Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Ciencia

Philip Morris: La apuesta por la I+D para adaptarse a un futuro "libre de humos"

Agencias
@DiarioSigloXXI
miércoles, 9 de octubre de 2019, 21:33 h (CET)
NEUCHÂTEL (SUIZA), 9 (De la enviada especial de Europa Press, Ana Morales)
La compañía de tabaco Philip Morris ha invertido desde 2008 más de 6.000 millones de dólares en investigación científica y desarrollo de producto, así como en la conversión de la capacidad productiva (como son las plantas dedicadas a la fabricación de cigarrillos).

El objetivo de todo ello es adaptarse a un escenario "libre de humos" y para ello está apostando por el tabaco calentado y no de combustión (tabaco tradicional) con un producto: Iqos.

Según expone el director de comunicación mundial de la compañía, Tommaso Di Giovanni, la industria del tabaco y sus productos apenas han cambiado desde 1880. "¿Por qué no podemos aplicar la tecnología al tabaco?", se pregunta. El italiano ha participado este miércoles en 'Technovation', un evento internacional organizado por Philip Morris en Neuchâtel (Suiza) en el que se ha dado a conocer la apuesta de la multinacional por la I+D.

En Neuchâtel es donde Philip Morris tiene una de sus sedes de innovación, que inauguró en mayo de 2009 (la otra se sitúa en Singapur). Es en esta pequeña ciudad europea donde más de 430 científicos y expertos de 40 nacionalidades y de unas 30 disciplinas diferentes (biomedicina, farmacología, toxicología, ingenieros) trabajan día a día para lograr inventar tecnologías que permitan a los consumidores seguir fumando sin que esto resulte tan tóxico.

Hasta la fecha, más de 4.600 patentes han sido concedidas sobre productos sin humo, y más de 6.300 solicitudes se encuentran pendientes. Según datos de la propia compañía, PM es reconocida como la 45ª empresa mayor solicitante de patentes de la UE y es la única compañía tabaquera en el top 100.

Toda esta tecnología se ha visto materializada en el Iqos, el 'producto estrella' de Philip Morris, un dispositivo que calienta el tabaco, logrando así unos niveles más bajos de concentración de elementos tóxicos en comparación con el tabaco tradicional.

"La mayoría de elementos están presentes pero en concentraciones muy bajas", reconoce a Europa Press Ignacio González, responsable de verificaciones externas de la compañía a nivel internacional, que insiste en que el Iqos no es para aquellos que quieran dejar de fumar sino para aquellos que busquen una "alternativa" a este hábito.

De hecho, uno de los lemas de PM es: 'Si no fumas, no empieces; si fumas, déjalo; si no puedes dejarlo, cámbiate'. Según datos de la multinacional, 8 millones de personas se han pasado ya al Iqos.

Philip Morris justifica su apuesta por estos productos en que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para 2025 seguirá habiendo 1.000 millones de fumadores en todo el mundo.

Tal y como comenta Moira Gilchrist, VP Strategist & Scientific Communications de PM, también presente en 'Technovation', aunque cada vez haya menos gente que fume, la población seguirá creciendo, por lo que "esas personas deberían tener mejores opciones".

GLICERINA CON AGUA
Según han explicado varios expertos durante la jornada, los Iqos de última generación sí contienen tabaco, el cual contiene nicotina, elemento que genera adicción. Pero el tabaco que comercializan para estos dispositivos no es como el tradicional.

Consiste en una mezcla de glicerina con agua, que después se combina dando lugar a una pasta que se mezcla con polvo de tabaco. Esta masilla final se prensa y se seca para luego introducir en forma de láminas en un cigarrillo. Éste se introduce en el dispositivo electrónico y pulsando sobre un pequeño botón se calienta a una temperatura de menos de 300ºC. El resultado no es humo, sino vapor de agua.

El sistema que consigue calentar el tabaco está inspirado en los sistemas de refrigeración de los vehículos y el material del que está hecho es cerámica, platino y oro. Contiene un sensor de la temperatura que hace que ésta no sobrepase de los 300ºC y que ese calor que desprende no se traslade al exterior del dispositivo. En otras palabras, que al cogerlo mientras está funcionando, no queme en las manos del usuario.

Según indica Ignacio González, esta apuesta por estos productos suponen una "transformación total de la compañía pero también de la industria". A su juicio, son tres los motivos por los que la tabaquera está invirtiendo en ello: "porque debemos, porque podemos y porque la sociedad lo demanda".

Philip Morris pretende que para 2025 unas 40 millones de personas utilicen Iqos y que el 30% de volumen de negocio sea por la fabricación y comercialización de estos productos 'sin humo'. "Queremos que llegue un día en que el tabaco sea algo del pasado, obsoleto", se aventura a afirmar González.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El sector científico reclama un Pacto de Estado por la Ciencia "gobierne quien gobierne"

El Barcelona Supercomputing Center desarrollará chips de código abierto en un nuevo laboratorio colaborativo

Los ministros europeos se reúnen en Sevilla el 27 y 28 de noviembre para debatir el futuro de la ESA

Personalidades y familiares despiden a la científica Margarita Salas: "Nos vamos a ocupar de que trascienda su figura"

El Rey muestra su pésame por la muerte de Margarita Salas, "una de las grandes"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris