Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Crítica de libros   Novela   -   Sección:   Libros

A propósito de ‘Falcó’

Así es la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte
Herme Cerezo
jueves, 26 de enero de 2017, 00:16 h (CET)
‘Falcó’ de Arturo Pérez-Reverte. Tapa dura. Editorial Alfaguara. 296 páginas: 18,95 euros.

2601172

Desde ‘El húsar’, su primer título publicado allá por el año 1986, Arturo Pérez-Reverte ha tenido tiempo sobrado para tocar muchos palos en esto de la literatura. Buscadores de libros y tesoros, soldados de los tercios, grafiteros, maestros de esgrima, reporteros de guerra, sacerdotes, húsares y académicos de la lengua pueblan las páginas de sus mejores entregas. Entre semejante fauna faltaba un tipo distinto y lo ha encontrado en Falcó, un «espía español completamente amoral y sin ideología», como el propio escritor lo definió en una entrevista concedida a XLSemanal el pasado mes de octubre de 2016, en la que redondeó su catadura moral añadiendo que también era «aventurero golfo, simpático, vividor, mujeriego y políticamente incorrecto». Pero aunque amoral y sin ideología, como les ocurre a todos sus protagonistas (Jaime de Astarloa, Lucas Corso o Alatriste por citar solo unos pocos), sí posee un código de comportamiento: el suyo propio. Algo así como le ocurre a Harry, el marino de alquiler de la película ‘Tener y no tener’, dirigida por Howard Hawks, quien en una de las escenas afirma que él siempre está «del lado de mis asuntos».

Falcó nace con la pretensión de protagonizar una serie de novelas. Comienza su actividad durante la Guerra Civil, un tema que apasiona al escritor cartagenero, como ya ha dejado constancia en su obra ‘La Guerra civil contada a los jóvenes’ y en muchos comentarios y artículos nacidos de su mente y escritos por su mano. El argumento se fundamenta en el intento de rescatar a José Antonio Primo de Rivera de la prisión de Alicante donde se encontraba recluido. Al parecer se trató de un proyecto verídico, un intento de las fuerzas golpistas del 18 de julio del 36 por excarcelarlo. Para llevarlo a término, se escogerá a un grupo de falangistas, entre el que figuran dos mujeres, dirigido por el propio Falcó.

Uno de los valores de la novela radica en que la ambientación, sin ser exhaustiva, es suficientemente precisa como para que podamos asistir al ambiente que se vivía en ambas zonas, la republicana y la sublevada, en las que la vida, de alguna manera, seguía su curso habitual, aunque sujeta a las tensiones, miedos e intranquilidades de un país que se debatía en lucha fratricida, una vida en la que los habitantes de una y otra trinchera aparentaban lo que no eran para conservar el pellejo o luchar por unos ideales sin ser descubiertos. Con ser esto mucho, todavía queda tiempo para detenerse a conocer cómo funcionaban los despachos de militares y políticos en plena contienda bélica, lugares donde las decisiones que se tomaban y las operaciones que se ponían en marcha no resultaban tan distintas de las que encontraríamos en tiempos de paz o, al menos, de una teórica situación de no-guerra.

A medida que le vamos conociendo a través del texto, Falcó se muestra como alguien absolutamente seguro de sí mismo. Todo lo que planee se va a desarrollar de acuerdo con sus pretensiones. Es un tipo duro, bañado en cicatrices, que sabe cuándo va a ligar, disparar o dar un puñetazo sobre la mesa con éxito. No importa el rango superior de su oponente dialéctico, todo va a rodar a la perfección, porque él está considerado como un profesional competente en su oficio, que sabe jugar sus bazas del modo adecuado. Es durante esta fase que se nos muestra como un personaje quizá demasiado mecanizado, cargado de automatismos: acción-reacción, propuesta-objetivo cumplido. Sin embargo, ahí aparece el oficio de Pérez-Reverte para poner a este aventurero, vividor y mujeriego en su sitio justo, mediante las bofetadas que reparte la vida.

Y justo ahí acaba la novela. El mejor modo de hacerlo, al menos a mi entender. El apetito para seguir leyendo los devenires de Falcó está servido encima de la mesa y don Arturo, una vez más, no nos defrauda. Ya sé que esta reseña es breve y sucinta, como el estilo de la novela, sobrio y eficaz, pero ya dije en el encabezamiento que solo era “un a propósito”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Península publica la biografía más incisiva de Vladímir Putin

Escrita por Steven Lee Myers

La locura

Un microcuento de Esther Videgain

Pluto, Plutito Plutón, mi perrito peleón

Un poema de Aurora Varela

"He escrito dos novelas y estoy trabajando en la tercera"

Entrevista a ​Karla Zárate

Un paseo por el París de los años 20 de la mano de María Herreros y Màxim Huerta

A la venta el 16 de octubre
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris