

Ello se debe a la oleada de fuegos que arrasaron el noroeste de la península (Galicia, Asturias y León) a mediados de octubre, que causaron la muerte a cuatro personas. Ese mes se registraron 38 grandes incendios forestales en toda España, una cifra muy inusual para el primer mes enteramente otoñal.

Por otro lado, las llamas han quemado un total de 176.587,62 hectáreas forestales en los 11 primeros meses de este año en España, lo que supone algo más del doble respecto a la superficie calcinada en la última década y que 2017 está siendo el segundo peor de la última década.

La cantidad arrasada por el fuego entre enero y noviembre de este año más que duplica las 87.385,35 hectáreas calcinadas de media en el último decenio. Solamente los 11 primeros meses de 2012 quemaron más superficie forestal que 2017 (216.545,81 hectáreas), mientras que el año más benévolo fue 2014 (48.287,01).

De las hectáreas calcinadas este año, que suponen un 0,637% del territorio nacional, un total de 10.893,41 corresponden a vegetación herbácea (pastos y dehesas) y el resto a vegetación leñosa, concretamente 99.967,63 de matorral y monte abierto, y 65.726,58 de superficie arbolada.

EL NOROESTE, LA ZONA MÁS AFECTADA

Por otro lado, el noroeste peninsular (Asturias, Cantabria, Galicia, País Vasco y las provincias de León y Zamora) concentró un 52,38% de los incendios y conatos forestales entre enero y octubre, en tanto que el resto de siniestros se repartieron entre las comunidades interiores (las provincias de las regiones no costeras, salvo León y Zamora), con un 31,68%; el área mediterránea, con un 15,47%, y Canarias, con un 0,47%.

En cuanto a la superficie forestal arrasada por el fuego, el 74,54% pertenece al noroeste, un 13,97% a las comunidades interiores, un 10,38% al área mediterránea y un 1,10% a Canarias.

La mayor cantidad de superficie arbolada calcinada se produjo también en el noroeste (67,12%), por delante del área mediterránea (17,81%), las comunidades interiores (13,89%) y Canarias (1,18%).

CAMBIO CLIMÁTICO

A este respecto, Greenpeace afirmó que los grandes incendios forestales “ya no son una excepción, sino un problema social y medioambiental de primer grado que exige nuevas soluciones en la prevención y en la extinción”, puesto que “el cambio climático ha desdibujado las estaciones y la planificación tradicional está obsoleta”.

“Lo ocurrido este año en Galicia, Portugal o actualmente el sur de California no se puede tratar como algo excepcional. Para mitigar los impactos de esta nueva era de incendios es fundamental que se tenga en cuenta el calentamiento global en la gestión preventiva y de extinción de los incendios”, aseguró Mónica Parrilla, responsable de la campaña de Incendios de Greenpeace España.

Parrilla indicó que “las campañas de extinción no pueden darse solamente en la época estival: incendios hay todo el año y no pueden planificarse a última hora”.

Por ello, Greenpeace indicó que la protección de los bosques requiere una planificación a lo largo de todo el año, no solo en épocas de máximo riesgo. “Con la llegada del frío y las lluvias se baja la guardia, pero es cuando ocurren los procesos de pérdida de suelo con los arrastres de la lluvia y la contaminación de cursos de agua por las cenizas”, concluyó.



Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris