Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Autores   Entrevista   Novela   -   Sección:   Libros

"A Brunetti le interesa la muerte por su profesión, pero prefiere la vida"

Entrevista a la escritora Donna Leon
Herme Cerezo
lunes, 28 de mayo de 2018, 06:31 h (CET)



2805181





Donna Leon (Nueva Jersey, 1942). En 1965 estudió en Perugia y Siena. Continuó en el extranjero y trabajó como guía turística en Roma, como redactora de textos publicitarios en Londres y como profesora en distintas escuelas norteamericanas en Europa y en Asia (Irán, China y Arabia Saudita). Protagonizadas por el comisario Brunetti, ha publicado, siempre en Seix Barral, las novelas ‘Muerte en La Fenice’, que obtuvo el prestigioso Premio Suntory a la mejor novela de intriga, ‘Muerte en un país extraño’, ‘Vestido para la muerte’, ‘Muerte y juicio’, ‘Acqua alta’, ‘Mientras dormían’, ‘Nobleza obliga’, ‘El peor remedio’, ‘Amigos en las altas esferas’, —Premio CWA Macallan Silver Dagger—, ‘Un mar de problemas’, ‘Malas artes’, ‘Justicia uniforme’, ‘Pruebas falsas’, ‘Piedras ensangrentadas’, ‘Veneno de cristal’, ‘Líbranos del bien’, ‘La chica de sus sueños’, ‘La otra cara de la verdad’, ‘Cuestión de fe’, estamento mortal’, ‘La palabra se hizo carne’, ‘El huevo de oro’, ‘Muerte entre líneas’, ‘Sangre o amor’, ‘Las aguas de la eterna juventud’, ‘Restos mortales’ y ‘La tentación del perdón’, su última entrega por ahora. Escribió también ‘Las joyas del paraíso’, novela negra no protagonizada por Brunetti centrada en el mundo de la ópera. Igualmente es autora del libro de ensayos ‘Sin Brunetti’ y prologuista de la atípica guía ‘Paseos por Venecia’. Sus libros, traducidos a veintiséis idiomas, incluido el chino, son un fenómeno de crítica y ventas en toda Europa y Estados Unidos. Desde 1981 reside en Venecia, aunque ahora pasa largas temporadas en Suiza.

Junto con el irlandés John Banville, sin duda Donna Leon fue la gran animadora de Valencia Negra 2018. Ambos eran cabeza de cartel, pero la escritora norteamericana, en directo, ante el público y también con la prensa, se reveló como un auténtico torbellino, una inagotable fuente de ideas y explicaciones, mímica incluida, que deleitaron a todos los que tuvimos el placer de escucharla, primero a través de una entrevista y después en su presentación, celebrada en el Teatro Talía de València, completamente abarrotado de seguidores del género negro y de la creadora del commissarioGuido Brunetti.


Nuestra breve charla tuvo lugar en la FNAC de St. Agustí, una vez concluida la rueda de prensa. Donna Leon, con su nuevo título publicado en nuestro país, ‘La tentación del perdón’, editado por Seix Barral, bajo el brazo y recién aterrizada de un viaje de dos semanas a través de Alemania y Suiza, tenía ganas de respirar un poco de aire libre. «Me siento como un prisionero al que acaban de liberar», dijo. La presente edición de València Negra estaba dedicada a la memoria del fallecido librero, y también escritor, Paco Camarasa, nacido en València donde regentó las librerías La Araña y Pablo Neruda, y del que la escritora norteamericana guardaba un buen recuerdo. «Lo conocí hace quince años en su librería barcelonesa de Negra y Criminal, era un tipo estupendo, divertido, con buen sentido del humor»


IL COMMISSARIO GUIDO BRUNETTI

Hablar de Donna León es hablar de Brunetti, del commissario Guido Brunetti, de la questura de Venecia, de cómo surgió este personaje en su imaginación y de saber también qué significa escribir para la escritora norteamericana. «Para mí, escribir es una pura diversión, al plantear mi primera novela, buscaba alguien que investigase una muerte conocida y pensé en Brunetti. Él es licenciado en Derecho, una persona seria, al principio soltero, luego casado. Su mujer tiene titulación universitaria y procede de una familia aristocrática y también rica. Y tienen dos hijos». Por lo tanto, Brunetti es un policía muy diferente de ese arquetipo de investigadores oscuros patentado por la novela negra. «Yo pretendía crear un personaje con el que me sintiese cómoda, puesto que iba a pasar muchas horas con él. Necesitaba un investigador bien alejado de esos detectives que tienen problemas con el alcohol, con la comida, con las mujeres, personas solitarias, outsiders… Así que lo configuré con todas las cualidades que aprecio en un hombre: un tipo culto, al que le gusta la lectura, la comida y que, por la posición social de su esposa, posee muy buenas conexiones políticas y económicas, que le permiten acceder a informaciones inalcanzables de otro modo». Sobre esa influencia que, a veces, los personajes ejercen sobre sus creadores, Donna Leon lo tiene claro. «I’m the boss, pero es algo complejo de explicar. Obviamente, es un personaje creado por mí, lo conozco y sé, más o menos, lo que va a hacer, pero no es real. No obstante, he de dejar claro que actúa como lo haría él, no como lo haría yo ante una situación similar, porque tiene ideas propias, muy distintas a las mías. Yo soy divertida, extrovertida, me gusta la broma y él es más serio. En definitiva, Brunetti no es Donna Leon».


EL ÁRBOL GENEALÓGICO Y LA DOCUMENTACIÓN

La escritora norteamericana explicó su curiosa genealogía, que sin duda influye en sus novelas. «Tengo un origen muy especial, soy un híbrido: un abuelo mío es de León, otro alemán y mis dos abuelas son irlandesas. Para redondear el asunto, nací en Estados Unidos de donde me fui en 1969, por tanto soy anglosajona. Mi amor por los latinos parte del hecho de que, cuando vine al Mediterráneo, conocí personas a las que les gustaba comer y hablar de comida, que me besaban y abrazaban. Ese calor humano me resulta indispensable. En los países nórdicos y anglosajones empieza a faltar ese afecto, hay una gran frialdad, los demás les importan poco. Cuando estoy allí, me siento como un pez fuera del agua. La gente es demasiado seria, correcta, respetable…».


Sobre la documentación para sus novelas, Donna Leon dijo que se alimentaba de la lectura de ‘Il Gazzettino’, «un periódico fantástico, sublime, el mejor del mundo» y también de los chismes y rumores que comentan por la calle, ya que «conozco a mucha gente en Venecia, que me cuenta cosas de su familia con todo detalle». Sin embargo y aunque con peros, reconoce la utilidad que supone el uso de Internet. «Internet ha hecho que el acceso a la información sea mucho más rápido, pero contiene mucha basura y no te puedes fiar de todo lo que dice Google, porque hay noticias falsificadas. Antes con los libros eso no ocurría. Para paliar ese problema, recurro a la lectura de revistas médicas y otras publicaciones especializadas». Igual que ha cambiado la forma de documentarse para sus historias, también ha variado el punto de vista de Brunetti. «La visión de Brunetti sobre el mundo se ha vuelto más oscura igual que la mía, porque el mundo también se ha vuelto más oscuro. No es que tengamos miedo a un país o a un lunático determinado, bueno yo sí que lo tengo ahora porque soy norteamericana, pero me siento ecologista y me preocupa mucho lo que le pasa al mundo, a la tierra. Estamos destrozando nuestro nido y eso me conduce al pesimismo, especialmente porque tengo la impresión de que ya es muy tarde para reparar el daño producido».


EL ÉXITO DE SUS NOVELAS

2805183

A Donna León se le conoce como «La dama del crimen». El éxito de ventas de sus novelas es enorme, a pesar de que no ha permitido nunca que sean traducidas al italiano y publicadas en el país transalpino. ¿A qué se debe este éxito? «Además de por el hecho de que Brunetti sea distinto, creo que la gente lee estas novelas porque tiene la impresión de que los sitios bonitos siempre están llenos de cosas bonitas. No podemos olvidar que, en opinión de muchas personas, Venecia es el lugar más bello del mundo y, sin embargo, también ocurren cosas horribles en sus calles y en sus casas. 


Tal vez les llame la atención ese contraste. Pero eso es sólo mi opinión personal y creo que quienes deberían responder a esta cuestión son los propios lectores». Donna ha citado a Venecia, el escenario que ha escogido para narrar sus novelas, aunque podríamos decir que también es protagonista de la serie. Sin embargo, la ciudad actual tiene poco que ver con la de hace treinta años, cuando ella comenzó a escribir sus libros. «Sí, Venecia también es un personaje, sin duda, y ha cambiado mucho. Ahora tiene cincuenta mil novecientos habitantes y recibe treinta millones de turistas al año.Eso significa que se ha convertido en una ciudad artificial, es como Disney, un constructo. Ochenta mil visitantes diarios son muchos y eso hace que a los venecianos les cueste vivir en su propia urbe. La administración misma es la que les hace la vida difícil a sus conciudadanos. Sin ir más lejos, se tolera la gran cantidad de pisos turísticos que hay, que no se declaran, no pagan impuestos y no aportan trabajo a la ciudad. Eso sin hablar de los múltiples cruceros que se producen cada día. Siempre se ha dicho que los iban a prohibir, pero siguen ahí. Por otro lado, hace treinta años se gastaron siete mil billones, sí, con b de bastardo, para construir una serie de diques que debían girar para gestionar las mareas. Fueron diseñados de un modo defectuoso y no han funcionado nunca. De alguna manera hay que parar todos esos desastres».


Siempre Venecia, pues, pero podríamos preguntarnos si Guido Brunetti llegará a trabajar en alguna ocasión fuera de la ciudad de los canales, por ejemplo en España. «Podría hacerlo perfectamente, pero me haría quedar como una tonta. Venecia es un lugar que domino completamente, conozco a su gente, su idioma, su sensibilidad, en sus calles y casas puedo centrar muy bien el personaje y, si lo ubico en otro sitio, lo único que saldría son tópicos carentes de sentido y chistes malos de turista. Sin embargo, me gustaría llevarlo una vez a Nápoles, sueño con verlo moverse por allí».


Y UNOS FLECOS PARA TERMINAR

Poco antes de que Donna Leon aterrizase en València Negra, estalló el escándalo del Premio Nobel de literatura, un argumento quizá apetecible para un thriller. «No escribiría sobre este asunto. La gente como ésa, me refiero al fotógrafo y su mujer, me da mucho asco. No desperdiciaría mi tiempo en hacerlo ni en hablar de ello».


Un aspecto no tan conocido de la dama del crimen es su afición por la ópera, de hecho publicó una novela policiaca relacionada con este mundo. «La música es una de las cosas más importantes de mi vida. Soy una aficionada exagerada, empedernida, me gusta la música y he de resistir la tentación de ubicar cada novela en un entorno musical, porque no puedo hacer eso a mis lectores. Ellos no están casados con la ópera como yo».


Y la última cuestión antes de partir para encontrarse con sus seguidores en el Teatro Talía: ¿se ha cansado alguna vez de Brunetti? «No, no estoy cansada de Brunetti, en absoluto. Es un hombre simpático, como he dicho antes, felizmente casado y bien alejado de los investigadores sucios, alcohólicos y desgraciados. A Brunetti le interesa la muerte por su profesión, pero por nada más. Prefiere la vida».

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Sueños de Gloria

Un poema de Aurora Varela

El pasado

Un microrelato de Esther Videgain

Daína Chaviano presenta 'Fábulas de una abuela extraterrestre'

Una novela de original estructura e intensa carga poética

Paso entre tormentas

Una prosa poética de Francisco Castro

Facelless, los retratos sin rostro de Coco Dávez

El alter ego de Valeria Palmeiro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris