Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Política sanitaria

Un 82% de los españoles cree que no hay suficiente información sobre el ictus, según una encuesta

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 26 de octubre de 2020, 16:48 h (CET)
MADRID, 26 (EUROPA PRESS)
Un 82% de los españoles cree que no hay suficiente información sobre el ictus, casi el 60% de los españoles considera el impacto económico como una de las peores repercusiones derivadas de sufrir un ictus y , más del 70% de los encuestados cree que el estrés es el principal factor desencadenante de un segundo ictus, según señala una encuesta realizada por Boehringer Ingelheim en España, realizada para comprender mejor el impacto y el conocimiento general que tienen los españoles sobre esta enfermedad.

En el actual entorno de COVID-19, los expertos han ido alertando los últimos meses sobre la importancia de consultar con el médico ante posibles síntomas de ictus. "Tras la primera ola de la pandemia COVID-19 ya la Sociedad Española de Neurología comunicó una reducción media de en torno al 30% de los ingresos por ictus en España. Esto lleva implícito que muchos pacientes han pasado sus ictus en casa, lo que tendrá un impacto negativo en su recuperación", explica el doctor José Fernández Ferro, jefe del Servicio Integrado de Neurología de los hospitales Rey Juan Carlos, Infanta Elena y General de Villalba de Madrid.

De la encuesta realizada se desprende que el gasto tras un ictus preocupa a la sociedad, ya que el 59% de los españoles considera que el impacto económico es una de las peores repercusiones de sufrir un ictus, por detrás de las limitaciones físicas y las secuelas mentales (75%). En relación a este dato, más de la mitad de los encuestados considera que el ictus supone un mayor gasto económico que sus familias no están preparadas para afrontar.

Lo cierto es que los costes directos de esta patología representan en algunos países industrializados entre el 2% y el 4% del gasto sanitario total. Para los pacientes y sus familias, cada ictus supone un gasto medio de 4.000 euros durante los tres primeros meses de enfermedad, sin tener en cuenta las bajas laborales del paciente, ni las de los familiares que le atienden como cuidadores3.

Por otro lado, el estrés destaca por ser el principal factor desencadenante de un segundo ictus. Así lo reconoce un 65% de los encuestados. A su vez, un 67% cree que haber sufrido un ictus aumenta la posibilidad de sufrir un segundo episodio.

"Estos datos evidencian que las campañas de concienciación funcionan, puesto que un alto porcentaje de la población sabe identificar los principales factores que aumentan el riesgo de ictus y cómo prevenirlos", señala Maite San Saturnino, portavoz de Cardioalianza, quien explica que "tener una buena gestión diaria del estrés es tan importante como estar bien informado para poder detectar los síntomas de un ictus y reaccionar a tiempo".

"Son muchos los estudios que han demostrado que altos niveles de estrés en el trabajo, la ansiedad y la depresión son factores de riesgo desencadenantes que aumentan las posibilidades de sufrir un evento cardiovascular o cerebrovascular. Se ha reportado que vivir situaciones de estrés crónico puede aumentar hasta en un 58% el riesgo de ictus, por lo que prevenir el estrés y saber auto gestionarlo, más ahora en tiempos de pandemia, se convierte en un factor controlable muy importante a tener en cuenta para cuidar nuestra salud", añade.

PRINCIPALES FACTORES DE RIESGO DEL ICTUS
En cuanto a los principales factores de riesgo del ictus, la hipertensión arterial es el más reconocido (62% de los encuestados), seguida del hecho de tener una edad avanzada y el colesterol alto (45%), de las enfermedades cardíacas (44%) y del hábito tabáquico (43%). Además, un 42% de los encuestados reconoce también el consumo de alcohol como uno de los factores de riesgo de un ictus.

Por otro lado, los españoles tienen clara la importancia de un estilo de vida saludable para mantener un estado de salud óptimo que ayude a prevenir patologías. El 71% de los encuestados relaciona la práctica de ejercicio de forma habitual y moderada como medida adecuada para prevenir un ictus y el 70% cree que llevar una dieta equilibrada también es clave en la prevención.

Como parte de un estilo de vida saludable, los españoles también reconocen la importancia de llevar un control de la tensión arterial de forma regular (68% de los encuestados) y reducir el colesterol (60%), así como no fumar (59%) y moderar el consumo de alcohol (57%).

"Hay que recordar que el ictus que mejor se recupera es el que nunca se ha tenido. Para ello, debemos apelar a nuestra responsabilidad individual y centrar los esfuerzos en inculcar a los más jóvenes la importancia y el mérito de un estilo de vida saludable. Es imprescindible actuar sobre la obesidad y el tabaquismo en los pacientes de 30 a 50 años. La obesidad es especialmente importante porque esconde tres factores de riesgo en uno: la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y la inactividad física", señala Fernández.

CONSECUENCIAS DE UN ICTUS
La mayoría de los españoles encuestados desconoce las consecuencias de un ictus, ya que más de la mitad de los encuestados considera que se puede hacer vida normal tras un ictus y sólo 1 de cada 4 reconoce las dificultades psicológicas (por ejemplo, la depresión o los cambios de conducta) que conlleva sufrir un ictus. Aun así, 4 de cada 10 españoles creen que existe estigma social tras sufrir un ictus.

"Cualquier paciente sin excepción puede tener secuelas psicológicas tras el ictus; desde aquel con muchas secuelas físicas, hasta aquel en el que los síntomas duran sólo unos minutos o unas horas y sale del hospital completamente recuperado. Además, mientras que las secuelas físicas son máximas al inicio y mejoran de forma progresiva a continuación; las secuelas psicológicas y cognitivas aparecen tras los primeros días o semanas y crecen progresivamente. Por ello hay que preocuparse y preguntar intencionadamente por ellas en las consultas, pues hay pacientes que no serán bien conscientes de que pueden necesitar ayuda a este respecto", explica Fernández Ferro.

Por otro lado, sólo el 15% de los encuestados afirma conocer la diferencia entre un ictus isquémico y un ictus hemorrágico. En un ictus isquémico el origen del problema se relaciona con la formación de un coágulo que disminuye el flujo de la sangre. En cambio, el ictus hemorrágico se produce cuando la afectación del tejido cerebral está producida por la entrada al mismo de sangre procedente de la rotura de un vaso sanguíneo.

Además, sólo el 34% de los españoles sabe que la fibrilación auricular aumenta el riesgo de sufrir un ictus. "Debemos seguir trabajando por dar a conocer la FA entre la población, sobre todo entre los mayores de 55 años ya que la FA es la arritmia más frecuente y multiplica por 5 el riesgo de ictus, siendo la responsable de 1 de cada 4 ictus. La desinformación existe entre la población general y también entre los propios pacientes ya diagnosticados que incluso estando en tratamiento anticoagulante para evitar sufrir un ictus desconocen para qué toman esos medicamentos", señala Rafael Martínez, presidente de FEASAN.

"Esta encuesta ha puesto de relieve que el 82% de los españoles cree que no hay suficiente información sobre el ictus, a pesar de que los datos de su prevalencia en nuestro país son preocupantes. Por ello, desde Boehringer Ingelheim de la mano de las organizaciones de pacientes y de los profesionales sanitarios implicados en el manejo del ictus, promovemos campañas de concienciación como #GeneraciónINVICTUS. De este modo, luchamos unidos contra esta enfermedad", apunta la doctora Elena Gobartt, Gerente de Medical Affairs de Boehringer Ingelheim España.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El Grupo OAT y la Fundación Weber acuerdan elaborar el primer Libro Blanco de la Adherencia en España

La OMS revisa la vacuna de Pfizer para aprobarla como uso de emergencia

Un tercio de la población mundial necesita rehabilitación al menos una vez por su enfermedad o lesión, según OMS

Lanzan una Iniciativa Ciudadana Europea para garantizar el acceso de todas las personas a la vacuna de la Covid

Cuarenta enfermeros elaboran recomendaciones de Enfermería para cuidar a pacientes urológicos durante la pandemia

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris