Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Sergio Brosa
Reales de vellón
Sergio Brosa nació en Olot, que es tierra de volcanes, el mismo día en que se independizaron la India y Pakistán del Imperio Británico. Vive en Barcelona desde los 3 años. Cursó Bachillerato en las Escuelas Layetania, de indeleble recuerdo; aún hoy sería un colegio de barrio avanzado a su tiempo. Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Barcelona, promoción de 1971 se empleó en el mundo financiero como forma de conocer empresas distintas. Siguieron posgrados y congresos. Fue alto ejecutivo en corporaciones públicas y privadas, nacionales y multinacionales. Su afición favorita es el rugby. En su juventud jugó en la más alta categoría en España. Y como veterano ha jugado por todo el mundo. Alto directivo en el rugby nacional desde 1997 a 2005, fue el director de la Women’s Rugby World Cup 2002, en Barcelona, la más importante competición de rugby celebrada en España hasta esa fecha. Hace unos años decidió escribir sus opiniones publicables, aunque en ocasiones para mayores con reparos, expresando un sentir ampliamente compartido aunque no suficientemente manifestado.
Sergio Brosa
Últimos textos publicados
Aguinaldo a los funcionarios catalanes
El Govern de Catalunya ha descontado en la mensualidad de los funcionarios el IRPF de un dinero que no ha pagado.

Lo fácil para ahorrar dinero es no pagar lo que se debe. Como aquel aldeano que para ahorrarse el alimento del burro lo fue acostumbrando a no comer. Y cuando el burro se acostumbró, murió de hambre. Tal parece que el Govern quiera hacer lo mismo con los funcionarios; ya les rebajó el sueldo un 5 % en verano del año pasado y en diciembre, con efectos retroactivos, les cargó el 5 % de todo el primer semestre de 2010.

Pero tal vez con lo que el Govern no cuenta es que los funcionarios no son burros y no van a acostumbrarse a dejar de comer; dejar de pagar el alquiler o la hipoteca, el colegio de los niños o las minivacaciones a las que se han visto ya abocados; de eso nada.

Ahora, en un más difícil todavía, el Govern acumula la mensualidad de diciembre con el 20 % de la paga extraordinaria de los funcionarios, pero les descuenta íntegramente el IRPF del 100 % de ambos conceptos, lo que constituye un fraude al trabajador que ve mermados doblemente sus emolumentos de Navidad.

El mismo President Mas, se ha disculpado públicamente por el error dice, pero ha sido algo indudablemente premeditado porque el “Govern de los mejores” no puede cometer una tropelía tal por desconocimiento; a otro perro con ese hueso.

También el conseller de Economía, Mas-Colell, de reconocido prestigio internacional por su labor académica que no empírica, se ha echado las manos a la cabeza, seguramente para sujetársela y evitar que la primera que ruede sea la suya y ha achacado el error a no sé qué empleado –funcionario– de su departamento al que seguramente reprenderán en público –veremos– y en privado le acariciarán el lomo.

Pero de devolver el dinero retenido impropiamente nada de nada; todo palabras y sólo palabras, muy propio de la clase política. Una ocasión más para fomentar el desarraigo de los ciudadanos con los políticos; luego se quejan del desafecto.

Hay ciudadanos que han elegido libre y voluntariamente la carrera funcionarial, asumiendo una menor compensación económica que sus iguales de la empresa privada, por otras prestaciones que tal vez estos no tengan; lo compensan con mayores retribuciones. Como bien dijo el desaparecido José María Aguirre Gonzalo (1897-1988) ingeniero de caminos y durante muchos años presidente del Banco Español de Crédito: “El pan de la Administración es escaso pero muy blanco.”

Pues tal es el pan escogido por miles de ciudadanos: escaso pero blanco. Lo que no da derecho alguno a la propia Administración a que en situaciones de crisis como la actual, reduzca más aún la cantidad de pan y encima este comience a oscurecerse.

Escasos recursos demuestra disponer la Administración si el primer tajo a los gastos (?!) para reducir el despilfarro ha de ser comiéndose parte del pan de sus funcionarios. Ha sido un perverso aguinaldo de Navidad.

lunes, 26 de diciembre de 2011.
 
¿Dónde está el dinero?
Parece que el dinero de los años de abundancia se haya ido por el sumidero
Mucha gente incluso de bien y hasta letrada aunque en otras disciplinas ajenas a la economía, se pregunta por el paradero del dinero de aquellos años de bonanza económica, anteriores a la depresión actual que estalló en 2007 y aquí se oficializó en 2008 y siguientes. A dónde fueron a parar todos aquellos millones que se manejaban con fresca soltura, la que levantó el polvo de estos lodos; porque andamos por el barro desde hace algunos años y así no hay manera de avanzar.

¿Pero de qué dinero hablamos? Dinero, lo que se dice dinero había el mismo, poco más o menos que ahora. Lo que había entonces era una sobrevaloración de las cosas y una alegría inaudita en el manejo de los medios de pago, normalmente de plástico o transferencias bancarias, sobre la fútil base de la solvencia sobrealimentada de cada uno; así fueran particulares como corporaciones privadas y públicas. Se trataba simplemente de asientos contables.

En efecto, la sobrevaloración de activos sin fundamento alguno alimentó ficticiamente las cuentas corrientes y la gente gastaba que era un contento. Pero nos pasamos de frenada y ahora, aquellas mismas gentes, lloran amargamente las consecuencias de su desmedida largueza.

Veamos cómo se hacía el dinero o se creaba supuestamente riqueza. Un buen piso de 130 metros cuadrados, dos plazas de aparcamiento y un trastero podía valer en el año 1975 entre 4 y 5 millones de pesetas que hoy serían 24.000 o 30.000 euros. Aquel mismo piso, veinte (20) años después se vendía por 180.000 euros, quinientas (500) veces más; inaudito. Cómo podía ese piso haber aumentado de valor en esa descabellada proporción es algo que los analistas ya ni se cuestionan; pero así era. Incluso había avidez por la compra de tales pisos.

La historia era que el precio de los pisos de nueva construcción sufría una tremenda repercusión del solar del inmueble, se decía, pues la demanda de solares edificables se había desbocado y era muy costoso obtener nuevas calificaciones urbanas de edificable. Pero ¿y la de los pisos construidos veinte años antes qué repercusión tenían sobre el terreno amortizado dos veces?

En vista de tanta pujanza, las entidades financieras entraron a formar parte indispensable de la escalada facilitando créditos a diestro y siniestro. Y así se fue inflando la burbuja.

En efecto, crédito al promotor para adquirir el terreno; crédito para la construcción y crédito para pagar los pisos dejando un amplio margen, por usar un eufemismo, al promotor del inmueble. El mismo objeto se financiaba tres veces, aunque supuestamente, el crédito siguiente era para amortizar el anterior. No obstante para redondear la alegría, a la vista del incremento ilimitado de los precios, las entidades financieras, especializadas como banca privada, concedían a sus clientes privados créditos con garantía hipotecaria del piso, por un importe del orden del 110 o 120% de la tasación en aquel momento, porque en breve, la revalorización constante de la nueva vivienda o de segunda mano cubriría ampliamente el crédito concedido. De tal suerte, que los bancos y cajas invitaban al hipotecado a financiar también los impuestos de la compraventa, los gastos notariales y de registro y más aún, a adquirir con cargo a la propia hipoteca, un flamante 4x4 más grande y potente que el del vecino y una televisión de plasma de no menos de 40 pulgadas. Y todos contentos.

Y mientras esto sucedía, las acciones de los bancos se cotizaban a 60 euros o más; hoy no valen ni el 5% de aquel valor en su mayoría. Y los pisos no cubren con su tasación actual lo que queda pendiente de la hipoteca, razón por la que el financiador exige a los que no pueden pagar, la devolución del piso y además el pago de las cuotas pendientes, como consta en los contratos de crédito de máximo con garantía hipotecaria; tan sólo se trata de cumplir lo pactado.

Los créditos tanto con garantía hipotecaria como con garantía personal u otras garantías adicionales, así fuera de prenda sin desplazamiento o simple afianzamiento, se cobraban al 3,5% y menos; y algo más también. Ya se preguntaba uno entonces de qué vivían los bancos y cajas con semejantes precios. Pues vivían de las empresas participadas, muchas del segmento de la edificación de las que la mayoría se han desprendido y algunas tuvieron que recomprarlas por impago del comprador, y de inversiones fantasiosas en productos estructurados, entre los que se mezclaban las hipotecas subprime ¿recuerdan?. Por cierto, productos estructurados como se denomina al amasijo de diversas alternativas de inversión en un único paquete, cuya solvencia estaba bendecida por las mismas empresas de calificación o rating que ahora descalifican deuda soberana. Y aquellos productos estructurados en un alarde de salto mortal sin red, se compraban y vendían en las bolsas internacionales como la de Nueva York o Chicago, fabricando ilusorios valores seguros que daban a los bancos la rentabilidad que perdían con los créditos, pues si en 1975 un banco precisaba de 5 puntos del precio de sus créditos para mantener su estructura, por muchas optimizaciones que llevaran a cabo en su gestión, con menos de 3 puntos no vivían.

Y se desinfló la vejiga económico-financiera cual si un potente diurético se hubiera insuflado al sistema al conocerse la existencia de las subprime. El icono de la hecatombe fue el anuncio de quiebra de Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008, después de un año de dimes y diretes sobre su fatídica situación que le hizo perder el 73% de su valor en bolsa. La foto de uno de sus empleados saliendo de la oficina de Nueva York con sus pertenencias en una caja de cartón fue la imagen de la tragedia.

Y ahí es donde está el dinero: en ningún sitio; nunca existió realmente como tal si entendemos dinero como sinónimo de riqueza. Riqueza no se llegó a crear en ese contexto, al menos en proporción al jolgorio económico de aquellos años; tan sólo especulación. Algunos hicieron dinero, sí, en ese río revuelto, pero lo perdieron a la misma velocidad que lo ganaron. El valor de las cosas subía y subía por ensalmo; las cosas y las casas valen lo que alguien pague por ellas. Cayó el valor de la vivienda y se desplomó la cotización de las entidades financieras; se deshinchó el globo igual que se había hinchado, aunque más rápidamente.

Y ahora nadie da una perra chica por nada de aquello, entre otras cosas porque tampoco la tiene.

domingo, 2 de octubre de 2011.
 
Los últimos ataques a Catalunya
Al decir de la mayoría de políticos catalanes, España o como se la conoce en Catalunya “l’estat espanyol” sigue atacando la soberanía catalana
Anda el patio catalán un poco revuelto en estos días de celebración del día nacional de Catalunya, la Diada; de reforma de la Constitución y; de sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) para que se cumpla a su vez la sentencia del Supremo en el sentido de que el castellano sea también lengua vehicular en la educación en Catalunya. Lo que se entiende a nivel oficial como una oposición judicial a la inmersión lingüística en la enseñanza o lo que es lo mismo, que se hagan todas las asignaturas en catalán. Se desconoce si las clases de castellano deben ser o no también en catalán.

La llamada ley de inmersión lingüística que se llama en realidad Ley 7/1983, de 18 de abril, de normalización lingüística en Cataluña, fue aprobada sin ningún voto en contra porque es impecable en cuanto a su redacción; no así en su aplicación que es de lo que algunos padres se quejan al no poder escoger la lengua para sus hijos como así establece la propia ley.

En efecto, el artículo 14.2 de la citada ley dice: “Los niños tienen derecho a recibir la primera enseñanza en su lengua habitual, ya sea ésta el catalán o el castellano. La Administración debe garantizar este derecho y poner los medios necesarios para hacerlo efectivo. Los padres o los tutores pueden ejercerlo en nombre de sus hijos instando a que se aplique.”

Esto es lo que corrobora el Tribunal Supremo y ahora el TSJC obliga al Govern a aplicar.

Y esto es lo que ha desatado las iras oficiales y las de siempre por considerar que los jueces se dedican a tomar decisiones que afectan a la política lingüística (?!). Haciendo que se cumpla la ley, claro.

Escribe Salvador Cardús, profesor titular de sociología en la Universidad Autónoma de Catalunya (La Vanguardia 14/09/11): “Los jueces simplemente aplican el orden constitucional establecido, que establece normas que no se basan en absoluto en conocimientos de sociolingüística, sino en un modelo de nación española unitaria y, en consecuencia, que quiere garantizar como sea la supremacía jurídica y social de la lengua castellana.”

Según Cardús, no se trata pues de la aplicación de la ley sino de torticeros criterios imperialistas. Puede que tenga razón, pero el TSJC avala la sentencia del TS en tal sentido. ¿Estarán todos los tribunales de justica conspirados en contra de Catalunya? No parece razonable.

La consejera de enseñanza de Catalunya, Irene Rigau, en un alarde de desfachatez dice al respecto que el Tribunal Constitucional no puso objeciones a la ley, lo que no deja de ser otra demagógica perla más, pues lo que se cuestiona es la forma en la que la ley se aplica. Para estos políticos de vía estrecha, si el TC falla a favor hay que acatarlo y respetarlo; pero cuando falla en contra es lo más pernicioso para el país, como así lo vituperaron, difamaron y denigraron a raíz de su famosa sentencia sobre el Estatut y su encaje en la Constitución.

Cuando se habla también a nivel político-oficial de la inmersión lingüística, se dice que todos los alumnos al finalizar la enseñanza media tienen el mismo conocimiento de catalán que de castellano; mentira. Porque lo cierto es que los exámenes de castellano son tan asombrosamente fáciles que hasta los mismos alumnos hacen mofa de ello frente a las cámaras de los noticiarios. Pero así se consigue que obtengan buena nota de castellano y se acredite esa política.

Está bien que se enseñe catalán y en catalán en los centros de enseñanza de Catalunya qué duda cabe, pero hay que respetar la ley y las sentencias judiciales y en Catalunya, desde entornos paraoficiales y no tan paraoficiales se está llamando a la desobediencia civil; inaudito.

Los sexagenarios no tuvimos oportunidad de aprender gramática catalana en el colegio: estaba prohibido; lo que no impidió que lo hablásemos con naturalidad en el entorno familiar, social y profesional habitual y que aprendiésemos la gramática a nuestras expensas. Todos los extremos son odiosos.

Por razón de esta sentencia sobre la lengua y el apartheid practicado por PSOE y PP en la reforma de la Constitución, Artur Mas, President de la Generalitat de Catalunya, en la Diada dijo que “la transición está en marcha”. No aclaró a qué transición se refería o hacia dónde va esa transición: si hacia la independencia, si hacia una mayor soberanía catalana o si más de lo mismo. Lo cierto es que la fuerza de la realidad de sus acuerdos con el PP deja esas emotivas afirmaciones muy licuadas.

Y mientras todo esto sucede la vida sigue: los recortes en la sanidad y la enseñanza se prolongan, no por un derroche anterior de recursos ni una negligente gestión de los mismos, no, sino porque el déficit fiscal ahoga al país, dicen. Tomamos nota.

viernes, 16 de septiembre de 2011.
 
 
La abstención de CiU y otros
Los grupos minoritarios del Congreso han probado su propia medicina: el rodillo de la mayoría con menosprecio de su opinión
viernes, 2 de septiembre de 2011.
 
Un circo de tres pistas
Sergio Brosa
miércoles, 5 de enero de 2011.
 
País de pícaros
Sergio Brosa
lunes, 22 de noviembre de 2010.
 
PNV: Deus ex machina
Sergio Brosa
martes, 19 de octubre de 2010.
 
Los nuevos fascistas: Huelga General
Sergio Brosa
lunes, 27 de septiembre de 2010.
 
Controladores
Sergio Brosa
lunes, 6 de septiembre de 2010.
 
¡Derechos históricos! ¿Cómo los toros?
Sergio Brosa
jueves, 29 de julio de 2010.
 
¡Y tú más!
Sergio Brosa
lunes, 19 de julio de 2010.
 
¡Viva España, claro que sí!
Sergio Brosa
lunes, 12 de julio de 2010.
 
El Estatut sentenciado
Sergio Brosa
lunes, 5 de julio de 2010.
 
La crisis es cosa de todos
Sergio Brosa
lunes, 28 de junio de 2010.
 
Miriam de Rosa Palacio
Sergio Brosa
lunes, 21 de junio de 2010.
 
¡A por los ricos!
Sergio Brosa
lunes, 7 de junio de 2010.
 
Entre el shekel y la libra
Sergio Brosa
domingo, 30 de mayo de 2010.
 
Esforzarse por ser optimistas
Sergio Brosa
miércoles, 26 de mayo de 2010.
 
Miscelánea de despropósitos
Sergio Brosa
lunes, 17 de mayo de 2010.
 
Mientras, sigue subiendo el paro
Sergio Brosa
lunes, 3 de mayo de 2010.
 
Eyjafjalla; eso son emisiones de CO2
Sergio Brosa
lunes, 19 de abril de 2010.
 
País emponzoñado
Sergio Brosa
lunes, 12 de abril de 2010.
 
El mausoleo de Jordi Hereu
Sergio Brosa
martes, 6 de abril de 2010.
 
La Obamasistencia Sanitaria
Sergio Brosa
lunes, 29 de marzo de 2010.
 
Montilla versus Terribas
Sergio Brosa
lunes, 22 de marzo de 2010.
 
Sin sorpresas
Sergio Brosa
lunes, 15 de marzo de 2010.
 
Para superar la crisis, por Elena Salgado
Sergio Brosa
lunes, 8 de marzo de 2010.
 
Archivo
01/03/2010 Sindicatos ¡A la calle!
22/02/2010 La gran distribución y el campo
08/02/2010 Rectificar es de sabios (?!)
01/02/2010 Mareando a los jubiletas
25/01/2010 RethinkHer
18/01/2010 Ilegales y derechos ¿Quién paga?
11/01/2010 Del laissez faire al absurdo
02/01/2010 Un deseo para 2010: Criterio
21/12/2009 IPCC (ONU): RIP (y III)
15/12/2009 El nuevo socialismo
08/12/2009 IPCC (ONU): RIP (II)
02/12/2009 Honduras; fin de la crisis
01/12/2009 IPCC (ONU): RIP (I)
23/11/2009 ¿Nueva Ley Electoral? Ya, ya...
16/11/2009 Adoctrinamiento sin límites
09/11/2009 Cambio Climático: Nuevo fracaso
02/11/2009 Corrupción; plusvalías ficticias
26/10/2009 Presupuestos Generales y Corrupción
19/10/2009 ¿Prostitución prohibida o propiciada?
11/10/2009 ¿Por qué no santo?
05/10/2009 Los JJOO a Río
28/09/2009 Perfeccionando la ausencia de criterio
21/09/2009 Autoridad escolar y democracia
07/09/2009 Nuevos negocios en Wall Street
30/08/2009 ALBA o Destitución
24/08/2009 ¡Bote, gracias!
17/08/2009 Relecturas de verano: Friedrich A. Hayek
10/08/2009 Massanet y los perros
04/08/2009 Actividad para los parados
27/07/2009 Los acuerdos son cosa de todas las partes
20/07/2009 Nuevo modelo o soñar tortillas
14/07/2009 G8 y Cambio Climático
06/07/2009 Vacaciones en casa
29/06/2009 Garoña sí o no
22/06/2009 De la Seguridad Social
15/06/2009 Subir impuestos no es de izquierdas
08/06/2009 La comedia política
31/05/2009 Cuentas y gastos electorales
25/05/2009 Lecciones europeas
18/05/2009 ¿El estado de la Nación? Bien mal, gracias
11/05/2009 Invertir en humo
04/05/2009 Observatorio de Salud y Cambio Climático
27/04/2009 Medidas anticrisis ¿Sólo palabrería?
20/04/2009 Desbloqueo de Cuba
14/04/2009 A qué tanto socialismo
07/04/2009 Del G-20; qué, por qué y ZP
31/03/2009 Derecho al aborto comparado
24/03/2009 Su cheque está en el correo
17/03/2009 El recorte de honorarios de Obama (II)
10/03/2009 De la sanidad pública española
02/03/2009 Convicción y confianza ante la crisis
24/02/2009 Inserción laboral en la crisis
17/02/2009 Obama; su Plan de Estímulo recorta honorarios
10/02/2009 Infraestructuras sin contenido
03/02/2009 La economía; algo real y tangible
27/01/2009 Microcréditos; beneficencia o financiación
20/01/2009 El esfuerzo del Gobierno
13/01/2009 De vuelta al mundo real
08/01/2009 La crisis en China
01/01/2009 La propuesta de reforma
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris