Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Aurora Peregrina Varela Rodriguez
Aurora Peregrina Varela Rodriguez
Profesora nativa, encantadora y enamorada de la vida…
Mis clases de francés…
que yo me sé,
no fracasaré en ellas,
pues lograré amor.

Graduarme,
paz por todas partes,
buenas aventuras,
compañerismo,
saber más, aprender,
poder hablar con los míos,
que están en París…
que quiero, que aprecio,
que deseo ver, que adoro
con el corazón y con la mente.

Entre París y abril
late mi corazón,
pero duele mi pecho
por una triste operación…
que no dejó cicatriz,
la mala suerte me acompañó,
no volví a ver a mi amado en abril,
pero sí que volví a París,
quizás algún día de abril,
piense él en estar también allí…
conmigo. Sabiendo que estoy allí.
Abril y París, París y abril,
mi corazón empieza a vivir.
(De Tsunami de Rosas).

Artículos del autor

El mundo está haciéndose pedazos, mucho vicio, poco aguante, ¿y la bondad?, poca boquita rosada que nada dice más que “hola”, y yo no sé si soy pensamiento o amarilla o caprichosa. Y yo no sé si soy algo diosa o Gabriela u otra cosa.
La valentía de Alejandra estaba casi desde su nacimiento demostrada.
Mi prima Lupe dejó a su alemán... poco le duró, pero volverán a verse. Aunque sólo discutió fue duro, quizá vuelvan, él no se peinaba. A ella le gusta Alemania, quizás vaya a vivir allí, lo sé.
Alejandra había decidido comprarse cosas nuevas, baratas y caras, modernas. Tenía falta de muchas cosas. Tenía muchas ganas de equiparse bien en todos los aspectos.
Milagros de ojos negros… cual terciopelo su piel, de acero inoxidable tu firme mirada de clavel, del bueno… cual recuerdo en la distancia, estás tú, morena de piel, dorada por el luminoso sol, niña hija de dioses lejanos, encantad...
He aquí mi canto a la igualdad de las razas, de los seres, quisiera también de las ideas y la religión, que tantas veces nos separa a traición, provocando muertes, enfrentamientos y guerras.
Conde Blanquellty era un caballo saleroso, fresco, fino y muy fiel a las doncellas y yeguas, en ocasiones parecía que quería hablar, y de no ser porque no se entendía nada, podría decirse que lo hacía.
¿Qué el tiempo llaman?, ¿qué el tiempo es?, ¿qué es el tiempo?...
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris