Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Cesión   -   Sección:  

Sin alas no hay vuelo

Antonio Álvarez Rodrigo
Antonio Álvarez
viernes, 24 de octubre de 2008, 02:46 h (CET)
Trascurrido ya el suficiente tiempo como para poder analizar al II Real Madrid de Bernd Schuster la conclusiones son poco alentadoras. De nuevo el equipo flaquea en defensa, gana con angustia cuando se adelanta en el marcador y pierde cuando se ver por detrás. En lo que va de competición, los blancos aún no han remontado ningún partido. Y claro, en Turín no iba a ser menos, después de 46 años sin ganar a la "Vecchia Signora".

El partido del martes evidenció, de manera definitiva, lo que muchos pensamos: este equipo no tiene especialistas en las bandas. Bueno sí, tiene uno, Robben, pero su fragilidad cristalina le castiga a jugar un partido de cuatro. Una lástima, porque el holandés es una especie en extinción: extremos que encaran y se van de su lateral una docena de veces por partido, como aquel Joaquín del Betis, desenfadado e inconformista que no era capaz de parar ningún defensa.

Sin extremos, el Madrid se embota por el centro. Contra el Atlético le puede servir, porque el rival se presta a un intercambio de golpes que no sabe medir y que acaba perdiendo a favor de un conjunto blanco al que le van más las idas y venidas que sólo las idas. Eso le ocurrió en el Comunale. La Juventus, con el 1-0 en el minuto cinco, sólo le permitió ir. El equipo de Ranieri, aún con bajas, es un poco ramplón y solo tiene inteligencia en el ex sevillista Poulsen, ausente el martes.

Pero lo dicho. Cuando el Madrid tiene que meterle mano a un equipo que se encierra con cierto orden, no sabe cómo hacerlo. Van der Vaart y Sneijder se consumen en intentonas inútiles por el centro que acaban con disparos lejanos. Eso sí, porque los holandeses, curtidos de nacimiento con un buen disparo, siempre concluyen las jugadas. Pero la solución no es esa. Sin Robinho y con Robben de vez en cuando, el equipo de Schuster no juega por banda. Van Nistelrooy se desgasta en demasía cayendo al puesto de extremo, cuando debería de esperar dentro del área, donde es letal.

El entrenador alemán no lo ve. Aunque me cuesta creerlo por lo evidente del asunto. Pienso que no lo quiere ver, porque sino le tocaría ir a sala de prensa, donde se confiesa sin tapujos cual feligrés en un confesionario, a quejarse de la incompetencia de la directiva para hacer una plantilla equilibrada. Sin alas no se puede volar y la Décima está en el cielo.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris