Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Aurora Peregrina Varela Rodriguez

Nace en Caracas, Venezuela. Doctora en Ciencias de la Informacion. USC. 1998. Licenciada en Madrid en Imagen y Sonido. 1990. Colaboradora de revistas en Internet, como Horizonte de Letras o Arena y Cal. Colaboradora de Alerta Digital. Autora de los libros de poemas "Amaneciendo" y "Tsunami de rosas".



Email: auraries@gmail.com
Aurora Peregrina Varela Rodriguez
Últimos textos publicados
Ser libres, es crecer por dentro
¿Qué es ser libres?
Siendo una niña pequeña, ser libres era “ser una paloma blanca que volaba muy alto o una chica montada sobre un hermoso caballo marroncito, llamado Palomo, y que trepaba sobre la arena de una hermosa playa con su inmenso y eterno mar de color azul turquesa y muchas aves volando por el cielo”.

Con un poco de buen humor empiezo este artículo sobre “la libertad”, expresando los conceptos mas abstractos que escuché sobre ella de boca de compañeros/as de viajes y gente que he conocido en mi peregrinar por el mundo:

-Libertad es sencillamente correr descalza por la playa y darte un chapuzón bien grande si te apetece. No hay nada que te haga sentir más libre y dueña del mundo.

-Ser libres es tener mucho dinero y disfrutar de la vida al máximo y sin arrepentimientos de ningún tipo, cumplirte casi todos tus caprichos y sobre todo conocer muchos países, invirtiendo todo tu dinero en caros viajes.

-Ser libres, los musulmanes lo son, pues practican la poligamia.

-Es elegir la religión que sientes que te representa, y practicarla con agrado.

- Es volar en globo y sentir el aire en la cara con todo un mundo abajo, esperándote para abrazarte y darte la bienvenida.

-Es cuidarte por dentro y por fuera para que nadie note fácilmente la esclavitud de tus malos días llenos de insomnio o pesadillas.

-Es poder comunicarte con los demás, aunque no sean como tú eres. Impedir que unos a otros pongan límites a tu libertad de pensamiento y también de palabra.

-Es ver figuras en las nubes del cielo e imaginar que Dios las puso ahí para ti. Para que fueras feliz viéndolas o para advertirte de algo.

-Es encender velas a los santos aunque tus amigas, menos católicas se rían de ti. También es poder expresar tu fe y creencias.

-Es desnudarte delante de un escultor o pintor y que te haga una obra artística que posteriormente mostrarás a tus amigos/as.

-Es bailar descalza en la celebración de tus quince años y también poder declararte al hombre que amas aun siendo tú la “dama” enamorada.

-Es tener estudios, en mayor cantidad, mayor libertad.

-Poder seleccionar tu profesión y horario de trabajo.

-Ser el jefe de una empresa y hacer que todos te obedezcan.

-Ayudar a acabar con la prostitución, ellas se merecen ser libres. Se merecen llevar una vida digna.

Quiero expresar en este espacio ideas sobre algo muy complejo, que se presta a varias definiciones, siendo un concepto que ha variado mucho a lo largo de la historia.

Para mi prima Mar Eva, la libertad es tener trabajo e independizarte, adoptar el perro que te guste e ir decidiendo en tu vida según se vayan presentando las situaciones.

Para mi tía Encarnación, la libertad sólo se alcanza llevando una vida decente, católica y dándose a respetar. Entonces sentirás que estás en el camino de lo correcto y cada vez estarás mejor, Eso es ser libres de vicios, ataduras y engaños. Vivir sabiendo vivir.

He aquí otros tres conceptos de libertad que me han expresado mis amigos Carmen Nouche, Gumersindo Arias, Rebeca Lugilde y Martha Acosta:

-Libertad es el artículo de la Constitución que habla del tema de la libertad de expresión. Si no puedes hablar no puedes sentirte libre. Decir lo que piensas a todo el mundo: vecinos, policías, médicos, amigos y familiares, es ser libres. Después de hablar, siempre te sientes liberado de una gran carga. No tener secretos también es “libertad”.

-Es que se cumplan tus proyectos en su fecha, que te sientas realizado en la consecución de tus deseos. Entonces sientes la libertad sobre tu espalda.

-Libertad es poder salir por las noches hasta la hora que quieras desde muy joven y que tus padres respeten tus acciones no metiéndose contigo ni corrigiéndote. Que decidas tu camino y lo pruebes todo para luego poder decidirte por lo que realmente más te complace.

- Es cuando incluso perdiéndolo todo, sigues orando a Dios y él va tirando de ti. Esa paz de saber que te atiende es la verdadera libertad y un día se curarán todas las heridas.

Desde muy pequeña escuché hablar de Simón Bolívar y de la necesidad del alma atada y humillada de recuperar la libertad, para mí ser libres era la no opresión, la libertad de decisión, las no cadenas.

Poco a poco, al ir creciendo, ese sentido cambió totalmente entre la juventud de mi entorno. Ahora, por ejemplo, la libertad es emanciparte, emparejarte, ir de discotecas y emborracharase.

De ellas, solamente hay un concepto que convence a los de mentalidad más profunda. El segundo criterio aquí expresado es para ellos una libertad mal entendida y una esclavitud que acabará pasando factura.

-Este modus vivendi nos lleva a interpretar mal la felicidad y estos seres crecerán en el error tan globalizado hoy en día de creer que ser libres es ir totalmente contra lo que Dios dice que nos hará felices.

No quiero opinar sobre este asunto, y de ahí la esporádica frase tantas veces repetida de: "que me quiten lo bailado". Quiero decir con ésto que habrá gente que lleve esta vida alocada y sin sentido y se sienta bien, con un aprovechamiento absoluto de sus horas de vida e incluso con un enriquecimiento personal sin precedentes.

Sé que aproximadamente el 80% de las personas que me lean se sienten entre este grupo de privilegiados viciosos que incluso así se creen en paz con Dios. Los felicito, y ante ellos y por respeto, guardaré silencio, también porque son mayoría. Pero para los sabios o no convencidos, yo quiero expresar aquí otro concepto, el que debería ser y el de la buena suerte. Te recomiendo que vivas las etapas de tu vida con dignidad y no te refugies en las borracheras nocturnas, consumo de drogas y demás. Todo esto nublará tu existencia separándote de las cosas y personas que tendrían verdadero valor para ti.

Cada etapa exige una mayor entrega, los estudios toca estudiar y dar lo mejor que puedas de ti. No tienes porque ser el mejor, pero aprobar con notas de medias a buenas siempre será una buena carta en tu baraja. Estudiar enriquece el espíritu y te prepara para un mañana en el que tendrás responsabilidades como esposo/a y progenitor/a. Las drogas sólo te harán un ser villano e irresponsable, también te enfermarán antes de tiempo y envejecerás mucho antes. La gente se separará de ti y te quedarás solo.

No deseo recibir críticas por lo que cuento, es producto de la experiencia, consejos, conversaciones con expertos y lecturas. Ciertamente vivimos en una sociedad equivocada y llena de errores, en la que si no pruebas el porro te falta algo, pero no te das cuenta de que si lo pruebas, te faltan otras cosas, te las pierdes para siempre y el que quiere probarlo todo, se irá perdiendo el no probarlo, que es lo verdaderamente enriquecedor, según muchos psicólogos que entrevisté.

Para el doctor Constantino Rodríguez:

“El que se nutre de pequeños vicios, llegará a tenerlos muy grandes, como robar, mentir, maltratar en casa a otros, y con ello hará daño, pero también lo recibirá de sus vecinos, familiares y amigos, y también de Dios, que es ante todo “justicia”. Camina por el mundo como quieras porque a mí, realmente no me interesa lo que sea de ti, sencillamente te cuento lo que aprecié en mi peregrinar por la vida: amigos drogadictos muertos por sobredosis, contrabandistas perseguidos por la ley que acaban muertos, vidas sin norte ni sur, escapando de país en país y falsificando documentación. En fin, no les es todo gloria aunque lleguen a tener mucho dinero en contrabandos y robos a los inocentes, aprovechándose de su situación de impotencia e incapacidad para defenderse. Crees que Dios podrá acordarse de todos ellos, creo que no. El día que el justo le tienda la trampa, no le salvará y repetirá vida como cucaracha, zancudo, araña, hormiga, gusano, abeja, hombres, cualquier ser viviente. Hablo de la reencarnación”.

No obstante y sobre todas las cosas de este mundo, debemos tratar bien a los animales. Muchos irán al cielo.

Todos debemos entender el sentido de la libertad. La mejor libertad es creer que el día de manaña será mejor para ti y los tuyos y para ello hay que llevar una vida normal. De este modo algún día sabrás lo que es ser realmemte libre, sin que ni siquiera Simón Bolívar tenga que explicártelo. Cuesta redactar este artículo, pero no me pesa, es también producto de mi aprendizaje en el colegio, allí, en la materia de Moral y Cívica nos enseñaban el valor de la familia y lo importante que era llevar buenas costumbres y tener las mentes abiertas a la unión y la concordia entre sus miembros. Se afanaron mis profesoras en que aprendiéramos bien la lección.

Mi madre también es una mujer muy responsable y familiar. Enviudó con 49 años y no quiso saber nada más de pareja ni de nuevas bodas. Se quedó sola, con sus quehaceres diarios, sus gatos, nosotras, la comunicación con sus hermanos. Enviudando tan joven, me preguntaba qué haría con su vida y mi sorpresa fue que la vivió silenciosa y católicamente, con una felicidad indescriptible. Otros, se hubieran ido por otras rutas, ella no dudó en tomar ese tren y le salió muy bien. Dijo “no” a sus pretendientes oportunistas y adinerados y sencillamente se quedó con una foto de mi padre en su dormitorio y otras junto con sus documentos y santos en el bolso. Ella quiso una vida cercana a la fe y demostrada con hechos. Es esa la verdadera libertad que ella materializó en amor hasta después de la muerte de su marido. Tal vez el único modo de reencontrarse con su amado tras la vida que le tocó vivir.

-Dios valora estas acciones y está más cerca de nosotros en ellas, de lo que nos imaginamos. -Me comentaba mi madre.

En mi amplia familia también he de decir que solamente hubo un divorcio. Desconozco los verdaderos motivos que lo han producido porque nunca los he preguntado. También hubo matrimonios por interés, que puede que más tarde se convirtieran en amor, porque sí que son o fueron duraderos.

Una vez pregunté a mi padre porque se casara con 43 años y su respuesta fue :

-Porque quise vivir mi libertad.

Sigo sin saber a que se refería, pero lo que puedo asegurar es que fue un emigrante luchador que no creo que tuviera mucho tiempo para el vicio, me inclino a pensar que quiso salir adelante estudiando medicina en la Universidad Central de Venezuela, y logrando ocupar un puesto honorable en la sociedad. Tenía aspiraciones y realizarse en ellas, pienso que es lo que él calificó como vivir su libertad.

También sé que fuimos una familia unida y feliz, que nos consultábamos todo y que mis padres se casaron por amor, por ello siempre consideré a mi padre un hombre sabio porque supo escapar de los matrimonios de conveniencia pasara lo que pasara. Lo cierto es también, que se llevaban quince años, pero el flechazo se produjo igualmente y más en su caso, que aceptó a mi madre con una hermana enferma y un padre mayor y de mal carácter. Allá se fueron a vivir todos juntos y felices con un gatito negro que encontraran en El Paraíso, hasta que se incrementó la familia con la llegada de mi hermana y mía.

María Toja López, comadrona de una aldea nicraniense, lo expresa de este modo:

-“Vivir la libertad, habrá tantas reflexiones al respecto, que yo dejo vía libre. Lo que sí puedo considerar es que vivir la libertad no es hacer lo que quieras siempre, contradecir las normas, despreciar a tus semejantes, abandonar a tu mascota, maltratar a tu mujer y serle infiel, no dar de comer y beber al hambriento o sediento. “Libres” es tener el espíritu limpio y en paz, sabiendo que en cada momento haces lo correcto aunque sea en este mundo de locos y de ideas equivocadas.

Es también tener tus propias ideas y respetar las de los demás esperando que respeten las tuyas.

Es respirar profundo cada vez que algo te sale bien, que apruebas una materia universitaria, que puedes mantener una conversación con los amigos y sacar provecho de ella.

Es desear ayudar a una Ong, a la par que vigilar sus acciones, dar la ropa que te sobra a los africanos o seres necesitados de tu entorno, regalar tus zapatos viejos o que no te gusten y dar tus peluches o porcelanas a los que sabes que les darán un nuevo uso”.

Deduzco que“ser libre” es crecer por dentro aunque no lo representes por fuera a tus anchas. Incluso así tu rostro dirá por ti, lo feliz que eres y estarás en la senda que lleva al bosque de los verdaderos hijos de la serenidad y alegría. Todo son ganancias al serlo. El cielo no se olvidará de los que le amen y le cumplan, de los que le oren y pongan por bandera universal.

Si aún después de leer estas muy sencillas consideraciones, nacidas de mis intercambios telefónicos con expertos, quieres verte envuelto en el error, te felicito, eres un ser muy valiente porque estás convencido de lo contrario y eres feliz cometiendo fallos. Tendrás como recompensa por ser así volver a nacer las veces que haga falta y ser nuevamente feliz a tu modo.

Concluyo con las consideraciones de ACRT27, fisioterapeuta retirada:

“Es verdad que el camino está lleno de tentaciones y la carne es débil y la juventud un poco traicionera. Son rosas con sus espinas las que se encuentran, pero ante ellas debemos valorar lo que nos conviene.

Oigo a mucha gente decir que ha sido feliz después de una noche loca. Me agrada escucharlo, tendrán infinitas noches si así siguen pensando.

En resumen: vive del modo que quieras, pero convive con honestidad y buena letra porque te encontrarás al que desee ser realmente libre y no debes impedirle serlo. Cada uno a su tiempo y en la vida que lo decida. Es una decisión para toda la vida y al que la seleccione se le debe respeto y dejarlo correr, no envidia maquiavélica”.
viernes, 30 de septiembre de 2016.
 
Marquitos, mi niño gato
Un poema de Aurora Varela
Quisiera explicar en una palabra
todo lo que te quiero...
y como era mi vida sin ti...

Quisiera decir con una sola mirada lo maravillosa
que es la vida desde que te recuperé...

Su hermanito Nonito, el angelito,
no tardó en unirse a la lista.

No quisimos probar
a darlo por miedo a que pasase
por la misma situación que su hermano:
que viviese malos momentos como pasó a Marquitos
por la imprudencia de aquella bruja de Bertamiráns.

Esa mujer lo llevara y lo perdió,
que tan poquita importancia
diera al hecho de no tenerle:

-Hay más gatos, decía ella...
Sí, pienso yo, pero no hay más Marcos.

Esa carita no la encontraré en otro...
y es diferente vivir con un dueño
que sobrevivir en las montañas
buscándose el alimento todos los días en los fríos días
de la estación invernal. Y, puede que,
padeciendo enfermedades que nadie ayuda a curar,
y... también... ¿por qué no decirlo?...
sin un amito que lo cuide y mime.

Disfruta con ellos,
aprende a apreciarlos,
pues no tienen precio,
y son de buena sangre.
miércoles, 28 de septiembre de 2016.
 
No odies, si puedes amar
Sé amar en tres simples actos
…Victoria sobre el enemigo siempre es algo innato de su ser, su luz de mujer amena, sus inclinaciones buenas, justo, necesario, bíblico, histórico, propio de cualquier creyente, ilusión blanca que corre por sus venas, triunfo, sueño bonito, profundamente lejos.

Sé amar en tres simples actos... Cobardía, apatía y viaje al sur. Coraje, arrepentimiento y risa loca. Caricia, elegancia y no querer a nadie.

No tengo porque odiar a los gatos si puedo quererlos, el bien llega, hay poder de corrección con cualquier regla de tres, encarrilar, construir, marcar la senda que lleva al hermoso Valle de Arreillú Xhumbaú. Capturar, manipular, aconsejar, mover masas, que duden de tus deseos, comenzar de nuevo.

Insólito, dieron pasos al frente sabiendo lo que sucedería, minuto a minuto calculado, seducidos por el afán del fracaso, que no otra cosa, actuaron con dificultad, disimularon, llegaron, vieron y todo desapareció, su trabajo cruel, triste, increíble, pero cierto. Trabajar en el final de los tiempos, en los límites del alma que cae, llora y se pregunta tantas cosas, se ganaron la fama de destructores, definición contradictoria de quienes dicen ser señores limpios, que resuelven los problemas, las dudas, que tienen fieles seguidores de sus acciones, adelantaron y pasaron la señal de un "alto", no giraron sus cabezas para ver lo que dejaban atrás, vaya torpeza la suya, estar ciegos sin carecer del sentido de la vista, se fueron saltando de alegría al consumar los hechos, no creen en la justicia aunque lo pretendan. Hay seres muy infelices sobre la faz de la tierra.

La doctora en periodismo al revés, ese es su papel, acompañar a los escritores culpables y malditos, quieren ellos ser como los famosos, pero por no poder serlo le hacen compañía, es el Instituto de Secundaria al cubo, saltar entre mentes ajenas y no impedirles afianzarse en sus ideas, no ser cómplices tampoco, colegas de escritores pequeños, como yo, porque la vida es también luchar contra el dolor de espalda, la inmunodeficiencia no adquirida, respirar, dormir y caminar, vencer la enfermedad mental, ser tú misma, ser como los que han perdido la vida, amar a los caballos, los burros y los perros.

Liñaio, parroquia de mi madre, hoy hermoso espacio, Maio Grande y Maio Pequeno, praderas muy gallegas, llamativas, hechiceras, únicas, en coche se mueve uno bien por esos parajes, treinta casas había cuando mi madre la abandonó, hoy habitadas hay tres, se fueron lejos entre monte y monte, olvidaron un poco sus panes, sus caldos, sus noches con frío, sus fiestas con orquesta. Se largaron para aprender a vivir de otra manera, más impropia, difícil, triste, no ser más un matorral del campo sino ir a llenar baúles de oro y regresar como un rico a ese hermoso lugar desde el cual un día partió una joven, sin madre, con una hermana enferma y su gato en una jaula color crema.

Si amas a Dios te conviertes en “Alba” y no te costará ni de noche ni de día, cuestan otras cosas más pequeñas o grandes, el amor no cuesta. Le encontrarás en todas partes más no en los ojos de tus llamados amigos. No sabrás si te ama, pero siempre escucha porque es un ser curioso, lucharás contra lo que te haga daño con su ayuda incalculable, secreta, como hábito de vida, fe y esperanza. Vencerás, si le amas le encontrarás en aquel rincón del cielo en el que tiene el gusto de esconderse vigilándonos y estudiando que nueva piedra pondrá en nuestro camino.

Venceremos con amor a la libertad, justicia, amor y paz, victorias siempre, con fe, Dios por bandera sabiendo que existe como escudo protector y es luz sobre nosotros y dentro también. Actuemos paso a paso, con cinta métrica en mano, milímetro a milímetro, vale la pena intentarlo, será mi costumbre diaria amarlo, está en el manzano, en la orquídea, en los pájaros, en los rinocerontes, los tigres, los venados y en mi gato Bebé. Señores, no me tiren flores por mis palabras, no las merezco.

Cuando tendré su amor me pregunto hoy, el del mestizo que espero, el del blanco o japonés, me es lo mismo, pero busco la mirada fiel, atemporal, humana, profunda, civilizada, la risa fresca que no me distraiga, sé el truco, esperar dignamente, con paciencia, letras y números que también soy capaz de aprenderlos, sin escondites, sin imposibles, siendo siempre yo, así como me ven, yo misma, como los ángeles, con alas y amapolas en la mirada...

Quiero salir de mí misma, me dañan el esqueleto, me tiñen el ánimo del color de un muerto ya desde hace tiempo, me violan con sus narraciones, me rastrean y sólo deseo estar un poco más lejos, cada vez más. Siempre con ellos en mi cabeza, aunque mienta, robe, mate y sea torpe, aunque haga chistes fáciles y no sepa ni freír unos huevos ni cocinar unas patatas y sólo ame de tres maneras sencillas. Falso, si que sé de artes culinarias, no soy tan incompetente si bien tampoco sabia. Sólo yo, mujer hija de sus circunstancias, de su tiempo y de su condición de ignorada.

Llenar papeles, eso hago ahora con pensamientos inútiles que algún día me sacarán la calma, es palabra del Señor, mirar al cielo y exclamar "yo doy", "yo puedo", "resisto", más no. Por eso escribo, para que sepan que soy capaz de pasar trabajos inútiles, de regalarlo todo a cambio de nada, de tropezar mil veces con la misma piedra blanca, aquella que es capaz de robarme miles de veces la dignidad del ser. Pensar me cansa, escribir me relaja, buscar la solución idónea es algo que se hace a medias y lo que no tiene clara solución es la humanidad.

No soy quien viene a salvarles sino a enseñarles la salida que yo he encontrado a los problemas de nuestros tiempos y que es la acertada porque Dios me ha entregado el diploma de aprobada a mí. Aprobada, no notable ni sobresaliente, perdona mi amigo, no lo supe hacer mejor. Pero lo hice, por eso soy yo, el camino, la espiritualidad con curvas peligrosas que pueden ser recorridas sin desmayo, la que da consejos de santa siendo una angelical diabla, la que llegará a vieja porque se compró un bastón y eso es una premonición real, confirmado el hecho. La senda está allí delante, sólo hay que dar un paso al frente y recorrerlo.

Quiero soñar que me caso joven que tengo seis hijos con un mágico hombre, que nos queremos demasiado y los trayectos se hacen cortos, ilusa, ilusa, tonta, falsa virtud. Canas de viejos, el primer trabajo de los retoños, los nietos, recordar los abrazos, las sonrisas, la declaración de amor, la petición de matrimonio, el primer beso, el respeto, las palabras que siempre sirvieron para unirnos, los acuerdos mutuos, los momentos de paz.

Empezar el día de hoy, Minia Gregoria está enferma, convaleciente, gata linda, querida mía, que te saqué en el periódico para que supieran todos que tenías doce años. Desayuné turrón blando, el que me llevará a vivir al sur del planeta, a mi pisito caraqueño, la farmacia estaba cerrada, nada se veía por la ventana pues llovía, sólo tenía infusión de tila para darle y se la he dado, y se curó. Puse un peluche a su lado, aquel que me regalara Martín en el colegio cuando tenía trece años, una manta color durazno y ahora estudiaré, va a comenzar el día gris y debo sacar provecho de esas tristes e inolvidables nubes.

Siento tener que olvidarte pero no me queda otro remedio aunque tengas el pelo rizo y la piel tostada. Malo, me separaste de ti y lo peor, lo comprendo porque no me aprecio, ¿sabes?, no me quiero lo suficiente o sí y no me doy cuenta. No seré tu esclava, tu enamorada, la salsa de tus patatas, la mantequilla de tu masa hojaldrada, no seré la otra, la desvinculada mujer de tus sueños a la que rechazas, y yo lo entiendo, créeme, por eso no tengo dudas, eres feliz dulce criatura y yo… también.

Entonces volví a soñar, mi herencia en el testamento, el pesar, todo mentira solterona, me cuento entre las solitarias, las que nada cosecharon, las odiadas, feas, exigentes, malas, miedosas, ignoradas, pero aún así capaces de sonreír.

Engendrar un hijo no sería lo mío, otros lo harán por mí de forma fantástica, única, muy motivados, en lo suyo, en la senda que lleva al río grande, a mi hermosísimo valle, que es lo que más me atrae del mundo, pero yo no estaré allí para esperarles, se lo llevaron todo y fue natural como los árboles, las montañas, el mar, la vida es eso y yo jamás sabré vivir en ella.

Son felices sin mí y yo lo seré sin ellos. Son dichosos, yo también, soluciones a mis problemas encontraré porque yo lo valgo, son seres mágicos que me hacen pensar que lo mío es serlo también, de otro modo más teatral, pero verdadero. No sé si fui lo que quise ser, pero sé que he vivido al revés de todos los cuentos que escuché, porque me gusta ir en la dirección contraria, tropezar con los elementos, esperar sentada “la muerte” e invitarla a una cerveza antes de que partamos volando por los ventanales de la sala.

No sé si son verdaderos, reales, si pisan fuerte, si soy de su agrado, no sé que será de mí si sigo con ganas de reír, nadie ve la razón pero tengo unas ganas de reír que no paro y aunque no lo comprendan no lo puedo evitar, gimnasia sana o impotencia para detenerse, no sé.

Sentirse llena de los santos, aquellos que bailan salsa y me dan ilusión, fe, paz, cordura, intimidad, momentos dulces. Oración que no me falte aunque sea una por año, el sol es grande, la palabra potente, no nos fallaremos mutuamente.

Se acostaron unos con otros y ahora piden ser celestes, tener otra oportunidad, no hay arrepentimiento que solucione tales hechos, se pierde todo con ellos, se ponen a temblar los marcianos, los gusanos cantan en coro, las mariposas blancas no entran en tu casa y dejas de comer arroz. Arroz, arroz, arroz, redondito, delicioso, cordial.

Me iré a Checoslovaquia, sin balance de azul ni de blanco que pueda realizar una cámara, sin ser arco iris ni alba, sólo yo… Hortensia, risa, sonrisa loca, espinaca de microondas, empanada y granada. Yo, yo y yo, rara, bailadora de flamenco, la danza del vientre, la dueña del meneo de la felicidad corporal que va de aquí para allá sin más que un pañuelo en la cabeza y mil flores por el cuerpo, sin más que con pensamientos de sucesos, recuerdos, hechos, después de caer en el profundo pozo en contra de su voluntad. Atrás, atrás, atrás villanos desconsolados dueños de mi soledad. Atrás, que voy a bailar break dance.

Baile y baila, bailo hoy, biblioteca de cartón, baches, vasos, bucles de sonido, loops, te quiero pero es tarde ya, besar el alba, la vida es la enemiga que te tiende en el colchón, como muerta, sábana vieja y rota, Dios, eso, protección, pena, látigo, arena, bolsa, llave, puerta e inundación.

Odio a M.M. porque me pone en apuros de aquellos con que castiga mi esperanza de ser libre algún día, no voy a pagarlo caro, nadie me contestará, no habrá chulo ni castigado ni seguro ni S.O.S. Queda escrito, sin alas no se vuela bien, si uno se cae debe levantarse sólo para no deber favor a nadie, si uno es torpe debe ser al menos bueno, y Dios hace falta en el mundo.

Carita morena, siempre soñé: ¿Eduardo o Gabriel?, me gustan los dos y no sé que hacer. Es un bonito color de piel, Dios está en el con sus rayos, su calor humano y su despertar de soberano que ni tiene orgullo ni es malo. Carita de rosa siendo yo un pincel que dibuja sus labios en cualquier pared, al lado un "te quiero" que me hace tanto bien, carita oscurita que aquí dejo escrita “es lo que quiero yo”, ojitos negritos propios de la mezcla y alma de frágil azul cristal, potencia, talento, elegancia, abrazo y fidelidad.

La mañana no morirá, Dios la quiere lo suficiente, eso es creer, ser fiel ciegamente, no desear el fin, el abandono, dar la talla para ser elegido entre aquellos que están como semifinalistas para obtener protección divina, al menos eso. Es mucho, por eso no me esconderé, no me oculto, sigo cocinando, produciendo cuadros que tan mal pinto y escribiendo peor, así como escribo, pero no por mi culpa, es que lo hago sin tiempo. Es un desastre, pero es mi entretenimiento y no me importan las críticas porque las horas hay que vivirlas y sentirlas de la forma que te guste, llene y te haga sentir niña.

Se sabe que ellos no quieren muertes masivas, impídelas, “no a la derrota”, al alejamiento, a la bancarrota o a perder el bingo. Juega fuerte a la bonoloto, no seas tan primitiva que cojas la lanza y dispares sin pensar, sin reflexión ni análisis, está en tu mano, no dejes los trabajos buenos que te ofrezcan las oficinas de empleo, de cortar la grama de tu casa, de ser terrenal, de equivocarte en las cosas pequeñas, pero ofrece el corazón por las noches, viendo televisión, escuchando radio o oyendo como tu madre se queja de su mala salud.

Soy diferente y supongo que por bien, contraria, excepcional, llena de oportunidades, vacía de claridad, piedad, perdida por el pueblo con su perro, prefiriendo los gatos siameses, mal, muy mal, voy mal.

Soy perversa, villana recorriendo calles con mi minifalda de rombos azules, mis sandalias rojas, el moño, el monedero de lentejuelas, el lápiz y el cuaderno de sesenta céntimos, la tonta que pasa trabajos en vano, que ha perdido la memoria, que llora una que otra noche y que dejará de ser ángel y no irá a ninguna parte. Sólo a Asturias: Tapia de Casariego, Cudillero, Covadonga, Cangas de Onís, Gijón, Arriondes, Taramundi, Navia, Luarca... También a La playa de las Catedrales, el Monte de Santa Catalina y a beber mucha sidra, que es lo que me queda si me dejo llevar.

Sinceramente de mi andar por el mundo, sencillamente deduzco:

Sé amar en tres simples actos: bailo, viajo y sé rezar. Trabajo, aprendo, duermo. Estudio, lloro, río. Camino, pienso, pero no olvido. Amo a los animales, enseño, miento. Metal, papel y lata. Ignorante, innecesaria, insensata. Creyente, teatral, diferente. Exigente, maliciosa, orgullosa. Inteligente, circunstancial, comprensiva. Muriéndome, sincerándome, cayendo. Cuidando animales abandonados, ignorando la guerra y escribiendo. Desobedeciendo, equivocándome y dando la nota. Dando patadas, destruyendo y no deseando aprender a hacer las cosas bien. Terqueando, vacilando, escapando. Robando, despertando, escribiendo tan mal como lo hago. Pisando firme, no mirando derecho, no pensando. Con miedo a la enfermedad, a la muerte inesperada, a que me recuerden tras ella. Mirándome a un espejo, envejeciendo, curando mis heridas. Fortaleciéndome, alabándome, resistiendo.
lunes, 26 de septiembre de 2016.
 
 
Buscando un sentido a la vida
La felicidad de Enma Murillo Rendir
domingo, 25 de septiembre de 2016.
 
Michael Jackson, ¿qué pasó?
Un poema de Aurora Varela
domingo, 25 de septiembre de 2016.
 
Pochita de oro negro y blanco pureza
Aurora Varela
viernes, 23 de septiembre de 2016.
 
Noches de insomnio
Un poema de Aurora Varela
jueves, 22 de septiembre de 2016.
 
Demandemos un respeto hacia los niños
Datos sobre la niñez en las calles caraqueñas
miércoles, 21 de septiembre de 2016.
 
La doncella nacerá
Un poema de Aurora Varela
martes, 20 de septiembre de 2016.
 
No estás leyendo un relato más
Pueblo de Vuontell Charsk Shuconí
lunes, 19 de septiembre de 2016.
 
Incaspaces de quererse
Insensibles hasta el hueso
domingo, 18 de septiembre de 2016.
 
Quedarse atrás
Un poema de Aurora Varela
sábado, 17 de septiembre de 2016.
 
Libertad de acceso de los medios de comunicación social a los estadios
Ley de Fútbol de 1997
viernes, 16 de septiembre de 2016.
 
Ser famoso, no es siempre lo importante
Motivos por los que escribes
jueves, 15 de septiembre de 2016.
 
Mi venganza que no quiero
Un poema de Aurora Varela
miércoles, 14 de septiembre de 2016.
 
Los animales y el arte se enamoran
Destinar tu obra a los animales
martes, 13 de septiembre de 2016.
 
Ver la luz
Un poema de Aurora Varela
lunes, 12 de septiembre de 2016.
 
Contrato LNFP-FORTA del 6 de Julio de 1990
Cesiones a las televisiones autonómicas.
domingo, 11 de septiembre de 2016.
 
Leyes que rigen la emisión de fútbol en televisión entre 1990 y 1998
Importantes contratos con la FORTA
sábado, 10 de septiembre de 2016.
 
Como influyen los medios de comunicación en la sociedad
Los partidos de fútbol, crean una serie de divisiones
viernes, 9 de septiembre de 2016.
 
Esta noche duermo sola
Un poema de Aurora Varela
jueves, 8 de septiembre de 2016.
 
Soy la dama de la pluma
Un poema de Aurora Varela
miércoles, 7 de septiembre de 2016.
 
La distancia azul
Un poema de Aurora Varela
martes, 6 de septiembre de 2016.
 
El futuro digital. Internet
Ofrecer una mayor cantidad de programación
martes, 6 de septiembre de 2016.
 
Mujer del futuro
Un poema de Aurora Varela
lunes, 5 de septiembre de 2016.
 
El fútbol y los deportes en general, en la televisión actual y del futuro
Internet como canal de comunicación mundial.
lunes, 5 de septiembre de 2016.
 
Equipamiento tecnológico y humano necesario en la realización de retransmisiones de fútbol
Aumento en el número de empleados
domingo, 4 de septiembre de 2016.
 
Archivo
04/09/2016 ¿Qué es el alma?
03/09/2016 El fútbol fue el gran protagonista de los comienzos de la era digital
02/09/2016 La violencia generada por los espectáculos deportivos
01/09/2016 Periodistas desplazados a las retransmisiones de fútbol de Primera División
31/08/2016 Los sueños de una mujer
30/08/2016 Asistencia a los acontecimientos deportivos
29/08/2016 El fútbol fue el gran protagonista de los comienzos de la era digital.
28/08/2016 Los sueños de una mujer
27/08/2016 El rol del deportista profesional
26/08/2016 El deporte en la sociedad actual
25/08/2016 ¿Cómo se hacen las retransmisiones de fútbol? (Vista protegida)
24/08/2016 El presente y el futuro del fútbol. Ocupando todos los tiempos
21/08/2016 Las primeras retransmisiones televisivas. El caso español
20/08/2016 Aparición y evolución de los Estudios de Audiencias en España
19/08/2016 Conceptos sobre televisión
18/08/2016 Nacimiento y evolución del fútbol en el mundo
17/08/2016 Historia del fútbol en España y Galicia
16/08/2016 Nacimiento del deporte en las distintas sociedades
14/08/2016 Un amor para siempre
11/08/2016 Pueden ser tantas cosas
08/08/2016 Historia de los deportes en España
05/08/2016 El escritor descansa
03/08/2016 Cada día
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris