Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Entrevista   Autores   -   Sección:   Libros

"Como persona y escritora me interesa más una derrota que un golpe de suerte"

Entrevista a la escritora Carmen Amoraga
Herme Cerezo
lunes, 23 de octubre de 2017, 18:06 h (CET)



2310174





Carmen Amoraga (Picanya, València, 1969) es licenciada en Ciencias de la Información y ha trabajado para radio y televisión. Ha sido columnista en diversos medios como Levante-EMV, Cadena Ser, Cartelera Turia, Mujer hoy o Harper's Bazaar España y asesora en relaciones con los medios de comunicación de la Universitat de València. Actualmente es Directora General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat Valenciana. Es autora de ‘Para que nada se pierda’ (1997, II Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla), ‘La larga noche’ (2003, Premio de la Crítica Valenciana), ‘Algo tan parecido al amor’ (finalista del Premio Nadal 2007), ‘El tiempo mientras tanto’ (finalista del Premio Planeta 2010), ‘El rayo dormido’ (Destino, 2012) y ‘La vida era eso’ (Premio Nadal 2014), entre otros títulos.

Pepa es una mujer madura en quiebra emocional. Siente que ha malgastado su vida y culpa al mundo de su aparente desgracia. Sola, enfadada y amargada, percibe como herida en carne propia la felicidad del resto, y para protegerse del dolor no encuentra otra forma que vivir dentro de una coraza que oculta sus verdaderos sentimientos. Durante unas vacaciones forzosas, Pepa se ve obligada a reflexionar y a tomar consciencia de su situación. Justo cuando comienza a reconciliarse con sus recuerdos, empieza a observar a una chica embarazada que toma el sol a diario en un banco de la misma plaza en la que ella pasea a su perro. Esa joven es Crina, que vive una tragedia ante los ojos impasibles de una sociedad que no quiere verla. Crina llegó a España engañada por su propia pareja, que la vendió a una red de trata de blancas, y ahora esa red planea vender al bebé que espera.

Todo lo que antecede es el planteamiento de ‘Basta con vivir’, la nueva publicación de la escritora valenciana Carmen Amoraga en la editorial Destino, una novela que habla de superación, crecimiento y resiliencia. Con Carmen compartí unos minutos de su apretada agenda y, acompañado de una botella de agua mineral, aproveché la oportunidad para entrevistarla.

Carmen, ¿son compatibles la política y la literatura?
Bueno, la política es compatible con la vida. Una persona se mete en política y no deja de vivir. Además, yo nunca me he dedicado solo a la escritura, siempre he compaginado varios trabajos a la vez. Soy madre de dos hijas y me he acostumbrado a sacar tiempo de debajo de las piedras y a quitarme de encima esa tontería de que es necesario disponer de un espacio aislado donde recluirse para escribir. Si estoy en mi despacho, mejor, pero si no puede ser no pasa nada. Lo que sí me ha costado bastante es encontrar la tranquilidad mental necesaria para llegar a casa, desconectar y ponerme a la tarea.

¿La literatura se ha convertido en el refugio de tu quehacer político?
No tanto. Escribir esta novela ha sido como volver a mi ser. No he pasado veinticuatro horas al día pensando en ella, porque lo que buscaba es que mi mente descansase. De hecho, si te fijas, desde 2010 a 2014 publiqué tres novelas y desde entonces hasta ahora sólo ésta. Me ha ocupado tres años escribirla.

¿Para ti, la escritura es sinónimo de sudor y esfuerzo o de placer?
De puro placer. Cuando me cuesta sangre, sudor y lágrimas no puedo escribir. He dicho puro placer, pero creo que el término adecuado sería pura felicidad.

¿Cómo surge la idea que dio origen a ‘Basta con vivir’?
Viene de una casualidad y de un atropello, en sentido metafórico, a la vez. Cuando estaba embarazado de Joana, una asociación de mujeres progresistas me entregó un premio. También premiaron a una mujer africana que, junto a una señora de Zaragoza, eran activistas en lucha contra la mutilación genital femenina. La actitud de ellas dos constituyó un embrión muy primario de ‘Basta con vivir’. Me planteé novelar su historia y se lo comenté, pero me respondieron, con muy buen criterio, que querían escribirla por sí mismas. Pasó el tiempo y un día que me fui a pasear, me tropecé con una señora que iba con su perro, al que había puesto un nombre de persona. Como me gusta mucho fantasear, me dio por pensar en la vida tan solitaria que llevaría aquella mujer, puesto que le había puesto un nombre humano para hablar con alguien. Le dibujé la vida y, entonces, en aquellos pocos metros pasó el tren, me atropelló y me regaló la historia, ya que se me ocurrió que la señora del perro había de ayudar a una prostituta para salir de su situación.

2310172

Desde luego tienes una imaginación desbordante.
Sí, sí, pero yo ficciono la vida, novelo historias reales. Nunca he escrito una ficción total, siempre trabajo sobre algo que veo o que me cuentan.

¿Por qué la has escrito en tercera persona?
Pues, no lo sé, es la verdad. Comencé a escribirla así y así se quedó. El narrador omnisciente ofrece la posibilidad de saber cosas que el personaje desconoce y en este sentido le da ventaja al lector.

‘Basta con vivir’ es una novela de personajes poderosos.
Sí, son personajes a los que les suceden cosas y, para mí, es más importante ver cómo afrontan lo que les ocurre que lo que les pasa. Como señalas, Crina y Pepa son dos personajes poderosos. La primera influye en la segunda, porque Pepa es fundamental en la resolución de la historia de Crina, sin que las dos intercambien ni una sola palabra. No interactúan nunca.

¿Es novela de mapa o de brújula?
Más que trazar un mapa, con la novela he construido un puzle en el que he cambiado muchas piezas hasta que encontré la estructura definitiva.

Ubicas la acción en Miraval, ¿dónde está Miraval?
Miraval es Picanya. La idea surgió mientras escribía ‘El rayo dormido’, inspirada en personas que habían vivido en Picanya, entre ellos Ricardo Capella, un sacerdote muy buena persona, que fue fusilado por unos milicianos que después arrojaron su cadáver a la carretera. Al principio pensé en poner el nombre auténtico del pueblo, pero finalmente opté por Miraval porque Picanya mira hacia València.

Por tanto, Miraval es tu territorio literario.
Sí y me resulta un territorio cómodo, porque yo creo que soy buena narradora pero mala descriptora. Describo bien los sentimientos, pero no las fisonomías. Suelo fijarme en una persona real para crear los personajes y después los coloco en los espacios y plazas que conozco. También me gusta hacer guiños con los nombres de personas y de calles y plazas que aparecen en la novela. Todos tienen su razón de ser.

Has escrito ‘Basta con vivir’ con un lenguaje fácil, sin demasiados adjetivos, ¿esa sencillez de tu estilo es lo que llaman el oficio del escritor?
Sí, es eso y en mi caso me ha ayudado a mantenerlo mi participación en las redes sociales. En Facebook escribo muchas cosas, cuento mi día a día y la verdad es que esa economía de lenguaje me ha venido muy bien.

2310173

Hablas también de problemas graves: la prostitución y la trata de personas, ¿te has tenido que documentar mucho?
Ya lo creo. Me he documentado interna y externamente mediante la prensa y algunos documentales de televisión. Estos programas los emiten en horarios de poca audiencia y los tratan como si fueran temas que no nos interesan. Y yo digo que cómo nos van a interesar si los tenemos delante de nuestras narices y nos negamos a verlos. A veces pasamos por una rotonda, vemos una chiquilla medio desnuda y creemos que esta allí porque quiere y pensamos que podría dedicarse a otra cosa. Ese planteamiento nos convierte en una sociedad peor. La policía me ha ayudado para construir el personaje de Crina y resolver muchas tramas, pero luego contacté con personas que habían vivido ese infierno, aunque no hasta esos niveles tan duros. Crina es una mujer dividida entre la necesidad de sentir y la de dejar de hacerlo.

Leyendo la novela he comprobado que entre los emigrantes, cuyas vidas ya son suficientemente duras y tristes, también hay clases.
Creo que eso no se descubre con esta novela. Los americanos e ingleses que vienen a Altea también son inmigrantes, pero de primera categoría. Lo que describe la novela es algo infinitamente peor, porque las personas como Crina vienen engañadas.

Me refería a la gente que viene en busca de trabajos de baja cualificación profesional, mano de obra barata para el campo o la industria.
Bueno, al menos los braceros saben que van a pasarlo mal, pero ellas llegan con promesas de trabajo hechas por personas en las que confían, que después las engañan y defraudan. Con todo, lo más duro es comprobar que son invisibles, son las esclavas del siglo XXI y están presas con cadenas muy difíciles de romper. Como persona no me siento menos responsable que el hombre que contrata sus servicios. Yo no puedo hacer nada para que ese hombre deje de ir a una rotonda, ni para que los mafiosos dejen de explotarlas y de ganar ocho millones de euros al día, pero sí soy culpable de no verlas, de no ser capaz de identificarme con ellas, de pensar que son iguales que las demás. Empatizamos con las personas cuando pensamos que lo que les sucede a ellas también puede pasarnos a nosotros, pero en este caso no lo pensamos y por eso no empatizamos.

‘Basta con vivir’ también es novela de segundas oportunidades.
Sí, yo siempre escribo novelas de segundas oportunidades. Mis personajes se caen muchas veces y se levantan. Como persona y escritora me interesa más una derrota que un golpe de suerte.

¿Qué recuerdo te ha dejado la novela una vez concluida?
Más que recuerdo, por comparación y por ponerme en los zapatos de otros seres humanos, me ha hecho mejor persona y me ha dejado la satisfacción de saber que, haga lo que haga y pase lo que pase, soy una escritora.

La última: Carmen, ¿’Basta con vivir’?
Basta con querer vivir y desear que ocurran las cosas, aunque después no sucedan.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

"Carlos I fue el último caballero medieval que existió"

Entrevista al historiador y escritor José Luis Corral

El día

Un microrelato de Esther Videgain

La falsedad

Un microcuento de Esther Videgain

“La homeopatía es la poesía de la medicina”

Entrevista a Pablo Queralt

Paseo

Un poema de Esther Videgain
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris