Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Carmen Gil
Potencial femenino

Coach enfocada en la Mujer. Desde 2013 trabaja en lo que siempre ha sido su verdadera pasión, empoderar a las Mujeres a través del Coaching. Se certificó como Life Coaching en International Coaching Group, posee la Certificación Internacional en Coaching Educativo, realizó formación complementaria en, Gestión de las Emociones, Curso Práctico de PNL, Técnico Superior en Gestión de RRHH, Habilidades Directivas, Coaching Profesional Estratégico, entre otros. Actualmente está cursando un Máster en Coaching Ejecutivo.

Nació en Vigo, pero reside actualmente en Las Palmas de Gran Canaria. Activista Maternal desde 2008 y fundadora de la página “Mamás a Tiempo Completo” (Maternidad&Coaching), con más de 6.000 seguidoras en Facebook.

A parte de trabajar en su proyecto Carmen Gil Coach de la Mujer, colabora con diferentes Asociaciones aportando sus conocimientos en Coaching para ayudar a las mujeres a aumentar su autoestima y potenciar su crecimiento personal, a través de sesiones personales y grupales, talleres, charlas y artículos de interés. 




Twitter: @CarmenGilCoach
Blog/Web: www.carmengilcoach.com
Email: info@carmengilcoach.com
Carmen Gil
Últimos textos publicados
Afrontando los problemas y creciendo con ellos
“Toda dificultad eludida se convertirá más tarde en un fantasma que perturbará nuestro reposo” F. Chopin
Una definición de problema dice que es “Cuestión discutible que hay que resolver o a la que se busca una explicación”.

130115salud

Y aquí radica la cuestión fundamental, buscamos una explicación y quizás una justificación al problema, nos centramos en el problema en sí y dejamos de lado la búsqueda de la posible solución. Centramos nuestra energía en darle vueltas al problema, lo mascamos y rumiamos hasta la saciedad, dando vueltas en círculos que no nos llevan a ninguna parte.

Yo definiría problema como “situación controvertida que nos hace despertar y nos empuja hacia la búsqueda de una alternativa o solución a fin de poder alcanzar la paz y comodidad en nuestra vida”.

No podemos evitar la mayoría de los problemas que aparecerán a lo largo de nuestra vida, en muchas ocasiones entran en nuestra casa sin llamar, de nosotras depende ofrecerles una silla para que se acomoden o de abrir la ventana para airear rápido y que salgan volando.

La mayoría de las veces los problemas no son reales, me explico, solo existen en nuestra mente, los crea nuestra imaginación, además con todo lujo de detalles. A nuestra mente le encanta divagar y crear, normalmente situaciones desfavorables. Podríamos decir que nuestro pensamiento esta culturalmente adiestrado para “pensar mal” y sobre todo para “mal pensar”.

Cuando creemos algo, lo hacemos realidad, se convierte en nuestra realidad, y por lo tanto nuestro cuerpo responde a esa situación. Si pensamos en que nuestra pareja no es infiel, por ejemplo, si lo creemos firmemente, sufriremos por esa situación imaginaria, aun siendo totalmente irreal. Nuestra mente “mal piensa” que si y nuestro cuerpo reacciona.

Por tanto de nosotras depende desaprender y reaprender una nueva manera de pensar y por tanto crear nuestra realidad de vida. Cuando nuestra mente empieza a divagar y fantasear sobre un hipotético problema debemos ser consciente de ello, reaccionar, no podemos quedarnos paradas pensando una y otra vez en esa situación. Lo mejor es salir de dudas rápidamente, razonando la idea, preguntándonos por qué pensamos eso. Utilizaremos el sentido común, haciéndonos un cuestionario.

¿Porque pienso en esto?
¿Qué pruebas tengo que me indican que este problema es real?
En caso de ser real, ¿Qué pasos tengo que dar para solucionarlo lo antes posible?

En la mayoría de los casos los problemas se solucionan dialogando inicialmente, es fundamental. Dialogando con una misma y después con quien sea necesario. Aquí la idea primordial es buscar una solución y tomar acción para solucionarlo sin demora. Una vez identificamos el problema, cuando ya le hemos puesto un “nombre” ya es momento de dar el siguiente paso, solucionarlo.

Los problemas son parte de la vida, es más, son necesarios, los problemas nos fortalecen y nos permiten avanzar y crecer como persona, si aprendemos a ser recursivas y a ver el lado positivo de las situaciones difíciles. Las personas que en su vida se han encontrado muchos problemas y dificultades suelen ser personas con una alta confianza y autoestima, se conocen muy bien, saben cuáles son sus límites y se crecen ante las adversidades. Han aprendido que el “mal pensar” no sirve de nada y se deciden a buscar soluciones en vez de lamentarse.

Quiero terminar mi artículo con un fragmento maravilloso de una mujer extraordinaria, Elisabeth Kubler- Ross. Define en muy pocas palabras toda una lección de superación y vida, y como las adversidades eliminan de la existencia lo superficial y dejan ver todo el potencial y la bondad de nuestro interior.

“Las personas más bellas con las que me he encontrado son aquellas que han conocido la derrota, conocido la pérdida, el sufrimiento, la lucha y han encontrado su forma de salir de las profundidades. Estas personas tienen una apreciación, una sensibilidad y una comprensión de la vida que los llena de compasión, humildad y una profunda inquietud amorosa. La gente bella no surge de la nada”
martes, 13 de enero de 2015.
 
Cómo pensamos y nos expresamos las mujeres
“Expresar es decir o manifestar, lo que una persona quiere, desea o piensa”
Una de las acepciones del verbo PENSAR indica que, es formar ideas y representaciones de la realidad en tu mente. Podríamos decir entonces que tu mente CREA una realidad, tu realidad. El ser humano al pensar crea una idea en su mente, “pensamiento”, una creencia propia que se hace realidad, ya que la hemos formado por considerarla acertada.

041214coach

Pero, ¿cómo pensamos las mujeres?, debemos saber que siempre hay excepciones que confirman la regla, pero a grandes rasgos, ¿qué nos diferencia de los hombres a la hora de comunicarnos?

Las mujeres utilizamos el lenguaje con mayor facilidad y fluidez que lo hombres, somos muy elocuentes a la hora de exteriorizar nuestras ideas. Socializamos e interactuamos a través del lenguaje. Los hombres son más introspectivos, ellos socializan a través del movimiento, el juego y la competición. Hablar sí, pero lo justo. De hecho a los hombres las largas conversaciones afectivas le aturden, realmente se pierden entre tanta maraña de ideas. Ellos son de pensamiento único, ahora toca este tema y después el siguiente, las mujeres no piensan así, nosotras no somos lineales, mezclamos temas y enlazamos momentos presentes y futuros, creando nuestro propio mapa de la situación.

Para nosotras resulta sencillo hablar de nuestras emociones en un círculo de confianza. Esta actitud nos facilita, y mucho, la búsqueda de apoyo ante un problema. Además las largas conversaciones entre mujeres crean lazos de unión duraderos y los refuerzan, esto nos proporciona confianza y seguridad.

Las grandes amistades femeninas son el resultado de conversaciones emocionales profundas, apoyo, entendimiento y cariño mutuos.

Las mujeres gozamos de un acentuado sentimiento de empatía, utilizamos nuestro corazón más que la razón, esta manera de actuar es de gran ayuda a la hora de escuchar y comprender, pero no tanto a la hora de resolver conflictos que impliquen sentimientos personales.

Esta fuerte implicación emocional puede ser desfavorable cuando nos limitamos a hablar una y otra vez del mismo problema y no nos centramos en buscar una solución efectiva. Hablar del problema está bien, pero no debemos dejar que se convierta en una historia recurrente de auto lamentación, debemos dar el siguiente paso, buscar una salida y pasa página. La diferencia en este punto es que las mujeres disfrutamos hablando y los hombres solucionando.

Terminaré el artículo hablando de nuestra conocida intuición femenina, también llamado sexto sentido. ¿Qué mujer no ha escuchado alguna vez esa vocecita interior que nos indica un camino a seguir? Las mujeres tenemos la creencia de que esta cualidad es una exclusividad femenina, y hasta cierto punto podríamos decir que es así, pero con matices.

No es cierto que los hombres no posean intuición, lo que sucede es, que ellos, al ser más analíticos y pragmáticos a la hora de pensar, rechazan este tipo de pensamientos por considerarlos poco reflexivos y nada lógicos. Es decir son intuitivos teóricamente, pero en la práctica no lo aplican.

Sea como fuere, utilizando la lógica o la emoción comunicativa, lo importante es que pensemos en positivo y seamos, a nuestra manera, grandes comunicadores de sentimientos y de soluciones. Somos perfect@s tal como somos y como nos expresamos.
jueves, 4 de diciembre de 2014.
 
Tres actitudes que pueden cambiar tu vida a mejor
“Es tu actitud y no tu aptitud la que determina tu altitud”
PENSAR EN POSITIVO
Suena tópico decir esto, pero es una gran verdad, si tomas la determinación de ver la vida con otros ojos, si decides, que de todo lo que te sucede puedes aprender y sacar algo bueno, la vida se convertirá en un camino mucho más fácil de transitar.

251114salud

Hay una excelente frase que dice, “el mundo no ha cambiado, lo que ha cambiado es mi manera de ver el mundo”. Esta es la idea. Tu percepción del mundo puedo cambiar si así lo decides. No es una tarea sencilla, es un “trabajo” diario contigo misma, un compromiso.

Ser positiva te ayudará en muchas facetas de tu vida, personal y profesional, los fracasos serán trampolines y los malos días momentos de reflexión, conseguirás soltar lastre con más facilidad y relativizar los problemas. Como puedes ver, son todo ventajas.

Una buena manera de ayudar a tu positivismo vital es, utilizando un lenguaje positivo, rodearte de personas alegres y agradecer todo lo bueno que tienes.

SER RESPONSABLE DE TUS ACTOS
Dejar de ser una víctima de las circunstancias es, sin duda, el paso definitivo para conseguir ser la diseñadora de tu vida. Ten en cuenta que digo responsable, no culpable. Asumir tu responsabilidad es una actitud empoderante y protagonista, en cambio la culpabilidad es un sentimiento empobrecedor y nada recursivo.

Cuando eres responsable tú eliges tu camino, tú eres la que determina la mejor opción. La responsabilidad es libertad.

Ser responsable también es ser consciente de tus errores y aprender de ellos. Preguntarte por qué has actuado de una determinada manera te ayudará a saber cómo hacerlo mejor la próxima vez.

Ser responsable es aceptar las consecuencias de tus actos y tomar decisiones acorde a tus valores y principios. Una mujer responsable en su vida será una mujer plena, inquebrantable y fuerte. Sin duda, actuar así, dará una buena dosis de autoestima a tu vida diaria. La confianza en ti crecerá exponencialmente.

NO RESISTIRSE A LOS CAMBIOS
Quizás sea lo menos sencillo de cumplir. Vivimos en un mundo de resistencia. Dejarse fluir está visto, incluso como un signo de dejadez. La resistencia es un síntoma más del miedo, ese sentimiento paralizante que levanta muros delante de nuestros objetivos. La mejor manera de romper este hábito es formándote, preparándote y buscando apoyo externo ante el cambio que se avecina.

Está claro que el ser humano es un animal de costumbres, y romper con lo establecido “duele”, incomoda y provoca rechazo. Pero para evolucionar necesitamos adaptarnos, movernos, innovar y asumir un riesgo controlado.

“Cuando soplan vientos de cambio algunos construyen muros. Otros molinos” (Proverbio chino).

¿Qué vas a hacer tú?, ¿resistirte o fluir?
martes, 25 de noviembre de 2014.
 
 
Plan de acción en la vida
Debemos ser conscientes de nuestro momento presente
viernes, 14 de noviembre de 2014.
 
La Autoestima y las Mujeres
¿Qué significa creer en una misma?
jueves, 16 de octubre de 2014.
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris