Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Ludmila Quirós
Ludmila Quirós es analista política por la Universidad Argentina de la Empresa, investigadora de la Fundación Ciencias y Métodos de Gobierno de Buenos Aires y especialista en Política Latinoamericana y Oriente Medio.

Colaboró con artículos sobre asuntos internacionales para CADAL, Asuntos del Sur y OAJNU Argentina. Miembro del Centro Argentino de Estudios Internacionales.
Ludmila Quirós
Últimos textos publicados
Cumbre del ALBA e integración latinoamericana
En la XI cumbre se estableció la creación de un fondo de desarrollo y la institucionalización del espacio ECO-ALBA
Entre los días 4 y 5 de febrero se llevó a cabo en Venezuela la XI cumbre del ALBA-TCP (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) que reunió tanto a los jefes de los Estados miembros, como a los cancilleres y delegados de los países que actúan como miembros observadores de la alianza. El inicio de la cumbre coincidió esta vez con la conmemoración del vigésimo aniversario del intento de golpe cívico-militar venezolano perpetrado por Hugo Chávez Frías, actual presidente de Venezuela contra el entonces mandatario Carlos Andrés Pérez, en 1992. Tras los actos oficiales, los asistentes iniciaron la XI cumbre que tuvo como objetivo central profundizar la integración económica de los países que integran la organización creada en 2004. La idea es crear un espacio económico o Eco-ALBA.

En este sentido, se acordó que las reservas internacionales de cada uno de los Estados miembros sean destinados al Banco del ALBA, que se constituiría así en un fondo para desarrollo social y de infraestructura. Por otro lado, se abordaron temas centrales como la institucionalización física del sucre, la moneda hasta el momento virtual del ALBA, que tendrá como misión a futuro establecer una autonomía e independencia del dólar como divisa internacional, lo que  se traduciría en una suerte de amortiguador ante las fluctuaciones e inestabilidades de la divisa norteamericana en los mercados mundiales. Esta es una de las cuestiones más relevantes que plantea el ALBA, ya que la idea hasta el momento incipiente, permitiría establecer una zona de unificación monetaria a semejanza de la eurozona, lo que en última instancia impulsaría una fuerte integración regional. Una aspiración que lleva años en el pensamiento latinoamericano.
Otro de los temas abordados e impulsado por Venezuela fue el del comercio del cacao. En este sentido, el Presidente Hugo Chávez se manifestó mucho más proteccionista de las industrias nacionales frente a las importaciones europeas y norteamericanas, haciendo referencia a que en diversas ocasiones se ha dado mayor valor a los productos extranjeros en detrimento de las producciones locales, una política que terminó perjudicando a los pueblos latinoamericanos. Chávez también señaló la existencia de ciertas fallas comunicativas entre los miembros, y en referencia a la industria petrolera, uno de los principales motores de la economía venezolana, el mandatario estimó el crecimiento de la producción para 2014 en 4 millones de barriles diarios.

En el marco de discusiones también resultó relevante la intervención de Nicaragua. En este sentido, el Presidente Daniel Ortega solicitó una mayor ubicación de productos nicaragüenses en el contexto del ALBA, señalando que hasta el momento, su país intercambia directamente sus bienes con Estados Unidos y Venezuela y no sucede lo mismo con el resto de los estados que constituyen la organización.

En la cumbre también se dio lugar al asunto Malvinas, tema que para muchos analistas internacionales ya es tomado como una cuestión latinoamericana. Con respecto a esto los miembros del ALBA ratificaron su postura en apoyo a la Argentina por su reclamo sobre la soberanía de las islas del Atlántico Sur (Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur) y el bloqueo a los barcos con bandera británica. El objetivo es crear un efecto de aislacionismo para con las islas que obligue al gobierno de Gran Bretaña a negociar.

Finalmente se acordó una reunión de cancilleres en Haití para los días 2 y 3 de marzo como previa a la Cumbre de las Américas.

La importancia del ALBA en la región

El ALBA, creado en 2004, es tal vez el acercamiento más palpable de la aún incipiente integración regional latinoamericana. Representa la izquierda más radical de toda América Latina y está integrado por Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Cuba, Bolivia, Dominica, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda, lo que constituyen sus miembros plenos. Según datos oficiales, el ALBA es la principal reserva de petróleo y litio del mundo. Nació como bien señala Fernando Ramón Bossi como el antagonista del ALCA norteamericano y se sustenta en la idea bolivariana de unión de los pueblos latinoamericanos.
La importancia de este tipo de uniones de países tiene la misión primordial de crear espacios de cooperación regional en materia económica, comercial, social, cultural y política, que en contextos como el latinoamericano son de vital importancia para el fortalecimiento de los estados de América Latina y el desarrollo social de sus pueblos.

martes, 7 de febrero de 2012.
 
América Latina ¿De la izquierda populista a la democradura?
Las democraduras son regímenes que conservan aún rasgos autoritarios y que se encuentran en una fase de transición entre el autoritarismo y la democracia
Por estos tiempos podríamos decir a grandes rasgos, que América Latina puede representarse como un continuum. Por un lado, encontramos un tímido avance de la centroderecha representado por los gobiernos de Chile (Sebastián Piñera), Colombia (Juan Manuel Santos) o más recientemente Guatemala (Otto Pérez Molina). Por otro, y en un sector del espectro mucho más radicalizado, encontramos una izquierda populista liderada por los gobiernos de Argentina (Cristina Fernández), Ecuador (Rafael Correa), Venezuela (Hugo Chávez) y en menor medida Bolivia (con Evo Morales). En el medio de los dos polos, un poco más lejos del legado de Lula, encontraríamos a Brasil, mucho más moderado y estable políticamente que continúa el proceso de potencia emergente.

En los últimos meses la atención hacia estos países se ha visto incrementada debido a la aparición de una sintomatología que daría indicios de debilidad democrática, cuestión que ha comenzado a preocupar tanto en la región, que algunos analistas y ciertos ámbitos del periodismo empezaron a catalogar a países como Argentina de democraduras. Las democraduras son regímenes que conservan aún rasgos autoritarios y que se encuentran en una fase de transición entre el autoritarismo y la democracia. En líneas generales, no son democracias per se, porque carecen de todos los elementos indispensables que hacen al sistema político democrático como por ejemplo la libertad de expresión, una característica esencial de nuestras poliarquías contemporáneas. Tampoco son autoritarismos sui generis porque entre otras cosas, no tienen movilización autoritaria. En una palabra, las democraduras o dictablandas son los que se denominan híbridos institucionales.

Tratar a los países sudamericanos de democraduras es muy apresurado aunque posible en un futuro cercano si continúa avanzando la injerencia de ciertos gobiernos de la región sobre actores sociales tan importantes para las democracias liberales contemporáneas, como son los medios de comunicación. En este sentido, Argentina es uno de los países que más se ha enfrentado en los últimos meses a la prensa y que ha estado accionando medidas que tocaron el límite de lo inconstitucional. Sobre esto, la propia Sociedad Interamericana de Prensa ha considerado de “aviesas” las acciones del gobierno argentino sobre el control de Papel Prensa, la empresa proveedora de papel de diario que abastece a periódicos como La Nación y Clarín.

Ecuador emulando también a Venezuela y a su ya célebre Ley de Responsabilidad Social de la Radio y la Televisión, más conocida como la Ley Mordaza sancionada en 2010, se volvió radical en lo referente al control de la prensa. Por estos días, las voces en el país gobernado por Rafael Correa teme por la propuesta de reforma electoral que prevé nada más y nada menos que un control sumamente excesivo de la cobertura de prensa en procesos electorales. Esto significaría que de ser aprobado el denominado Código de la Democracia, el presidente podría prohibir la difusión de propaganda proselitista y la cobertura periodística durante la votación.

La amenaza que estos gobiernos dispensan a la labor del periodismo influye directamente en la ciudadanía es un aspecto clave. Prohibir, censurar, reducir o controlar el libre flujo de información que va de los medios a la ciudadanía en un proceso de retroalimentación, es en primer lugar atentar contra un canal de mediación y comunicación entre gobierno y electores.

En nuestras democracias representativas, los medios ejercen un rol fundamental, esto es, informar a la ciudadanía sobre los actos de gobierno y vigilar esas acciones en su papel histórico de “perro guardián”. Si falla, entonces fracasa un principio esencial de la poliarquía.

Por otro lado, se silencia a la opinión pública, elemento indispensable en sociedades democráticas. En este sentido podemos parafrasear con una suerte de espiral de silencio que empieza a asomar sobre una región moldeada por procesos dictatoriales y democracias delegativas.

En estos tiempos, la región latinoamericana está atravesando un desafío crítico en sus bases democráticas. El crecimiento de un populismo escudado detrás de un eslogan progresista y socialista alimentado por el manejo de un sector de la población, está tirando abajo años de transición democrática y fortalecimiento institucional iniciado tras el fin de los regímenes militares que forjaron buena parte de la Historia latinoamericana. Solo el tiempo dirá si un crítico proceso inverso, se está iniciando en el interior de la región.  

miércoles, 25 de enero de 2012.
 
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris