Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Música
Etiquetas:   Conciertos   Sinfónica del Vallès  

Brahms en mayúsculas

Escribir algo es fácil, que alguien se emocione puede ser muy complicado
Javier Montilla
miércoles, 4 de abril de 2012, 07:38 h (CET)

Brahms en mayúsculas, sinfónica, concert

En el mundo de la música, por tanto, no sólo es necesario poseer una gran técnica, sino tener la capacidad de emocionar y de transmitir. Esto es lo que ocurrió el pasado sábado en el último concierto de la Sinfónica del Vallès en el Palau de la Música de Barcelona, con dos partes muy desigualadas entre sí. La primera, todo un reto para cualquier pianista que se precie, el Concierto para piano y orquesta nº 1 de Frank Liszt. Daniil Tsvetkov, ganador del Concurso Ricard Viñes 2010, no estuvo a la altura. La técnica era correcta, pero no supo transmitir de modo alguno el Liszt más íntimo y de transparente luminosidad, como tampoco supo conectar con la Orquesta Sinfónica del Vallès, lo cual llevó consigo cierto sopor e indiferencia entre el público.

No menos acertada, pero acaso un poco más expresiva que su compañero, estuvo la vallisoletana Beatriz Blanco con las variaciones sobre un tema rococó de Tchaikovski. Si bien en algunos momentos supo demostrar ciertas dotes de elegancia, ligereza y virtuosismo, falló en la definición. Con todo, demostró que tiene un gran futuro por delante, que domina el instrumento y que exhibe un ejercicio de sensibilidad muy notable.

Lo mejor del concierto vino tras el descanso con la interpretación por parte de la Sinfónica del Vallès de la sinfonía nº 1 de Johannes Brahms. No sólo por la electrizante dirección de un Rubén Gimeno en estado de gracia. ¡Qué forma de reivindicar ese Brahms romántico y ese sinfonismo germánico! Sino también por una notable calibración en la progresión armónica, por una magnífica arquitectura con la que puso todos los matices de Brahms y, principalmente, por la fuerza que logró transmitir a la orquesta y que hizo brillar, sobre todo, a la cuerda. Brahms en mayúsculas.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

“La generación de los ochenta cambió el vino por la cerveza”

Marino Goñi, nos habla de los cuarenta años del nacimiento de la otra ‘Movida’

Josep María Pons, organizador del "No Surrender Festival"

“Llevo letras de canciones de Bruce Springsteen tatuadas en mi cuerpo”

Primera jornada de récord para el Mallorca Live Festival: 16.000 personas y abonos agotados

Amaia, La M.O.D.A., Vetusta Morla, Two Door Cinema Club y Laurent Garnier han sido los protagonistas de esta primera noche

Cuenta atrás para la 10ª edición del Cultura Inquieta

El festival se reafirma como referencia cultural del Sur de Madrid en ocho jornadas que reunirán a más de una veintena de artistas

Rúpits presenta su tercer disco

"Nuestros seguidores encuentran soluciones a sus preocupaciones"
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris