Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Gonzalo Soria
Del poniente al naciente
Gonzalo Soria Giner es Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Granada y, actualmente, es estudiante de Comunicación Audiovisual en la Universitat Oberta de Catalunya. Habitual colaborador en medios de comunicación alternativos de la ciudad de Valencia, es también un estudioso de la cultura árabe.
Gonzalo Soria
Últimos textos publicados
El feminismo islámico
Más de una década después las mujeres afganas hace mucho que dejaron de ser noticia
El pasado día 8 de marzo celebramos el día de la mujer, para reivindicar los derechos que siguen negándose a las mujeres y para denunciar la opresión que muchas de ellas padecen en todas partes del mundo. Nosotros nos acercamos al feminismo islámico, conceptos que en occidente suenan prejuiciosamente a contradicción, para analizar la situación de las mujeres musulmanas y su lucha por alcanzar sus derechos.

Cuando en 2001 cayeron las torres de Nueva York, los focos del mundo entero se dirigieron a Afganistán. Desde allí se nos bombardeó indiscriminadamente con imágenes y noticias de la miserable situación de las mujeres afganas gobernadas por fundamentalistas talibanes. La opresión de estas mujeres se vendió como uno de los motivos morales para atacar el país. Más de una década después las mujeres afganas hace mucho que dejaron de ser noticia. Sin embargo su liberación nunca llegó, su situación de opresión sigue siendo la misma si no empeorada por los desastres de la guerra.

También desde hace décadas vemos mujeres cubiertas de pies a cabeza en países como Qatar, los Emiratos o Arabia Saudí, sin embargo no suelen causar tanto escándalo, en parte por la opacidad y la manipulación de los grandes medios, en gran parte porque estos países, reyes del petróleo, son aliados de las potencias occidentales. En Arabia gobierna una oligarquía Sunní de la rama Hambali la más estricta del Islam, que aplica la sharia. La sharia son un conjunto de leyes ancladas en las interpretaciones del Corán más primitivas, que pretenden que la ley musulmana sea la única fuente de legislación válida. También se aplica la sharia en versión chií en el otro polo del mundo musulmán, Irán.

A pesar de la opresión de la mayoría de estos regimenes, el feminismo islámico está presente en la mayoría de países árabes. Las feministas musulmanas no buscan copiar el sistema occidental sino crear su propio camino a través de la relectura del Islam y de la lucha por los derechos sociales. El Islam es más avanzado en derechos de igualdad que las otras dos religiones monoteístas, tal vez sencillamente, porque es una religión forjada seiscientos años después del cristianismo. Sin embargo la propia evolución de las sociedades hace que la referencia del Corán no sea suficiente para asumir los nuevos retos. Las feministas musulmanas lanzan sus reivindicaciones desde su propia cultura, su propia historia y su propio contexto por eso no pueden renunciar al Islam ni limitarse a imitar los modelos occidentales. De este modo su planteamiento es una interesante síntesis de ambos sistemas, partiendo de su religión y su cultura pero siendo conscientes de que su opresión está condicionada por factores políticos y económicos.

La lucha de las mujeres árabes y musulmanas es una lucha contra el machismo, plaga inmemorial que no conoce fronteras, a la que todavía queda un largo recorrido. Ayudaría a su causa que Occidente diera un paso al frente, que se saliera del estereotipo y la simplificación y apoyara y diera voz a las mujeres que pelean por la igualdad en vez de dedicarse únicamente criticar al Islam como fuente única de opresión.
jueves, 22 de marzo de 2012.
 
Un cambio de mirada
A aun año vista del comienzo de las revueltas árabes, hacemos un repaso de la situación analizando algunas de las causas que las provocaron y del contexto general en que estas se encuentran
Hasta hace poco más de un año, en el imaginario colectivo occidental los países árabes aparecían lugares anclados en un profundo atraso moral y político fruto de un radicalismo religioso que no permitía el desarrollo necesario para ser considerados en igualdad de condiciones con nuestras democracias. Las sucesivas caídas de longevos dictadores en Túnez, Egipto o Yemen y las violencias desatadas en Libia o Siria han hecho cambiar, en parte, esta visión.

A día de hoy son muchos quienes han comprendido que ese “atraso” político y social en que se considera que vivían los países árabes no se debe tanto ha un fanatismo obcecado de sus gentes como ha un terrible abuso de poder de sus gobernantes. Gobernantes dictatoriales que han sido desenmascarados como dirigentes corruptos y represores que restringían las libertades de sus ciudadanos mientras llenaban sus bolsillos y los de sus familiares.

Entre las causas que desataron las revueltas destacamos aquí algunas que nos parecen principales. Suele tomarse como punto de partida la inmolación de Mohamed Bouazizi frente a una comisaría en Túnez. Sin embargo, no son pocos quienes apuntan que unos meses antes en el Sáhara Occidental, el asesinato de Nayem El Gareh, abatido por el ejército marroquí en el campamento de La Dignidad a las afueras de El Aaiun, despertó un clamor de justicia que cruzó el desierto de parte. Nayem tenía 14 años. Los jóvenes, los más jóvenes han tenido un papel principal en las movilizaciones de la ciudadanía. Desprovistos de ese miedo atávico que sus mayores habían mamado desde generaciones y ansiosos por poder participar de las libertades que la era global ofrece en otras partes del mundo, contagiaron las ganas de cambio al resto de sus conciudadanos.

Sería injusto atribuir únicamente al impulso de la juventud los cambios que estos países han vivido. Años, décadas de activismo duramente reprimido por los gobernantes árabes, habían producido un caldo de cultivo, que la crisis económica acabó por rematar. Valga la pena también mencionar que este activismo ha sido mayoritariamente ajeno a las distintas fuerzas de la clase política. Antes bien se ha tratado de un activismo de base desideologizado, reivindicativo de los derechos humanos más elementales y denunciante del autoritarismo, la manipulación y la corrupción que las dictaduras venían ejerciendo. A pesar de que cada país tenía su situación y su contexto y que el desarrollo de las revueltas ha sido local y particular, sí ha existido una conciencia panarabista popular de que los regimenes árabes estaban oprimiendo a sus pueblos.

Un año después cuatro dictadores han caído (Ben Alí, Mubarak, Salhed, Gadafi), una guerra civil se ha desatado en Libia y una cruel y desmedida represión se está llevando a cabo en Siria. Otros países han callado, algunos han sido silenciados a fuego rápidamente, como Barhein; la Liga Árabe se ha movido mayormente para mantener el anterior status quo.

Son todavía muchas las cuestiones que quedan en pie, son muchas las reivindicaciones y los derechos que quedan por alcanzarse. La revuelta árabe parece acallada, controlada y de futuro incierto. Pero esa mirada occidental de la que hablábamos al principio sí ha cambiado realmente, y lo que es seguro más importante, la visión que los pueblos árabes tenían de sí mismos, ha cambiado también y para siempre.
lunes, 27 de febrero de 2012.
 
Irán en el punto de mira
El régimen iraní ha ido reclutando apoyos en Asia y sobretodo en Sudamérica
Irán se ha convertido en uno de los puntos calientes del panorama internacional. Con un ambiente enrarecido desde hace años y ahora, dentro del contexto de los cambios en el mundo árabe, parece haberse establecido un clima de guerra fría que implica a las principales potencias mundiales.

De un tiempo a esta parte Irán sa pasado a ser uno de esos países colocados en la lista negra de EEUU y de su aliado en la zona, Israel. Paralelamente el régimen iraní ha ido reclutando apoyos en Asia y sobretodo en Sudamérica principalmente desde la subida al poder de Almayinehad. En este sentido el régimen(Irán es una república islámica) se ha abierto hacia el exterior mientras que de puertas a dentro mantiene una estricta política de control social.

La polémica está servida desde que Irán comenzó a desarrollar su propio programa nuclear. El miedo de Israel a que uno de sus principales enemigos pudiera fabricar armas nucleares puso la voz de alarma en la comunidad internacional. A pesar de que todavía no se ha demostrado la fabricación de este tipo de armas, los embargos a Irán por parte de EEUU y la UE no se han hecho esperar.  

Pero además de esta situación de enemistad contra las potencias occidentales, dentro del mundo islámico, Irán representa uno de los dos polos tradicionales que existen en la comunidad islámica; el otro es Arabia Saudí. Mientras que los Saudís, a pesar de ser uno de los régimens más oscuros con respecto a los derechos humanos, son aliados de EEUU y por tanto es considerado de cara al exterior, como pro-occidental; Irán representa lo contrario. La China comunista, la Rusia ex-soviética y la Venezuela de Chavez se han mostrado cercanos al régimen iraní.

No es nuestra intención establecer aquí un paraleslismo con la Guerra Fría del siglo pasado, pero sí señalar cómo las dos potencias Islámicas representan un cierto pro- y anti occidentalismo en cierto sentido para sus comunidades.

Tanto Riad como Teherán se han visto sacudidas por las revueltas de sus vecinos. Mientras que Arabia Saudí ha sido partidaria de mantener el staus quo en la región, Irán ha querido aprovechar esa fuerza para relanzar su discurso contra la dominación occidental. El caso particular ha explotar ha sido recientemente el de los científicos iranies asesinados. Mientras que desde el régimen iraní se acusa directamente al Mosad israelí de tales hechos, hay quien no descarta que los asesinatos fueran cometidos por la propia Guardia Islamica iraní.

Lo ocurrido(4 científicos muertos en dos años y varios intentos de secuestro)han servido para justificar al ŕegimen, que Irán está siendo atacada desde el exterior y así ha amenazado a la comunidad internacional con cerrar el paso en el estrecho de Ormuz, punto clave del comercio mundial y por donde circula el 20% del abastecimiento de crudo del planeta. Aunque la amenaza no se ha cumplido, ya hay buques estadounidenses y rusos en las inmediaciones.

Mientras tanto la población iraní es manipulada y reprimida por unos y por otros. El movimiento Verde que protestó contra la fraudulenta reeleción de Almayinehad en 2009 y que busca seguir caminos de autonomía y libertad como sus vecinos de Egipto, Siria o Túnez, ha sido duramente reprimido por el régimen del país y expoleado malintencionadamente desde fuera por parte de los EEUU. Las sanciones internacionales han repercutido gravemente al pueblo iraní. Los precios de la comida han aumentado un 40%  en un país con altas tasas de desempleo y una población donde casi dos tercios son menores de 35 años. El próximo mes de marzo hay convocadas elecciones en el país.

miércoles, 15 de febrero de 2012.
 
 
Los largos años de ocupación en Irak
Tras el anuncio de la retirada estadounidense de Irak, la escritora y periodista iraquí Bhaira Abdulatif analiza los casi nueve años de ocupación en su país
lunes, 23 de enero de 2012.
 
Saleh y la inmunidad imposible
El presidente Saleh propone una ley de inmunidad para él y sus fieles como condición para promover la transición política en Yemen
lunes, 9 de enero de 2012.
 
El régimen sirio en la cuerda floja
Al Assad cada vez más aislado internacionalmente, se aferra al poder de forma desafiante, mientras la presión tanto del exterior como de su propio pueblo podría acabar con su régimen más pronto que tarde
jueves, 15 de diciembre de 2011.
 
Los pasos del pueblo egipcio
Los egipcios y las egipcias acudieron masivamente a votar con una participación cercana al 80%
miércoles, 30 de noviembre de 2011.
 
Elecciones en Túnez
¿Un paso adelante?
martes, 8 de noviembre de 2011.
 
Un estado para Palestina
La declaración del presidente Abbas ante la ONU para constituir un estado palestino de pleno derecho, divide a las potencias mundiales y pone de manifiesto los intereses de futuro que están en juego
lunes, 17 de octubre de 2011.
 
Libia y el oro negro
La lucha por el petróleo, elemento clave del desarrollo moderno que parece estar agotándose definitivamente, parece planear sobre el desenlaze del conflicto libio
viernes, 23 de septiembre de 2011.
 
La nueva Constitución que no cambia nada
Las protestas de los ciudadanos reclaman una democracia real en Marruecos
martes, 28 de junio de 2011.
 
Palestina y el futuro árabe
La verdadera patata caliente en la estabilidad del mundo árabe
miércoles, 1 de junio de 2011.
 
Matar a quien mata
Cabía haber esperado, tal vez, una solución diferente al asunto Bin Laden
lunes, 16 de mayo de 2011.
 
Respuestas Internacionales
Las revueltas de Siria y Yemén se están siguiendo con atención por los medios debido a la fuerte represión con la que los gobiernos están haciendo frente a las protestas
miércoles, 27 de abril de 2011.
 
Otras intervenciones
Gonzalo Soria
miércoles, 13 de abril de 2011.
 
Cuando las cosas se hacen mal
Gonzalo Soria
martes, 29 de marzo de 2011.
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris