Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

Los ríos del Ártico se derriten ahora casi un mes antes que hace 15 años

Agencias
@DiarioSigloXXI
domingo, 23 de abril de 2017, 11:13 h (CET)
MADRID, 23 (SERVIMEDIA)



El cambio climático está provocando que los depósitos espesos de hielo que se forman a lo largo de los ríos del Ártico se derritan casi un mes antes que hace 15 años, lo que podría afectar a la vida silvestre que depende de estos ecosistemas.

Así lo afirman los hidrólogos estadounidenses Tamlin Pavelsky, de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, y Jay Zarnetske, de la Universidad Estatal de Michigan, en un estudio publicado en la revista ‘Geophysical Research Letters’, de la Unión Geofísica Americana.

Las heladas de los ríos se forman cuando el agua subterránea del Ártico alcanza la superficie y se solidifica. Suelen crecer durante el invierno y algunos glaciares han llegado a superar los 10 kilómetros cuadrados y los 10 metros de espesor.

En el pasado, los glaciares de ríos árticos se derretían a medidados de julio. Sin embargo, el nuevo estudio indica que la mayoría de los del Ártico canadiense y estadounidense desaparecieron 26 días antes de media en 2015 en comparación con 2000, con lo que se descongelan a mediados de junio.

Además, el estudio indica que la mayoría de las formaciones de hielo que no se derriten completamente cada verano eran significativamente más pequeñas en 2015 respecto a 2000. “Ésta es la primera evidencia clara de que este importante componente de los sistemas fluviales del Ártico, que no sabíamos que estaba cambiando, está cambiando y rápidamente”, apunta Pavelsky.

IMPACTOS EN LOS ECOSISTEMAS

Los científicos analizaron los efectos del cambio climático en otros tipos de hielo del Ártico, como los glaciares y el hielo marino, pero hasta ahora ninguna investigación había estudiado sistemáticamente si los glaciares fluviales están cambiando debido a un calentamiento climático.

Aunque esa disminución de los glaciares de los ríos probablemente se deba al cambio climático, los investigadores aún no están seguros de si ese declive guarda una relación directa con el aumento de las temperaturas o si el cambio climático está alterando la forma en que interactúan los ríos y las aguas subterráneas del Ártico.

“Mientras los glaciares nos dicen sobre el clima en las montañas y el hielo marino nos dice sobre las interacciones de la atmósfera y el mar, los procesos que controlan la formación de hielo del río pueden ofrecer un gran conocimiento sobre cómo el agua subterránea y las aguas superficiales se conectan en el Ártico y cómo las cabeceras de los ríos estarán conectadas con el océano en el futuro”, explica Zarnetske.

Pavelsky añade que el declive de los glaciares es notablemente rápido y, de continuar así, podría tener impactos enormes en los ecosistemas de los ríos árticos. Los glaciares fluviales se encuentran en todo el Ártico y crean canales anchos que son hábitats importantes para los animales y los peces. Cuando se derriten en verano, usualmente en julio y en agosto, mantienen el curso de los ríos y proporcionan un importante hábitat de agua dulce para peces y otros animales.

¿CÓMO SURGIÓ EL ESTUDIO?

La idea de estudiar los glaciares fluviales del Ártico llegó a Pavelsky en 2013 durante un vuelo al norte de Alaska (Estados Unidos) para disfrutar de un viaje recreativo en canoa. El piloto del pequeño avión, que había sobrevolado la zona durante más de 30 años, dijo que los glaciares de los ríos se estaban derritiendo a principios de la temporada, antes que tiempo atrás. “Mi antena de científico se disparó”, comenta Pavelsky.

Cuando Pavelsky regresó del viaje, descargó datos del espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada (Modis) tomadas a bordo del satélite Terra de la NASA, que captura imágenes diarias de la Tierra. Pavelsky y Zarnetske analizaron a diario las fotografías del Ártico estadounidense y canadiense de 2000 a 2015, y se preguntaron si podían hallar evidencias de cambios en el hielo que el piloto había descrito.

Así, detectaron 147 glaciares de ríos y encontraron que 84 se estaban volviendo más pequeños o desaparecían más temporano cada temporada, mientras el resto permanecían sin cambios.

El área mínima de hielo que midieron también disminuyó considerablemente durante el periodo de estudio. En 2000, Pavelsky y Zarnetske midieron un área de hielo mínima de 80 kilómetros. En 2010, ese número se había reducido a sólo cuatro kilómetros cuadrados. Para 2015, el hielo había recuperado ligeramente, con un área mínima de aproximadamente siete kilómetros cuadrados.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris