Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

Canciones para el recuerdo

Antonio Valencia
Antonio Valencia
martes, 8 de marzo de 2005, 23:21 h (CET)
La jornada del domingo nos dejó algunas jugadas dignas para el recuerdo. No, no me estoy refiriendo a los golazos de Guerrero en San Mamés o Pernía en el Ruiz de Lopera, sino a la colección de fallos de porteros que se produjeron este fin de semana, y con el que bien podríamos hacer un especial de aquel programa llamdo "Vídeos de primera"., con el inefable Alfonso Arús al frente.

La verdad es que es difícil ver una gran cantada en un partido de Primera División, pero ayer en el Ruiz de Lopera vieron dos de las buenas, y además del portero visitante (¿se puede pedir más?). La primera es relativamente disculpable, puesto que es un fallo de cálculo en una salida, pero la segunda incumple manifiestamente la regla de oro de los porteros: "No metas dentro lo que va fuera".

Tampoco estuvo nada mal la de ese proyecto de gran portero que es Moyá en Son Moix, cuando por querer evitar un córner le regaló el 1-2 a Gari Uranga, en una jugada comparable a aquel gol de Pier al Real Madrid en la primera de las ligas que perdió en Tenerife. Incluso otro gran portero como Kameni le dió un buen susto a la parroquia de Montjuic al despejar un balón a la banda y quedarse quieto observando cómo sacaba rápido el Levante y fallaba un remate a escasos cinco metros de la portería.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que los fallos de los porteros siempre son los que más se ven porque son los que peor arreglo tienen. Si se falla una ocasión clara, siempre habrá otra, si un medio yerra un pase queda la defensa y si a un defensa se le va el hombre al que marca queda el portero, pero si el que falla es el portero ya no suele quedar nadie.

Por eso hay que ser un poco especial para ser portero. Yo mismo lo fui, aunque a un nivel de torneos "interbares" de fútbol-sala, y les aseguro que hay pocas cosas más frustrantes que el hecho de que a uno le echen la culpa de los goles recibidos los mismos que permitieron, con sus fallos en el pase o en el marcaje, las jugadas que les dieron origen. Y no se crean que vinieron a disculparse (aunque había honrosas excepciones): los jugadores de campo se creen por encima de esas cosas. Pero es lo que hay, y el que quiera ser portero, que apechugue.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris