Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
Juan de Dios Ramírez Heredia
Juan de Dios Ramírez Heredia
Consideraciones sobre los “delitos de autor” hechas por Marcos Santiago Cortés, letrado del Colegio de Abogados de Córdoba

El pasado empieza a tener poco que ver con el presente

Cuando llegué a Barcelona en el año 1965 para colaborar en la organización de la peregrinación de gitanos de todo el mundo a Roma, donde seriamos recibidos por el Sumo Pontífice Pablo VI, pude comprobar que el grado de marginación que sufríamos los romaníes superaba todas las cotas imaginables. Éramos entonces un pueblo de analfabetos, según las reglas del mundo de los gadchés. Y era verdad.


Y llegó la democracia a nuestro país, once años después y el panorama de nuestra comunidad en España había cambiado muy poco. El estudio demográfico más serio realizado por el prestigioso Instituto de Sociología Aplicada, arrojaba una cifra letal para un pueblo que padecía un analfabetismo absoluto del 80% de sus integrantes.


En la época a la que me refiero no éramos más de una docena de gitanos y alguna gitana quienes nos atrevíamos a levantar la voz en defensa de nuestros intereses colectivos. El aliento del Régimen represor todavía lo sentimos en el cogote. Pero fuimos capaces de levantar cabeza. Hemos luchado mucho y hoy, tras los cuarenta y tantos años de vigencia de la Constitución podemos decir que estamos en la buena senda.


Cualquier persona es la más importante para un abogado cuando es su defendida

Hago estas consideraciones al hilo del artículo que ha escrito Marcos Santiago Cortés y que puede leer en el enlace que va al final de esta presentación. Después de leerlo tuve conciencia de que tanto esfuerzo había merecido la pena. Quien escribe es un gitano joven, padre de familia, abogado de profesión, escritor que promete y, sobre todo, es y se siente un hombre libre que es capaz de afirmar que “Los gitanos, cuando brindamos, lo hacemos por la libertad. El mal sobre todo no viene por el propio mal en sí sino por tener poca información sobre el mismo.”

20 12 02 Cu00f3rdoba MarcosSantiago Alex gallegos 696x487


Cuando terminé de leer su trabajo no pude por menos que felicitarle diciéndole que me había impresionado por su claridad, su valentía y su compromiso con la verdadera libertad que es la que dimana de la Constitución. Marcos escribe desde su condición de penalista. Lo entiendo porque yo mismo, cuando me preguntan qué parte del Derecho me gusta más, suelo decir que el Derecho Penal porque me encanta meter en la cárcel a los malos y sacar de ella a los que no lo son tanto. De la misma forma que no puedo evitar tener una cierta predilección por el Derecho Administrativo porque hay pocas satisfacciones para un abogado comparable con la de ganarle pleitos al Gobierno, a los ministros, a los alcaldes o, en definitiva, a los que en el ejercicio de su poder perjudican a los sencillos ciudadanos que carecen de herramientas propias para defender sus legítimos derechos.


Marcos Santiago Cortés, que sabe muy bien que, para nosotros, los romaníes, no hay mandamiento superior que el respeto a la familia y la sumisión a nuestros mayores, afirma creer “que la pena de privación de libertad en sí ya es desproporcionada porque condena a toda una familia que la sufre.” Es una afirmación arriesgada que no desvirtúa el principio de que, como afirma la profesora Vaello Esquerdo “cabe afirmar que actualmente se entiende que la pena está justificada lisa y llanamente porque es necesaria. Se trata de un medio de represión indispensable para mantener las condiciones de vida fundamentales para la convivencia de personas en una comunidad. Es, pues, un instrumento insustituible del control social o como muy gráficamente se ha dicho una “amarga necesidad”.


Pero para Marcos Santiago que se bate el cobre todos los días ante los tribunales, las desventuras de un abogado penalista gitano, pueden tener un horizonte esperanzador, porque, como dice él mismo, “Es cierto que ahora todo está cambiando. Ahora se está dando de mamar buena leche jurídica a los operadores jurídicos y ello debe tener su buen resultado.


Les recomiendo la lectura de su artículo pulsando en este enlace

Artículos del autor

El reinado de Enrique IV fue muy alborotado por causa de los conflictos sucesorios, el enfrentamiento entre los nobles y la propia guerra civil de sucesión castellana, pero nada fue suficiente para impedir que el Rey diera su más contundente testimonio de su afecto por Don Miguel Lucas de Iranzo.

Pero no, hablaban en rromanó. Hombres y mujeres cuyas familias habían vivido separados y perseguidos durante siglos. Pero habían conservado las costumbres y tradiciones comunes siendo su principal tesoro la vieja lengua con la que salieron de la lejana India nuestros más remotos antepasados.

Comprenderán que este no es el momento de valorar su aportación al flamenco. Eso ya lo han hecho muchos comentaristas. Hoy quiero poner de manifiesto que Vicente Castro Jiménez, Parrita, fue un fiel seguidor de su estirpe flamenca, genuinamente gitana, que siguió las huellas de su hermano mayor “El Peti”, ganador del prestigioso Festival del Cante de las Minas.

Moldavia ha vivido, en su reciente historia, momentos de gran confusión y peligro. Su población es muy variada siendo la mayoría ciudadanos de origen moldavo, seguidos por porcentajes similares de población ucraniana y rusa. A partir de ahí afloran una cantidad variopinta de pequeñas comunidades de orígenes y culturas muy diversos. Y entre estas últimas está la población gitana.


Nosotros, desde la Unión Romaní, siempre hemos estado en contra de este grupo político porque sabíamos que en su programa anidaban las ideas asesinas que llevaron a Hitler al poder en la primera mitad del siglo pasado.


El 19 de junio de 2014 el rey emérito, don Juan Carlos I, abdicó del trono de España en favor de su hijo el entonces príncipe don Felipe de Borbón y de Grecia. Dos días después juró la Constitución y se hizo cargo de la Jefatura del Estado dando así continuidad a la monarquía española. Una continuidad muy accidentada porque todos los monarcas españoles desde el año 1808, en que reinaba en nuestro país Carlos IV, han tenido que salir de España camino del exilio.

Este mediodía he visto el Telediario de las tres de la tarde mientras almorzaba en mi casa y poco ha faltado para que se me atragantara un trozo del muslito de pollo que en aquel momento me llevaba a la boca. Ana Blanco iba encadenando las noticias hasta que llegó el capítulo de los sucesos relacionados con el tráfico. En una de las carreteras españolas, concretamente en la que atraviesa el municipio de El Álamo, en Madrid.

¿Están locos sus señorías? Deben estarlo si no han sido capaces de ponerse de acuerdo para encontrar una fórmula que hiciera posible la aprobación del dictamen sobre “políticas sociales” elaborado por la Comisión para la Reconstrucción, tan vapuleada durante su andadura.


 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris