Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Medicina

Descubren que las bacterias de la enfermedad periodontal sobreviven mejor con microbios que no viven en la boca

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 16 de septiembre de 2019, 13:09 h (CET)
Descubren que las bacterias de la enfermedad periodontal sobreviven mejor con microbios que no viven en la boca
Ampliar la imagen


MADRID, 16 (EUROPA PRESS)
A las bacterias comunes de la boca responsables de la periodontitis aguda les va mejor cuando se combinan con bacterias y otros microbios que viven en cualquier lugar que no sea la boca, incluidas algunas que se encuentran comúnmente en el colon o en la suciedad, según una investigación dirigida por el Instituto de Tecnología de Georgia (EEUU).

Las bacterias del microbioma oral, por el contrario, compartieron alimento y ayuda de manera menos generosa con el infector de encías 'Aggregatibacter actinomycetemcomitans' (Aa). El estreptococo 'Aa', al igual que muchas bacterias conocidas por causar infecciones, vive pacíficamente en la boca, y en ciertas circunstancias se puede convertir en infeccioso.

Por ello, los investigadores quisieron saber más sobre como 'Aa' interactuaba con otro microbios para obtener información que eventualmente pueda ayudar a combatir la periodontitis aguda y otras dolencias. Publicaron sus resultados en las 'Actas de la Academia Nacional de Ciencias'.

"La periodontitis es la infección humana más frecuente en el planeta después de las caries", ha destacado el profesor de la Facultad de Ciencias Biológicas de Georgia Tech e investigador principal del estudio, Marvin Whiteley. "Esos insectos entran en el torrente sanguíneo todos los días, y ha habido una larga y notoria correlación entre la mala higiene bucal y la prevalencia de enfermedades del corazón", ha explicado.

EMPAREJAMIENTO NATURAL
Las investigaciones previas sobre las bacterias bucales se han centrado en sus cooperaciones, pero los investigadores se preguntaron cómo interactuarían los microbios con otros con los cuales no han evolucionado conjuntamente.

Para ello, los investigadores manipularon y rastrearon aproximadamente 2.100 genes de 'Aa' usando una tecnología emergente de etiquetado de genes, mientras emparejaban a Aa con otros 25 microbios, algunos de la boca y otros de algunas partes del cuerpo o incluso del medio ambiente. Así, los investigadores combinaron 'Aa' con la bacteria de la boca X, 'Aa' más la bacteria del colon Y, 'Aa' más el hongo de tierra Z, y así sucesivamente.

"Queríamos ver específicamente qué genes 'Aa' necesitaba para sobrevivir en cada asociación y cuáles podrían prescindir de ella porque estaba recibiendo ayuda de la pareja", ha indicado la investigadora postdoctoral en el laboratorio de Whiteley y primera autora del estudio Gina Lewin.

Para conocer si 'Aa interactuaba bien o mal con otro microbio, los investigadores analizaron, mientras infectaban a un ratón, cada uno de los genes de 'Aa' necesarios para la supervivencia; cuando Aa era el único infector, cuando se asociaba con otra bacteria bucal y cuando se combinaba con un microbio del colon, la suciedad o la piel.

"Cuando Aa estaba solo, necesitaba un cierto conjunto de genes para sobrevivir, como para respirar oxígeno", ha revelado Lewin. "Fue sorprendente que cuando Aa estaba con este o aquel microbio que normalmente no vivía, ya no necesitaba muchos de sus propios genes. El otro microbio le estaba dando a 'Aa' aquello que necesitaba, por lo que no tenían que hacerlo ellos mismos", ha explicado.

"Sin embargo, las interacciones entre vecinos habituales, como otras bacterias bucales, parecían más frugales. 'Aa' necesitaba mucho más de sus propios genes para sobrevivir a su alrededor, a veces más que cuando estaba solo", ha contrastado Whiteley.

Los investigadores del estudio han afirmado que los resultados del estudio apuntan a que no todas las relaciones entre las bacterias son cooperativas. Asimismo, han señalado que el tabaquismo, la falta de higiene o la diabetes, todos asociados con la enfermedad de las encías, podrían dañar los microbiomas defensivos y permitir que las bacterias externas ayuden a 'Aa' a atacar el tejido de las encías.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Ante una situación de violencia de género lo aconsejable es que el Pediatra genere "confianza y escucha", según experta

El número de personas con baja visión en España podría triplicarse antes de 2050, según expertos

La edad del padre, a diferencia de la madre, no produce un aumento de embriones cromosómicamente anormales

Los bebés sordos expuestos al lenguaje de señas americano son mejores siguiendo la mirada de un adulto, según un estudio

Las complicaciones agudas y repetidas de la diabetes tipo 1 en adolescentes perjudican el cálculo y la memoria

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris